×
Verónica Marroquín
Verónica Marroquín
ver +

" Comentar Imprimir
05 Abril 2020 04:09:00
Agradecer la salud y pedir a Dios por los que la han perdido es un remanso de amor
Escuchar Nota
Queridos amigos: No es nuevo para ustedes que yo los salude amorosamente y mandando a ustedes el deseo de salud de cuerpo y alma, la convivencia armónica familiar domingo a domingo y, por supuesto, agradeciendo a Dios día a día por el privilegio divino de la vida y de la tan apreciada salud hoy más que nunca.

Hoy la convivencia familiar se ve reforzada en algunos hogares, en otros la soledad es la compañía misma, pues estamos en aislamiento social por una pandemia que ruego de rodillas a Dios tenga misericordia del mundo y termine con la ayuda de cada uno de nosotros, siendo responsables, previniendo y quedarnos en casa para evitar contagios.

Les comparto hoy un escrito que un gran y estimado amigo me mando vía whatsapp, fue imposible no llorar, pues la vida de su amada esposa se está extinguiendo segundo a segundo, pero es muy importante hacerles saber que la intención de compartirlo con ustedes con su autorización es que VALOREMOS Y AGRADEZCAMOS LA VIDA MISMA Y LA DE TODOS HOY MÁS QUE NUNCA, y que el encierro del que muchos se quejan, lo vean como una bendición de que es para que sigan gozando del privilegio de la salud y nos quedemos todos en casa.

CUIDARNOS PRIMERO NOSOTROS PARA PODER CUIDAR A LOS NUESTROS. ESTO, AMIGOS QUERIDOS, ES UN REMANSO DE AMOR INFINITO.

MENSAJE:

Llevo más de un año en cuarentena y Karla no digamos, con mil agraviantes, y ahora se resiste fuerte porque junto a esta terrible pandemia que obliga a distancia social y recogimiento, se suma el punto más crítico en su artera enfermedad, el golpe más duro a nuestro núcleo familiar. El mal va ganando al físico sin poder evadir el final. Karla va para dos meses en cama sin ya poder conectar con su computadora para comunicarse. Qué terrible sensación es saberla consciente y no poder hacer nada. Hace un par de días casi se nos va. Me partió el alma en pedazos. Rodeada de los hijos y yo consciente. Ella a plena luz del día, una crisis tremenda. Traumático para quienes presenciábamos que no recuperaba el aliento. Se nos fue la luz y los aparatos no tienen baterías, dejó de recibir oxígeno y no teníamos cómo aspirarla, casi fue una hora de angustia, con el apoyo de la enfermera y ayuda de un equipo manual. Hasta que finalmente con la ayuda de Dios y de cada uno de los hijos se estabilizó y pudo respirar por sí misma. Fue algo muy difícil para todos. Máxime porque su voluntad es no ser conectada a un respirador. Por eso y por el bien de todos, le pedimos a Dios para ella la muerte de los justos. Se lo merece. Ya está muy débil, durante el día ya sus ojos los mantiene cerrados o entreabiertos. Ha empezado el alejamiento de su entorno, un distanciamiento y separación, una pérdida de interés por lo mundano incluyendo a las personas. Renuncia a ello para convertir su tiempo en una introspección en sí misma, un proceso que lleva dentro de su alma. El tacto y el silencio cobran valor en ella; ahora es el tiempo perfecto de acompañamiento. Seguro le acechan algunas cosas cuando el momento de partir se acerca: el miedo y dejar asuntos inconclusos. Sé que la tienes en tus oraciones, y ahora te pido que continúes y dediques parte de tus sacrificios por ella, para que tenga paz en su alma, corazón para su encuentro ante Dios. Y a mis hijos y a mí, nos da fortaleza. saludos.

Se queda uno sin aliento y con el alma exprimida al leerlo sin duda, sirva esta historia real para que una vez más amemos de verdad y lo demostremos de verdad a los que amamos, ya no hay tiempo que perder. Dejemos el odio, rencores, ira, QUE SON SENTIMIENTOS MALSANOS que nos envenenan el alma más que cualquier bacteria o virus. Redoblemos el amor, la paz, los pensamientos positivos, prevengamos enfermedades, es cierto que hay ocasiones como esta que no se sabe de dónde y porque viene la enfermedad de ELA (Esclerosis lateral amiotrófica) es una enfermedad neurodegenerativa progresiva que afecta las neuronas motoras del cerebro y la médula espinal, es la que padece la esposa de mi amigo.

Gracias amigo Daniel por compartir con la comunidad de Sanando Desde el Alma algo tan tuyo y tu familia, tu y yo sabemos que servirá para que quienes nos leyeron, reflexionen y hagan cambios a tiempo para valorar su vida y la de los suyos, asimismo siendo empático con todos y con nuestra madre naturaleza que también está enferma, y requiere de todos nuestro amor y cuidados, como tu amada Karla. Seguimos pidiendo desde el alma por ella y por cada uno de los enfermos del mundo y por quienes como tú cuidan amorosamente y dan su vida en cuidados a los que han perdido la salud.

Esperanza y Fe es lo último que debemos perder.

Reciban todos un abrazo de luz y amor, visualizando que nuestro mundo está sanando en todos los sentidos. Lo que pienso, lo creo. Así que a pensar que estamos sanos todos en nombre de Dios, amén. Su amiga Verónica. Diosito por delante.

Nota: Estaré dando terapias por videollamada amigos queridos.
Imprimir
COMENTARIOS