×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
20 Agosto 2019 03:50:00
‘Ya valiste madre’
“El miedo de la mujer a la violencia del hombre es el espejo del miedo del hombre a la mujer sin miedo”
Eduardo Galeano


Los políticos siempre expresan su apoyo a las mujeres, pero las reglas están hechas para impedir que haya seguridad o justicia para ellas.

Una joven de León, Guanajuato, Brenda de la Mora, fue víctima de un ataque por un chofer de Uber el 16 de agosto. El conductor, llamado Erick Alberto (la empresa no proporciona su apellido), conducía un Nissan Versa con placas N43AKR. La recogió en la Central de Autobuses del Norte de la Ciudad de México para ir a Polanco. La placa y el vehículo correspondían a los de la aplicación.

El chofer le dijo que, por la manifestación feminista, muchas calles estaban cerradas y tendría que usar otra ruta. Ella dijo que sí; pero, aprovechando que ella no conocía la ciudad, el conductor se dirigió al norte y tomó una autopista. Después de un tiempo la joven empezó a sospechar. El chofer le insistía que era la mejor ruta, pero ella compartió su ubicación con un amigo, que le dijo que iban en dirección opuesta. El amigo habló con el conductor y le pidió que regresara.

Este dio la vuelta, pero empezó a acercarse incómodamente y a tratar de tomar el teléfono, quizá para ver si el GPS estaba funcionando. En un momento le dijo: “Ya valiste madre, avienta el teléfono”. Empezaron a forcejear. Él sacó una pistola. Le quitó el teléfono y lo aventó. Ella tiró del volante y pegaron contra algo. Se salió del vehículo en movimiento y empezó a correr y pedir auxilio, pero no había nadie. “Él se echó en reversa y yo empecé a pensar: ‘Él me va a matar aquí’”. En este punto del recuento rompe en llanto: “Yo no quería que le hablaran a mi mamá y que estaba ahí tirada en un lugar. Tengo un niño superchiquito. Y pensé: ‘si quedo, quedo aquí’”. Afortunadamente un tráiler empezó a acercarse y el conductor del Uber arrancó y se fue.

Brenda notificó a Uber a través de su plataforma. Recibió muchas llamadas de la empresa, siempre pidiéndole repetir la misma historia; parecía que no había coordinación entre una llamada y la siguiente. No se le dio más apoyo.

Al día siguiente quiso levantar una denuncia. Le dijeron que tendría que ser en el Estado de México, porque los hechos habían ocurrido ahí. Acudió a un Ministerio Público en Ciudad Satélite, donde le dijeron que la denuncia tendría que levantarla en el lugar de la agresión, y que tenía que saber exactamente si había sido en Ecatepec o en algún otro municipio, porque si no la denuncia no tendría validez.

Después de la entrevista en mi programa de radio con Guadalupe Juárez, la empresa de transporte me mandó un mensaje que decía: “En Uber tenemos cero tolerancia a cualquier tipo de violencia. Respecto a los hechos reportados por la usuaria Brenda sobre una presunta agresión reportada el 17 de agosto, informamos que tan pronto tuvimos noticia de su reporte por medio de la aplicación se inhabilitó el acceso del socio conductor. Asimismo, hemos establecido contacto con la usuario afectada, y mantendremos comunicación para darle el soporte pertinente, y de así requerirlo apoyarla en el proceso de denuncia”.

Brenda fue ayer a Ecatepec a tratar de levantar la denuncia. Para ella es importante hacerlo porque dice que quiere evitar que otras mujeres sufran una experiencia similar. En el momento de escribir este artículo no sé todavía cómo le fue con la burocracia. Lo que sí es claro es que no es fácil denunciar un delito en nuestro país.


Amenazas

Mónica Soto Icaza, escritora y bloguera, ha recibido miles de insultos y amenazas vía electrónica de una persona que asume distintas personalidades y que ha amenazado incluso con violarla y también a su hija menor. Hace meses levantó una denuncia ante la FGR, pero no ha pasado nada. No tienen forma, dicen, de localizar al responsable.


Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5