×
hace 4 meses
Arely Sánchez

Defiende compañía torre aledaña a CU

Agencia Reforma

Compañía que edifica la torre de 12 niveles en Av. San Jerónimo 372 aseguró que ha subsanado todas las suspensiones y que la obra es legal.

Imprimir
La construcción de la Torre ZKC, en Avenida San Jerónimo 372, es totalmente legal, sostuvo Jacobo Zagha, socio de ZKC Administración, compañía dueña del inmueble.

El inmueble consta de 12 niveles, pese a que en la zona está permitido construir máximo 8 pisos y se ejecuta a unos 700 metros del Estadio Olímpico Universitario, en Ciudad Universitaria, en el límite entre Coyoacán y Álvaro Obregón.

Por tratarse de una vialidad primaria, en el Eje 10 Sur, existe un aval para levantar ocho niveles.

Sin embargo, en conferencia de prensa, Zagha calificó como impecable la gestión administrativa que derivó en la construcción de esta torre.

"San Jerónimo, en planes de desarrollo urbano anteriores, tenía un uso de suelo de dos niveles, pero por la nueva vialidad tuvo un incremento de potencial de hasta 8 niveles.

"Ahora, dentro del plan de desarrollo urbano existen ciertos instrumentos que permiten hacer otro tipo de construcciones en aras de dejar mayor área libre y eso nos genera posibilidad de desarrollar más de altura", explicó.

La desarrolladora puede disminuir el desplante de la obra, agregó, y aumentar el área libre con el fin de captar mayor cantidad de lluvia y así ayudar a la recarga de mantos acuíferos.

"Específicamente en San Jerónimo tenemos un suelo de tipo basáltico y es difícil de excavar y eso encarece el propio proceso de la obra.

"Por eso dentro del plan de desarrollo urbano de Álvaro Obregón se permite que los estacionamientos que estén arriba del nivel de banqueta no cuenten como parte de altura ni del potencial de uso del edificio, por eso mismo hicimos una gestión impecable de este edificio", presumió.

Los vecinos de la zona han tenido malas experiencias con otros desarrolladores que no respetan los permisos de construcción otorgados, admitió, y ello les hace pensar que todas las grandes construcciones son irregulares.

"La obra no fue fácil: tuvimos inconvenientes con los vecinos durante todo el proceso, tuvimos 4 suspensiones del Invea, no los delegacionales sino del instituto central. Compramos el terreno en 2012 y la tramitología nos llevó 3 años porque queríamos evitar este tipo de problemas", expuso.

Zagha manifestó que todas las suspensiones hechas por la autoridad han sido totalmente subsanadas.

Con información de Alejandro León