×
hace 8 meses
Yanireth Israde

Reivindican Avándaro

Agencia Reforma

El emblemático y estigmatizado Avándaro resurge en un libro con investigación de Federico Rubli y cientos de imágenes de Graciela Iturbide.

Imprimir
El Festival de Avándaro, considerado el suceso más significativo de la historia del rock mexicano, reunió lo mismo a obreros que a licenciados, carpinteros y artistas: una muestra de la unión que produce la música, relató Sergio Figueroa, cantante de Tinta Blanca, uno de los grupos que se presentaron en Valle de Bravo el 11 y 12 de septiembre de 1971 en el legendario festín rockero.

Relegado y estigmatizado en su época, el encuentro resurge ahora en Yo estuve en Avándaro, libro coeditado por Trilce, la UNAM y el Fondo Editorial del Estado de México, con más de un centenar de imágenes de Graciela Iturbide, textos del investigador Federico Rubli y prólogo de Luis de Llano, uno de sus productores.

"Ya es parte de la historia de México; la mentalidad de los jóvenes empezó a cambiar (a raíz del festival), la moda y todo", destacó Figueroa en el salón Caballito de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, donde desgranó anécdotas sobre la persecución que padecían los músicos en la época y las condiciones de clandestinidad en que debían presentarse en los hoyos funky.

"Fue la manera en que sobrevivió el rock a la censura.

"Con la censura, el rock se vuelve underground, ilegal. Los hoyos funky eran lugares insalubres: viejas bodegas, viejos cines, estacionamientos, pero fue el reducto que encontró el rock para sobrevivir", describió.

Deborah Holtz, editora de Trilce, destacó la investigación acuciosa de Rubli contenida en el volumen.

"Federico fue el primero que analizó los archivos de Gobernación cuando se desclasificó la información sobre Avándaro. Su análisis y estudio son únicos; no hay un recuento más fresco ni más profundo, porque él estuvo en Avándaro, porque es rockero y porque tenía todos los elementos para hacer el análisis político", explicó la editora.

Las imágenes de Iturbide, en tanto, son el trabajo más espectacular y más completo que se hizo de Avándaro, añadió.

"Y es el primer trabajo de Graciela, hecho cuando era estudiante de cine", subrayó.

Las fotos de la autora permiten un recorrido cronológico desde que los asistentes caminan por la carretera, cómo acamparon, el comienzo de los conciertos, cómo decae el festival, y el basurero que dejan, detalló Juan Carlos Mena, diseñador de Trilce.