×
hace 1 mes
Juan Carlos García / Enviado

Prohibida la privacidad

Agencia Reforma

Llega este jueves a los cines filme que ofrece reflexión sobre el hackeo de datos: 'Nación Asesina'.

Imprimir
Si algo hace inquietante a la película Nación Asesina es todo un entarimado temático con transfobia, toxicidad masculina, exhibicionismo, deslealtad, traición, venganza y crueldad.

Estos, y otros "regalos" de la sociedad ubicada en Salemn, Massachusetts, resaltan cuando comienza una lucha con sed de venganza y deseo de poder, con la cual se detona la explosión de odio acumulado de muchos individuos en la comunidad.

"Lo extraño es que al principio lo escribí como una sátira y terminó siendo casi casi un retrato de la realidad. Me pareció que el resultado fue oscuro e irónico, y cuando terminé todo lo que hice, simplemente me pareció perturbador porque es muy fuerte, muy duro, muy real.

"Al final, creo que es la historia de amor y fraternidad entre cuatro chicas que conectan y se comprenden, pero su alrededor es muy, muy peligroso. Me pregunté muchas veces: '¿Estoy haciendo lo correcto? ¿me gusta cómo lo estoy haciendo?", señala el escritor y director de esta película, Sam Levinson.

En el filme que se estrena hoy en México y que ha causado comentarios positivos en la crítica internacional por su guión, el punto central es la unión de Lily Colson (Odessa Young), una estudiante de preparatoria, con sus amigas Bex (Hari Nef), Em (Abra) y Sarah (Suki Waterhouse).

Las chicas acuden a una fiesta y Bex se enreda con su "crush" escolar, Diamond (Danny Ramirez), mientras que Lily tiene deseos irrefrenables de estar con su novio Mark (Bill Skarsgard). Hasta ahí, todo parece marchar bien, pero les sucederá algo que le quitará el sueño, y el control de su vida.

"¡Ay Dios! No sé qué pensar aún de todo lo que pasa en Nación Asesina. Es muy fuerte, muy real, muy controversial, y hablar de cómo una persona puede violentar tu privacidad de una forma tan sencilla y tan indolente hasta me provoca náuseas.

"Pienso que tenemos que ver esta película por lo que le sucede a las chicas, es necesario para ser cautelosos, para ser prudentes. Y claro, quisiera que se despertara un debate sobre nuestro derecho a la privacidad y a todo lo que esto conlleva", acota Young, la protagonista.

Al día siguiente de esa noche maquiavélica, Marty (Noah Gavin), un hacker en vías de consolidarse, recibe un mensaje de otro hacker sobre el candidato Bartlett (Cullen Moss), quien es conocido por sus instancias homofóbicas y en contra de la comunidad gay, a quien exponen como un empleador constante de escorts masculinos.

"Sucede que el escándalo, porque un hacker no tiene corazón, ni sentimientos, ni sentido de humanidad, se vuelve mayúsculo, y así Batlett termina haciendo algo muy malo. Nuestros secretos nos hacen confrontarnos a nosotros mismos y terminamos en el pozo porque no sabemos qué hacer con ellos. Nadie nos enseña a lidiar con nuestras bajas pasiones, nuestros dolores, nuestras penas", apunta Levinson.

Y la historia continúa en la cadena de descubrimientos y venganzas, porque el director de la escuela, Turrell (Coleman Domingo) sufre un hackeo en su celular y aparecen ¡fotografías de su hija adolescente desnuda!

Entonces, lo verdaderamente malo estará comenzar.