×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
25 Abril 2019 04:00:00
Del desafuero a la votación a matacaballo de la reforma educativa
La Cámara de Diputados tuvo ayer el día de mayor frenesí en lo que va del actual periodo ordinario de sesiones. El desafuero a un diputado; la presentación de dictámenes de reformas constitucionales y la disputa interna de Morena por la reforma educativa, hicieron que los territorios de San Lázaro vibraran como no había sucedido en lo que va del año.

A las ocho de la noche, un receso comenzado hacía dos horas y media continuaba. El dictamen de reforma constitucional en materia educativa había sido incorporado al orden del día. Pero 15 diputados federales de Morena, quienes por añadidura son también profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), se oponían férreamente a que el dictamen se le discutiera y votara.

En opinión de ellos, el dictamen de reforma educativa es un Gatopardo. Una simulación. Detrás de muchas buenas intenciones, sostenían, está la reforma educativa que prohijaron el PRI y PAN en 2012.

Y paralizaban la sesión. Una sesión que se enfilaba hacia el curso de la noche y la madrugada, y si no es que hasta este jueves.

El desafuero del diputado federal de Morena Cipriano Charrez Pedraza había abierto una puerta inédita al sistema político mexicano: gente de su mismo partido político lo puso en el cadalso. Y él mismo hubo dicho que votaría en favor de la quita de su inmunidad constitucional para enfrentar a la justicia y para demostrar su inocencia.

Pero una barrancada lo arrastraba río abajo, y no se veía en ese curso sinuoso de la corriente un sitio dónde asirse y escapar de la crecida que lo arrastraba.

Erigida en Jurado de Procedencia, la Cámara de Diputados le quitó el fuero y lo colocó en la picota de la Procuraduría General de Justicia del estado de Hidalgo, la institución del ministerio público que había solicitado a San Lázaro desde fines del año pasado que se lo pusieran virtualmente en bandeja de plata para someterlo a juicio penal acusado de los delitos de homicidio culposo, omisión de auxilio y daño en propiedad ajena.

Al final de una participación encontradiza, la votación ocurrió así: 346 en pro, 36 en contra y 53 abstenciones.

La subprocuradora hidalguense Sissi Rodríguez abrió el fuego contra Charrez: “En virtud que dentro de la carpeta de investigación se advierten actos indicativos de que la madrugada del 6 de octubre de 2018, un vehículo en que viajaba Cipriano Charrez Pedraza, en el que se afirma lo hacía como conductor, produjo culposamente resultados típicos de homicidio y daño en la propiedad, por lo cual se ratifica en este momento, ante todas y todos ustedes, el escrito del contenido antes expuesto”.

Reviró el abogado defensor de Charrez, Efraín Magueyal: “La Procuraduría General de Justicia del estado de Hidalgo ha sido omisa en diversos actos procesales, violentando con ello no solamente el principio de presunción de inocencia contemplado en nuestra Carta Magna, sino además ha faltado al principio de legalidad y lealtad procesal. (…) El diputado Charrez jamás ha sido notificado del inicio de un procedimiento penal en su contra, pues en la carpeta no se hace referencia a que el órgano acusador haya realizado dicha notificación”.

Charrez se defendió como pudo. Acometió al cacicazgo político que ha detentado el poder en Hidalgo desde hace 80 años. La sevicia contra él viene de ese grupo, insistió.

Entonces ocupó la tribuna Martha Ramirez, presidenta de la Sección Instructora: “Después de un laborioso estudio se desprendieron datos suficientes para estimar que el servidor público, diputado Cipriano Charrez Pedraza, estuvo en el lugar del accidente, a bordo de un vehículo que se impactó con otro, mismo que se incendió, perdió la vida un ciudadano de 21 años de edad. El diputado se retiró del lugar de los hechos, enseguida de que estos ocurrieron, abandonó pues el lugar y existen testimoniales que lo señalan como conductor del vehículo que causó el siniestro”.

Y remachaba: “Se observa también su presencia en los videos que forman parte del expediente. Se estipula pues, se advierte su probable responsabilidad. Sin embargo, corresponderá a la autoridad judicial determinar, en este caso, si existe o no esa responsabilidad”.

Muchos oradores. Pero Antonio Ortega, del PRD, resumió el sentir de muchos: “El diputado Charrez, en un accidente en el que todos podemos vernos involucrados, quiso evitar su responsabilidad y el cumplimiento de la ley. Se tapó la cara, huyó del lugar del accidente, dijo que era su ayudante el que manejaba pretendiendo evitar con esa acción la obligación de que la ley actuara.

“Pero colmó ese acto de irresponsabilidad buscando, con la intervención de las autoridades municipales, convencer a la familia de que el perdón le podía resolver el enigma y cuantificaron –la pérdida del vehículo– una cantidad de dinero que después no cumplieron, y finalmente la procuraduría ha insistido y está pactado el Juicio de Procedencia y todos vamos a votar a favor.

“Lo grave del diputado Charrez es que el delito es menor, no es doloso, es culposo. Le darán libertad caucional y regresará a la Cámara”.

Muchas horas después, a las 20:33 de la noche, la atención se centraba en la reanudación de un sesionar que se perfilaba hacia la madrugada. En la presentación del dictamen de reforma a los artículos Tercero, 31 y 73 constitucionales, se decía que la reforma de marras era histórica, única… Pero, apenas el comienzo de una noche larga. Se preparaban a intervenir los diputados que también son profesores de la CNTE. Veremos.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5