0
×
1
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
22 Julio 2019 04:00:00
Peña-Odebrecht
La “mafia del poder”, como califica el presidente López Obrador a la élite que desde el sexenio de Carlos Salinas se apoderó del país, y en el de Peña Nieto se aposentó en Los Pinos, puso sus barbas a remojar después de la detención de Juan Collado y de Alonso Ancira.

El dueño de Altos Hornos de México (AHMSA) pagó una fianza por un millón de euros (alrededor de 21 millones de pesos) para enfrentar en libertad provisional el proceso de extradición a nuestro país por lavado de dinero en la venta de Agronitrogenados a Pemex.

Amigo y acaso mecenas político de los exgobernadores Humberto y Rubén Moreira, cuando la situación económica y patrimonial del clan era otra, Ancira pretendía expandirse al negocio del gas y el petróleo. “Zapatero a tu zapato: minería, acero y petroquímica, en eso estamos”, declaró a Forbes (09.08.16) después de desprenderse del equipo de beisbol Acereros de Monclova. Sus relaciones con el poder le permitieron comprar y vender empresas públicas en condiciones ventajosas (AHMSA, Pajaritos y Agronitrogenados).

Ancira contaba con aliados en Pemex y en el Clúster de Energía de Coahuila (Rogelio Montemayor) para explotar gas shale. Sin embargo, la prohibición de la fractura hidráulica (fracking), dispuesta por el presidente López Obrador, y el escándalo por la venta de Agronitrogenados, frustraron el sueño. Para AMLO, privatizar equivale a corrupción. “El poder político y el poder económico se han alimentado mutuamente y se ha implantado como modus operandi el robo de los bienes del pueblo y las riquezas de la nación”, dijo en su discurso de toma de posesión.

Las operaciones de Agronitrogenados (2014) y de Fertinal (2015), empujadas desde Los Pinos, observan el mismo patrón. Pese a las advertencias de la Auditoría Superior de la Federación, la Secretaría de la Función Pública y de Pemex sobre el estado operativo y la situación financiera de las plantas, el Gobierno las compró en ruinas. No solo eso, también pagó más de 200 millones de dólares por encima del valor real de cada una, sin incluir inversiones para reactivarlas y elevar la producción de fertilizantes, lo cual tampoco se logró.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos indaga a Peña Nieto por un presunto soborno en la compra de Grupo Fertinal, pero el caso de Agronitrogenados podría conectarlo a Odebrecht. El escándalo de la constructora brasileña provocó la renuncia del presidente peruano Pablo Pedro Kuczynski, el 23 de marzo de 2018, y el suicidio del expresidente Alan García un año más tarde.

Según Animal Político, un mes después de vender su planta a Pemex, AHMSA remitió más de 3.7 millones de dólares a la offshore Grangemouth Trade Company, empresa fantasma de Odebrecht.

Quinto Elemento Lab, organización independiente dedicada al desarrollo de reportajes de investigación para empoderar a los ciudadanos, descubrió que Grangemouth transfirió 5 millones de dólares a la offshore Zecapan, S.A., a través de la cual Lozoya habría recibido los sobornos de Odebrecht. Funcionarios de la multinacional brasileña declararon que entre 2012 y 2014 entregaron 10 millones de dólares al exdirector de Pemex a cambio de contratos. Por su parte, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad dio a conocer que, días después de la toma de posesión de Peña Nieto, Lozoya compró una casa por 2 millones de dólares en Las Lomas, uno de los barrios más exclusivos de Ciudad de México.
Imprimir
COMENTARIOS


9

  • 1 2
  • 0
4 2
6 7
8 9 0 1 2 90 91 92 93 94 95