×
Rafael Loret de Mola
Rafael Loret de Mola
ver +
Rafael Loret de Mola Vadillo (Tampico, Tamaulipas; 25 de octubre de 1952). Periodista y escritor mexicano, conocido por ser uno de los más serios críticos del sistema político mexicano. Sus libros, muchos de los cuales han sido best-sellers, contienen información confidencial sobre numerosos actores políticos de México. Jamás ha sido desmentido públicamente.

" Comentar Imprimir
22 Junio 2018 04:00:00
Liderazgo perdido
Hace unas décadas, digamos en el sexenio de Adolfo López Mateos, -¿viaje o vieja? dicen que le preguntaban al amanecer mientras mitigaba sus infames dolores de cabeza cuya secuela fue un aneurisma cerebral fatal-, nuestra política exterior era respetada y servía de inspiración para las naciones con escasos pertrechos militares y una aguda percepción de sus soberanías; todo ello gracias a la célebre Doctrina Estrada, instrumentada por el legislador Genaro Estrada durante el breve lapso de Pascual Ortiz Rubio en la Presidencia, siempre en defensa de la autodeterminación de los pueblos como exigencia derivada de la no intervención.

Tal fue nuestra fortaleza y valladar durante varias décadas mientras nuestro país superaba los estragos de las guerra, las varias revoluciones y el maximato callista que dio cauce, con Lázaro Cárdenas del Río, al presidencialismo, aunque creo que el general michoacano jamás pensó en el daño que tal ocasionaría; al contrario, creyó, de firme, en abatir a los cacicazgos aldeanos y al incesante caudillaje posrevolucionario, sin imaginar, siquiera, que toda la vieja guardia autócrata se concentraría en la figura del llamado “primer mandatario” –por gracia de Dios, faltaría decir-.

Es por demás interesante recordarlo al calor de lo que sucedió, hace un año, en Miami, Florida, con el canciller, Luis Videgaray Caso, en condición de marioneta de una Casa Blanca ennegrecida por las acusaciones contra el “pato” Donald Trump. Sin más, el representante mexicano asumió que “México y los Estados Unidos” están listos para “de manera conjunta promover el desarrollo de los países de Centroamérica”; si bien quedó sin definir si nuestro país, como nos enseñaron en la primaria, pertenece a esta región o se convirtió, por la vía del TLC, en la cola del león norteamericano. Luego de doce meses la quimera se volvió infamia.

La pregunta razonable sobre el tema tiene que ver sobre la soberanía de las naciones, hecha trizas por la injerencia de la Casa Blanca a través de su cabildero Videgaray, quien perdió la ocasión de montarse en el caballo presidencial para después subirse al burro continental tratando de alcanzar hasta al volador de Saltillo, José Narro Robles, quien levantó la mano para soñar con la banda tricolor y el resonar de tambores cada amanecer si oro currículum que su propia vanidad.

Así las cosas, el canciller no fue figura central de la llamada “Conferencia para la Prosperidad y Seguridad de Centroamérica” –como si en México tales renglones estuvieran superados-, sino que cedió protagonismos al poderoso Carlos Slim Helú, quien se comprometió a invertir en el tema mucho más que los niveles de responsabilidad de nuestro superior gobierno. Trump debe estarse riendo a carcajadas de que las riendas hayan pasado a manos del sector privado y de quien, en algunos negocios, fue su socio mayoritario e incluso su patrón... aunque fuera mexicano.

Perdido el liderazgo, los diplomáticos de nuestra nación solo pueden aspirar a ser testaferros de los operadores del norte continental, lastimosamente, y en términos más degradantes que los impuestos y aranceles tras las invasiones estadounidenses de infelices y amargos recuerdos.

La Anécdota

Si Richard Nixon, acaso el mejor político estadounidense de su época –hay extensas razones para afirmarlo-, debió renunciar a la Presidencia como secuela del caso Watergate que acabó anidando en las grabaciones de sus sesiones en la oficina oval y en el involucramiento personal del mandatario en la trama del espionaje ilegal y la defraudación fiscal, entre otras acusaciones, el actual jefe de la vetusta Casa Blanca está en capilla por asuntos mucho más graves, nada menos la obstrucción de justicia en torno al escándalo de la intervención rusa en sus elecciones.

Si tal fue posible –y no es broma- ¿quién podría asegurarnos que no meterán las narices en los comicios federales, del ya próximo primero de julio, algunos de los terroristas que deambulan por nuestro territorio –de hecho ya se descubrieron varias células-, con el consiguiente riesgo para todos? De esto debieran informarnos las fuentes de Seguridad Nacional en vez de estar jugando a la ruleta rusa de los sufragios y paquetes abiertos.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
21 Junio 2018 04:00:00
Segundas vueltas
No me importa que haya sido el PAN; de hecho, la iniciativa tiene el sello del calderonismo cuando fue rechazada por la partidocracia imbuida en el Legislativo junto a la mayor parte de los puntos sustantivos de una pretendida reforma electoral que acaso no convenía al priísmo en cauce de recuperar la Presidencia. Las segundas vueltas electorales han sido el espejo más reluciente de cuantos reflejan el estatus y las verdaderas intenciones de una clase política putrefacta; también el PAN porque su cálculo es acertado: Puede lucirse a sabiendas de que sus adversarios harán lo imposible por detener la propuesta.

La farsa camina pero no por eso debe dejarse a un lado el debate. Veamos lo que aseveran las dirigencias partidistas, en comunión con el presidencialismo asfixiante todavía a pesar de su evidente desprestigio:

1.- Para el PRI y sus corifeos la medida tiene dos aspectos negativos: Dicen que no existe tiempo para elaborarlas –cuando entre los comicios presidenciales y la asunción del mandatario existe un insólito espacio de cinco meses y fracción-, ni dinero para costearlas. Eso sí, gastan una barbaridad en la cooptación de votantes quienes acceden a sufragar por el PRI, creyendo que los

2.- Para el PRD, y Morena también, el riesgo de las segundas vueltas electorales lo definió, hace años, el próspero Martí Batres con todo y sus tapetes caseros para tapar huecos del suelo: “Si vamos a esta instancia la derecha suma y nos rebasa”. Una aseveración muy “democrática” que exhibe no solo la corta visión de quienes integran a la izquierda sino su convencimiento de que, en cualquier caso, son más quienes los detestan. Por ello, claro, es mejor instalarse en la comodidad del treinta por ciento, suficiente para ganar aunque con ello se da cauce a las trampas como en el Estado de México. Pobre filosofía. Además, nunca calcularon que Andrés rebasara la mitad más uno entre los electores como definen la mayor parte de las encuestas.

3.- El PAN, por su parte, sabe de sobra que las hipótesis anteriores no prosperarán, a menos de que ocurra un movimiento popular sensible, pero la idea les sirve para pintarse de demócratas dada la facilidad con la que son capaces sus líderes de formar alianzas hasta con el mismo diablo si con ello pueden avanzar. ¡Persígnense las beatas de pueblo en forma de puritanas (os) que dicen amar a su país pero viven en Atlanta!

En fin, si de algo vale la voz de un ciudadano común, doy mi voto a favor de las segundas vueltas por una sencilla razón: Es la única manera de recuperar el principio democrático fundamental, la voz de las mayorías, al forzar a elegir a quien reúna, cuando menos, la mitad más uno de los sufragios emitidos... aunque no se cuente a los abstencionistas. Con algo debemos empezar.

La Anécdota

En promedio, siete mujeres mueren en el país, cada día, como víctimas de la imparable violencia de género cuyas causas no quieren atacarse en serio; no todo es culpa de los hombres bárbaros y de este punto debe partirse para evitar el estruendo de los insultos, a veces de los primeros golpes, que terminan en tragedia. No es imposible que un cambio en los roles hogareños y profesionales generen los traumas sicológicos que llegan a los cauces del crimen.

Y un número similar son las gubernaturas a las que aspira la Morena de Andrés, incluyendo a la Ciudad de México, no así las de Guanajuato y Yucatán dominadas por el PAN de cabo a rabo. Y si a ello agregamos las estimaciones para el Congreso, regresará al Legislativo el viejo mayoriteo con una presencia del partido de López Obrador del 58 por ciento en la Cámara baja y del 45 por ciento en la alta.

Volvamos al número siete que, dicen, es mágico o sagrado de acuerdo a varias religiones que insisten, además, en que resume la espiritualidad con la sabiduría. En México, por lo visto, leímos mal y el contexto es contrario: El horror de las fobias combinado con la hipocresía de quienes blanden su esgrima electoral.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
19 Junio 2018 04:00:00
¿Servirá el Congreso?
Desde 1997, cuando también se votó por primera vez por el jefe de gobierno del entonces Distrito Federal con Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano como gran triunfador –desde entonces, el PRD no ha perdido la posición aunque, al parecer, está muy cerca de su salida-, el PRI dejó de tener la mayoría absoluta en el Congreso si bien todavía podría controlarlo sin mayor problema con la ayuda chantajista de nuevos institutos familiares con buena dosis de estipendios; el PAN, entonces, se negaba a recibir este tipo de prerrogativas económicas hasta que se dio cuenta de su “pobreza”.

Desde entones poco ha cambiado. Y, en cambio, se optó por dejar en el archivo la iniciativa de reforma política, en 2010, en la cual se contemplaba la realización de una segunda vuelta electoral en caso de que ninguno de los aspirantes alcanzara la mitad más uno de los sufragios. Si tal hubiera prosperado Andrés acaso, de no alcanzar el 50 por ciento de los sufragios emitidos –algunas encuestas señalan que sí lo hará y con un margen aplastante-, tendría que irse a una segunda vuelta para competir con la derecha –y parte de la izquierda- en su conjunto. Sería unos comicios más en serio y más apretados con buena dosis de “terrorismo” político. No sé si fuera tan favorable; lo sería, sí, de haber inaugurado ya la civilidad democrática, tan lejana y aún utópica.

El caso es que sólo faltan -¡bendito sea Dios!-, ocho días de campaña y tres más para la jornada electoral. Setenta y dos horas para la reflexión cuando los electores ya están hartos de palabrerías y de una guerra sucia que no amaina, al contrario, con advertencias severas de que algunos miembros otrora invulnerable del establishment están dispuestos a llevar la contraria al hecho incontrovertible de que Andrés, voto sobre voto, es inalcanzable. Los debates, aunque no los ganó, le hicieron lo que el viento a Juárez. El rencor contra el peñismo, el PRI y la farsa panista tuvieron mucho más peso.

Pues bien, en el futuro Congreso, cuya primera sesión solemne será el primero de diciembre, dos meses después de la jornada electoral y tres antes de la toma de posesión del flamante mandatario, los números hablan de que, ahora mismo, Morena podría contar con el 58 por ciento de las curules, entre 236 a 298 diputados, mientras el PAN y el PRI flotarían apenas arriba del 20 por ciento. Un verdadero derrumbe para los apoyadores del sistema. Y en el Senado las cosas no serían muy diferentes aunque en esta Cámara, Morena estaría apenas debajo de la mayoría absoluta con un 45%, y el PAN y el PRI se dividirían entre el 18 y el 22 por ciento cada uno.

De ello depende, y mucho, el destino de la próxima administración. Con niveles tan bajos es obvio que el PRI debería apostar por una refundación –como ocurrió bajo el mandato del general Cárdenas y luego del general Ávila Camacho: del PNR al PRM y luego al PRI-, que incluyera juicio y expulsión de los traidores y de cuantos ofendieron y marginaron el legado original de este partido, el de la justicia social. De hecho, las desviaciones comenzaron desde el momento mismo en que Calles fundó su “maximato”, luego de haber hecho lo mismo con el PNR y el Banco de México, y escupió sobre la democracia.

Y así vamos, desde entonces.

La Anécdota

Tres años después de la usurpación salinista, casi como preámbulo de las llamadas elecciones intermedias, sobrevino un eclipse solar total con transmisiones televisivas que utilizaron la publicidad subliminal, no registrada con los ojos pero sí por el cerebro. Recuerdo las entrevistas callejeras entonces:

--¿Qué le parece –preguntó un avieso reportero-, que tengamos este evento solar en nuestro país?

--La verdad –respondió un incauto, acaso contratado ex professo-, estamos muy agradecidos con el presidente Salinas porque habrá más turismo en México y todos nos beneficiaremos.

El fenómeno se dio y, a los pocos días, el PRI ganó todas las diputaciones –salvo una- en el Distrito Federal, lo que impidió, entre otras cosas, que Marcelito Ebrard, discípulo del entonces regente Manuel Camacho Solís, no pudiera liderar a la bancada priísta como se calculaba, por haberse situado en el primer lugar de la lista plurinominal: No entró ninguno por cuanto a la mayoría inesperada del Institucional. El sol, rey de natura, apagó las matemáticas imperfectas de la política.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
17 Junio 2018 04:00:00
» Rumbo extraviado
El rumbo está extraviado, la sociedad mexicana permanece, como zombi, en un estado de hipertensión que va desde la tristeza profunda al enfado de altos decibeles y el gobierno de la República, en sentido contrario, parece centrarse en imponer decisiones, a rajatabla, mientras el ejército, peligrosamente, toma las iniciativas y divulga versiones inverosímiles e insostenibles ante el alud de las redes sociales que exhiben a los uniformados disparando, agrediendo, burlando, golpeando –lo mismo a ancianos y niños-, en pleno festín de impunidad.

Nadie se mueve de una trinchera miserable escarbada para someter al colectivo.

Podría hablarse, como en la Gran Guerra, entre 1914 y 1918, hace exactamente un siglo, de una línea sobre la cual se asentaba la seguridad de los países en trance de ser invadidos y despojados; sí, la “línea peña”, que por supuesto coloca de un lado a las fuerzas institucionales con poder de fuego y al otro a una ciudadanía en estado de indefensión e incapaz de resolver los desafíos planteados por las ambiciones políticas, las reformas sin consenso y los genocidios que han sido consecuencias de intereses infames contra México. Por ejemplo, el oro y la cocaína que sale de Veracruz y de Guerrero con Iguala y Cocula en el escenario más evidente de la esclavitud que requiere de cooptar “desaparecidos” –acaso los 42 normalistas de Ayotzinapa más uno, soldado en activo-, para las grandes empresas mineras, canadienses con respaldo del criminal Grupo México a quien las vidas de los obreros son marginales... como en Pasta de Conchos, Coahuila.

En el México de las grandes simulaciones se presume que pasan cosas inauditas; por ejemplo, las fuentes oficiales son tan torpes que arguyen, para los ingenuos e incautos claro, que la represión puede constituirse al revés; esto es, desde las organizaciones civiles hacia el gobierno que se cura en salud asegurando velar por los derechos generales cuando han sido ellos los proveedores de la violencia a través de la insensibilidad y las amenazas recurrentes. Es muy fácil sembrar drogas a cualquier inocente; y lo es más seguir la línea de los vetustos “halcones” de Alfonso Martínez Domínguez –Jueves de Corpus de 1971-, capaces de rematar heridos, cagarles las muertes a las propias víctimas y hasta asegurar que se servía a la estabilidad de la nación, masacrando. Así paso en la eterna jornada de Nochixtlán, en Oaxaca, el día del padre del año pasado y reconstruido este año, para ser precisos, cuando se recordó, más bien, a las progenitoras de genízaros y sus mandos militares y políticos.

La distorsión fue enorme, al grado de que se saqueó un almacén de Coppel, perteneciente a uno de los brazos de la familia a la que pertenece Quirino Ordaz Coppel, impuesto gobernador de Sinaloa en donde los pleitos entre narcos se acelera en la cuna de los mismos –¿quién explica las razones por las cuales los grandes capos surgen de Baridaguato, hoy incendiada, y se reproducen en Jalisco y el norte del país sobre todo en Tamaulipas?-, queriendo culpar a los civiles a la defensiva, no solo maestros, de la rapacidad; por fortuna hay pruebas documentales de lo contrario y de los botines de guerra exigidos por los uniformados.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
15 Junio 2018 04:00:00
Las descalificaciones
Es obvio, al medir las descalificaciones cruzadas de tantos y tantos militantes de una u otra causa, que nos mienten, con descaro, cuando menos las tres cuartas partes de los propagandistas, cuando las elecciones presidenciales parecen resueltas y solo se trata de buscar alianzas soterradas. Y la cuarta parte restante no dice toda la verdad. De allí que la opinión pública sea casi virgen en materia de manipulación. Una y otra vez se aceleran las hormonas políticas cuando estamos cerca de los comicios y después de ellos también, entre otras cosas porque conociendo las reglas del juego dudamos de participar en el mismo al considerar los fraudes experimentados casi siempre.

Las elecciones del próximo domingo 1 de julio fueron minadas desde el principio, cuando el INE dio muestras claras de sumisión al poder público con un consejero presidente, quien se dijo acosado por el espionaje y dio así pautas para los institutos y/o consejos estatales. Luego cerró el grifo del dinero para los independientes –a quienes autorizó, hace dos años, para gastar lo mismo que los demás candidatos y luego reviró, o intervino para autorizar candidaturas absurdas, como la de un payaso en Guadalajara en 2015 –acaso un experimento para que Televisa lance a Brozo como candidato presidencial en 2024 o antes, lo que costó ocho millones de pesos adicionales para imprimir nuevas boletas... ¡a una semana de los comicios de 2016! Y ahora no quisieron hacer lo propio con tal de dejar a Margarita, la de las estrellas azules –no pastillas, aclaro-, fuera de su casilla en cada papeletea electoral.

Si bien este columnista no cree en las encuestas, por lo descrito y mucho más, también ha propuesto que cese el libertinaje con el que se formulan de cara a los intereses de los contratantes y sin ponerse a deducir sobre las posibles consecuencias; más bien prefieren hacerse de oídos sordos cuando, en realidad, se está jugando con la estabilidad nacional siguiendo el derrotero de las propias ambiciones y caprichos. (No se olvide, en este sentido, que el presidente del Grupo Reforma, Alejandro Junco de la Vega, optó por trasladar a su familia, de Monterrey a Texas, por considerar que estaba en el punto de mira de las bandas de secuestradores y envió una carta descalificando, de hecho, la labor de las autoridades encargadas de la seguridad pública, desde la punta de la pirámide, esto es el titular del Ejecutivo federal. Tal es revelador de su ánimo, claramente revanchista, y de su postura perentoria a favor de una izquierda cuya amalgama puede durar poco más de un suspiro).

La situación, por tanto se tensa. Las consecuencias poselectorales pueden crecer en la medida de la incapacidad del INE y, sobre todo, del arribista Lorenzo Córdova Vianello, el árbitro vituperado por los mexicanos de bien y apoyado por el señor peña y señalado para regulas los comicios de 2018. Tal es el verdadero desafío.

La Anécdota

Cuando le pregunté a Fox, vencedor, cómo habían actuado los dirigentes panistas durante su campaña presidencial en 2000, me contestó textualmente:

--Ellos, en plan de puros pen... no quería que ofreciera ni prometiera nada. ¿Y así cómo demonios iba a ganar las elecciones?

Y, claro, las ganó porque nos dio vuelo a todos los mexicanos.

DEBATES SIN CONFRONTACIONES NO RESUELVEN VOTOS SINO LOS INHIBEN. EN MÉXICO ES TRADICIÓN, ADEMÁS, QUE QUIEN MEJOR QUEDA...PEOR LE VA EN LAS URNAS. LAS APUESTAS FALLAN A CADA RATO. YA LO HABRÁN COMPROBADO.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
14 Junio 2018 04:00:00
Televisiones Prendidas
Tengo aficiones distintas, aunque algunos se enfurezcan por mis gustos sin analizar los suyos en un maniqueísmo perfecto, pero no puedo ser ajeno, como informador sobre todo, a la fiebre mundialista que ha erigido a la FIFA en una de las mafias más poderosas del mundo al grado de imponer condiciones, sobre todo financieras, a cualquier nación del mundo. Vamos, ni el celebrado Putin ha podido con ella y debió ceder lo indecible para dar paso a la ceremonia inaugural del campeonato del balompié, esta misma mañana, en la capital rusa.

El dirigente, claro, atraerá las miradas luego de su cuarta reelección y la confirmación del hackeo que posibilitó la victoria del “pato” Donald Trump en las elecciones de noviembre de 2016. Hasta la fecha no entiendo cómo el Capitolio permanece en decadente sueño ante evidencias tales sobre la usurpación del poder por parte de un magnate totalmente desquiciado y hostil, racista y xenófobo por excelencia, dispuesto a borrar, desde el primer jalón, lo que para algunos blancos descocados fue una ignominia: la permanencia de una familia afroamericana en la Casa Blanca a través de ocho años. Quizá por ello remozó la mansión presidencial, con barroquismo caduco, cubriéndola con el dorado del sueño americano... desde la era del “viejo oeste”.

A veces tengo pesadillas con el futbol. Me imagino, y perdónenme los fanáticos, a la pelota, rodante sin cesar, como un cerebro humano con las siglas de la amafiada FIFA, capturado por ésta sin remedio a costa de reducir, marginar o incluso desaparecer otros pronunciamientos deportivos y hasta espectáculos que en la mente hipócrita de los anglosajones –tan dados a la cacería, a los circos con animales, las carreras de caballos y de galgos y la captura salvaje de focas y la pesca especies marinas en extinción-, no sirven sino para señalar al salvaje mundo que surge al otro lado de sus fronteras del sur. Sólo ellos son superiores: diez por cada uno, en el tablero de los momios de vidas y capacidades.

Por fortuna, USA no participa en la justa que arranca hoy. Lo eliminamos, con todo y el poder del dinero de los dueños de los clubes de Norteamérica. Pero eso no es signo de gloria sino de un pequeño escape a la sumisión que pervive y ahora se convierte en xenofobia extendida, desde Texas hasta Nueva York, contra cuanto huela a mexicano, incluso el idioma, y a emigrantes. Nunca habíamos sentido tal desprecio y, sin embargo, no son pocos los coterráneos que siguen viajando en pos de una sonrisa y un apretón de Mickey Mouse para solaz de los pequeñines. ¿Quién recuerda al “grillito cantor” en nuestro suelo? ¿O a COCOM, con producción de Disney acaso como una especie de expiación?

Ricardo Anaya Cortés, próximo candidato derrotado –faltan poco más de quince días para el finiquito-, en uno de sus spots impulsó el “patriotismo” futbolero en voces de niños que no han sumado las derrotas de la selección tricolor desde 1934. Los de mayor edad debemos, eso sí, estar agradecidos: aunque nos llenen de mensajes durante los partidos y en los entretiempos, el Mundial desplazará hasta a Andrés quien podrá actuar más a sus anchas sin tener encima los ojos de millones que apuntan cada una de sus ofertas para que las cumpla en veinticuatro horas, precisamente el primero de diciembre.

El Mundial va a ganarle a las campañas. Salud para los tímpanos.

La Anécdota

Preguntas formuladas sin respuestas:

1.- ¿Por qué Andrés fustiga al neoliberalismo y abre la puerta de Morena a Guillermo Ortiz y Santiago Levy, acaso los mayores representantes del modelo?

2.- ¿Cómo es posible que Anaya insista en combatir la corrupción cuando entregó sendas candidaturas a lo peor de las mafias, los Yunes, Moreno Valle y, a través del PRD, Graco Ramírez?

3.- ¿Qué impide a Meade afiliarse al PRI cuando tanto lo defiende? ¿Asco por su pasado? ¿Vergüenza por sus altos militantes?

4.- ¿Qué hace El Bronco como contendiente, cuando es evidente que falsificó firmas para alcanzar una candidatura dependiente de sus titiriteros?

¿A quién le van hoy? Juegan Rusia contra Arabia Saudita... pero no están en juego, en apariencia, sus territorios.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
12 Junio 2018 04:00:00
¿Van a debatir hoy?
El tercer debate entre aspirantes presidenciales –son tres más uno-, cubrirá la totalidad de los 360 asientos que conforman el gran auditorio del Mundo Maya en Mérida, la de Yucatán, en donde tuve la fortuna de disertar hace unos meses al lado de dos talentos oriundos de esta tierra mágica: Armando Manzanero y el doctor José Antonio Ceballos, mi hermano, impregnado de romanticismo hasta a través de los bisturís lo que es, francamente, difícil de creer.

Además, los protagonistas no sOlo responderán a los moderadores –esperemos que les hayan leído la cartilla para evitar convertirse en centros de atención cuando no lo son, como ocurrió el 20 de mayo-, sino al público escogido y también a los internautas. Todo ello en una hora y 43 minutos de acuerdo a las estimaciones de los organizadores del INE. Como vamos será mayor el tiempo de los interrogadores que el de los postulantes, favoreciendo con ello la simpleza de los mismos –acotados-, y desparramando sospechas hasta para cuestiones menos trascendentes sobre el destino de un país enjaulado en una democracia de pacotilla.

El primer tema a abordarse será el crecimiento económico, la pobreza y la desigualdad. Un espacio claramente favorable a Andrés, de MORENA y acompañantes, por el dominio que le otorga el haber visitado casi hasta el último confín del país y adentrarse en la profundidad de sus males; ello no quiere decir que tales enfermedades sociales endémicas serán resueltos solo con derrama de capitales aunque los candidatos ya se acostumbraron a mantenerse en una especie de subasta –Meade asegura que doblará las pensiones con tal de acarrearse simpatías-, en medio de los escándalos por prevaricación triangulaciones, desviaciones y, lo peor de todo, lavado de dinero. Denuncias que no podrán agotarse el primero de julio sino ampliarse hasta sus consecuencias finales.

El segundo tema es el de la educación con sus agregados en ciencia y tecnología. Aquí el joven Anaya lleva la delantera porque pertenece a una generación en la que el futuro se mide por la cibernética, muy ajena a Andrés y no tan extraña para Meade, y la capacidad creativa. La gran reforma educativa debe poner énfasis, no en cuestiones laborales, como hasta ahora, sino en el hecho de que deben reordenarse las capacidades a partir de los nuevos instrumentos de la ciencia y la tecnología, precisamente.

Y para cerrar el menú se hablará de desarrollo sustentable y cambio climático, asuntos en los que Meade es más ducho considerando su capacidad para entender los tsunamis políticos al grado de ser candidato, no militante, de partido en el poder, una cuestión agria, sin duda, que será epitafio para el priísmo. Para la región peninsular.

El asunto es de mayor importancia por la recurrencia de los huracanes y las advertencias constantes que son frutos del irresponsable tratamiento de las potencias –sí, sobre todo Estados Unidos-, al ámbito con tal de apostar por una industrialización voraz sin el menor dejo de humanismo.

Cerrada la cuenta, es de esperar que los aspirantes tomen sus posturas y debatan, en serio, antes de caer en el juego de las acusaciones mutuas, de las descalificaciones, sustentadas o no, cuando restan quince días de campaña y tres más para la jornada decisiva... que parece decidida sin importar quien se apunte como el pasajero del cabús en donde se ubican los debates con rumbo hacia Los Pinos.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

La Anécdota

Sudoroso, Nixon reaccionó bien a los embates de Kennedy en 1959 –van a cumplirse ya seis décadas desde entonces-, al grado que los radioescuchas estuvieron seguros de que el primero había vencido, de calle, al hijo de una de las familias de la alta aristocracia estadounidense aunque su destino, al final del todo, fuera fatal e históricamente devastador.

Pero el sudor de Nixon, su mal aspecto personal, sus gesticulaciones, en fin, su lenguaje corporal descuidado, hizo que los televidentes sintieran un poco de asco y mucho de repulsión a su figura. Pocos días después, con los momios cerrados pero ligeramente favorables al republicano, el demócrata Kennedy se fue a dormir un tanto desesperanzado... hasta que, en el amanecer, Jacqueline, su despampanante esposa, abrió la puerta y observó a varios sujetos, de negro claro, que le dijeron:
--Somos los miembros de seguridad del presidente electo, John F. Kennedy.

El sudor, entonces, llegó a la mansión del vencedor.
10 Junio 2018 04:00:00
» Gobierno vasallo
Puede parecer ingenua la interrogante pero es necesaria plantearla. ¿Para quién trabaja el gobierno? Por una parte durante su discurso inicial al asumir la Primera Magistratura, Enrique Peña Nieto puso en trance a los poderes fácticos, cuyas cabezas visibles estaban frente a él, a través de sus célebres “decisiones presidenciales”; de todas ellas solo cumplió, en ocho meses de ejercicio, la de mantener firme el timón de la reforma educativa –todavía discutida-, mientras se aprehendía a la nefasta Elba Esther Gordillo a quien no le ha salido un solo defensor ni siquiera de las filas que tanto decía controlar. Los demás, cada día, están más cómodos pese a las ofertas “sociales”, como la fallida “Cruzada contra el Hambre”, que pretendían ser ecuánimes y estabilizadoras. No fue así.

La tal “cruzada” inició en las entidades con mayores conflictos de violencia, las “tierras de nadie” muchas de las cuales resultan inaccesibles hasta para tropas y marines en este mar soterrado, la nueva Atlántida, que es México en donde los segundos tienen jurisdicción hasta en la ciudad de México so pretexto de que deben dragar los lagos de Chapultepec. Resulta ridículo, aunque sea broma lo anterior, este centralismo absurdo que contrae a los marineritos de asfalto mientras nuestras costas son descuidados al grado de que ¡hasta desapareció la Isla Bermeja, en el Golfo, para posibilitar que la Unión Americana ampliara sus mares territoriales! ¿Y de esto quien responde? ¿El secretario de Agricultura o el de Reforma Agraria? ¡Por favor!

Ahora resulta que el dirigente del Consejo Coordinador Empresarial –en alguna etapa nacionalista y reacio a las fusiones y prestanombres-, ha iniciado una campaña de presión para evitar que los ricos paguen sus impuestos correspondientes, porcentual y equitativamente, de acuerdo a sus ganancias.

Considera que así –el pretexto de siempre- se reducirán los espacios para la inversión y la creación de nuevos empleos, sobre todo ahora que comienzan a sentirse los efectos de la crisis europea –por efecto de la de nuestra derruida “puerta de entrada”, España, cuyos corporativos le hincan el diente a nuestra economía sin el menor pudor-, y la desocupación va en aumento entre los mexicanos acaso con el ánimo de que se traslade aquí el desastre de allende el mar en donde perviven seis millones y medio de desempleados entre los hispanos.

Lo anterior nos pone en jaque y es bastante más que una advertencia. Abaratado al máximo nuestro mercado por efecto de la pésima publicidad que deriva de los enfrentamientos entre mafias –mientras se concentran en varias entidades fallidas las fuerzas públicas, en el norte se disparan los duros ajustes de cuentas entre cárteles asesinos al tiempo que solo en apariencia se descabeza a los zetas quienes ya tenían listo el reemplazo del “40” por el “42”, evitando el “41” estigmatizado como zona gay desde los tiempos del porfiriato y por efecto del yerno del dictador, Ignacio de la Torre y Mier, aprehendido en flagrancia en un festín de homosexuales –reprimidos entonces- consignándose a cuarenta de ellos y restando uno, precisamente el familiar directo de la “familia real” del oaxaqueño intocable. Si hoy se hiciera una redada semejante –ilegal, por supuesto- algunos se llevarían un susto de altos vuelos. Porque, sin duda, “la cofradía de la mano caída” –en la que se obliga a ciertos políticos a rendir cuentas fálicas como parte del rito de iniciación-, sigue operando cada vez con mayor descaro.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
08 Junio 2018 04:00:00
Un nuevo Congreso
El cuarto de guerra de Andrés, cada vez más efusivo en víspera de la última quincena de campaña, a partir del tercero debate, en Mérida el próximo martes 12, celebra que los medios internacionales den por hecho no sólo la inminente victoria de Andrés –para gran dolor de los empresarios que han abierto la brecha entre multimillonarios y depauperados-, sino incluso una aplastante representación de MORENA en sendas Cámaras del Congreso de la Unión, amén de seis gubernaturas y toda una aureola política que consolidará un gobierno repleto –y ésta es la parte negativa-, de personajes siniestros provenientes de lo peor del PRI y del PAN.

De ocurrir lo anterior, tal y como lo diagnostican los expertos –no encuestadores sino analistas que han hecho labores de campo, distrito por distrito-, el partido creado por Andrés, de manera unilateral y sin fisuras democráticas –todo ha sido personalismo puro y esto no es sano para el desarrollo de un gobierno “por y para el pueblo”-, tendrá una representatividad mayoritaria en la Cámara de Diputados, entre 250 y 298 militantes, además de un 34 por ciento de los senadores de la próxima Legislatura, esto es entre 46 y 54 representantes de un total de 128; la Cámara Alta sería el talón de Aquiles de la nueva primera fuerza del país a partir del primero de septiembre y acaso el único real contrapeso, en cuanto a las instituciones política, de un gobierno mucho más blindado que el de las alternancias anteriores.

Recuérdese el “freno al cambio” del que se quejó el señor Fox cundo ni las “muchas faldas” de su consorte pudieron frenar el aislamiento notable del presidente ante un Legislativo que mandó a volar cada iniciativa –bastante incongruentes por cierto- que surgió de la casona de Los Pinos convertido en búnker de las ideas retrógradas, del antijuarismo y de la exaltación de los viejos tiranos, el cuerpo “sacro” de Mont-Parnasee, en París, y Max, el barbado enajenado de Miramar.

Por lo pronto, el tercer y último debate está muy cerca si bien los temas, a simple vista, no parecen dar pie a divagaciones aunque, en la desesperación de Anaya y Meade, las habrá. A tratar: Crecimiento económico, educación –ciencia y tecnología-, y desarrollo sustentable con todo y el cambio climático, único que podría derribar a Andrés si surge un volcán en el INE. Pareciera que todo debería transcurrir sobre rieles pero no será así considerando que, ahora sí, es la última oportunidad para provocar a Andrés y hacerle caer en un traspié que sería histórico, inesperado.

Pero si, por distrito, las apuestas son efecto del “efecto AMLO”, como le llaman en los diarios del exterior, no existe duda alguna que el líder de la contienda tendrá especial cuidado en cuidar su cartera –le aconsejamos que no la lleve y la deje depositada en las manos de su talentosa mujer, Beatriz Gutiérrez Müller-, y no rendirse ante la argumentación de quienes tienen lengua larga para juzgarlo y cola inmensa para ocultar sus propios pecados. ¿Nadie va a mencionar los miles de millones –entre 12 y dieciocho mil de acuerdo a dos versiones contrapuestas-, desviados por SEDESOL a través de la pecaminosa Rosario Robles Berlanga y la complicidad del propio Meade?
Por eso, como rezan las matemáticas, el orden de los factores no altera el producto; la corrupción, sí.

La Anécdota

En México no hay moción de censura para defenestrar a un presidente en el Congreso como sucedió en España donde el franquista Mariano Rajoy Grey mordió el polvo de la vergüenza y el socialista, Pedro Sánchez, se alzó como mandatario interino con propósitos de alargar cuanto pueda la convocatoria a elecciones. También hay temblores contra los mandatarios de Brasil, Argentina y Nicaragua en este tiempo convulso, además de Venezuela, claro, a donde quieren intervenir, con mil pretextos, los marines de Trump con el aval rastrero de un México infamado por él.

SOlo bastaron dos semanas para que el Gobierno mexicano, patiño de la Casa Blanca en cuanto a la dolorosa situación venezolana, pasara de la condición de “aliado estratégico” a la de “enemigo” comercial de los Estados Unidos con la imposición de aranceles al acero. Menos mal que reaccionaron, fuerte, Canadá y la Unión Europea, igualmente presionados por el sujeto execrable de Washington. Quizá sea ésta una rendija para la diversificación y no una cárcel inexpugnable para el comercio mexicano. Veremos a cuánto asciende el valor del peñismo en la hora cuando comienza su finiquito.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
07 Junio 2018 04:00:00
En voz más alta
Este día, cuando suele celebrarse a la libertad de expresión, muchas veces en ágapes financiados por los gobiernos –estatales o el federal-, en contradicción irónica de los valores del periodismo sobre independencia y fuerza social, esto es como contrapeso precisamente a los abusos del poder –la sentencia es mía aunque otros, sin imaginación ni talento, hayan pretendido apropiársela-, suelo levantar la voz y hablar más alto, con la energía acumulada tras tantas jornadas que en México han sido ignominiosas y por fuera también por los permanentes vientos bélicos que comienzan en la Casa Blanca, una especie de X-Box de los escritores de novelas turbias para que nos entiendan los jóvenes.

Y hoy, desde luego, con el calor que ya se percibe por el tercer debate de los candidatos presidenciales –por fortuna la costumbre, cuando menos de figurar en estas discusiones ásperas, se ha extendido por todo el territorio nacional-, no puedo sino dar cuenta de los infames que, al considerarse poderosos, intentan manipular y conducir los votos de sus trabajadores, forzándolos y amenazándolos. En algunos casos les han pedido, como se hacía en la era del priísmo avasallador y sin adversarios, que devuelvan la papeleta en blanco a cambio de depositar una cruzada de antemano por el candidato no militante del PRI, quizá porque se avergüenza del partido postulante y de sus macros acompañantes, y en algunos casos por Ricardo Anaya Cortés a quien algunos elogian por su viveza para salir de los peores entuertos... pero no tanto para ganar puntos en la carrera por la Primera Magistratura.

No puedo entender cómo se atreven a tanto quienes han acumulado riquezas por miles de millones de DÓLARES, y figuran en la lista anual de Forbes, cada vez ganando posiciones más cercanas al top-ten en dónde, por ahora, sólo sigue figurando Carlos Slim Helú, quien ha sido “comisionado” a través de sus empresas de telefonía y cibernéticas a blindar los comicios federales para librarnos del oprobio de los hackeos; rusos y norteamericanos deben estarse carcajeando. No hay resquicio en donde no aparezca la mano del empresario por antonomasia quien sólo puede compararse con los latifundistas del pasado como, por ejemplo, el célebre Luis Terrazas Fuentes quien tenía heredades mayores a las del estado gigante, Chihuahua, ahora en crisis como la mayor parte del país. De este personaje proviene la familia de Enrique Creel que llega a Santiago Creel, por el momento el único consejero que le queda a Ricardo Anaya en su caída hacia el abismo.

El hecho es que, como ya hemos dicho, Andrés ya no se pelea con los empresarios; se ríe de ellos porque se sabe seguro cuando mira hacia el norte. Tiene el visto bueno en la bolsa del llamado establishment y no parece factible que le sea revocado en los próximos veintitrés días. Desde luego, si el racista Lorenzo Córdova Vianello, consejero presidente del INE, sale en la noche del primero de julio a decir que existe un empate técnico y no puede dar ganador para la Presidencia será el primer síntoma para ponerse de pie –un grito de Dolores al revés-, y expulsar a los falsarios con la fuerza cívica invencible.

La Anécdota

Una vez más, me solicitan la lista de los colegas asesinados solo en lo que va del año porque algunos medios se pierden por cuestiones corporativas y un afán de ignorar a sus competidores. Esta conducta debilita al gremio y nos convierte en pasto de las venganzas. Aquí va:

1.- José Martínez Arriaga, caído en Coyoacán el 5 de enero.

2.- Carlos Domínguez Rodríguez, apuñalado veintiún veces en Nuevo Laredo, el 13 de enero.

3.- (Figura como desaparecido) Agustín Silva nunca visto después de una operación militar, el 21 de enero, en Oaxaca.

4.- Pamela Montenegro del Real, “Nona Pelucas”, en guerrero el 5 de febrero, célebre a través de redes sociales.

5.- Pedro Damián Gómez, en Tijuana, el 14 de febrero.

6.- Leobardo Vázquez Atzin, sacrificado en Veracruz –Yunelandia-, el 21 de marzo

7.- (Desaparecido) Fabián Hipólito Enemesio, levantado en Veracruz el 31 de marzo.

8.- Juan Carlos Huerta Gutiérrez, asesinado en Villahermosa el 15 de mayo.

9.- Alicia Díaz González, victimada en Nuevo León, el 24 de mayo.

10.- Héctor González Antonio, golpeado hasta su muerte en Ciudad Victoria, Tamaulipas, el 29 de mayo.
Este es el saldo periodístico de la campaña más sucia de la historia reciente.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
05 Junio 2018 04:00:00
Nadie baja a Andrés
A estas alturas, cuando falta una semana para el tercer debate y nueve para el comienzo del campeonato mundial de futbol –para muchos, un faro que guía todas sus ilusiones y hace olvidar las tormentas brutales; solo unos cuantos vibramos con otro tipo de emociones-, no se vislumbra una catástrofe que pueda modificar el rumbo de las elecciones. Tómese en cuenta de que el arranque del evento futbolístico, cada cuatro años, acapara la atención, sobre todo la de quienes apuestan por la siempre esperada resurrección del “tri” –en realidad no ha habido advenimiento alguno-, y estarán pendientes de los tres partidos de los seleccionados, del 17 al 27 de junio.

Esto es: ya les queda muy poco margen a los aspirantes presidenciales –cuatro sólo cuatros y tres, según se dice, bajo investigaciones judiciales-, para crecer o derrumbarse, según sea el caso, convenciendo a un electorado aburrido, hastiado diríamos, y profundamente convencido. Incluso, con el presagio inevitable de una victoria de Andrés, se teme a los algoritmos que pueden desviar, hackers de por medio, la voluntad ciudadana como ya ocurrió, nada menos, en la nación más poderosa del planeta, Estados Unidos, por la habilidad del ambicioso y devastador señor Putin, reelecto por cuarta vez.

¿Es lo anterior el signo de un nuevo advenimiento de las dictaduras? Hasta el señor Trump habla de que no permitirá “dictaduras” en “su hemisferio” al desconocer las elecciones en Venezuela -¿por qué no se hizo lo propio con las de Norteamérica luego de la embestida cibernética y reconocida de Rusia?-, y avalar, debajo del agua, las victorias de los candidatos más controvertidos. Por ejemplo, Andrés y su Morena. ¿Quién podría prevenir que este acabaría siendo el más “prudente” al referirse a su intención de convertir las relaciones bilaterales con Estados Unidos en una “alianza para el progreso”, ignorando que ésta fue idea de Kennedy, en 1961, que luego traslado a Adolfo López Mateos; esto es hace cincuenta y siete años, lo que es medida de un retraso conceptual notable.

Pero, lo interesante de la cuestión es que no se han dado las reglas básicas para tal “alianza”, vieja, viejísima y que duró solo una década, cuando en la Casa Blanca, el anaranjado Trump, el animal de las cuatro cabezas y cancerbero mayor del inframundo de Dante, requiere complicidad, y no cooperación, de los líderes a los que apoya y le tratan estupendamente, dejando hacer y dejando pasar –numen del viejo liberalismo-, cuanto le dé la gana. ¿Podría explicarnos mejor su teoría el señor López Obrador, a un mes de ser visto como presidente electo?

Por lo pronto, los mordiscos aumentan como si estuviéramos ante una jauría inoculada con la rabia mortífera de las ambiciones y los oportunismos –dos males arraigados en estas campañas en fase de finiquito real-, y no avizoráramos más futuro que el señalado por cada ícono. Los mayores vicios del partidocracia se extendieron y ahora nos asfixian. ¡Qué desgracia!

La Anécdota

Quienes están más preocupados por cuanto parece inevitable, esto es el presunto triunfo de Andrés –aclaro que mi voto me lo guardo por las razones que he dado, entre ellas mi repulsión a una docena de colaboradores, asesores y acompañantes del mismo-, son los perversos y corruptos que han ensuciado, al máximo, la administración del peñismo. Doy nombres: Emilio Gamboa, Manlio, Romero Deschamps, los gobernadores en complicidad con los narcos –Veracruz, Tamaulipas, Sinaloa, Sonora, Yucatán-, Rosario Robles, Gerardo Ruiz Esparza, José Narro Robles –corresponsable del estado de los hospitales de todo el país-, Osorio Chong, Videgaray y un largo etcétera.

La mayor parte de ellos, además de no pocos mercenarios de la información cómplices de los mismos, ya tienen residencias en los Estados Unidos y Europa para asegurar el abrigo personal bajo los cielos de la impunidad. Ninguno responderá a los mexicanos.

¿Serán parte del acuerdo para la transición inevitable?

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
04 Junio 2018 04:00:00
Abrazos de osos
Los candidatos que suspiran por consolidar el segundo lugar entre los presidenciables –no hay manera de librarnos de alguno de los “cuatro” con El Bronco relinchando sobre una mula de seis-, buscan ser abrazados por los gobernadores de sus respectivos partidos, varios de ellos en el umbral de ceder ante el empuje de otros partidos como en Veracruz, Puebla, Yucatán y, desde luego, la Ciudad de México. Necesitan ternura para consolarse, diríamos, y no fuelle para intentar un salto... hacia el abismo.

Mortifica observar a Ricardo Anaya, precisamente en Puebla cuna de uno de sus pequeños monstruitos, pedir que lo arropen siete gobernadores con la ausencia notable de Miguel Ángel Yunes, el papanatas que quiere dejar a su hijo en el trono de Yuneslandia, Francisco García Cabeza “de buey”, de Tamaulipas, la tierra sin ley legada por el priísta descastado, Egidio Torre Cantú, quien deambula con la impunidad como mala mujer corroída en sus entrañas, y del supuesto anfitrión, Tony Gali Fayad, uno de los títeres viles de Rafael Moreno Valle quien presiona, a todo lo que da, para imponer a su esposa, Érika Alonso Hidalgo, en la gubernatura. Puras vergüenzas.

Anaya, entonces, no sólo confronta la guerra sucia desde fuera, por obra y gracia de un sistema al que le incomoda aunque algunos lo señalen como afín al mismo –es el único de los aspirantes que ha manifestado su convicción para iniciar un proceso contra peña mientras sus adversarios le dan vueltas semánticas al asunto que tanto interesa a los mexicanos-, sino igualmente las de adentro como efecto natural de sus compromisos soterrados con el fin de sacar del ring presidencial a sus correligionarios, Moreno y la señora enajenada de calderón a quien ya no quiero mencionar.

Con respecto a Meade busca apapachos por doquier, incluso en los empresarios más adinerados –y miserables moralmente-, para cubrir las sillas de sus mítines desairados; hace unos días, Baillères le dio una manita y de no ser por los acarreados habría tenido que discursar como en un ensayo: a teatro vacío.

Las encuestas no ceden, por su parte. Las que sabemos en manos de las dirigencias partidistas, alegan a favor de situar a su candidato lo más cerca del puntero pero su afán queda roto al menor ejercicio que se haga sin intermediarios. En mi caso, he efectuado cuatro y, en todos, la abrumadora mayoría –del 95 por ciento cuando menos-, se inclina por Andrés; las encuestas más sólidas, con mejor tecnología, le ofrecen un porcentaje mínimo entre el 43 y el 48 por ciento, lo que obligaría a sus contrincantes a sacarle un punto y medio cada día, una hazaña jamás vista en los anales de la democracia moderna en ningún país de la Tierra. (Y no me salgan con que la elección de Trump fue una sorpresa cuando en esta página la anunciamos desde cuatro meses antes al día de los comicios).

Pervive, claro, el espíritu del fraude entre los escépticos –incluso priístas que insisten en la posibilidad de una “legalona”, es decir un cochinero, para insistir en que Meade se impondrá a la mala-, y a últimas fechas se teme por una anulación de las elecciones si la violencia se generaliza y es imposible realizar la jornada prevista para dentro de veintiséis días. Lo cierto es que los mexicanos están mejor informados y, espero, no se dejarán conducir al abismo del conformismo y la manipulación.

Los escuchas del Himno insisten en la oración patria: Un soldado en cada hijo te dio.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
03 Junio 2018 04:00:00
Un momento de reflexión
Será un día importante. Amanecemos y sabemos que están por instalar las mesas electorales en el país. Puede llover el primero de julio... o caer un aguacero sobre las urnas inhibiendo a los votantes. Cualquier cosa es factible bajo el dominio de las viejas mafias, las del poder que confluyen a cuanto entendemos como “sistema” y las del crimen organizado con lujo de impunidad y exceso de prepotencia: Ya avisaron que no prosperará ninguna candidatura no avalada por los capos. Será difícil a los vencedores remontar la sospecha.

No existen órganos electorales confiables porque son reductos o consecuencias de los cacicazgos estatales. Y de esta manera, de antemano, se prevé una escandalosa tendencia a proteger a los candidatos “palomeados” desde el centro del país y con la anuencia de los gobernadores a quienes se ha encargado el derrotero de los comicios, como si se trataran las casillas de cuarteles rebosantes de intimidaciones. Así y todo, millones votarán y espero que lo hagan con absoluta libertad. Es el camino, por ahora, para protegernos aún cuando pongamos la Iglesia en manos de Pilatos.

Pero, por favor, no apuntalen a los pillastres como en los casos que hemos reseñado hasta el cansancio. Ustedes ya los conocen y no voy a violentar la sequía analítica obligada por una ley electoral limitada a los intereses de la cúpula gobernante. Eso no. Pero sí puedo explicar que seguir la corriente acabará por destruirnos a todos, poco a poco, hasta la ignominia. Y no es este el panorama que pretendemos para quienes vienen detrás. No lo olvidemos: #cerocobardía.

Veamos, sin mencionar partidos ni siglas para no violentar el ánimo ni dar cauces a las torpes alegaciones sobre si se debe perseguir a los periodistas que informen o den seguimiento al proceso el día de la jornada comicial, dentro de menos de un mes, –como si la libertad fuera como el uniforme que no puede traspasar las mamparas de una cantina-, cuáles son las posturas divergentes a las que enfrentaremos en estas horas para “cumplir” nuestros deberes, más bien nuestros derechos, de ciudadanos conscientes.

1.- Los apoyadores del continuismo para quienes es indispensable una concurrencia “aceptable”, esto es de más del 40 por ciento, para avalar con ello el apoyo recibido a sus candidatos. Aseguran que cuando no es masiva la afluencia suele suceder que gana la tendencia a mantener el estado de cosas y, por ende, no se preocupan demasiado por si las colas son o no largas.

2.- Quienes desean conservarse en el primer piso de la residencia oficial, tras infortunados traspiés difíciles de superar en la conciencia colectiva, alegan que, después de todo, deben compararse los resultados de las administraciones federales en cuestión de estadísticas o de estabilidad financiera, a sabiendas de que esta, la rectoría económica, hace mucho tiempo que no depende de los “sabios” nacionales resignados a seguir, sin variar un ápice, los lineamientos del Fondo Monetario Internacional.

¡No caigan en más mentiras y manipulaciones! ¡Cuando llegue la hora voten libremente pensando en el México del futuro y no en del pasado!


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
01 Junio 2018 04:00:00
Carretero de la muerte
Hace varios lustros, en mi lejana juventud inquieta -¡cómo la añoro, sobre todo ahora en que es tan necesaria la lucha!-, leí una novela de Selma Lagerlöf que ella tituló “El Carretero de la Muerte”; en ella, quien fallecía en el último segundo de cada año tomaba la condición de transporte para cargar con todos los muertos durante los siguientes 365 días. No había manera de evitarlo, ni con las fortunas inmensas ni con la generosa entrega de los pobres; mucho menos si el costal de cada quien rebosaba de crímenes, pecados y traumas insuperables que hubieran desviado su condición humana para convertir las almas en llamarada feroz que conducía al infierno.

Las lecciones de Selma, sueca de origen y universal por sus letras –fue la primera mujer en obtener el Premio Nobel en 1909-, tienen vigencia en cada acto de nuestras vidas aunque no sepamos que nuestras debilidades ya han sido retratadas por los genios desde hace muchos años. La dama nórdica, por ejemplo, murió en 1940 cuando la Segunda Guerra Mundial se extendía, sin remedio, por Europa antes de que los Estados Unidos decidieran participar en ella –lo que ocurrió después del ataque a Pearl Harbor en diciembre de 1941-, con el “carretero” rebasado por los millones de combatientes que jamás volvieron a sus hogares y dejaron el hondo vacío en sus familias, aniquiladas también por el horror de los enloquecidos líderes humanos, iguales o peores a los de hoy.

Ese apocalíptico escenario, sin duda, lo observamos hoy a punta de los cañones de la demagogia y cuando el futuro político de México parece estar definido con Andrés como abanderado y un inmenso número de mexicanos –mayoritario-, indefensos ante lo inevitable, como aquellos observadores de las catástrofes quienes solo pueden medir sus efectos pero no saben cómo evitarlos. ¡Sobran las películas para atestiguar, a la manera occidental claro, los dramas de la universalidad avasallada! Pero no podemos negar los hechos aunque algunos se empeñen en situar la muerte de Hitler en Sudamérica o negar el Holocausto o suprimir al franquismo de la conciencia de los españoles cuya rebatiña actual, tras la trama que despedazó al Partido Popular, pone en jaque a Mariano Rajoy y a la Iberia brava ante un inminente jaque.

Lo mismo, en México, en donde buena parte de quienes votarán dentro de un mes exacto, el primero de julio, son sólo indecisos cansados de las mismas parrafadas de promesas imposibles de cumplir y de la oleada de alianzas soterradas para preservar, aunque parezca que la balanza se inclina hacia otro lado, al sistema político mexicano, todavía inamovible.

Por ello, claro, el otrora iracundo López Obrador habla de una alianza para el progreso –un proyecto que inventó Kennedy, en 1961, con la anuencia de Adolfo López Mateos quien luego logró la devolución de “El Chamizal” a nuestro país allá por Ciudad Juárez-, para atemperar su postura ante Trump –a diferencia de sus adversarios-, negocia con los empresarios, inspira el desánimo entre los panistas y ya no habla de perseguir a peña, en lo único que coincide con Meade, mientras Anaya suaviza este tema para no ser el único en mantenerlo.

Un mes tan solo. Doce días para el último debate, esta vez en Mérida, catorce para el comienzo del Mundial, veintisiete para el cierre de las campañas y treinta para la jornada electoral. ¿Qué les interesa más, amables lectores?


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
31 Mayo 2018 04:00:00
Casi todo es pobreza
Cuando escucho, una y otra vez, al Conan del Norte, Jaime Rodríguez Calderón, que los programas asistenciales reducen la capacidad de producción y fomentan el ocio, me pregunto cuántas veces el hipócrita ha sentado a su mesa a las servidoras domésticas o a sus choferes y guaruras, los caballerangos incluidos, para compartir los alimentos; también si ha recorrido las zonas marginadas, por ejemplo en Oaxaca en donde existen quinientos setenta municipios, algunos de los cuales regidos por el concepto de “usos y costumbres” para evitar alterar la paz comunitaria.

Quien conoce México sabe muy bien que la tremenda desigualdad de clases, corregida y aumentada por el neoliberalismo mal llamado social, obliga a amortiguar los efectos de los posibles estallidos, de los gritos de batalla de los infamados, no es una quimera ni una mera ocurrencia –como la siniestra estupidez de mochar manos a los corruptos cuando no ha sido capaz de amarrarle los pies, como prometió, al fugado Rodrigo Medina de la Cruz, su predecesor a quien sólo detuvo unas horas para luego culpar a los jueces de dejarle las puertas abiertas y deslindarse del asunto. Claro, cómo ha estado solo en el gobierno de Nuevo León, sin diputados de su corriente ni alcaldes de procedencia cercana, le resulta muy sencillo lavarse las manos con la esencia de Poncio Pilatos acaso recogida por las tierras de Israel.

La realidad es que, por encima del factor de la violencia –gravísimo, desde luego-, debe situarse el de la miseria colectiva, donde se encierra buena parte de los mexicanos sin otra salida que la búsqueda diaria de la supervivencia –no hablamos de Venezuela, hipócritamente-, bien disimulada por otro bárbaro, este del Bajío, vicente el de Martita, quien redujo ceros para aducir que con dos dólares al día de ingresos era suficiente para dejar la pobreza extrema; y de un carpetazo, los marginados pasaron a ser menos en la escala nacional erigiéndose como “rescatista” falsario de la sociedad. ¡Qué grave es cuando los demagogos ignorantes ganan el voto popular a golpe de chascarrillos, apodos, comparaciones y supuestas vivezas!

En 1976, casi al final de su campaña presidencial, López Portillo gritó en una casa redonda de Salamanca, Guanajuato, a la vista de la chatarra ferroviaria, resultado del maridaje entre el abandono oficial y el saqueo del “líder” Víctor Flores Morales, un auténtico gángster jamás castigado por sus excesos:

--¡Nos habíamos olvidado de los ferrocarriles!

Todos pensamos que tal era un mensaje para rehabilitarlos, pero no fue así. Hoy, todos, en conjunto, podemos señalar a la clase política y lanzarle a la cara un solo grito:

--¡Se han olvidado de la pobreza!

Entonces, sin remedio, bajarían la cara avergonzados. Siquiera eso si un poco de pudor les queda.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
29 Mayo 2018 04:00:00
Un mayo granizado
Se va, se va mayo. Dos días más y estaremos en junio, en el preámbulo de las expectantes elecciones; pero, de verdad, ¿están tan interesados los mexicanos en ellas que dejarán la mesa de las botanas y cervezas futboleras, en pleno Mundial, para formarse frente a sus casillas y esperar, si hay la afluencia deseada, una hora o más para emitir su voto, la mayor parte sin convencimiento real sobre las opciones a elegir? Me parece una quimera, más si el espíritu está roto por una posible retirada del “tri” desde la primera fase.

El nerviosismo impera por lo que pueda suceder en Rusia y no ante los comicios federales y estatales en ocho entidades además de la Ciudad de México. Ya se sabe que, en su desesperación, el PRI quiere quedarse con Yucatán acusando al aspirante del PAN, Mauricio Vila, por supuestos desvíos presupuestales. Lo mismo que ha intentado en la ONU, con la voz cantante de Claudita Ruiz Massieu –vergüenza de una estirpe con pecados capitales-, para señalar a Ricardo Anaya como presunto lavandero de dinero sin explicar las desviaciones gigantescas de la “estafa maestra”, urdida por Rosario Robles y con muchas toneladas de billetes de por medio: más de tres mil 400 millones de pesos aunque luego se sumó otro “desvío” por 12 mil millones, no los 54 o 58 millones de pesos, que generaron una utilidad de veinte millones, por la venta de una nave industrial.

Eso sí: debería exigirse a Ricardo Anaya, si tanto confía en ganar –lo que no es así-, que se retirara de sus inversiones privadas cuya generación de recursos es inmensa. Nadie puede servir a dos señores, según reza el texto del Biblia que él debe conocer al dedillo acostumbrado, como está, a llevar libros a sus debates y leerlos ante el gran jurado ya no moderadores, que irá creciendo hasta llegar a Mérida en donde habrá quinientos invitados en el auditorio del Mundo Maya, en donde tuve la fortuna de estar hace unos meses a lado del gran Armando Manzanero y del mejor letrista y escritor José Antonio Ceballos Rivas, mi hermano, sin vinculación alguna con el abyecto Diego... para evitar suspicacias desde ahora.

Mérida es plaza panista que está en manos del cacicazgo por obra y gracia del desinterés y una secuela de fraudes electorales que, durante la era cerverista prolongada por la nefasta ladrona Ivonne Ortega, se hicieron pan de todos los procesos. Pretender que el PRI salve la honra con la gubernatura de Yucatán es pretender despertar al Mayab dormido, a los miles de campesinos y gente de bien indispuesta por los abusos inmensos de quienes han dirigido, hacia el abismo, sus destinos, El ¡ya basta!, llegó al fin a una península pacífica pero en donde la dignidad pesa, y mucho, todavía. Llegó, pues, a hora del repudio al sistema, al PRI y al títere impuesto por la modelo de pijamas, Ivonne, de nombre Mauricio Sahuí, un pobre diablo.

Un mes se va más pronto que el paso de las golondrinas –las hay “yucatecas”-, en el adiós inevitable de un partido que pretendió apropiarse de los lemas de la Revolución y los traicionó todos, uno a uno. No se puede seguir fingiendo.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
27 Mayo 2018 04:00:00
» De los originales
Tal parece que para alcanzar la condición de presidenciable en el “igualitario” régimen federal en curso, esto es en pos de la nominación priísta a la Primera Magistratura, es necesario antes demostrar que la fidelidad es sólo hacia la suprema voluntad exhibiendo su repulsa a cualquier manifestación civil sin la concesión de la menor posibilidad de diálogo. Se simula sin gobernar; y se elevan las desigualdades a golpes de negligencia e insensibilidad. Tal parece la ruta trazada.

El primero en la lista de “presidenciables” fue, en su momento, Luis Videgaray Caso; y muy poco tardó el personaje en mostrar su verdadero perfil a costa de no prever –o disimularlo-, las condiciones del exterior y los bombardeos financieros de la Unión Europea y Wall Street. Nos quedamos al garete con un reducido poder adquisitivo, una moneda en caída libre y los precios del petróleo igualmente en el precipicio como nunca antes. Es significativo para demostrar el nivel de la descomposición actual subrayar que la macroeconomía –la de los grandes consorcios- está sana en la misma proporción que enferma el colectivo por sus ingresos a la baja hasta agotar, por ende, la capacidad de compra. Esto es como si se tratara de una nueva guerra de castas, pero ésta extendida a toda la República, con la finalidad de acercar al gobierno a los multimillonarios-cómplices al tiempo de golpear, severamente, a la sociedad en su conjunto.

No me imagino a un empobrecedor compitiendo, en los templetes, por la máxima posición ejecutiva del país. Y, desde luego, nadie desea retornar a los tiempos de Pedro Aspe Armella –bajo el régimen de carlos salinas-, cuando éste, titular de Hacienda entonces, definió a la pobreza como “un mito genial”; tal sentencia sirvió para que, una década después, los fox redujeran la miseria a base de modificar las mediciones de la misma: así quienes ganan más de un dólar al día no son considerados depauperados in extremis. Puras y reverendas...

simulaciones.

En la lista original seguía el subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda, quien fue derrotado cuando jugó por la alcaldía de Toluca bajo el dominio de Peña Nieto, uno de los personajes con mayor cercanía con el mexiquense gobernante. Al final de cuentas no dio la talla y quien creció fue su jefe, desdeñado en el arranque, Miguel Ángel Osorio Chong, ex gobernador de Hidalgo y tan oscuro como titular de Gobernación como lo fue como mandatario de su entidad rebosante de cacicazgos aldeanos.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
25 Mayo 2018 04:00:00
Simbiosis fatídica
Me preguntan, constantemente, por qué no me defino a favor de Andrés –ni lo haré-, si lo conozco tan bien, para aglutinar en torno a él a más mexicanos con la mirada puesta en 2018. Él se siente best-seller y aduce que vive de sus regalías, mintiendo acerca del tiraje de sus más recientes obras; dijo que se habían puesto en circulación sesenta mil volúmenes cuando solo fueron diez mil con escasa salida hasta hoy. De esto entiendo bastante porque llevo metido en este medio desde hace treinta y un años.

Pero, además, está rodeado de elementos que dan náuseas, como Manuel Bartlett, a quien en múltiples ocasiones, y de frente, he señalado como el autor intelectual del asesinato de mi padre en febrero de 1986, o de Pablo Salazar Mendiguchía, exgobernador de Chiapas, a quien combatí, cuando estaba en funciones, por sus arteros ataques a la libertad de expresión que culminaron con las muertes de Conrado de la Cruz y su hijo, directos que fueron de Cuarto Poder; él es el culpable de la tensión sin límite que los llevó al infarto, además de que el heredero sufrió vejaciones sin fin mientras estuvo preso, por delitos prefabricados, en El Amate donde el propio Pablo fue a dar cuando su sucesor Juan Sabines Guerrero se fajó los pantalones y ordenó su aprehensión; pero, antes de terminar su periodo, a Sabines se le doblaron las corvas y lo dejó salir bajo presión... ¡del PRI y de Pedro Joaquín Coldwell, mensajero de Peña Nieto!

Por cierto, para asegurar los amarres vergonzosos, Joaquín Coldwell, ahora secretario de Energía y afanoso defensor de las alzas a la gasolina, es medio hermano del “panista” y “perredista”, Carlos Joaquín González, actual mandatario de Quintana Roo. Una linda familia de caciques en una de las entidades jóvenes de la República e inventada por Luis Echeverría a cambio de golpear a Yucatán para trasladar a Cancún el turismo y fincar allá sus mejores propiedades. Dan asco.

Pese a lo anterior, y contando con mi resistencia, Andrés se acerca, cada vez más, a su soñadora presidencia de la República, si bien ya paseó la banda apócrifa durante seis años, bajo el nominativo de mandato legítimo. No puede negarse que no se observa en la perspectiva actual, dados la mediocridad de los postulantes de otros partidos, un líder capaz de contrarrestarlo y los caminos para los independientes han sido cerrados, de hecho, porque resulta más sencillo fundar un nuevo partido que lanzarse a la aventura presidencial sin amortiguadores.

Por ello, el incendio se avecina. Nadie creerá en una victoria del PRI a la que se señalará como fraudulenta –lo es ya-, sin remedio, y como polvorín para incendiar al centro del país, impedir la asunción del heredero no militante y cerrar al país, literalmente, como antes ocurrió en Coahuila, Michoacán, San Luis Potosí, Tabasco y Colima –en estas dos últimas debieron repetirse los comicios-. Sería fatídico y Andrés no tirará esta carta marcada.

Tiene la victoria en la mano, con o sin debates, queramos o no quienes conocemos sus defectos y a quienes le rodean, y cuantos apuestan a un colapso en su salud.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
24 Mayo 2018 04:00:00
Desafíos finales
No cambian los momios de los aspirantes a la Presidencia de la República. Ni los debates ni las acusaciones, ni los videos montados y editados a conveniencia por quienes son peores al personaje al que infaman, han podido trocar la voluntad de los mexicanos decididos, una vez más –la otra fue en 2000 cuando Ernesto Zedillo inclinó la cerviz ante Bill Clinton, el de los habanos de Mónica –lo puntualizo para subrayar la alta calidad moral del sujeto-, a modificar el establishment a través del voto masivo y aunque este no rebase el 50 por ciento para constituir mayoría absoluta.

Claro, por ello Margarita, la de la luna y las estrellas, no define si se queda paralizada como la última calderonista cuya ambición desbocada la perdió –quedando en veremos su pequeña venganza personal contra su marido, Felipe Calderón, quien, para disminuir la furia de la consorte agraviada, la apoyó financieramente-, y solo dejó regados 12 millones y medio de pesos –costo de su proselitismo barato-, aunque no aceptara, según dijo, financiamiento oficial. ¡Qué digna señora, claman los infelices apoyadores de oficio! ¡Qué enorme necedad señalan los medio-informados! ¡Qué barbarismo político gritamos todos!

Y los debates seguirán. Si se quedó “sin mujeres” la contienda presidencial, en la Ciudad de México hay cinco contendiendo por la jefatura, una de ellas de pavorosa incultura y sin partido cuya presencia como independencia nadie entiende ni conoce los orígenes de su absurda aspiración... salvo la de quitarnos tiempo con balbuceos y repeticiones además de sus lagunas mentales; otra, “la Puri”, por ahora entenada de Elba Esther y expareja de Raúl Salinas, solo se burlaba de ella y proponía ahorrar una millonada ¡en subastas eléctricas! Creo que se refería a los juegos mecánicos de Chapultepec.

Por lo demás, Mariana Boy, del Verde, cayó en la fosa de las osas imponiendo sus temas y Marco Rascón, Súper Barrio sin máscara, pretendió mediar y aburrió de lo lindo con tecnicismos. El otro masculino, según los registros, Mikel Arriola, que abandera al PRI pero, como Meade, se niega a ser miembro de este partido, logró un objetivo sedicente: enfrentar a las izquierdas –representadas por Claudia Sheinbaum y Alejandra Barrales-, para llenarlas de lodo sin que las señoras pudieran tener resquicio de defensa.

Pobres de los capitalinos o metropolitanos o citadinos –todavía nadie define el gentilicio-, que tendrán que ser gobernados por una de estas cinco mujeres o, en caso remoto, por alguno de los caballeros puestos en su nivel de comadres al mejor postor. Y pobres de los mexicanos todos que asistimos a la huida de Margarita –más por miedo a perder que por imposibilidad para ganar-, quien debió ponerse de acuerdo con su marido, el expresidente de la guerra enferma que ya cuesta casi 400 mil vidas –incluyendo a las víctimas del peñismo derechista y continuista-, para dejar de hacer el ridículo con su 2 por ciento de aprobación. ¡Perdón, era el 3 por cierto!

La verdadera miseria está en quienes no quieren ver porque han vendido a la mentira sus almas y sus conciencias.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
22 Mayo 2018 04:00:00
La Oficina Oval
Mucho se habló el pasado domingo del muro de la ignominia, del trato inhumano a los emigrantes –olvidándonos de la penurias de quienes vienen del sur y se encuentran con una aduana infestada de corruptos y malvivientes-, y el pobre desarrollo de las fronteras en tanto los mexicanos estemos condenados a maquilar y no a producir, como sucede al otro lado, bienes de primera necesidad.

No somos ni la sombra de las multinacionales que se expanden, con enorme rapidez, por nuestro territorio a cambio de que nuestros coterráneos son tratados casi como animales apenas cruzan las mojoneras intentando obtener salarios miserables, pero en dólares, con los que juntan las remesas enviadas a nuestro país –del orden de los 28 mil millones de dólares-, para “asegurar” la paz social.

Pese a lo anterior, abundan los prestanombres dispuestos a ceder la propiedad de sus compañías en crisis para ponerse a las órdenes de los grandes consorcios que nos hincan los dientes por la senda de los bancos, las minas, las telecomunicaciones y, por supuesto, el petróleo. Podríamos decir que somos rehenes de nuestras propias riquezas naturales que desatan las ambiciones ilimitadas de los foráneos y limitan la capacidad de producir para México y los intereses nacionales. Este es el meollo del drama.

Ante ello, era de vital importancia sopesar las posturas de los cuatro candidatos –más uno, el bárbaro-, a la Presidencia de la República, en cuanto a las relaciones bilaterales con el vecino complejo y ambicioso que no repara en ninguna huella conductora hacia la justicia social, el tema desterrado por razones de macroeconomía, y la equidad entre quienes trabajan y cuantos especulan y obtienen ganancias infinitas... e infames.

Tal es la razón por la cual, en nuestro suelo, las medicinas son las más caras del mundo. Fíjense: Las farmacias del “doctor Simi” –alguna vez candidato a la Presidencia, bajo el nombre de Víctor González Torres-, pueden resultar muy baratas en comparación con el valor de las medicinas en otros sitios y, pese a ello, han forjado una enorme fortuna gracias a los remanentes y los ahorros que devienen de producir algunos genéricos sin intermediarios.

Mientras, en el tema de la salud, millones de mexicanos están a expensas de los burdos desencuentros del poder y observan hasta el abandono de hospitales cuando se trata de condenar al régimen precedente de otro partido. No hay ambulancias, otras están en mal estado y algunas, de plano, permanecen inservibles desde hace años como muestra de la negligencia del Estado y la corrupción ingente.

Lo mismo sucede en el campo de las relaciones exteriores: Un país enfermo, el nuestro, quedó en manos de negociadores tramposos –y muy bien protegidos-, dispuestos a vender a su patria en barata a cambio de asegurar la riqueza de sus entornos familiares. La vileza ha sido tal que ahora se permiten condicionar a los aspirantes a la Presidencia para obligarlos a beber entre sus manos.

Esta pelea, desde hace tiempo, la tenemos perdida y no parece haber fórmula para recuperar la soberanía despilfarrada.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
20 Mayo 2018 04:00:00
El mundo nos rebasa
Por Holanda ya se tiene programado terminar con el consumo de combustible en el año 2025, dentro de nueve para ser preciso, a cambio de utilizar bicicletas con bandas y motores eléctricos, no contaminantes, para caminar con rapidez sin necesidad de gasolinas. Tal, por supuesto, les libraría de la dependencia del petróleo y provocaría, de extenderse como se espera esta medida a otras naciones de Europa, una tremenda, irreversible, caída en los precios del crudo, cuando así convenga a la nación con mayores reservas en el mundo: los Estados Unidos a menos que, lo dudamos, se imponga la Unión Europea a los multimillonarios norteamericanos que se alegraron por la llegada del “pato” Donald Trump a la Casa Blanca. Y ahora desea comprar el premio Nobel de la Paz que se empequeñecería.

Mientras, en Alemania se esmeran en edificar grandes zonas para captar la energía solar como sucedánea de la eléctrica y así cubrir sus necesidades, de la manera más natural, sin requerir de enormes inversiones y sus secuelas, desde la peligrosa construcción de plantas nucleares –la solución ideal para los estadounidenses-, termoeléctricas o hidroeléctricas, como la mayor parte de las nuestras que aprovechan la fuerza del agua mientras ésta no se acabe por los predadores urbanos y el colapso en cuanto a la creciente demanda del líquido en la macrópolis llamada ciudad de México que absorbe cuanto necesita el campo para sobrevivir sin haberse logrado la cultura necesaria para evitar el diario desperdicio.

¿Cuántos de ustedes, amables lectores, suelen detener su andar, siempre apresurado, cuando observan cómo las mangueras de algunos jardineros están inútilmente abiertas hasta anegar las banquetas? ¿Les recaman por ello o simplemente toleran lo abusos, descendiendo al arroyo, con los consiguientes riesgos, sin chistar? Por aquí debería comenzar, por ejemplo, nuestra #cerocobardía. Por desgracia, nos hacemos los tuertos y seguimos sin denunciar estas anomalías que trastornan, en mucho, la vida de la ciudad y nuestra propia existencia. Ya es hora de ser congruentes con nuestros deberes colectivos.

Lo mismo va para quienes, abusivos, sacan a tres o cuatro perros a pasear, además de cuantos son contratados ex professo para ello, y ganan los espacios dedicados a los niños cuyas cuidadores temen dejarlos corretear ante la mirada y los “jugueteos” de los animales. No son pocos los casos de criaturas, y de personas mayores, brutalmente lastimadas por la prepotencia y negligencia de los amos de las mascotas de razas agresivas a los que sueltan sin siquiera un bozal –dicho de otra manera: El cautiverio al que las someten tiene enormes inconvenientes como el descrito cuyo parangón sería el del hollywoodense Hanibal-, o el menor cuidado para los demás, tantas veces acosados.

Me enfada, y mucho, que habiendo espacios propios para pasear a los perros no se respeten las sendas y los parques en los cuales se prohíbe la presencia de animales –salvo las curiosas ardillas que liberan de predadores las zonas de recreo-, y he debido sostener serias discusiones con los prepotentes que se creen dueños de la ciudad; algunos de quienes se ejercitan por la mañana han dado cuenta frecuente de estos abusadores con escasa fortuna y no son pocos aquellos que logran mantener su conducta ilegal a costa de distribuir mordidas... ¡y denunciar a los ofendidos! No he llegado a este extremo pero sí, casi, a los empellones y los insultos de los “amos” impetuosos cuya egolatría es tanta que requieren rodearse de perritos al estilo de Hitler.

Y vamos a escuchar el segundo “debate” con todo y las comparsas.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
18 Mayo 2018 04:00:00
Trump en el debate
El próximo domingo 20, en la Universidad de Baja California, en Tijuana –una sede significativa por sus alcances fronterizos y por haber sido la última escala de Luis Donaldo Colosio hace casi un cuarto de siglo-, se verificará el segundo debate, ahora sobre temas específicos y, supuestamente, dando cauce a algunas preguntas de los cincuenta invitados escogidos por el racista consejero presidente del INE; la imparcialidad, claro, no está garantizada y, de nuevo, Andrés será el eje rotatorio aun cuando las torpes encuestas señalan un alza importante de Ricardo Anaya Cortés –la misma estrategia usada por calderón hace doce años-, para dar la impresión de que puede alcanzar y rebasar al puntero.

Solo que ahora los temas serán más específicos: Política exterior, fronteras y migrantes, lo que se antojaría, en circunstancias normales, para ponderar la unidad, en defensa de la soberanía nacional, de los cuatro aspirantes más uno totalmente desquiciado destinado a volver a la gubernatura de Nuevo León. Esto es, dos tramposos –con Margarita-, en supuestamente condición de independientes, y tres representantes de coaliciones de tres partidos –agua y aceite-, indefinibles por las contradicciones mismas de sus alianzas de la derecha con la izquierda y viceversa.

En estas condiciones, es claro que apostarle a la demagogia sería exitoso. Ninguno se atreverá a decir que comulga con Trump, el protagonista ausente, en sus locuras del muro y de cerrar fronteras a todos los extranjeros... salvo a inversionistas de la talla de Carlos Slim Helú de quien fue empleado el hoy huésped de la Casa Blanca. Más bien, matizarán, hasta donde les sea posible, sus propias posturas y arreglos a lo largo de la primera mitad de una campaña de descalificaciones sin fin en la que se pretende ver a los periodistas dando vueltas como pollos rostizados. Me río de los politicastros que lo pretenden.

Pero, ¿cuál será el mensaje para Trump, a sabiendas de la indiscutible influencia de la Casa Blanca en los comicios, tal y como lo solicitaron los priístas aberrantes, entre tales Claudia Ruiz Massieu ahora cesada como secretaria general del partido otrora invencible? ¿Y el tono? Será todavía más difícil para Andrés quien festinó su reunión con Larry Fink, presidente de BlackRock, la gestora de inversiones más poderosa en el mundo, en medio de la polémica sobre su propuesta para la licitación, hacia capitales privados, del conflictivo nuevo aeropuerto de la Ciudad de México; esto es, el problema no es el terreno lacustre sino solo la cuestión monetaria según se desprende de la nueva actitud del favorito para ganar la justa del primero de julio.

Sí, han cambado mucho. No me habría imaginado que Andrés volviera la cara hacia los empresarios que lo ofendieron y les tendiera la mano; ni que Anaya encabezara el linchamiento contra peña aunque ahora hable de iniciar los debidos procesos “sin intocables” –lo mismo que ofreció el actual mandatario en su momento-; tampoco, en fin, que Meade defendiera con tanto ahínco a un partido, el PRI, pero sin tenerle la confianza necesaria como para afiliarse al mismo.

Por fortuna, las perogrulladas están llegando a su fin.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
17 Mayo 2018 04:00:00
De la incongruencia
Van y vienen los candidatos en la antesala de su segundo debate, el martes 22 en la Universidad Autónoma de Baja California –centrado en la política exterior, las fronteras y los migrantes-, y ni uno solo de ellos se anima a responder las cuestiones centrales que la ciudadanía exige: La violencia de Estado, los nexos con el narcotráfico, la excesiva apertura a las multinacionales explotadoras y la creciente miseria de la mayor parte de los mexicanos como consecuencia de la corrupción, la pésima administración y las canonjías a los empresarios-cómplices, como Claudio X. González y otros más que suelen meterse a la bolsa a los presidentes en ejercicio sin importar filiaciones ni, mucho menos, ideologías.

Pero también hay otras interrogantes tabúes. José Antonio Meade, quien cada vez se observa más incómodo en su papel de seguro perdedor, no se atreve a explicar cómo el abanderado del PRI a la Presidencia tiene severas reservas para afiliarse al partido que representa y, peor aún, ni siquiera aprovecha su condición de “no militante” para deslindarse de la figura de Peña Nieto a quien observa como “un hombre honrado” en medio de las burlas de la mayor parte del electorado. Ni milita ni se deslinda, en una ambigua situación que plantea, per se, su inminente fracaso.

Por su parte, Ricardo Anaya Cortés, sigue en su empeño de defender lo indefendible como son los casos de los Yunes en Yuneslandia y de la consorte Martha Érika Alonso de Moreno Valle en Puebla, a quien ha alzado las manos de manera reiterada sin reconocer el grave error derivado de sus simpatía por una cáfila de maleantes y por una dama que sólo aspira a ser un florero más del ex gobernador de la “ley bala”, autoritario y millonario con una familia priísta tocándole los talones... y otras cosas.

Tampoco Andrés, el favorito para ganar las elecciones si no se atraviesa la sombra negra del fraude lo que sería una catástrofe social y política estruendosa, se atreve a deslindarse de los muchos ex priístas que le acompañan, desde el miserable Manuel Bartlett hasta sus recientes adquisiciones como “Napito” Gómez Urrutia, Esteban Moctezuma Barragán –cuyos hermanos son morenistas y uno de ellos incluso delegado de Azcapotzalco-, Alfonso Durazo y el propio Marcelo Ebrard; además están los expanistas Alfonso Romo, Germán Martínez, Manuel Espino –estos dos expresidentes del PAN nacional-, Gabriela Cuevas... y la rebelde Tatiana Clouthier quien desde el asesinato –no accidente- de su padre, el gran Maquío, no cesó de culpar a la dirigencia de Acción Nacional por su complacencia; así me lo dijo desde sus días de estudiante en el grupo “Gente Nueva” del Tec de Monterrey.

El gobierno no puede ejerceré por una persona, a menos de que se postule una dictadura feroz al estilo de las peores –citemos a Franco, Pinochet y Perón para no hablar de Cuba y Venezuela-, sino por un conjunto homogéneo de personajes que tiendan hacia una misma perspectiva de acciones. Y es por ello tan preocupante la arribazón de algunos elementos descalificados a la opción posiblemente ganadora.

No queremos la autocracia como salida; ni las medias verdades como la zigzagueante postura frente a la obra del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México.

Midamos, todos, las consecuencias.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
15 Mayo 2018 04:00:00
¿Alguien se acuerda?
Recuerdo que, hace algo así como una década, los exalumnos del Instituto México con los viejos maestros supervivientes de nuestra generación, nos enteramos que uno de ellos atesoraba los mejores trabajos sobre el mártir Madero y su sacrificio. Entre ellos, destacó el realizado por el escolapio Porfirio Muñoz Ledo que, de hecho, había basado su escrito en la obra de Alfonso Taracena, impresionando con ello al mentor quien le auguró un futuro promisorio... como fue el caso al convertirse, como él presumía, en el “Churchill mexicano” por aquello de haber pasado por casi todos los partidos políticos registrados.

Pese a sus atributos culturales –era difícil ganarle una discusión por la catarata de datos y citas atesoradas en su cerebro educado-, no pudo sentarse en la célebre silla del águila –alguna vez este referente sirvió para un libro de un altísimo autor nacional y mi editor, Rogelio Carvajal, me halagó al decirme que con ello me había rendido un homenaje por referirse a la clase política en términos semejantes a los míos-; eso sí, fue candidato a gobernador por Guanajuato en la sucia elección de 1991 en la cual Vicente Fox fue víctima de un fraude escandaloso solucionado con la defenestración pública del priísta Ramón Aguirre Velázquez, víctima de la venganza camuflada de Carlos Salinas, el señor de las tinieblas.

Pero hoy es día de hablar de nuestros maestros. ¿Cuántos de nosotros los recuerdan, no solo por sus nombres sino por la entrega mostrada a sus “rehenes” escolares? ¿Acaso, cada año, les mandamos aunque sea un kilo de aguacates, de esos muy caros, para reemplazar a la manzana del cuento? ¿O dejamos correr la fecha y los años hasta cuando se nos ocurre preguntar si todavía vive? En este último caso, estamos la mayor parte de quienes pasamos por las aulas –y no de refilón como algunos candidatos a la Primera Magistratura-, y pudimos conducir nuestro destino sin caer en la media de la miseria, a veces en el filo pero siempre con capacidad para no sucumbir, mucho menos cuando las herencias son cuantiosas –no fue mi caso-, y les permiten especular de lo lindo hasta forjar fortunas importantes bien blindadas hasta para tres o cuatro generaciones más, muchas de ellas estarán acaso rebosantes de “ninis”, cuya prepotencia irá a la par con su profunda mediocridad intelectual. Ya lo sentimos desde ahora.

Quién recuerda a sus profesores –en mi librero personal están todas las “memorias” editadas de la primaria, secundaria y preparatoria y, de vez en cuando, las repaso-, es porque tiene buenos cimientos y firmes ideales; cuantos los ignoran y descalifican, sobre todo cuando luchan por sus derechos y en pro de mejorar la educación, no son dignos siquiera de los títulos universitarios que ostentan y presumen, con rabiosa impertinencia: “esos maestritos son puros muertos de hambre”.

Y puede que no sean ricos ni aspiren a figurar en las malolientes relatorías de Forbes, pero permanecen en nosotros porque sus existencias modestas –nunca “muertos de hambre”, ególatras ladrones-, son signo de honestidad y de pasión por el trabajo más apasionante que existe: a formación del futuro de México.

Gracias, por ello, a quienes me encaminaron y cuyos nombres no se han quedado en las esquelas; los llevo dentro de mi espíritu batallador.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
13 Mayo 2018 04:00:00
Senda de perdición
Hoy, las lesiones de la conciencia son otras. Si ayer se hablaba de la lujuria –ahora es un placer considerado legal y hasta necesario- hoy puede hablarse de la depravación hasta su último nivel en el cual cohabitan todo tipo de perversiones bajo el falaz argumento de que todos podemos hacer con nuestro “cuerpo” cuanto queramos, incluso incinerarlo como los otrora extremistas cuyas vidas cobraban forma con sus muertes.

¿Pereza? Muy superada ya por los miembros del Gabinete aunque ahora la nombramos negligencia, extrema en todos los casos, sobre todo cuando llegan retrasados a las grandes catástrofes o ni siquiera se asoman a ellas. El señor De La Madrid, situado ahora en el inframundo, no supo cómo reaccionar tras los sismos devastadores de 1985 y su criminal ausencia no puede ni siquiera cuantificarse en víctimas; los Fox, como sabemos, no tuvieron arrestos siquiera para presentarse en Pasta de Conchos, Coahuila –subrayo el nombre de las entidades con la esperanza de que alguien se los lea al mandatario federal en funciones-, en febrero de 2006, donde murieron calcinados, casi al instante, 65 mineros víctimas de temperaturas superiores a las de los crematorios y engañando a los familiares sobre la posibilidad de hallarlos con vidas durante varios días; ni qué decir de los Calderón, ella y él naturalmente –igual que Marta y Vicente, Felipe y Margarita quien pretende ser presidente, infectada lejanamente por el síndrome Hillary-, cuya apatía fue notable en torno a uno de los mayores dramas que recordamos: El incendio de la guardería ABC de Hermosillo en donde perdieron la vida cuarenta y nueve bebés y cuya concesión encabezaba Altagracia Gómez del Campo, prima de Margarita, la postulante, quien la protegió bajo el peso de la impunidad presidencial.

Si me hablan de la gula señalo, de inmediato, a Agustín Carstens Carstens –quien no está enfermo de la tiroides sino su volumen se debe a la glotonería-, quien contaba otrora en el Banco de México, en frente de los pobres, los dólares administrados como si se tratara de un cajero. Pero no deja de comer en espléndidos festines pantagruélicos, como sello de la casa. El viejo pecado ahora posee a los sibaritas quienes se acogen al término “gourmets”.

La envidia nos ha llevado al odio hacia cuanto se tiene fuera del alcance. Algunos misántropos, como los verdes con todo y la jauría de los “charritos” de plata –o churreros como me indicaron los verdaderos charros mexicanos quienes insisten en que para serlo se requiere un poco de gallardía-, proponen que los animales deben ser tratados como superiores en la escala zootécnica porque entre los seres humanos hay demasiado pederastas, por ejemplo, o sinvergüenzas como los del PRI... al que se aliaron para conservar un estatus que no merecen. La envida es ahora intolerancia.

Y en cuanto a la avaricia los prevaricadores del gobierno han roto los límites. JAMÁS había sido tan notoria la desvergüenza de la clase gobernante ni su insistencia en seguir cometiendo el delirio ansioso de la posesión de bienes muebles e inmuebles como signo de estatus. Nos están robando a manos llenas y no parece existir una fórmula para detener la cruzada, no contra el hambre sino a favor de la especulación miserable con el estímulo de los consorcios trasnacionales que mandan. De otra manera, como mínimo, se habrían confiscado las casitas blancas, supuestamente en donde fundó su nido la gaviota, o las mansiones de Videgaray, Murat, Osorio Chong y toda una parvada de delincuentes peñistas.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
11 Mayo 2018 04:00:00
Peor que el pasado
Hasta hace unos años, por lo general, estaba muy mal visto el nepotismo y era motivo de recriminación permanente por parte de una oposición farisea; salvo unas cuantas excepciones, como las de los hijos de los presidentes Lázaro Cárdenas y Miguel Alemán, recrudecidas con José López Portillo y sus “orgullos”, la tendencia era evitar la instalación de clanes substitutos de los viejos cacicazgos que habían puesto en jaque a la posrevolución.

Ahora las cosas han cambiado y casi se exige un linaje –el pedigrí político-, para garantizar las carreras de la infamia dentro del sector gubernamental. Y no es todo: Entre la nueva aristocracia mexicana se teme cualquier modificación a las líneas trazadas de antemano bajo el argumento de que solo un pequeño grupo de autócratas tiene capacidad para gobernar a un país tan extenso y plural como el nuestro. Falacias al calor de los peculados ilimitados y las alianzas soterradas con el crimen organizado, dominador, en buena parte, del territorio nacional.

En una de sus escasas apariciones públicas –una por día cuando más-, el señor Peña Nieto, cruce de dos cacicazgos mexiquenses, aseveró que la violencia “del pasado” estaba “reavivándose” advirtiendo a los gobernadores que suyas eran las facultades para proceder y limitando los apoyos federales de seguridad a la condición de subsidiaria y temporal. Lo contrario a lo expuesto en la ley en curso sobre el tema y a la creación de la pomposa Gendarmería Nacional, brillante idea del general colombiano Óscar Naranjo Trujillo, quien presumía con haber acabado con la guerrilla de su país. Ahora, Andrés propone una “guardia nacional”, con ascendencia digamos más mexicana. Lo mismo, en el fondo.

No hubo un solo gobernador, ni siquiera el entonces jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, que alzara la voz y recriminara al mandatario federal sus lineamientos falsarios y torpes. Mancera, sencillamente, asumió la presidencia del Consejo Nacional de Gobernadores (Conago), saludó fríamente a Peña y se dejó llevar por los halagos inducidos que tienden, por supuesto, a dividir más a la izquierda con la exaltación de un personaje que ni siquiera ha definido su militancia perredista, pero bien sabe para qué es utilizado.

Hay más violencia porque la actividad de los cárteles, alentada desde los Estados Unidos para desestabilizar al país, es mayor cerca de los comicios del muy próximo 4 de junio con ambiguas posibilidades del priísmo repudiado, en general, pero dispuesto a no ceder territorio, mucho menos a la izquierda como podría ocurrir en el Estado de México, pero tampoco a la derecha, en curso en Nayarit y Coahuila, con el basamento de derrotar, precisamente, a algunos de los peores capos políticos, los Moreira y Roberto Sandoval Castañeda.

No es casualidad lo que está pasando sino solo el reflejo de una honda contaminación de la cual es difícil alejarse cuando se pertenece a los grupos políticos.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
10 Mayo 2018 04:00:00
Partidos sin fondo
Esta campaña ha exhibido la pobreza de la partidocracia, sin ideologías pero cargadas las instituciones de una lacerante sed negociadora, chantajista, dependiente del presidente de la República aunque este carezca de autoridad moral y liderazgo para salir airoso de las múltiples acusaciones, denuncias y demandas en su contra. Pareciera que la clase política vive en un mundo distante en donde los sufrimientos se sirven en bandejas con caviar y champaña.

Estos días serán recordados, sin duda, como el fin del priísmo. La refundación, por la que abogó desde 1994, nada menos, Luis Donaldo Colosio, se hace indispensable para aglutinar a quienes se han quedado al aire, menospreciados como militantes, arrinconados como seres humanos y sin banderas sociales a las que defender como lo hicieron los creadores del PNR callista o del PRM de Lázaro Cárdenas, a quien tanto reverencia Andrés acaso sin conocer la historia de este y sus grandes errores como, por ejemplo, haber incorporado a su gabinete al temible tabasqueño, Tomás Garrido Canabal, “enemigo personal de Dios” como se presentaba, creador de las “camisas rojas” capaces de acribillar a los feligreses desarmados en Coyoacán para deshonra del ateísmo de Estado que luego confluyó al necesario laicismo al amparo de la separación entre el Estado y la Iglesia siguiendo a las Leyes de Reforma.

¡Qué vergüenza infinita deben haber sentido los viejos priístas, unos cuantos de ellos decentes, al corroborar cómo se reemplazó al iraní Enrique Ochoa Reza –acaso el peor, por torpe y tonto, de cuantos dirigentes nacionales ha tenido el Revolucionario Institucional-, con René Juárez Cisneros, el exgobernador de Guerrero quien jamás pudo sacudirse, y esto preocupa, el calificativo de usurpador al haberse impuesto, muy a la mala, al perredista Félix Salgado Macedonio, ahora candidato al Senado por Morena en plena eclosión de divisiones

La señal es clara: el fraude como única salida posible para resucitar al muerto, el PRI, y tratar de hacerlo revolotear por las casillas del desorden, aquellas en las que MORENA no logrará tener representación –como en el Estado de México el año pasado donde se dejaron de cubrir tres de cada diez mesas electorales en las que perdió en todas-, para hacer que voten hasta los difuntos o, como en el Bajío, los que están en la pizca en los ranchos de sur estadounidense y dejaron sus credenciales a sus mujeres para la subasta anual acostumbrada. Ni un solo paso adelante, todos hacia atrás como los cangrejos.

Por tanto, las campanas doblan por ti, José Antonio Meade, sobre todo por tu incapacidad para explicar por qué, si no eres priísta, que te mueve a permanecer supuestamente ajeno al partido oficial pero sometido a sus líneas. Es una condición sin excusa posible, penosa, cuya carga no solo la llevarás tú sin tus descendientes, cualquiera que se apellide Meade, a lo largo de un país que no podrá perdonarte y que exige, como primer referente de cambio, la cabeza del presidente en funciones para saber que, ahora sí, los derroteros serán otros y no los de la fútil entrega al establishment con perdones adelantados que solo encienden las hogueras... y las alarmas.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
08 Mayo 2018 04:00:00
Miedo a gobernar
“Se puede gobernar de todas maneras, menos con miedo”, clamó el gobernador de Yucatán, en febrero de 1970, tomándole el pulso a los empresarios cerveceros, muy fuertes en la región y a los tratantes de blancas –y morenas- asentados en el sur de la entonces “ciudad blanca”; una semana después ordenó cerrar la llamada “zona roja”, foco de lupanares a donde la policía ni siquiera entraba. Y, entonces, los ricachones amorales entendieron e iniciaron una campaña feroz de desprestigio que acabó rodando por los suelos como ocurre, tarde o temprano, con todas las miserias del espíritu.

Quienes no comprendieron la lección son aquellos que, desde el echeverriato, buscan la complicidad como modus operandis al estilo del “negro” Carlos Sansores Pérez, de Campeche, padre de Layla, la ahora fogosa legisladora y defensora de MORENA como antes lo fue de otros partidos: No es extraño buscar destacar con altisonancias, a veces justificadas, en el entramado político cuyas formalidades han ido cediendo para convertir a las asambleas federales y locales en verdaderos palenques en donde NO sobran las apuestas venales ni los soterrados acuerdos en pro de las alianzas turbias.

En la perspectiva actual se tiene miedo a gobernar y esto se nota, no sólo por la declinación física del mandatario empeñado en hundirse más cada día, sino en la incapacidad aparente de los funcionarios para sofocar los fuegos que ellos mismos prenden y también a lo largo del pantano de la sucesión como Meade en calidad de náufrago; de ésta no se levanta. Digamos que en los estados muy próximos a renovar gubernaturas, donde las encuestas dan formalmente empates técnicos para no definir la contienda antes de tiempo a favor de las oposiciones, la insolencia priísta puede poner en jaque al país entero. Y esto ya lo meditan los agoreros de la desventura situados en el confort de Los Pinos.

Bien se sabe que, en el panorama actual, los fraudes en gestación, conllevan el tremendo riesgo de diversos estallidos multiformes, desde las marchas violentas hasta bloqueos de rúas y centros de poder como cuando en Michoacán o San Luis Potosí nunca dejaron entrar a los mandatarios usurpadores hasta que la justicia cedió ante la fuerza de la unidad y de la soberanía popular. En este punto, 1991, fue cuando inició la caída del PRI que se consumaría nueve años después si bien el retorno, en 2012, fue para recular sobre el tremendo error de confluir hacia una derecha convenenciera, gritona e incapaz de gobernar. Me pregunto si la izquierda será igual en caso de una victoria general en 2018 o si permanecerá pastueña –como en 2012-, de producirse un nuevo golpe de Estado falsamente electoral. Está en la picota.

Y es a eso a lo que tienen miedo los habitantes del Versalles mexicano, Los Pinos, amurallado y rodeado de militares como si se tratara de un narco-Estado -¿lo es?-, en la pequeña línea que separa a la evolución política de la autocracia formal. Continuaremos.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
06 Mayo 2018 04:00:00
Bartlett escurridizo
Solo nos falta que los médicos estadounidenses, preocupados por la endeble salud del señor Peña Nieto -¡qué bajo ha caído y no sólo en cuanto a la aceptación ciudadana!-, gestionen ante Interpol la “sustracción” del mismo para que sea internado en uno de los enormes centros médicos de Houston, Texas –debe ser allí para que, en tanto, su mujer pasee por las célebres “galerías” de la ciudad-, y le sea implantado un nuevo “chip” que responda automáticamente a las órdenes del Pentágono que, por supuesto, ha rebasado igualmente a “pato” Donald Trump, huésped perentorio de la Casa Blanca en donde hasta sus voceros ya se deslindan del jefe del Estado.

Es, sin duda, el siguiente paso. Hace años, cuando el represor y desalmado Manuel Bartlett se encontraba al frente del desgobernado estado de Puebla -¡pobre entidad, de verdad, con lo “chula” que es!-, sugerí en una de mis novelas, “Alcobas de Palacio”, que el mandatario estatal era objeto de un operativo estadounidense, DEA de por medio, para ser llevado a juicio a la fuerza. No era mi intención, desde luego, que se produjera una invasión de este calibre sino una solución ficticia para explicar la vulnerabilidad de nuestro gobierno ante el gran gigante de nuestro tiempo, terco en volcar sus culpas hacia los débiles sin explicar cómo es que los “padrinos” de allá, con vínculos con el Capitolio, jamás son molestados por los órganos judiciales.

Me resultó especialmente extraño que Antonio Gárate Bustamante, quien perteneció al grupo “Leyenda” de la DEA comandado por Hector Berreyes, me telefoneara desde Los Ángeles en una comunicación “de tres líneas”, esto es con Berreyes en la tercera, para decirme:

--¡No sabe usted cuántas veces hemos pensado en ello! Pero nos detienen los de Washington porque quieren evitar un conflicto diplomático con México que reventaría en la ONU. Pero no hemos desechado la idea.

Meses después, en entrevista con la conductora Flor Berenguer, gran amiga por ahora en retiro, esta le preguntó al poblano-tabasqueño si tenía conocimiento acerca de que no podría entrar a los Estados Unidos; el cínico, sin el menor pudor, le respondió:

--Bueno, entrar sí puedo. Lo difícil, en todo caso, es que me dejen salir de allí. ¿Para qué me arriesgo?

Y este tipejo forma parte hoy del equipo selecto de Andrés, en la Cámara de Senadores con un falso cariz de izquierdista que le permite contar con fuero constitucional y evitarse así las sorpresas de los “operativos” yanquis. ¿Vale la pena, señor López Obrador, ensuciarse la conciencia y las manos por alguien de tan nefastos antecedentes, sentenciado ya por la historia como defraudador electoral, asesino de líderes de opinión y perverso hasta los más íntimo de su ser?.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
04 Mayo 2018 04:00:00
Democracia del silencio
La vida de un periodista, por ejemplo la del colega asesinado Javier Valdez Cárdenas en Sinaloa, vale una pistola con cachas blancas; hace años, al principal matón del cacique de la Huasteca, Gonzalo N. Santos, le apodaban “Mano Negra” –su nombre era Agustín Ojeda quien se hacía pasar como capitán-, por un ritual singular: se colocaba un guante oscuro a la hora de ejecutar a quien su patrón le decía arrojando el cadáver de la víctima “nunca a menos de cincuenta metros de la carretera”.

Santos fue quien integró el némesis de la moral política:

“La moral es un árbol que da moras”.

Y después su especial letanía:

“Mujer coqueta tira a puta;

Caballo manso tira a penco;

Hombre bueno tira a pendejo;

En política, la moral vale para pura madre”.

Su epitafio resumió su pensamiento: “primero muerto que cansado”. Lo mismo ahora con los caciquitos que quieren imponer a su hijo como sucesor en el gobierno de Veracruz, Yunes Linares, o a sus servidores, en el caso de Yucatán con la negociadora y modelo de pijama Ivonne Ortega Pacheco, conocida en Mérida como “la asesina” por haber dejado sin instrumentales los hospitales de Ticul y Tekax, entre otros, causando las muertes de decenas de yucatecos. Lo de siempre: no quiso darle importancia a las obras de los gobiernos panistas y, sencillamente, las abandonó. Maldita partidocracia.

Así y todo, quieren darle a semejantes sujetos, el hijo de Yunes y el putativo de Ivonne, el favor de una elección amañada –lo mismo en Veracruz y Yucatán; también en Puebla con la esposa del nefasto Rafael Moreno Valle, el exgobernador bala, Martha Érika Alonso Hidalgo-, para combinarla con la presidencial en el entendido, en cada una de estas entidades, de que están listas sus autoridades a convertirlas en modernos laboratorios para la conversión fantasmal de sufragios a espadas de la voluntad colectiva.

Así se hizo en 2006 y ello dio lugar a la usurpación de Calderón y la asunción de sus falderillos, amén de la nefasta presencia del catalán Antonio Solá –el del “peigro para México”-, quien ahora quiere colocarse con Andrés para seguirse enriqueciendo a expensas de los dineros para el proselitismo. Es una verdadera industria de vividores.

Y esta es nuestra supuesta democracia. Pero, entiéndase, la sociedad está más madura y mejor comunicada por las redes sociales pese a los riesgos que entraña el manejo irresponsable de las mismas. Lo cierto es que, por cuanto he apuntado y escuchado, la sociedad no soportaría una parodia como la del 2012 –bonos y despensas-, ni un atraco en despoblado como en 2006. Y esto puede marcar la diferencia más allá de fanatismos e idolatrías.

Apunte personal: tengo la impronta de que no votaré por quién ganará las elecciones; pero defenderé su victoria hasta con la vida misma.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
03 Mayo 2018 04:00:00
Puro estiércol
No entienden. Llenan todos los espacios con autoelogios y censuras, las más aviesas, contra sus adversarios, esto es como si estos, todos, atesoraran todos los males de un país saqueado bajo la ceguera de la demagogia y la ambición sin límite de la moderna aristocracia. Son intensos los ladridos y las justificaciones, los arrebatos y el empeño a cruzar encuestas –cada una diferente a la otra, en donde se asume en las más que el líder de la justa va perdiendo puntos a favor de Meade y Anaya-, extendiendo la confusión y el desaliento... como si los votos y ni siquiera contaran. Igual que en 2006.

Por desgracia, Andrés ya cayó en la trampa al divulgar que en sus sondeos se mantiene 20 o más puntos arriba cuando en ningún otro ejercicio –obviamente al gusto de quien lo paga-, obtiene una ventaja tan alta e inalcanzable; pero sucede que, en las redes sociales, los números a su favor son más aplastantes sea porque sus “bots” son más efectivos o porque, sencillamente, reflejan el sentir de los mexicanos rebosantes de rencor social ante la descarada impudicia política y las tendencias, en apariencia irreversible, hacia la consumación de un fraude que no sería tan sencillo superar, como hace doce o veinticuatro años, en medio de escándalos que determinaron la usurpación mientras el fuego de la ira se apagó lentamente.

Personalmente creí, entonces, que calderón, en 2006, no podría gobernar; y ahora su esposa intenta una reelección pasándose de un extremo a otro de la cama presidencial. También esperé más atrás, en 1988, que Salinas no podría superar el odio ni el abuso de la confianza popular; y esta es la hora en la cual el sujeto, jefe de los jefes de la clase política, seguiría teniendo una influencia tal que de él surgió la idea de fusionar candidaturas –del PRI y el PAN y sus acompañantes-, para evitar, a toda costa la llegada de la izquierda al poder, o de parte de ella porque un sector prefirió mancharse con el azul de la derecha en plena regresión histórica.

Entre el primero y el segundo debate se marcarán, como está ocurriendo ahora, las diferencias. No hubo el daño previsto contra Andrés ni quien se dice vencedor, el joven maravilla Anaya logró despegar cuanto suponía pese a sus discursos impregnados de optimismo en pleno arrabal de demagogia extrema. Pero, sin duda, Andrés ya tropezó con sus propias palabras, al igual que hace doce años: Admitió la validez de una encuesta que le da veinte puntos de ventaja; y, como es lógico, al derruirse artificialmente el hándicap tendrá poco espacio para quejarse de que, de pronto, lo alcancen su o sus adversarios más cercanos de acuerdo a los intereses de los usureros de la clase política que delimitan al establishment.

De que harán los miserables cuánto esté en sus manos para realizar un fraude, no me queda duda alguna, comenzando con la oficiosa guerra entre el INE y el Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal que compromete, seriamente, el veredicto final. Lo que asuma el INE la noche del primero de julio –salvo la estupidez de un empate técnico como hace doce años, podría tirarse abajo con el “inatacable” Tribunal de marras. Estamos dentro de un berenjenal.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
29 Abril 2018 04:00:00
» Nunca preparados
Suele sucedernos que nuestro gobierno jamás se prepara para afrontar lo inminente, distraído con frecuencia con los fastos, aniversarios y, sobre todo, las campañas. Especialmente, la administración de Calderón se tropezó con el bicentenario de la Independencia –celebrada en petí comité con un zócalo medio lleno de panistas controlables-, y el centenario de una Revolución que el PAN, en posesión entonces del Palacio Nacional, hubiera querido evitar para ser congruente, al menos, con su propio hito; recuérdese las tantas veces que los fundadores de este partido señalaron a “la bola”, despectivamente, por cuanto consideraban que un hato de asesinos, matándose entre sí, habían generado el movimiento. De plano, se burlaban de los héroes cívicos y solo se quedaban con Madero, acaso por su perfil de burgués adinerado aunque poco decían sobre un hecho incontrovertible: Lo dejó todo, sin recibir nada a cambio... salvo la muerte a traición. Una diferencia, por supuesto, sustantiva.

El farsante calderón tuvo suerte. No hubo incidente alguno que impidiera las fiestas aristocráticas en Palacio, con el espíritu de Don Porfirio presente, pese a la imagen de un México atenaceado por la violencia que el propio gobierno ha dado en mostrar al mundo... para abaratar al país y llenarlo de inversionistas foráneos poco escrupulosos y expertos en ganar capitales en un santiamén. De allí, claro, el curso de la reconquista desde España y el avance de las multinacionales entrelazadas con algunas de las principales mafias que azotan el territorio nacional. Todo va de la mano aún cuando se intente disimularlo

Tiene fama nuestro gobierno de llegar siempre tarde. Así nos pasa, sobre todo, en materia de prevención. Ahora mismo, por ejemplo, inmersos en las campañas comiciales que, hasta el momento, poco han aportado para inventarnos una nueva ruta hacia el desarrollo con justicia, no hemos puesto atención suficiente al tsunami que nos llega de Europa con posibles efectos explosivos en el segundo semestre de este mismo año. Nuestro principal riesgo es que los bancos de origen hispano, BBVA-Bancomer y Santander, se cubran las espaldas con las divisas que circulan en México, como ya lo hicieron en 2008 cuando reconocieron que casi la mitad de sus utilidades habían procedido de nuestro país... y bien sabemos que nunca dicen la verdad completa, solo a medias. Y el gabinete de Peña...

ahorrando centavos para el INE.

El hecho es que la recesión cunde en la península ibérica y pone en jaque al gobierno de Mariano Rajoy Brey, franquista de cepa, quien se entretiene rescatando a los bancos con problemas. Hace seis años, por ejemplo, la presidencia de España anunció la nacionalización de Bankia –lo que antes era Caja Madrid-, precisamente unas jornadas después de la renuncia del “sabio” Rodrigo Rato, maestro que fue de Agustín Carstens en el Fondo Monetario Internacional y quien, de plano, vio venir la catástrofe; el solo anuncio de su salida precipitó a la baja las acciones de la institución en la Bolsa y creó un clima de franca incertidumbre en el que los ahorradores temieron no poder disponer de lo guardado; se estuvo a un milímetro de provocarse el pánico con funestas consecuencias a pesar de la solidez de otras empresas financieras, sobre todo Santander, bajo la rectoría de los herederos de Emilio Botín, perfectamente blindadas por su liquidez y el potencial de inversiones que atesora. Ahora, Rato está bajo proceso y ha sido aprehendido aun cuando su proceso lo seguirá desde fuera.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
27 Abril 2018 04:00:00
» Las mil cabezas
El gigante dormido, llamado sociedad –sin el apellido civil del que se han apropiado no pocos vividores-, parece despertar y comienza a desafiar al monstruo de las mil cabezas llamado corrupción; tanto que presionó lo suficiente para tratar de hacer andar una nueva legislación en contra de la creciente amoralidad política, sin duda uno de los sellos de la presente administración federal. Al mandatario ya no lo defiende ni su esposa más entretenida en definir algún otro perfil dentro del Estado Mayor Presidencial. (Algo similar a cuanto ocurrió con Martita de Fox en la fase final de la gestión de su marido cuando un atrevido uniformado, con derecho de picaporte, acabó sus días en la pileta del rancho San Cristóbal con otro compañero que, dijeron, tampoco sabía nadar).

En fin, quienes organizaron, desde sus posiciones comunitarias y profesionales, las firmas 3 por 3 –referidas a la declaración de impuestos, la patrimonial y sobre sus intereses-, lograron infiltrar las respectivas Cámaras del Congreso federal pasando de un bando a otro, del PRD al PRI sin el consenso definitorio del PAN aunque varios candidatos de este partido han firmado la propuesta, acaso no han meditado sobre los efectos de sus presiones: demostraron per se que sí es factible practicar la soberanía popular colocando en jaque a parte de la clase política que se remueve en curules y escaños sobre todo en tiempos electorales.

Resulta poco más que gracioso que sea el PRI, precisamente, con sus dirigentes camarales, el nauseabundo Emilito Gamboa y César Camacho Quiroz, el más interesado en apoyar la iniciativa y mantuvo su interés en “sacar el paquete” –términos parlamentarios- durante el periodo ordinario de 2017. Digamos que fue tal postura la última ayuda posible hacia sus candidatos en medio de tartamudeos, confusiones y distanciamientos incluso de sus compañeros de partido malolientes como en el caso del troglodita veracruzano, Javier Duarte de Ochoa, preso desde hace casi un añoa, y los narco-gobernadores que ya se fueron: Egidio Torre Cantú, de Tamaulipas, César Duarte Jiménez, de Chihuahua, Mario López Valdez, de Sinaloa, Roberto Borge Angulo, de Quintana Roo –éste ya preso-, y Rafael Moreno Valle, de Puebla. Algunos de ellos, además, miembros distinguidos de la “cofradía de la mano caída” que exalta el sometimiento homosexual cual si se tratase de un ritual para fortificar vínculos en una sociedad secreta e inexpugnable.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
26 Abril 2018 04:00:00
» Ejército sin ley
Hasta los legisladores temen que la iniciativa de ley “de seguridad interior”, misma que faculta a las fuerzas armadas a realizar tareas policíacas y de espionaje bajo el falaz argumento de que sólo así podrá detenerse la oleada de violencia generada por la guerra de plazas atizada por los cárteles con enorme influencia, habida cuenta de que el descontrol actual y las perspectivas futuras –los comicios cercanos en cuatro entidades del país y las presidenciales del año próximo-, facilitan las condiciones para una arribazón militar con el auxilio de la Casa Blanca –la de Washington-. Sobre todo si los comicios se salen de cauce.

De esta manera, considerando que el señor Peña Nieto –el del chile que no embona, según él dijo- no detenta el verdadero control sobre nuestras fuerzas armadas y, cada día, como sucedió en el sexenio de Calderón, parece más atrapado en su madriguera, discursando sandeces y reduciendo su propia agenda para evitar a las multitudes cada vez más irascibles, la presencia de los mílites en los calles carece de sustento jurídico y moral; esto es, de existir un estado de derecho en nuestro país estarían de vuelta en los cuarteles y no amenazando, con su presencia, a quienes ocupan los territorios en donde habrá de determinarse el destino de sus gobiernos estatales con un fuerte y explicable rencor contra el mandatario federal.

Le llaman el “efecto peña” y este es contrario a las ilusiones de los priistas tuertos, incapaces de tomar una sola radiografía a la realidad nacional; por el contrario, apuestan a los votos del miedo, como en 1994 tras el magnicidio perpetrado contra Luis Donaldo Colosio, con la soldadesca desbordada y exigiendo, cada vez más, los consiguientes botines de “guerra” humillando y robando a la población civil. De allí, igualmente, el sesgo de las matanzas no aclaradas, como la de Tlatlaya o Tanhuato, que van pasando del discurso infamante al archivo oscuro de los secretos de Estado. No podemos dejarlos allí.

El caso es que, a medida que se violentan las normas superiores, el general Salvador Cienfuegos Zepeda queda en una posición más comprometedora. Por una parte, se clama por su destitución al calor de los excesos propios y de sus tropas; por la otra, se le intenta proteger con el calado de las mafias dominantes de por medio. Un punto extremadamente molesto, e infecundo, con olor y sabor a chantaje. Pero no ha perdido el poder de fuego.

Ni el señor peña ni el general Cienfuegos son personajes con capacidad de liderazgo. Por ello esconden sus humanidades en todos los actos públicos y eluden la posibilidad de confrontar al pueblo herido, maltratado, ultrajado.
E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
24 Abril 2018 04:00:00
» Balance infortunado
No solo nos referimos al balance del sexenio, a todas luces negativo y hasta pernicioso con huellas de la mayor corrupción acumulada en la historia reciente del país; también nos acercamos a las hojas de ruta para el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, convertida en manzana de la discordia política, cuyo costo inicial era de 169 mil millones de pesos y ahora se incrementó, a la par con los reclamos de Andrés, a 180 mil millones de pesos. Una bicoca para Slim; un abismo para los demás mexicanos.

Hace un lustro, cuando las campanas de la euforia aristocrática rasgaban los sentidos de los comunes, advertimos que costos y obras anunciadas acabarían siendo quimeras o cuevas de Alí-Babá para la nueva clase política. No nos equivocamos. El tren rápido a Toluca, con la consiguiente cuarta autopista, fue beneficiosa para las hermanitas peña nieto, Verónica y Cecilia, y respecto al célebre campo aéreo –que Andrés quiere instalar en la base militar de Santa Lucía, muy cerca de Tizayuca, Hidalgo-, los beneficios se concentraron en la altruista familia Slim, con beneficio directo para el yerno intocable, Fernando Romero, constructor de otras obras públicas de gran envergadura incluyendo algunos de los rascacielos del sur. Gobierno, sí, para la oligarquía; y no exageramos.

¿Podrá ser reversible la construcción o quedará como uno más, el más grande, de los elefantes blancos del país? Cada que paso por Coatzacoalcos para ir a Villahermosa me encuentro con el célebre puente “de la corrupción”, dinero tirado para construir un crucero que no lleva a ninguna parte paralelo a la carretera. Como si fuera un monumento a los juegos de Lego –les serviría bien pintarlo de bloques-, y no un ejemplo vivo de la dilapidación infame de millones de pesos administrados por los regímenes encapsulados en el populismo.

Ante la polémica, el Legislativo, todavía con mayoría afín al poder presidencial, si bien con los panistas con la guardia en alto frente al gobierno porque la tienen baja ante la ciudadanía, debiera ordenar una auditoría y visitas programadas para que TODOS los senadores y diputados vieran, y no les contaran, los avances reales de las obras; y después, claro, los periodistas que son, o debemos ser aunque no siempre sea así, los testigos oculares de la opinión pública. De esta manera saldrían a flote la ineficiencia y la tardanza por la cual se han multiplicado los costos; a decir del responsable de la edificación pomposa, justificando el alza de los costos, “desde 2014 no habíamos incrementado los precios”. Y si se tardan más pagaremos el doble de lo estipulado. Un atraco.

Para Andrés resultará muy difícil, en caso de ganar la presidencia como parece y más después del primer debate, revertir las acciones ya encaminadas porque, sencillamente empezar desde cero, en cualquier caso, sería bastante más caro. Lo que es necesario estipular es si el edificio de marras es o no seguro por haberse erigido en terrenos no propicios como alegaron, desde un principio, los científicos de la UNAM. Tal sería un enorme fraude que debería hacerse pagar a Slim, en primer lugar, y a peña, en segundo.

Si no acabamos con la moderna aristocracia, esta terminará por hundir y vender a México.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
22 Abril 2018 04:00:00
» Caminos abiertos
Hace algunos años, cuando menos una década completa, percibimos e informamos que la distensión hacia los tráileres cargados con droga, a su paso por las autopistas de los Estados Unidos, solo podía tener una explicación: El visto bueno de los aduaneros y los agentes de la Border Patrol estadounidense. En efecto, a partir de este punto, fue descubriéndose que la estabilidad del mercado estadounidense de estupefacientes deriva en buena medida de la capacidad de las agencias de inteligencia para mantener los equilibrios y simular la persecución de los cárteles mexicanos, con los que se entienden, sembrando cadáveres como rastrojos inútiles.

Al gobierno le molestó enormemente que se hablara de nuestro país como un enorme cementerio de fosas clandestinas en voz de algunos mandatarios centro y sudamericanos acaso molestos por la intromisión de los cárteles en sus propios países, digamos en Colombia en donde la paz pende de un hilo pese a los esfuerzos mayúsculos para detener a los narcotraficantes de Cali y Medellín sobre todo –la historia de Pablo Escobar ya se convirtió en leyenda telenovelera-, y ahora se percatan que son los capos mexicanos quienes mantienen el comercio envilecido. ¿Qué se puede esperar en el futuro?

Pero más brutal aún es la ausencia de capacidad de nuestros gobernantes para hablar claro en la Casa Blanca y exigir, con pleno uso de la soberanía nacional, que se proceda en la Unión Americana con la misma rudeza con la cual se persigue y mata a los agentes del mal y sicarios en territorio mexicano. ¿Para eso es para lo que les permiten a los policías de extranjero portar y usar armas sobre territorio nacional? Me temo que sí.

Ahora, la denuncia ha crecido sobre la propensión de aduaneros y agentes fronterizos a corromperse no solo por dinero sino igualmente por su inclinación por las ofertas sexuales de primera línea. Las deformaciones sobre las costumbres estadounidenses, mil veces difundidas por la televisión, crecen sin remedio; pero la basura la siguen arrojando sobre México.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
20 Abril 2018 04:00:00
» Es el acabose
Más de cinco años de ejercicio del señor Peña Nieto quien, en el finiquito de su mandato y tras dilapidar su capital político, enfrenta el rechazo del 85 o 90 por ciento de los mexicanos con el más bajo nivel de aceptación de los sexenios predecesores; esto es, digamos arrancando en la primera gestión sometida a esta medición. Cuando Calderón se fue –a volar por el mundo y en primera clase como demuestra reciente gráfica contradiciendo la demagógica anterior en la que se observaba en la “económica” como una aportación proselitista a favor de su querida “Cocoíta”, cuando aspiraba al gobierno michoacano por segunda vez-, creímos que habíamos tocado fondo... pero la caída desde la Peña de Atlacomulco ha resultado bastante más pronunciada.

Si calderón nos legó una guerra inútil –cien mil muertos sin que se lograra el objetivo de disminuir las “exportaciones” de drogas al gran mercado del norte en un solo gramo-, una farsa montada con la perversidad propia de los guardianes de las barras y estrellas, Peña Nieto ha acrecentado el conflicto hasta dimensiones imposibles de prever hace apenas tres años: Cuando menos, la tercera parte de las entidades del país viven bajo el caos, tres de ellas son ingobernables en sentido institucional –Michoacán, Tamaulipas y Guerrero-, y veintidós en total deben pagar una suerte de alcabalas a los grupos criminales filtrando nuestros impuestos. Es decir, en buena medida, la mayor parte de los mexicanos sostiene a los cárteles y los provee de fondos amén de cuanto estos obtienen de los ayuntamientos tomados, de facto, por las mismas bandas. ¡Y se culpa de ello a los infelices policías municipales!

Considerando lo anterior, cuanto sucede en Tamaulipas, acaso mantenido en segundo plano por la efervescencia de las masacres en Guerrero, Michoacán y otras entidades, es de tal nivel de aberración que supera cualquier inclinación por la ficción. Allí, un hermano traiciona la memoria de otro, cae rendido por cobardía ante los capos y los cárteles, deja el territorio de su entidad en manos de los mismos y negocia con el gobierno federal una estrategia para aparentar que los operativos permanecen dándose el lujo de exhibir que las matanzas recientes así lo demuestran. Todo ello hasta aceptar una alternancia a favor de un delincuente juvenil, Francisco García Cabeza de Vaca. Falacias criminales bajo el sello más acreditado de la impunidad.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
19 Abril 2018 04:00:00
» El hijo de un ladrón
Durante muchos años creí que los ladrones actuaban por necesidad y el imperativo de llevar alimentos a sus casas empobrecidas por las grandes desigualdades sociales; algunos eran víctimas de su entorno y otros, los violentos, estaban guiados por el tremendo rencor de las injusticias de clases vehemente exaltadas por las inevitables telenovelas de las cadenas privadas en competencia. Estos “culebrones” –así les llaman en España en donde son bien cotizados este tipo de productos mexicanos-, representan una renta muy alta para las empresas de Ricardo Salinas Pliego, emperador de la plata, y Emilio Azcárraga Jean, el heredero de la gorra de béisbol.

Mi visión añeja, muy atrás en el tiempo –es terrible pensar que me refiero al segundo y no al actual tercer milenio-, fue opacándose, poco a poco, ante el conocimiento periodístico que nos rebota en las neuronas cerebrales por atascadas por la obligación de conservar en la memoria hechos y filiaciones, felices o no –por desgracia es más abundante lo negativo-, capaces de habernos cambiado la existencia cuando aprendimos a ver detrás de las cortinas de humo y las tantas hipocresías.

Alguna vez, mi viejo inolvidable –amigo entrañable, sobre todo, a quien me arrebató una inmunda consigna oficial refrendada por Miguel de la Madrid y operada por el asesino silencioso Manuel Barlett-, me dijo:
--Cuando, hace años, viajé a Veracruz escuché a un elemento de la Marina señalar a un jovencito al tiempo que decía: “allí va el hijo de un ladrón”. Era un junior: El hijo del ex presidente Miguel Alemán. Desde entonces me juré a mí mismo que nadie podría ni tendría derecho a calificar así a un hijo mío.

Y lo cumplió a cabalidad aunque no faltan los esbirros de Echeverría, incluso de los difuntos Sansores y Cervera, o los hijos de perra, con perdón de Bartlett, quienes se animan, de vez en vez, a pretenden rozar mis fibras sensibles sin otra osadía que la de intentar inútilmente igualarse política y moralmente con quien les dio lecciones de gobierno a su paso por la titularidad del Ejecutivo de Yucatán. Y lo demostraré cuantas veces pueda.

Por cierto, respecto a la ética familiar el incidente reciente de Pedrito, seguramente gestado en un OVNI a cuya exploración dedicó buena parte de su vida su padre, Don Pedro Ferriz Santacruz, el mencionado junior tuvo a bien responder hace un año cuando navegaba por las nubes de la aspiración inalcanzable, y con injurias, cuando un joven alumno de la Universidad Autónoma de Nuevo León quien, con mal gusto sin duda, escarbó algunos pasajes turbulentos del matrimonio del ponente.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
17 Abril 2018 04:00:00
» El juego podrido
Pobre democracia la nuestra, sin reformas, ni búsquedas, ni vanguardismo alguno; sumida en la rebatiña, los chantajes, los acuerdos soterrados y hasta los avales de los grandes cárteles a quienes no se observa preocupados por el muro de Trump –supuestamente para detener a indocumentados y drogas-, sabedores de que las agencias de inteligencia estadounidense habrán de ingeniárselas –de hecho, ya lo hicieron-, para regular y mantener el consumo de estupefacientes; otra cosa sería un maremágnum de consecuencias inimaginables.

Decimos lo anterior porque no hay sujetos peores que los adictos cuya esquizofrenia aguda puede causar males mucho mayores, a ellos mismos y a quienes les rodean o se cruzan por sus caminos, ante el imperativo de fumar, ingerir o inyectarse las drogas requeridas para estar equilibrados y resistir el artificio de parecer robots, sin voluntad aunque digan ser libres y rectores de la democracia en el mundo, por lo cual no han sido siquiera capaces de reaccionar ante el oprobio de la ilegitimidad del “pato” Donald Trump, erigido en mandatario gracias a los hackers de Rusia, el descontrol de Facebook sobre las identidades de sus suscritos y, peor aún, la intervención grotesca de empresas, como la Cambridge Analytica, capaces de manejar los algoritmos a su entera voluntad. Trump, sencillamente, es un embustero, un fraude, como lo ha sido toda su vida; y, para colmo, mantiene al mundo en un hilo.

En México, los cauces no son muy diferentes. Las encuestas, como anunciamos, comienzan a acortar distancias entre el puntero y quien suponen segundo lugar en la contienda presidencial, tal y como lo hicieron en 2006 cuando Calderón, el tantas veces mentiroso y además usurpador, apareció un día colocado en empate técnico con Andrés, aspirante entonces del PRD –ahora aliado con el PAN en la mayor contradicción política de nuestra historia-, sin que se hubiese producido más milagro que el de alterar cifras y asfixiar, con el aval del traidor Vicente Fox –execrable sujeto-, toda posibilidad de alternancia. Un mundo infectado que fue herencia para Enrique Peña quien lo asimiló y lo hizo crecer hacia el inframundo de la democracia.

La historia se repite. Las encuestas se igualan y hasta le conceden margen al repulsivo “mansito” de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, especialista en arrodillarse en privado y exaltarse en público o bajo los reflectores, con tal de darse una importancia de la que obviamente carece. Y mientras, que su estado camine solo o como pueda, con muletas y artificios... aunque se trate de una de las entidades de mayor peso económico y político del país.

Si con trampas y chantajes fueron incluidos, como únicos independientes luego de sacudirse a quienes acaso tenían como báculo una mayor autoridad moral, tanto la Margarita de las estrellas y “El Bronco” de los despistados, ¿qué es dable esperar para el fin de la contienda? Parece más fácil otorgarle una victoria al norteño y su caballo que reconocer la de Andrés cuando llegue el momento de los escrutinios y aparezcan palomas blancas en vez de votos y sufragios en blanco por obra de la teletransportación, desde el INE hacia cada casilla comprometedora.
Y le llamamos democracia.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
15 Abril 2018 04:00:00
» Palabras y silogismos
No es una casualidad que los ordenamientos de mayor calado universal sean breves y precisos: “Los Diez Mandamientos”, por ejemplo, o “El libro rojo de Mao”, desde la perspectiva extrema. Suele ocurrir que el exceso de legislación tienda a confundir al conglomerado y a convertirlo en permanente rehén de las interpretaciones, casi siempre favorables a quienes ejercen el poder y señalan las líneas a seguir. Podríamos, a partir de esta evidencia, establecer un silogismo: A mayores enredos más vulnerabilidad colectiva y mayores espacios para la manipulación política. Hay excepciones, claro, pero estas, como suele decirse, confirman la regla.

De la misma manera, una sociedad sometida a la excesiva presencia de la autoridad, que interviene por todo y para todo, esto es casi sin dejar espacios para las iniciativas individuales –o lo que es lo mismo, para el usufructo de la libertad-, no puede considerarse plena ni feliz. Y, desde luego, el peso gubernamental asfixiante dista mucho del ideal democrático en el que se ejerce la soberanía popular a través de los mandatarios, esto es de quienes obedecen los designios del mandante, el colectivo en este caso, y no al revés. En México los términos suelen aplicarse en sentido inverso exaltándose los simbolismos oficiosos. Digamos que tal es una tradición acendrada desde los espejismos “revolucionarios”.

La propensión de nuestros gobernantes a reformar y elaborar nuevas leyes solo choca con la resistencia a formular una nueva Constitución por una premisa fundamental: Los más de seiscientos parches impuestos a la misma, por lo general para favorecer las tendencias sexenales colocando el sello del Ejecutivo en turno. De allí que el cuidado texto de los Constituyentes de Querétaro se convirtiera, sobre todo durante los lapsos de mayor frenesí retórico por el “cambio” en un amasijo de intenciones mal definidas y también confusas como consecuencia de las iniciativas presidenciales aprobadas al vapor, al calor de una complaciente mayoría intransitable, o por efecto de las negociaciones soterradas con sabor a chantaje.

Se han dado, en este sentido, absurdos monumentales como el que anida en el artículo 82, determinante para el arraigado presidencialismo y por largo tiempo candado xenófobo para separar a quienes nacieron en suelo patrio de aquellos que se nacionalizaron después, para habilitar a los “hijos de padre o madre mexicanos” como aspirantes a la silla grande y descalificar, por tanto, a quienes cuentan con sendos progenitores mexicanos. Por supuesto, nadie ha reparado en el error y no ha sido motivo de debate alguno. Dicen que el sentido de la normativa se entiende aunque esté suscrita otra cosa. Cosas de léxicos y sintonías políticas.

E-mail: HYPERLINK “mailto:loretdemola.rafael@yahoo.com” .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
13 Abril 2018 04:00:00
» Candidatos cínicos
La gama es tal que somete hasta a la incredulidad y la convierte en fuente de entendimiento; si todos son malos es menester elegir al menor peor. Este es el razonamiento imperante entre un amplio sector de la población convencida, además, en el ejercicio del voto como elemento sustantivo para asegurarse mexicanos de bien y no permitir la manipulación de la voluntad colectiva...

cuando, no pocas veces, es al revés.

Abstenerse, lo he dicho en otras ocasiones, es también un acto político relevante si se hace luego de meditar en la pobreza de la oferta política y la tendencia a jugar con las mismas reglas a pesar de los embustes y fraudes coligados unos a otros. Dicen que quien por su gusto muere que lo entierren parado; y tal parece ser la norma de la mayor parte de la clase política insistente en repetir en sus cargos para refugiarse de sus propias rapiñas o cuidarse las espaldas en tiempos de vacas flacas. Buen ejemplo de ello son Emilio Gamboa y Manuel Bartlett, quienes perdieron el faro de la dignidad hace ya varios sexenios.

Me preguntan por quién votar y, la verdad, siempre me he negado a inducir a los lectores con mis sugerencias, creyente como soy del libre albedrío y de la independencia de criterios, explicablemente no afines por las condiciones y circunstancias peculiares de cada quien. La democracia, o el rescoldo de la misma, es esencialmente eso: una fórmula para dirimir, entre individualidades, la senda del colectivo asegurando así liderazgos con respaldo mayoritario.

En fin, es seguro de quien gane los próximos comicios, en este 2018-, no lo hará por mayoría absoluta, ateniéndonos a los resultados oficiales que por allí marcan las cosas, ni en sueños guajiros. Y, es más, para cuantos quieren ponerme sellos les digo: estoy harto de los partidos, tanto, que prefiero fijarme en los candidatos y sus perspectivas antes de medir a las dirigencias de sus respectivos institutos y a las estructuras de los mismos. Por ello, votaría distinto en cada entidad federativa con aspirantes a gobernador –Guanajuato, Jalisco, Morelos, Chiapas, Yucatán, Veracruz, Puebla y Tabasco-, sin que ello implicase traición alguna a mi conciencia sino refrendo a que la partidocracia se asfixia ya ante la incredulidad masiva si bien algunos abanderados pueden ser rescatados apenas de la ignominia.

Vivo en el Distrito Federal, nací en Tamaulipas, me formé en Mérida y soy hijo adoptivo de Tlaxcala –en Coahuila me alejaron por el cacicazgo Moreira-, por lo cual el dilema planteado se complica.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
12 Abril 2018 04:00:00
» La terrible minoría
Los analistas menos tendenciosos, bajo la avalancha de los mercenarios que venden con descaro sus espacios al mejor postor y estrenan residencias fantásticas cada seis años, asumen que Andrés ya está muy por encima de su máximo histórico, en cuanto a las preferencias a su favor, esto es con más del 40 por ciento de las presunciones de votos cuando apenas caminamos antes de la media del primer mes de campaña “formal” –un eufemismo si consideramos que desde noviembre andan desatados los aspirantes-. Pese a ello, y las tantas encuestas del sube y baja, ello obliga a pensar en la urgencia de legislar, para el futuro, a favor de la segundas vueltas electorales.

Si Andrés, de acuerdo a las estadísticas oficiales que, por supuesto, tenderán al descenso para aminorar ventajas con la ignominia de la mano, llega al final con un puntaje de cuatro sobre cada diez votantes –en mis personales ejercicios la marca de López Obrador es bastante superior sin que haya dejado de cuestionarlo-, debería considerarse que, en cualquier caso, el sesenta por ciento estaría en contra suya lo que dificultaría no solo su administración sino imposibilitaría llamar a sus incondicionales “todo México”. No es así y él lo sabe aunque se obnubile por momentos, seguro de contar con una ventaja irreversible –la tiene, sin duda-.

Desde luego, los observadores acotan tal moción y aseguran que en los días restantes “las tendencias pueden cambiar”, alegando para ello lo ocurrido en 2006 –cuando, en realidad, Calderón usurpó la presidencia y la redujo a cenizas crujientes de ilegitimidad, y en 2012 cuando redujo la “amplia” ventaja de Peña –se estimaba en doce puntos-, cuyos operadores adelantaron la Navidad de quienes venden su voto por una despensa o un monedero para costear la quincena, y casi logra un empate técnico –en algunas encuestas que luego se diluyeron-, en medio del caos del INE y la propensión del mismo a seguir las líneas superiores.

En el caso anterior, el gobierno de Calderón prefirió sacrificar a Josefina Vázquez Mota para sumarse, debajo del agua, al abanderado del PRI para cubrirse las espaldas. Ya sabemos cuáles han sido las facturas a pagar con la ligereza con la cual, oficiosamente, se dio cabida en la boleta a Margarita, la de los ensueños y pesadillas de Calderón, la gran tramposa que presentó más de 700 mil firmas falsas aunque ella se salvara de la quema por determinación superior a diferencia del “Jaguar” y “El Bronquito”, los animales de la contienda.

Lo que parece viable es que, gane quien gane, de acuerdo a los números oficiales con escasa credibilidad –hemos padecido, hasta el cansancio, la subasta de sufragios y la esquilma de los escrutinios recurrente, hasta quedarnos sin nutrientes de verosimilitud-, la mayor parte de los electores –ese pesado sesenta por ciento, vistas las cosas desde el ojo gubernamental-, estaría en desacuerdo con el supuesto vencedor, sea Andrés, con sufragios, o Anaya o Meade, bajo el peso del escándalo que puede encender las hogueras a las que no temerá “el tigre” ya suelto.

De conducirse así, por las vías equivocadas, nos acercaremos más al estado fallido, la gran apuesta del execrable “anaranjado” que, su pretexto de construir el muro interfronterizo, está dispuesto a militarizar más de tres mil kilómetros en los lindes de nuestro país. Así está el mundo y así está México, en condición de indefensión.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
10 Abril 2018 04:00:00
» Grandes desfalcos
No faltarán los calificativos –el peor de ellos, acaso, el de genocida aunque no esté bien empleado-, para juzgar a la administración de Enrique Peña Nieto. La prevaricación y la complicidad, con altos miembros de su gabinete como Gerardo Ruiz Esparza, Rosario Robles Berlanga y José Antonio Meade, han sido ampliamente registradas en un largo listado de desviaciones y cínicas inversiones con el visto bueno del sector privado. Los mexicanos disponemos de menos, los pobres son más y la élite de ricos se cierne al poder público. Otra vez, y no sé cuántas más, debemos hablar de la impunidad correosa que anula cualquier buena intención.

Pero, estoy seguro, el sello del régimen peñista, además de las matanzas conocidas –Tanhuato, Tlatlaya, Apatzingán, Vallarta y otras más, sin olvidarnos nunca de los normalistas “desaparecidos” de Ayotzinapa-, será el latrocinio permanente en contra del patrimonio colectivo y sin el más mínimo pudor para mantener las líneas a pesar de su aterrizaje en las pistas del crimen; digamos, como en el caso del socavón de Cuernavaca y la carta blanca emitida a favor del burócrata ladrón –y homicida culposo-, Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones.

Lo anterior va unido al lento desarrollo de las obras del aeropuerto capitalino, destinado a ser el segundo más grande del mundo después del impresionante campo aéreo de la capital china, pagadas prácticamente ya por lo que se vuelve inútil la perorata de Andrés sobre que no lo utilizará... lo que beneficiaría sólo a los constructores, Norman Foster y el yerno de Carlos Slim, Fernando Romero, quienes ya cobraron el 87 por ciento del costo inicial de la obra. Puede ser más, claro, pero los miles de millones ya se fueron a otras manos, las de los cómplices del mandatario sin escrúpulo. Golpe dado ni la mano de Dios lo quita.

Lo peor, para este columnista, es extender el fraude, mismo que anuncié desde hace tres años cuando “iniciaron” los trabajos de la gran obra de infraestructura del sexenio –a la par con la del calderonismo, el llamado puente Albatros sobre el Balsas que tanto benefició a los narcotraficantes que desembarcan sus mercancías en el puerto Lázaro Cárdenas-, anunciándose que sus beneficios serían transexenales, como si el tiempo también fuera pertenencia del PRI corruptor y sus aliados y “no militantes” asidos a la ubre presupuestal.

Para colmo, el mayúsculo peculado se origina en las llamadas Afores, donde se acumulan los fondos para el retiro que substituyeron a las pensiones poco eficaces en términos de macroeconomía, que fueron desviadas de su fin e invertidas para costear, hasta ahora, la mitad –el 47 por ciento-, de la magna obra que, además, está fincada sobre terrenos lacustres, en constante hundimiento, a costa de ejidatarios que percibieron una bicoca por indemnizaciones o ni siquiera eso. Los machetes se quedaron en los armarios; y no es albur.

Ningún derecho tenían peña y sus colaboradores para invertir el monto de los afores –más de tres mil millones de pesos al cierre de 2017-, en una obra pública a costa de los fondos de retiro y sin consenso de sus propietarios, los trabajadores que ahorraron sin opciones de hacer otra cosa, en el más severo de los daños pecuniarios contra los mexicanos.

¿Cómo puede defenderse una conducta pública como esta?

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
08 Abril 2018 04:00:00
» Lo peor de nosotros
Las campañas electorales, al contrario de lo que debería suponerse, sacan lo peor de cada uno de nosotros incluyendo el profundo rencor acumulado y la desconfianza no solo hacia los candidatos y partidos sino igualmente contra los comunicadores y los demás grupos llamados “de presión”, con los empresarios y militares a la cabeza. A veces he escuchado que los narcotraficantes, cuando menos, actúan como son y no con hipocresías en una apología tan trastornada como la de quienes por proteger a los animales procuran su extinción con tal de llevar agua a sus verdes e inmaduras heredades.

Es sorprendente lo bien que se hilvanan las frases manipuladoras, la rapidez con la que se responde con lugares comunes a las preocupaciones de una población aturdida por la reiteración de las mentiras y la forma en que se pronuncian para impresionar a un conglomerado que asiente, tolera y hasta acepta la oratoria repelente para luego a ir a envolverse dentro de la realidad que nadie se atrevió a analizar. Por un momento, a lo largo de un mitin, cada aspirante pretende que aceptemos vivir en el paraíso o insistir en que podemos recuperarlo si optamos por la dividida y divagante oposición. Pero también es cierto quienes preguntan si es o no responsable anular el voto; bueno, cuando menos es un derecho que cada quien debe resolver en absoluta libertad si no siente confianza alguna en ninguno de los aspirantes que aparecen en las boletas. ¿O alguien nos obliga a sufragar por un emblema específico o un independiente desconocido bajo la amenaza de que si no lo hace destruye al país? Por favor, seamos sensatos.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
06 Abril 2018 04:00:00
» Éxodo imparable
El peregrinaje de, cuando menos, doscientos ochenta y un mil mexicanos por año, quienes abandonan casas y querencias azotados por la represión, sea de los radicales del narcotráfico o de los mandos castrenses evidentemente infiltrados, sólo es comparable al que se observa en las fronteras de las naciones en guerra o bajo el peso de las invasiones falsamente “salvadoras”, de acuerdo a los criterios de los operadores de la Casa Blanca –la de Washington, se entiende-, que se convierten en una marea de humillaciones y hasta “errores” de los sitiados quienes los pagan con sus vidas. Es como si México fuera un disfraz del flagelo bélico... con enormes capas de simulación. No hablo de los emigrantes que buscan un trabajo sino de cuantos huyen para salvar sus existencias.

Los peregrinos, arrastrando a sus familias –sin atención de ninguna especie porque los operativos especiales solo se montan para recibir a los “paisanos” del otro lado durante las temporadas de vacaciones-, son blancos demasiado vulnerables para ladrones –los oficiales y los otros-, y presas de una espiral incontrolable de barbarie porque, en cualquier momento, pueden ser víctimas de una emboscada como la de Tlatlaya o, simplemente, de no pocas desapariciones jamás contadas ni contabilizadas. Ya saben ustedes que el manto negro y azul de la derecha, el del PRI y el PAN para decirlo con claridad, ha posibilitado la rehabilitación de la esclavitud bajo el misterio de las fosas clandestinas y la administración hasta de un ex mandatario federal, el señor Fox y su consorte, en el terrible caso de los rarámuris obligados a marchar de Chihuahua a Baja California Sur, concretamente a San Quintín, donde han sido y siguen siendo sometidos para la realización de trabajos tan duros como la piel insensible de los gobernantes.

Por cierto, luego de conocerse el involucramiento de la familia Fox en el caso de los tarahumaras esclavizados no se procedió a abrir las consiguientes indagatorias. Han apostado a que el periodo de vacaciones, otra vez, aplicara la siempre bien acogida amnesia colectiva para borrar las huellas de los personajes descubiertos y moralmente desahuciados; lo son, sí, por mantener un doble discurso, el del cambio –traicionado al minuto mismo en el que comenzaron las funciones presidenciales de Vicente, el de las botas-, y la urgencia de contar con peones sin derechos al estilo de los trabajadores mineros de Cananea, Sonora, o textileros de Río Blanco, Veracruz, quienes comenzaron a fraguar el estallido revolucionario de 1910. Con memoria, el pasado atemoriza; sin ella, los abusos se mantienen impunes, como si se tratara de reducir la conciencia nacional a un palenque jocoso con gallos y cantares. Esto es, fuera de la realidad.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
05 Abril 2018 04:00:00
» Los mismos gritos
¿A través de los meses precedentes, esto es desde las definiciones de las precandidaturas –episodio en el que ninguno de los postulados recurrió a la militancia de los partidos que abanderan-, han crecido ustedes, nosotros, quienes conformamos la masa popular, en cuanto a su visión de futuro o, al contrario, sentimos que estamos, de nuevo, empantanados? No me contesten a mí; analícenlo bajo sus propias conciencias, tan atenaceadas por los discursos baladíes, los desplantes torpes y las sinrazones de pleitos que dividen y no buscan la defensa de los valores nacionales en riesgo.

Perdónenme los incondicionales de tal o cual candidato pero así lo observo ante un Instituto Nacional Electoral, encabezado por un racista, Leonardo Córdova Vianello, quien es de aquellos atrapados por la deformación de que solo los de “buenas familias” –adineradas mediante toda clase de juegos sucios-, nos pueden y deben gobernar, olvidándose de que la sangre indígena nos dotó del mayor de los mexicanos: El Benemérito Benito Juárez. En este punto coincido con el candidato de Morena, el PT y PES –este último resbaladizo por el sector de la ultraderecha más recalcitrante-, aun cuando se propone ser mejor presidente que el del patriota de Guelatao.

Ya antes, el insolente fox dijo que había sido mejor que Juárez, hechizado con los susurros adormecedores de Martha la que se quedó, disciplinada, fuera de la contienda presidencial de 2006 -¡nos salvamos entonces de una locura extrema!-, y debió conformarse por ser la consorte “sacrificada” de un ex, castigado sexualmente por la vida, con inmensas heredades, un templo faraónico al que acudían, ya no, algunos personajes extranjeros mal orientados y hasta el señor Meade en los días previos de la definición priísta, y todo tipo de privilegios –no solo las pensiones sino igualmente la servidumbre y las escoltas que multiplican los estipendios-. ¡A cuántos cretinos y ladrones hemos soportado!
Cuando todos hablan de la corrupción, como lo han hecho los candidatos desde que se instaló la supuesta democracia en México –digamos en 1911 con la victoria electoral de Madero, el primer traicionado de su propia revolución-, ya no distinguimos siquiera los matices en medio de acusaciones entrecruzadas –por desgracia cierta en un gran porcentaje-, sobre millonarios desfalcos si bien nunca superiores a las triangulaciones del modelo Rosario que alcanzan ya los ¡seis mil millones de pesos!, incluso superiores a los sobornos de Odebrecht que pasaron por cierta casona de Chapultepec, y a los de HIGA, la única constructora del mundo que financia a sus mejores clientes y hasta les obsequian parte de los fondos.

Ni qué decir del aeropuerto, encargado a Norman Foster y Fernando Romero, yerno de Slim si bien con reconocimientos internacionales aunque estos parecen derivados de lo primero acaso injustamente, del que se ha pagado el 87 por ciento ya pese a su lento avance. De suspenderse las obras, miles de millones se irían al caño mientras se invierte un tanto más en las pistas subliminales de Santa Lucía.

La locura de la clase política ya no manipula ni a los parientes de los
suspirantes.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
03 Abril 2018 04:00:00
» Luego de Semana Santa
La vuelta al trabajo tras los períodos estivales, para muchos, representa la angustia por haberse gastado más allá de los ahorros destinados para descansar. Es una advertencia a la vista de la Semana Santa. Las deudas suelen apretar tanto que asfixian las gargantas y sobreviene el atroz silencio bajo el cual se refugian los inquisidores de todos los tiempos; y vaya si existen beneficiarios de ello como, por ejemplo, los grandes manipuladores que cobran intereses mayores por créditos y préstamos menores. Tal es la atadura con la que los bancos dominan nuestras perspectivas de futuro.

Por supuesto, todavía no llegamos a los extremos de las instituciones bancarias hispanas... aunque me temo no nos falta mucho para ello considerando que algunos de los principales consorcios en el renglón tienen esta procedencia común. Allí, solo como una muestra, los desahucios de departamentos y “chalets” –como les llaman a las casas que no están junto a otras-, están a la orden del día y el procedimiento es terrible: Por un atraso de tres meses se quedan con la propiedad... pero el “atado” cliente no deja de tener la obligación de seguir cubriendo el importe de la deuda aunque ya no recupere su hogar. Es la cúspide de la aristocracia, o la oligarquía, incapaz de interesarse por el tejido social; luego se preguntarán, azorados, las razones de las protestas multitudinarias por las calles... o la abierta subversión de quienes ya no soportan el yugo ni soportan existir atados por los empréstitos amorales.

En México hay todavía un ingrediente peor. A diferencia de casi todos los países aquí la xenofobia funciona al revés, esto es para despreciar y abaratar la mano de obra de los propios mexicanos. Quizá ello sea herencia de la repetitiva y falsa crónica de la “conquista” que exalta a las turbas de invasores de Mesoamérica y extiende la filosofía de que México cayó bajo las patas de sus caballos; no fue así porque nuestro país, como tal, surgió en 1821, trescientos años después del paso de Cortés y sus misioneros cuya sensibilidad no les permitió respetar la esencia de una cultura en muchos renglones superior a la de importación. Pero, a fuerza de repetirlo, nos quedó el estigma.

Y eso se traduce, por ejemplo, en los bajos salarios que perciben los trabajadores del sector turístico mientras las empresas extranjeras vuelven a llevarse el oro de la industria sin chimeneas. Ocho horas extenuantes, muchas de ellas bajo el sol canicular del Caribe o el litoral del Pacífico, se valúan entre 97 y 110 pesos, dependiendo de la actividad... poco más de quinientos a la semana a los que se descuenta el seguro social y otras prestaciones: Así les queda solo las tres cuartas partes de los honorarios, unos mil quinientos pesos, para satisfacer los requerimientos familiares mientras una noche en uno de estos hoteles “con todo incluido”, no baja de tres o cuatro mil pesos, esto es el doble de los ingresos totales, por mes, de un mesero o una mucama. ¿No les parece una distorsión extrema que, por sí sola, enciende y obliga a detener nuestro paso?

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
01 Abril 2018 04:00:00
» Presidencialismo atroz
Apenas se designó a Luis Donaldo Colosio candidato del PRI a la Presidencia en noviembre de 1993, el exmandatario Luis Echeverría, desde su heredad de San Jerónimo y ante un apretado grupo de contertulios variopintos –un empresario, un político y un escritor entre otros-, se permitió una reflexión sobre el pasado y el futuro del país:

--La verdadera dimensión de un político –expresó sin requiebros en la voz-, la otorga el ejercicio del poder. Solo entonces podemos medirlo.

Él mismo confesaba, aunque no fuese esa su intención, las limitantes que debió asimilar durante el largo preámbulo a la nominación esperada. Más todavía cuando quien le señaló pasó a la historia como uno de los personajes más autoritarios de la segunda mitad del siglo XX: Gustavo Díaz Ordaz. Es fama que este no dejaba ni respirar a sus colaboradores en su presencia y a algunos los trataba francamente mal, desdeñoso y mordaz. Quizá por eso Echeverría agregó sobre el perfil del nuevo abanderado del entonces partido invencible:

--Se parece a mí. Ha sido muy discreto como secretario de Estado. Ya tendrá tiempo para hablar.

¡Y lo decía quien se había caracterizado por su irrefrenable locuacidad! El horizonte, dada esta condición, no resultaba nada halagüeño y no teníamos, al alcance cuando menos, refugio alguno.

De acuerdo al modelo presidencialista, estructurado por la Carta Magna para legitimar y aglutinar la representación del estado y el ejercicio del Gobierno en una sola voluntad, son escasas las salidas de la sociedad ante los excesos de quien desempeña la titularidad del Ejecutivo. No hay recursos jurídicos válidos, aunque técnicamente existan, ante la constancia de impunidad que delinea el cauce del sistema político mexicano. De esta forma, las querellas contra los mandatarios, lo mismo ayer y hoy, no dejan de ser pasajes anecdóticos anclados en la ironía popular. Hay mofa, no justicia aun cuando la descalificación colectiva sentencie a los predadores.

Pongamos ejemplos. Al propio echeverría, señalado como genocida por su intervención en la matanza de Tlatelolco, se le procesó sin alcanzar castigo por razones de edad y consideraciones políticas que determinaron el uso electoral del caso –en vísperas de los comicios de 2006- para luego zanjarlo sin el menor rubor. Esto es: Se aprovechó el escándalo para escarnecer a los herederos del priísmo presidencialista y después se bajaron las cortinas con el propósito de no interrumpir la continuidad sustentada con el aval de los viejos aliados del establishment perfectamente reacomodados después de la primera alternancia.

También josé lópez portillo fue denunciado, por peculado, bajo el alegato de haber hecho uso incorrecto de los empréstitos signados bajo su mandato puesto que no había constancia alguna de haber sido destinados a “causas de utilidad pública” como reza el ordenamiento superior. El maestro Ignacio Burgoa Orihuela, cuya presencia se añora, instrumentó la querella, armada sin el menor resquicio visceral y con apego a derecho del que fue él uno de sus mayores especialistas, sin que se le diera continuidad a la misma. El presidencialismo, sencillamente, obró para desdeñar el asunto y archivarlo sin la menor intención de proceder legalmente. Primero la consigna; después la ley y quienes están destinados, supuestamente, a aplicarla.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
30 Marzo 2018 04:00:00
Sabor de impotencia
Hay sabor de impotencia en los paladares críticos. Las muertes violentas de periodistas, no esclarecidas pero muchas de ellas infamadas por supuestos líos sexuales –los más-, ominosamente sobrepuestos sobre los expedientes reales que acreditan la brutalidad por encima de cualquier otro argumento; esto es, el colocar trampas para los cazadores de críticos o informadores de “alto riesgo” que inciden en el delito de, pasando sobre los riesgos, contar la verdad al descubierto. Por desgracia, los mercenarios -¡hay tantos!-, los anulan o desdeñan.

Es singular, por cuanto cada seis años se inventan truculencias para seguir manipulando al colectivo, el modus operandis de cuantos, en la cúpula del poder –se admite el error de cambiar la u acentuada por la o-, insisten en mantener el estado de cosas a cualquier costa. Hoy, como muestra, está de moda el chantaje, vinculado con la mayor parte de los medios vinculados al poder político –muchos de ellos con exmandatarios, federales o estatales, dentro de sus consejos de administración-, para intentar salvar las reformas del régimen en curso, aprobadas por el sector empresarial amén de la alianza con la derecha que ahora salta como un gusano barrenador, en materia energética, fiscal –nadie la entiende-, y educativa, estigmatizando a los maestros y matando a la gallinita de los huevos de oro, el petróleo cuya nacionalización, en 1938, prendió los últimos focos del nacionalismo; ahora sólo velamos a los restos.

Fíjense: desde el gobierno surgen advertencias para agraviar a los opositores. A Ricardo Anaya lo traen frito con la compraventa de una fábrica y su ganancia de poco más de 30 millones de pesos, pero nada se dice, desde los estratos oficiales, de las desviaciones por ¡seis mil millones de pesos! bajo el método Rosario y su “estafa maestra”. La diferencia de cifras dibuja la hipocresía de la clase en el poder y cierra, o lo pretende, los caminos de la democracia; si la hubiera, Rosario, Gerardo Ruiz Esparza y el propio “ciudadano Meade” estarían, cuando menos, bajo serias indagatorias de la Procuraduría General con rumbo a los penales de alta seguridad.

Por si fuera poco se busca desacreditar a Andrés, líder de la justa presidencial por un margen que en cualquier nación del mundo, a tres meses de los comicios y cuando hoy arrancan las “campañas” formales –no han cesado un solo día por cierto-, tratando de “blindar”, con una derrama de dos mil millones de dólares, la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México que agravia a los pobladores de la región, desde San Salvador Atenco hasta Texcoco.

Pro, nadie explica cómo es que una obra, cuyo adelanto es de tan solo un 20 por ciento, ya ha sido pagada, por adelantado, con el 87 por ciento de su cotización inicial para beneplácito de sus constructores, Norman Foster y Fernando Romero, el yerno favorito de Carlos Slim Helú, el mayor de los millonarios de México y el sexto, por ahora, en el listado internacional.

Tampoco el señor peña explica cómo es que se perderán ¡200 mil millones de dólares! si se interrumpe la alevosa reforma energética, como ha ofrecido el icono de Morena. De ser así, no vendría mal un desglose de compromisos ruinosos para México y la razón por la cual la enorme cifra aplastaría la economía nacional. ¿O son sólo bravatas para agitar las aguas electorales? Me parece que así es.

La Anécdota

De acuerdo a los momios de tantas encuestas falsamente “serias”, el margen entre Andrés y sus seguidores no es menor a 18 puntos aun cuando se percibe que es mayor entre quienes han hecho ejercicios democráticos, como este columnista, y observan cómo las cifras revientan en pro del tabasqueño en su tercera jornada presidencial. Técnicamente, no hay forma de revertir, en noventa y dos días, una tendencia tan definida y, además, protegida por millones de incondicionales –una condición que me disgusta-, dispuestos a soltar a los tigres.

Lo grave del asunto es que, en el remoto caso de que se produjera un milagro a favor de Meade o Anaya... nadie lo creería y, de cualquier manera, el país entero lo resentiría. No es una amenaza sino una expectativa que surge por el análisis de la situación actual en todas las entidades del país incluyendo aquellas, como Yucatán, en donde no había prosperado el PRD ni la izquierda... ni lo hace Morena, sólo Andrés.

Sobre advertencia, reza el refranero popular, no hay engaño.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
29 Marzo 2018 04:00:00
Desarrollo infame
El señor peña, en fase de finiquito y con los momios en contra por cuanto a las tendencias electorales y también su creciente impopularidad –ningún otro mandatario, ni su predecesor inmediato digamos, había llegado a sus últimos meses como mandatario envuelto en tanto rencor, tan tremendo dolor colectivo, como el actual-. Y esta condición conlleva, desde luego, el suicidio del PRI con las armas ciegas de los deplorables que forman el anillo de la infamia alrededor del no militante Meade, atrapado por los tentáculos de las tinieblas. ¡Vaya candidatos a posiciones plurinominales! ¡Rubén Moreira, Pablito Gamboa, Osorio Chong, la hija de Beltrones y una larga lista de rufianes! Solo les falta apretar el gatillo el primero de julio.

Nadie persigue a la intocable -¿no que no los habría, señor peña, farsante?-, Rosario Robles Berlanga, cómplice mayor de la cúpula –pueden equivocarse, señores correctores en este caso y colocar la “o” en vez de la primera “u” acentuadas- de un poder territorial cuestionado por la disputa, y en muchos casos la sumisión, ante las bandas criminales, desde los “capos” mayores hasta los ladrones improvisados a quienes corretean los perros domésticos.

La nueva dama de las camelias, a quien trató de seducir Andrés cuando ya tenía ella la vista puesta en el empresario chantajista Carlos Ahumada –el de los videos políticamente sucios y no menos escandalosos porque son reales-, aunque el desaire le llevó a desprenderse de los encantos de sus piernas, siempre exhibidas en las reuniones claves, sirvió de plato fuerte para triangular ¡seis mil millones de pesos! desde el erario, utilizando a universidades y empresas fantasmas, sin que nadie conozca, salvo los beneficiarios entre ellos la señora Robles, el destino de los mismos. La cúspide de la era de la corrupción donde peña ha clavado su pendón.

¿Y qué decir de Emilio Lozoya Austin, heredero de uno de los salinistas químicamente puro del mismo nombre –uno del célebre trío de los “toficos” porque eran “bien ricos”-, quien recibió sobornos escandalosos en 2012, por cuatro millones de dólares, y a principios de 2016, por diez millones de la verde divisa durante su estadía como director de PEMEX; luego Lozoya dejaría a esta institución para mantenerse en la mediocridad de su carrera de economista.

Con estas cartas, además de las de la constructora HIGA que financia a la primer familia y a sus cercanos –como Luis Videgaray Caso-, acredita el régimen en curso su condición del ejemplo vivo de la corrupción; y ninguno de los aspirantes, ninguno reitero, aunque se digan ajenos a la misma están a salvo del escrutinio público y de las sospechas de cuantos no son sus incondicionales. Ahora bien, si estos quieren ser felices, revisen las encuestas que favorezcan a su causa y duerman bien.

A los pocos periodistas independientes, como suele ocurrir, nos toca bailar con la más fea: La bilis de quienes saltan a la menor crítica sin entender que sin esta, sencillamente, la democracia sería imposible.

La Anécdota

Llegamos a veinte. Al cumplirse un año desde los asesinatos contra Cecilio Pineda Birto, el 21 de marzo de 2017 en Guerrero, y Miroslava Breach Velducea, dos días después en Chihuahua, otro colega, Leobardo Vázquez Atzin, fue victimado en Veracruz, la tierra de los caciques Yunes, familia ominosa respaldada por el PAN y el PRI y con profundo arraigo en el sistema político. Creer en la justicia es una quimera en estos tiempos: En doce meses -de marzo a marzo- , se dieron dos decenas de crímenes contra informadores y colegas.

Pero de nada vale decir que es inaceptable porque no ceden los asesinos refugiados en el poder público. Es necesario alzar la voz para que las instancias internacionales, entre ellas la Comisión de Derechos Humanos a nivel global -la nuestra sirve bien poco-, exhiban la podredumbre de la actual administración, teñida de sangre.

Una secuela ominosa como marco a un proceso electoral viciado de origen, tendencioso –como reflejan las encuestas-, y arcaico por la volatilidad del mismo y las influencias externas... como la del grupo del anaranjado Trump, Cambridge Analytic, que modificó los algoritmos de los infectados comicios estadounidenses de noviembre de 2016. ¿Algo más?

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
28 Marzo 2018 04:00:00
Ricos asustados
Los empresarios se reunieron para cenar en torno a quien encabeza las encuestas rumbo a la Presidencia de la República, seguros de que el aspirante, como se acostumbra con una cortesía lacayuna, recitaría cuanto querían escuchar para asegurarse un sitio en el nuevo Olimpo con pequeños trazos izquierdistas al estilo, por ejemplo, del español Felipe González Márquez, quien no dudó en ser muy “preciso” al responder cómo podía convivir un parlamento democrático con una monarquía autoritaria per se. El hombre se quedó perplejo unos instantes, tomó aire y respondió:
--¡Caramba, macho! No lo sé... pero funciona.

Como él deben concluir los dueños de las principales fortunas en México cuando les hablan de cambio pero con guiños hacia la continuidad que tantos haberes les ha dejado en el transcurrir del neoliberalismo empobrecedor, numen y centro de las políticas antisociales que venimos arrastrando, por desgracia, desde la etapa de Miguel de la Madrid en la Presidencia cuando este cerró el paso a cualquier posibilidad de integrar un Mercomún Sudamericano, como propuso el entonces presidente argentino Raúl Alfonsín –tratado a su muerte como un verdadero héroe a diferencia del deslavado funeral de aquel mexicano que disimuló sus intenciones hasta el final de su vida de traiciones-, para caer, primero, en el neoliberalismo atroz y, después, en el TLCAN que, desde luego, hoy se ha convertido en moneda de chantaje porque no podríamos enfrentar la perspectiva de un comercio tan desigual y proteccionista por parte de las potencias norteñas.

El caso es que los ricos se incomodaron con la reiteración de las palabras de Andrés, líder de la justa que ya avanzó la teoría “del tigre” para insistir en que, de darse un nuevo fraude, el felino de la utopía se soltaría sin control tara devorar a los falaces, alquimistas y patrocinadores. De no haberse dado jamás un engaño electoral monumental, tales frases caerían al vacío sin remedio; pero como los manoseos comiciales y las imposiciones son usuales, a nivel federal y en cada entidad de la República –ninguna se escapa-, la advertencia no cae en el vacío aunque los timoratos y cuantos quisieran continuar con el actual estado de cosas, que tanto les reditúa, se rompan las vestiduras y alcen clamores al cielo... como si Dios protegiera a los explotadores, sinvergüenzas, cómplices y ladinos en comunión con narcotraficantes y demás criminales.

Ya va siendo hora de que enfrenten su realidad aquellos –muchos de ellos extranjeros o miembros de colonias con muy alto nivel adquisitivo-, acaparadores de divisas, enviadas a sus respectivos países o ahorradas por malos mexicanos en bancos anglosajones, traicionan a México empobreciendo incluso a sus empresas para acumular fortunas familiares con blindajes diversos en los llamados paraísos fiscales.

Así actuó, desde el poder, Rosario Robles Berlanga, con sus célebres triangulaciones que se sitúan como la “estafa maestra”, digna de un filme hollywoodense, gracias a la cual pueden desaparecer hasta seis mil millones de pesos sin reacción alguna por parte de la execrable administración peñista. ¡Y todavía el mandatario en funciones habla de que debe asegurarse el “desarrollo” al emitir los votos! ¡Qué vergüenza!

La Anécdota

Al parecer, el PRI ya tiene en sus manos el arma o, en sus labios, el cianuro, para acabar con su existencia. Si mal le van las cosas a su abanderado, no militante, peor es su perspectiva desde el anuncio de quienes serán los consejeros de este –encabezados por el tiranosaurio Beltrones e incubado por la gallina ladrona, Ivonne Ortega-, y cuáles sus candidatos a las posiciones plurinominales con una cáfila de maleantes, supra conocidos, en los primeros sitios, seguros de integrar la nueva legislación.

Lo de la relación de nombres –Gamboa, Osorio, Rubén Moreira y otros ex gobernadores de su calaña-, va a cuento de que los observadores estiman que las posiciones del PRI en el Senado, si los comicios son limpios confirmándose las tendencias, no pasaría del ¡veinte por ciento! de los escaños en el Senado. La última paletada al sepulcro de la impudicia histórica de este partido.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
27 Marzo 2018 04:00:00
Honda contaminación
Estamos enfermos, todos, a causa del virus de la manipulación, acaso el más dañino de cuantos pululan desde Los Pinos, las sedes legislativas, los juzgados y hasta la Policía o gendarmería pasando por las Fuerzas Armadas avitualladas para robarles a los inocentes –botines de guerra les llaman- mientras tranzan con las poderosas organizaciones c riminales que lo mismo trafican con drogas, seres humanos y armas para triangularlas hacia las naciones de Asia y África en conflicto con la mayor potencia militar de todos los tiempos.

Lo peor, para México, está por empezar. Estamos a solo cuatro días del inicio “formal” de las campaña políticas si bien sabemos, de sobra, que no se han interrumpido desde finales del año pasado cuando los supuestos aspirantes hicieron cuanto les fue posible para convertir el prólogo en sustancia y proclamarse como seres “benditos”, intocables, bajo el signo de las alianzas absurdas entre la izquierda y la derecha o con partidos surgidos para elevar el chantaje al más alto nivel, como el PANAL –de rica miel-, o el Verde que sólo sirve para proteger animales llevándolos a su propio sacrificio. Imbecilidad galopante.

De esta suerte, el muy desprestigiado Instituto Nacional Electoral –antes IFE que se modificó al estilo del PNR, del PRM y así hasta llegar a ser PRI-, ejerce un presupuesto “récord”, 28 mil 108 millones de pesos, superior por diez mil millones al dispuesto en 2012 –cuando se prefirieron los monederos de MONEX y las despensas de SORIANA, empresas todavía no castigadas por un boicot popular que debió darse desde entonces-, y más del doble del asignado en el turbulento 2006, el de la usurpación calderonista, esto es 12 mil 938 millones. Por cierto, en el 2000, cuando inició la parodia del cambio se gastó 9 mil 806 millones.

La espiral fue pronunciada y vergonzosamente avalada por cada legislatura en turno, sin el menor pudor porque nadie, claro, la emprende a puntapiés contra sí mismo; mucho menos si se pertenece a una clase política que, por una parte, niega la influencia de la Casa Blanca o el Kremlin en el proceso electoral y, por la otra, solicita la presencia de observadores del exterior –ya lo hizo el candidato del PAN-PRD-MC, Ricardo Anaya-, como un escudo para tratar de defenderse de la maquinaria oficial empeñada en lo imposible: la continuidad del PRI sin abanderado militante.

Sorprende, y mucho, la obsesión priísta por manejar encuestas falsas a sabiendas que la ciudadanía ya maduró lo suficiente para darse cuenta de la tendencia enferma que marcan, exhibiendo con descaro a sus patrocinadores. No hay defensa posible ante los rumores derivados de la estrategia global, acaso diseñada por los catalanes intrusos o la empresa Cambridge Analytica, del pato anaranjado, que trabajan arduamente mientras los mexicanos duermen y creen en la limpieza electoral tanto como en la inminente coronación de la selección nacional de fútbol en Rusia. Sueños nada más, modificaría el poeta para no caer en el catastrofismo de las sombras.

La democracia es quimera en nuestro país; y aún así iremos a las urnas sin saber, y esto es lo más grave, si habrá organización capaz de defender nuestros sufragios; o el pueblo mismo.

La Anécdota

De todas las inmundicias que maduraron durante esta falsa “intercampaña”, además de las multas absurdas del INE –cuyo destino es bastante incierto-, la peor, sin duda, es el descubrimiento del “modelo Rosario” –por la señora Robles Berlanga, la misma que nació en San Antonio de las Alazanas, Coahuila-, para triangula fondos desde dependencias públicas hacia universidades y otros centros educativos para ir disolviéndose en empresas cómplices del peñismo que no rinden cuentas. Esto es: se sabe qué salen los dineros pero nunca cómo se invierten.

La pillería es enorme. Se trata de cantidades que suman 3 mil 947 millones de pesos, los acreditados, hasta seis mil millones como acusa el PAN mientras MORENA y sus aliados sólo hablan marginalmente del tema. Siquiera en este punto valdría la pena que los opositores se pusieran de acuerdo para no parecer insensibles o neciamente partidistas, condición que suele nublar el entendimiento de los incondicionales.

De lo que ya nadie duda es en la traición del PRI y la prevaricación de peña. ¡A la basura con ellos!


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
26 Marzo 2018 04:00:00
Flagelo universal
El terrorismo, como cauce “moderno” de la guerra de guerrillas, es y será interminable. Por desgracia, tendremos que acostumbrarnos a vivir con este flagelo como antes lo hemos hecho respecto a la miseria del mundo, las permanentes catástrofes naturales –llámense terremotos, huracanes e inundaciones-, la violencia en México cada vez más cercana al estado fallido, los vaivenes de una economía tambaleante, los feminicidios –no solo en la estigmatizada Ciudad Juárez-, los fraudes electorales, los registrados y cuantos vienen, y los horrores derivados de la descomposición del tejido social –desde los enajenados tiroteos en las escuelas del “primer mundo” hasta la cacería de indocumentados que tanto alienta el fascista “pato” Donald Trump.

Vamos sumando agravantes cada vez sin poder remediar los que ya cargamos.

El martes 22 de marzo de 2016, volaron el aeropuerto de Bruselas y algunas estaciones del Metro de la capital en donde se asienta el Congreso Europeo luego de la declaratoria de la Unión, acaso como una advertencia de que no se extinguirá el terror mientras los bombardeos no cesen, y aún si lo hace, sobre el llamado Estado Islámico extendido a Siria y Libia.

El dolor, cada vez mayor, y el miedo desbordante son los signos de la (in) convivencia humana en este lamentable principio del tercer milenio. Y cada que se van diluyendo las noticias volvemos a la normalidad asimilando hechos que la mayor parte no entiende y creyendo que lo único factible es olvidarlos. Pero no se puede.

De hecho, Europa es un blanco vulnerable permanente como lo es Estados Unidos. Primero fue Nueva York, luego Londres y Madrid; y más tarde París y Bruselas. La lógica indica que la mira está puesta en el Berlín de Ángela Merkel, esto es del centro neurálgico del Cuarto Reich, pese a las previsiones tomadas para expulsar, nada menos, a ciento treinta mil inmigrantes que no provenían de las zonas de guerra.

Este dilema lo percibí en la capital de España, hace poco más de dos años, en donde no hay gobierno pero las adherencias anglosajonas son mayores –de allí el incesante empeño en prohibir corridas de toros antes de elevar la preocupación contra la desvaloración de las vidas humanas-, en pleno colapso de la razón de Estado y pese a la decadencia de una monarquía de zánganos que son incapaces y no están facultados para resolver el vacío prevaleciente en la estructura gubernamental.

Debate
Estados Unidos, con todo su poderío e intacta la tendencia a considerarse los policías del mundo porque desde Washington despacha, dicen, “el líder del mundo libre” –de decencia, cabría agregar-, pierde en cada jugada del destino y ante las demostraciones del terrorismo que puede extenderse hacia donde quieran las células extraviadas del Islam, ofendidas por la ruptura, sin vuelta de hoja, que representan las mutuas agresiones desde y contra occidente.

No parece haber vuelta atrás en un torbellino que basa su ideología en la globalización cuyos hilos conductores han llevado al mundo a una mayor pobreza, misma que se ocupa en equilibrar –según los mandos de la ONU- el entreguista ex presidente mexicano, Ernesto Zedillo Ponce de León, el gran simulador.

Uno de nuestros peores políticos –solo falta que también aparezcan adoradores de este como sucede con los de los señores calderón en vindicación tortuosa por las comparaciones oficiosas con el peñismo y expertos en manipulación de masas para favorecer a Margarita, la incendiaria-, quien empobreció a México con sus líneas neoliberales y la ausencia de inversiones públicas que desarrollaran algo de infraestructura, es el supuesto equilibrador.

Los terroristas, productos extremos del hambre universal, sencillamente ni lo toman en cuenta.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
25 Marzo 2018 04:00:00
Sepulturero del futuro
En la célebre obra, “México Bárbaro” de John Kennet Turner, se cuenta con apego a los hechos y una técnica de investigación impecable el drama de los indios yaquis de Sonora, entre otros, demostrándose que el numen del estallido de 1910 fue, sin duda, la desigualdad social. No es extraño el aserto en nuestra historia: Ya habíamos contado que, de acuerdo a peritos hispanos –quizá preparados para librarse del estigma de sus asesinos predecesores-, la destrucción de Teotihuacán había sido consecuencia directa del dilema permanente entre los explotados, quienes se cansan de vivir a las sombras, y el pequeño círculo de gobernantes, sacerdotes y guerreros de alcurnia. El mismo vendaval que destruyó a los imperios egipcio, griego y romano luego de centurias dominantes por el paso de los “caballeros” dispuestos a defender sus patológicas razones con la fuerza de las armas.

Esto es: en México, las distancias entre quienes mandan y cuantos obedecen es mayúscula y sin que jamás se haya respetado el principio republicano fundamental: El de la soberanía popular imperante sobre los grupos fácticos de poder. De esta “útil” ignorancia se derivan todos los grandes males de nuestro país, desde el ostracismo silencioso, al que he llamado “sepulturero del futuro” y “el mejor compañero de la corrupción” entre otras definiciones, hasta la exaltación de la riqueza como única ruta el pro del estatus dentro de una comunidad inmersa en su propia hipocresía. (Ni siquiera los obispos, salvo excepciones que confirman la regla, se atreven a compartir la mesa con sus servidores por razones de “buen gusto”).

Hace tiempo, en mis días en San Miguel de Allende –la maravillosa ciudad colonial que quisiera recordar con más cariño si no fuera por la cercana presencia de la maldad en mi hogar; me dicen que no debo hacer referencia a mis emociones personales pero, a estas alturas, me he ganado el derecho de hablar cuanto me da la gana-, un heredero ricachón, quien jamás ha trabajado para ganar un peso, se extrañó que uno de mis colaboradores se sentara al lado mío, y en la misma mesa que compartía con el millonario, y antes de preguntarle sobre lo que comería, le soltó:

--A este no le muestres la carta; ¿no ves que no está acostumbrado? Mándenle un tazón con frijoles y con eso le basta.

Iba a responder la majadería cuando el noble humilde se carcajeó y replicó:

--¿Sabe usted? También puedo comer carne y no me hace daño; en cambio a usted, se le atoran los frijoles.

El heredero tuvo el buen tino de no responder esperando que yo actuara; y se sintió muy molesto cuando, a cambio, le di unas palmadas en la espalda. Y luego, en la plática, el sujeto engreído e incómodo por la presencia de alguien no perteneciente a su nivel social no cesó de hablar de la necesidad de votar por otro partido, ya no el PRI sino el PAN, estábamos en las vísperas de los comicios, para así evitar el hambre de tantos campesinos maltratados. El fariseísmo llegaba muy alto en su rancho en donde servía a la decena de empleados, como se había acostumbrado en la casa de sus padres, solo lo proveniente de una inmensa olla... con frijoles y retazos de hueso. Su familia, claro, devoraba platillos exóticos europeos y norteamericanos.

Por las alcobas

Todo parecía ir estupendamente para él –especulando con bienes inmuebles-, hasta que llegó la hora de encontrarse, como si no hubiese pasado el tiempo, con la barbarie del México actual: lo secuestraron, a él y su mujer estadounidense ya fallecida, a ella la dejaron libre instantes después, y lo mantuvieron siete meses en una suerte de ataúd en circunstancias muy parecidas a las que padeció Diego Fernández de Cevallos de mayo a diciembre de 2010 bajo la indiferencia notoria del gobierno panista de Calderón. Lo mismo sucedió al respecto de los falsos “accidentes”, en donde perdieron la vida Ramón Martín Huerta, Juan Camilo Mouriño y Francisco Blake Mora, el primero cercanísimo a los Fox y los segundos en condición de secretarios de Gobernación al ser muertos.

Bastó con exaltar su “heroísmo” –si hubiese sido tal no estaríamos hablando de meros accidentes, porque entonces hasta el trailero que muere en una carambola tendría condición de hijo distinguido de la nación-, a través de funerales de Estado, para rendir culto perentorio a los difuntos y seguir la senda del olvido. Por algo la familia de José Luis Santiago Vasconcelos, ex zar antidrogas y de hecho cremado dentro del avión de Mouriño, se negó a la parodia.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
23 Marzo 2018 04:00:00
La cola sucia
En el aniversario del macabro crimen contra Luis Donald Colosio, las bofetadas contra la tesis antipresidencialista de este son solo llamaradas. Como el gato del cuento, no pocos mexicanos tienen los ojos al revés y la cola también, infectada por la partidocracia más fuerte que el presidencialismo de antaño o fusionada con este como sostengo. La cuestión es que los hechos sucintos y claros, cuando menos así deberían ser considerados, pueden ser motivo de largas y pírricas polémicas a costa del uso de las tecnologías modernas capaces de hacer hablar a un monigote con el lenguaje de Nulo –Aurelio Nuño- y su corte de corifeos iletrados quienes apenas pueden “ler”.

Es, de verdad, lamentable, lo temprano que comenzó la guerra sucia basada en la soberbia de los contrincantes y la obcecación de las dirigencias de cada instituto por demostrar que sus razones son las únicas válidas, consistentes y libres del ominoso pecado de la servidumbre cuando, en el fondo, es otra cosa, siniestra, la que impera en cada uno de cuantos las forman. De allí que las escisiones no sean poco frecuentes, alentadas por los humos ominosos de la intolerancia y la cerrazón.

Todos cuelgan en el perchero sus pecados y alegan ser poseedores de las virtudes, solo ellos, que deben desembocar en la exaltación de su propia personalidad; los defectos y los errores son para otros; las bienaventuranzas para el grupo afín. Y con este maniqueísmo, como lo he dicho tantas veces, se pretende construir el futuro contra la opinión, en cada caso, de la mayor parte de la ciudadanía porque NINGUNA opción partidista aglutina a más del 40 por ciento de los presuntos votantes mientras el 60 por ciento restante la rechaza; esto, claro, en cuanto al líder de la justa por la Presidencia. No lo olvidemos.

No puede hablarse, con los ojos bien centrados, de una mayoría definitoria, ideal de la democracia, sino de distintas opciones que se disputan el ansiado nivel del treinta por cierto, o de la tercera parte y un poco más, para asegurar victorias que disgustan, insisto, a las otros dos tercios aunque rabien, con inaudita furia, los incondicionales de una y otra y otra opciones, atrapados en la ligereza de los intereses propios o en la superficialidad de los análisis que, resumidos, concluyen: “es el menos malo; no tenemos opciones”. Por desgracia, puede que tengan razón.

Lo lamentable es que contando con tanto tiempo por delante para la elección de 2018, llegue o no peña al final de su deplorable mandato –debería irse ya, aunque solo le falten oficiosos un poco más de nueve meses, para salvar un poco de dignidad, si le resta alguna, y dedicarse a las terapias necesarias para vencer su cáncer prostático-, se nieguen al debate serio las principales figuras destinadas a conducir a México en el futuro inmediato y caigan en la rutina de los golpes bajos... aunque, en muchos casos, estos no sean sino repaso de acontecimientos incontrovertibles que han lastimado al cuerpo otrora resistente de la República.

La Anécdota

Veamos los casos y ustedes juzgarán. Comencemos con el panismo persignado que oculta y desdeña serios acontecimientos prohijados por el mismo. Digamos el caso de Sonora, aunque Guillermo Padrés Elías y su hijo ya estén presos –solo ellos entre toda la podredumbre priísta-, en donde fincó intereses y distribuyó enormes cohechos Donald Trump junior desde hace años. ¿Acaso el muro de la ignominia podrá ser indicativo del primer paso para robarnos más territorio a cambio de la promesa de no invadir el resto? Ya es hora de ir pensando en ello, señor peña, señor Videgaray.

Además, no pueden olvidarse algunas proezas de los panistas, aunque se diga independiente la esposa de calderón. Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle, cuya esposa Martha Érika Alonso Hidalgo busca afanosa la gubernatura de Puebla como si se tratara de una argolla matrimonial, llevan sobre sus espaldas el peso de sendos dramas: La primera, por su concurrencia al incendio de la guardería –por llamar de algún modo- ABC de Hermosillo y el segundo por cuanto a la ignominiosa “ley bala” que se gestó en el asesinato del niño tzotzil, Luis Alberto Tehuatlie Tamayo, durante una brutal represión que marcó el autoritarismo insensible, fascista, de su estancia en el Palacio poblano.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
22 Marzo 2018 04:00:00
Con vista exterior
Resulta increíble, a estas alturas de la asfixia presidencialista, que los emisarios del PRI, encabezados por Claudita Ruiz Massieu -quien escupe sobre la tumba de su padre, asesinado por la mafia a la que ahora ella sirve-, decidieran ir ante la OEA para darle difusión internacional a la ofuscada persecución contra Ricardo Anaya, el panista aliado con el PRD y MC, por supuesto lavado de dinero del orden de seiscientos millones de pesos aunque el meollo del asunto se centra en la compraventa de un galerón en 54 millones de pesos.

Si se habla de lavado de dinero, por cierto, debe asentarse, y con claridad, que los montos manejados por los grandes capos y los políticos infiltrados –por lo general del PRI pero también en otros partidos incluyendo la derecha y la izquierda-, son muy superiores a los cauces seguidos por Anaya y su familia; no bajan, para decirlo sin eufemismos, de mil o más millones de pesos por decir lo menos y en este trance 54 millones son una bicoca muy lejana a las desviaciones ¡por seis mil millones de pesos! a través del método Rosario –por la señora Robles-, triangulados hacia universidades y de éstas a empresas diversas sin que NADIE explique en cuáles manos quedaron.

La señora Ruiz Massieu, por cierto, entregó una carta y “un expediente” al secretario general de la OEA, Luis Almagro, abogado y político uruguayo, quien debe haberse sorprendido que el partido en el poder en México parezca no reconocer la eficacia de sus propios instrumentos persecutorios –la PGR entre ellos-, y requiera la bendición de instancias internacionales para aspirar a alguna validación bajo el supuesto de que la OEA está al servicio de los gobiernos afiliados y no de los intereses colectivos; por ello se traslada a esta institución, cuyo desprestigio ha ido en aumento al darle seguimiento a las condiciones de las potencias del orbe y no a Latinoamérica, la inescrupulosa acusación, obviamente insostenible en la perspectiva nacional incluso ante organismos de falsa autonomía y al servicio, por ahora, del peñismo cobarde.

Mientras tanto, Anaya, en busca de blindaje, acudió a entrevistarse con Ángela Merkel, por segunda vez ya en calidad de candidato, y seguirá viajando, por Chile y Estados Unidos, para hablar de las resistencias democráticas en México, como él lo plantea, aun cuando con ello aumente la mala imagen del gobierno de nuestro país en la perspectiva orbital.

Por cierto, la canciller de Alemania insistió en que impulsar el libre comercio, contra las prácticas restrictivas del anaranjado Trump, solo sería posible si perviven las prácticas democráticas sobre las represivas con instrumentos del Estado enfilados hacia los opositores. Sea como fuese, y a diferencia de Andrés, Anaya sostiene que, de ganar, encerraría a Peña tras denunciarlo penalmente por innumerables delitos.

Por su parte, contra quienes alegan lo contrario, Andrés no ha viajado a Venezuela... ni a Moscú.

La Anécdota
El señor peña insiste en que solo uno de los candidatos, en referencia evidente a José Antonio Meade, tiene los “atributos” para llegar a Los Pinos y sentarse en la silla que ahora ocupa el primero.

¿Cuáles serán esas virtudes, cómo espejo del penoso legado peñista? ¿Acaso las muertes múltiples perpetradas por el ejército? ¿La corrupción que jamás había alcanzado cuotas más altas en la historia de México? ¿Las complicidades mayores con quienes han adquirido una parte sustantiva del patrimonio que era solo de los mexicanos? ¿Las magras reformas que nos empobrecieron todavía más? ¿La ignominia de no defender nuestra soberanía ante los amagos grotescos de Trump y sus pandilleros quienes se han cansado de insultarnos al pie de los “prototipos” para el muro de la ignominia.

¿Este legado, señor Peña, es al que quiere darle continuidad? ¿Y con ello se pretende que el candidato, no militante del PRI, suba en las encuestas y alcance sin escrúpulos a quien lidera la justa por la Presidencia?

Las respuestas las tenemos todos.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
19 Marzo 2018 04:00:00
Debates y Tigres
El Instituto Nacional Electoral, encabezado por el racista Lorenzo Córdova Vianello, dispuso que deberán realizarse tres debates “oficiales”, uno cada mes desde abril –en la Ciudad de México, Tijuana y Mérida-, suficientes, según el criterio de los consejeros, para que cada postulante exponga propuestas y confronte opiniones con sus adversarios.

Más de tres, según observo, causarían desinterés y aburrimiento en la opinión pública por la reiteración de los argumentos.

Para ello, en la Ciudad de México, el 22 de abril y en el Palacio de Minería, los postulantes hablarán de “política y gobierno”, temas candentes que obviamente darán lugar a réplicas severas por cuanto al análisis del actual estado de cosas situado en el abismo de la crisis; además, será entonces cuando también puedan señalar las tremendas diferencias entre las dirigencias que forman alianzas desde polos opuestos; las tres, para decirlo de una vez.

El segundo será en Tijuana, Baja California, en la Universidad, el 20 de mayo, en plena canícula, para tratar sobre las relaciones de México con el mundo, tema que seguramente se centrará en los bipolares desencuentros con el mandatario de los Estados Unidos y la sumisión de nuestro gobierno, además de los desiguales vínculos con la Unión Europea.

Finalmente, en Mérida, a realizarse el 12 de junio en el Museo del Mundo Maya –en donde no hace mucho presenté el libro “Mientras Volvemos al Polvo” de José Antonio Ceballos y con Armando Manzanero-, a las nueve de la noche, para hablar de la economía y el desarrollo, dos asuntos obviamente empantanados y que obligarán a los participantes a cruzar opiniones para reventar a los rivales con las alegaciones proselitistas finales y a diecinueve días de distancia de la contienda nacional, incluyendo los tres destinados “a la reflexión” que, desde luego, a nadie le interesa realizar.

Me parecen suficientes y completos si los candidatos no dilapidan el tiempo lanzándose bravatas o presentando copias de acusaciones –a Ricardo Anaya lo persiguen ya hasta en la OEA a donde llegó Claudita Ruiz Massieu clamando por justicia y en evidente desprecio a las autoridades mexicanas quienes quieren lavarse las manos; cuando menos es paradójico-, en medio de berenjenales de adjetivos inútiles y hasta prosaicos. No faltarán quienes aseveren que uno se irá a “La Chingada” –e rancho en Palenque-, otro será conminado a pedir asilo en Atlanta y un tercero podrá solicitar visitar un meadero para dar lustre a su nombre. Y es esto lo que NO queremos ver ni escuchar. Para vulgaridades, las comadres del PRI y algunos “memes” fuera de tono.

Por tanto, sobra la invitación a comenzar los debates extraoficiales aprovechando este periodo en el que todos lo dirigentes partidistas se han reído en la cara de los consejeros del INE sin que éstos se pronuncien: se supone que en la llamada “intercampaña” habrían de cesar los actos propagandístico y éstos han sido más numerosos que los de la llamada “precampaña”. A partir del 31 de marzo, dentro de once días, los temas estarán agotados y el hastío de la ciudadanía habrán de pagarlo muy caro, con desinterés, abulia y, en su caso, abstención.
Se les pasó la mano.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)


La Anécdota

Durante la campaña de 2006, algunos de quienes se creían consejeros de Andrés –cuando este no escuchaba sino su propia voz-, le recomendaron no enfrentarse al entonces presidente Fox –porque él no era candidato-, moderar su lenguaje para comenzar a hablar “como presidente”, esto es en un tono menos desenfadado y, sobre todo, asistir a los debates oficiales.

Andrés dijo que sí, en privado, y actuó al revés en público: Llamó “chachalaca” a Fox, insistió en los adjetivos infamantes y rehusó comparecer ante empresarios y otros grupos de poder limitándose a asistir al último encuentro entre candidatos. Con ello, dejó espacios que le ocuparon y fueron pretextos para que las encuestadoras mañosas cerraron espacio hasta clamar la mentira de un empate técnico.

En esta tercera campaña debiera Andrés hacer un recuento de fallas y, por lo menos, evitar tropezar con la misma piedra... si quiere, de verdad, ganar.
18 Marzo 2018 04:00:00
» Presidencialismo, NO
La única manera de abatir al presidencialismo autoritario, en la realidad y no en los discursos, sería con una reforma constitucional que finiquitara el modelo de la República presidencialista exaltada por el ejercicio público de una voluntad superior aun cuando se establezcan contrapesos en los otros poderes de la Unión. El solo hecho de que el Ejecutivo recaiga en un solo individuo frente a legisladores y jueces –los primeros se multiplican a golpes de iniciativas en pro de una entrampada pluralidad-, refrenda el acento egocéntrico de la estructura gubernamental.

Ya hemos dicho que en un régimen parlamentario la jefatura de gobierno –fuera del simbolismo de la representación del Estado que puede estar en manos de monarcas coloridos-, recae en quien encabeza el listado de congresistas más votado y tenga capacidad para negociar con las demás fuerzas políticas los consensos necesarios para asegurar la viabilidad del gobierno. Esto es, se estima que quien está llamado a señalar las líneas generales no puede ser motivo de zancadilleo permanente por parte de cuantos conforman la segunda fuerza política tras el desplazamiento derivado de las urnas. De esta manera funciona el principio democrático en pro de las mayorías sin que ello signifique el aplastamiento automático de la disidencia.

En México, como siempre, nos hemos quedado a mitad de la ruta. El señor Fox anunció, en abril de 2001 y con motivo de su primero y único informe trimestral –la costumbre cesó en cuanto se sopesaron los riesgos derivados del incumplimiento notorio de la palabra empeñada hasta el punto de que el personaje no pudo siquiera rendir su último informe anual ante el pleno del Congreso atrapado en una densa marea de protestas-, el fin del presidencialismo autoritario. Lo hizo, como solía ser su costumbre, con la discrecionalidad característica de sus antecesores cuya funcionalidad se desarrollaba precisamente por efecto de la concentración de poder ante un Legislativo complaciente, esto es integrado por una amplia mayoría de incondicionales, y un Poder Judicial que dependía de la figura central para su integración.

Se interpretó entonces que la torpeza del mandatario señalado, aunada a su evidente ausencia de carácter que le impulsó a vadear las conflictivas de mayor calado dejando pasar el tiempo para endosarle la responsabilidad a quien heredara el alto cargo, era demostración del acotamiento de la figura presidencial por efecto de la vocación democrática de quien ejercía las funciones presidenciales y optaba por desdeñar algunas de ellas. Nada más falso si consideramos que, a pesar de sus limitaciones emocionales y políticas, siguió ejerciendo unilateralmente el poder central incluso para anunciar el fin del presidencialismo, sin más consenso que el propio, o para validar, en la misma línea unipersonal, el oficioso concepto del cogobierno al lado de su ambiciosa consorte que no pudo, al fin, lograr para México el discutible honor de encabezar un matriarcado al estilo de la Argentina de Evita, Isabelita y Cristinita. (En Buenos Aires me llamarían misógino por este comentario; ante la historia, en cambio, basta sopesar causas y efectos para medir los saldos negativos del estatus reflejo que termina por devorarse al original.)
16 Marzo 2018 04:00:00
Del ‘Pato Anaranjado’
Parecía un chiste irreverente pero ya no lo es. En un principio los más avezados analistas insistían en que la postulación del “pato” Donald John Trump –el apellido de su madre era MacLeod, demostración de que sí tuvo-, era poco menos que una broma y una provocación acaso para que él y sus millones fueran tomados en cuenta en la justa republicana. De hecho, algunos de los contendientes con mayores posibilidades no aceptaban su nombre por cuanto representaba y por sus discursos cargados de xenofobia, odio y racismo.

Pasadas algunas semanas comenzó a considerársele como un precandidato viable, moviendo fortunas, a costa de injuriar –no calificar- a los llamados “indocumentados” mexicanos que forman la cúspide de la pirámide de la hipocresía: gracias a la clandestinidad de sus esfuerzos los salarios recibidos son menores y a hurtadillas; pero, por desgracia, basta con esto para asegurar las remesas hacia México convertidas, con los precios del crudo en vaivén hacia la baja, en la principal fuente de ingresos desde el exterior y con amplias comisiones para uno de los socios estrellas del establishment: Ricardo Salinas Pliego, campeón de las modernas tiendas de raya, banquero por derivación y acaparador de plata entre otras lindezas oscuras. Con él, me aventuro a señalarlo, se cierra el atroz círculo de la corrupción entre el gobierno putrefacto y los empresarios rapaces.

A cambio de ello, un solo multimillonario mexicano, el mayor, Carlos Slim Helú –no vamos a entrar por ahora a analizarlo-, se atrevió en su momento de arranque a cuestionar al mentecato estadunidense cuya prepotencia no se detendrá con el muro que pretende erigir. (A veces pienso que sería útil para contener la marejada de abusivos especuladores e inversionistas aventureros del norte y no para detener a quienes, por falta de oportunidades en un país cortado a la medida de los acreedores, salen en busca de mendrugos para ganarse la vida y las de sus familiares).

El tono del enfermo mental, Trump, fue subiendo al tiempo de que diversos miembros de nuestra sociedad, la mayor parte por fuera del gobierno temeroso, se pronunciaron con una fuerza de palabra sin precedente respecto a quien ya se proponía como líder cazador de la candidatura republicana; luego sumarían sus voces, curiosamente, los expresidentes de la derecha, Felipe Calderón y los Fox, quienes abundaron en calificativos –de truhán, payaso y farsante no le bajaron- pero no analizaron las razones por las cuales había llegado a exaltar el odio xenófobo sobre todo contra los mexicanos aduciendo que estos eran portadores sólo de problemas, traficantes de drogas y engendros de violencia sorda... sin referirse a los grandes “padrinos”, como él, quienes se benefician de estas condiciones mientras restan virtudes a los “ilegales” productivos gracias a los cuales los productores, sobre todo agricultores, y ahorradores gracias a la oferta de manos desesperadas posibilitan márgenes suficientes para romper los precios del mercado y competir con ventajas con los de otras naciones, específicamente México. Una buena estrategia, para ellos, para expandirse sin disimulo.

La Anécdota

De allí que haya concluido que, gracias a las políticas entreguistas de la derecha del poder, esto es desde el régimen salinista hasta nuestros días –de las que fue además instigador Jorge Castañeda Gutman quien hoy apuesta por la amnesia colectiva para pararse el cuello con un extemporáneo mensaje en inglés al “pato”-, perdimos la rectoría social, esto es sin dominio pleno para atacar las grandes desigualdades comunitarias. Imagínense que se cierren las fronteras: ¿Qué haríamos para asimilar y darles ocupaciones a los más de dos millones de mexicanos emigrantes aun cuando las tuertas estadísticas oficiales hablan solo de 60o mil lo que NO cuadra con las remesas enviadas a México por más de veinte mil millones de dólares previos encajes del el Banco Azteca, fundado con la venia de fox congraciándose así con Salinas Pliego quien tanto le debe a los Salinas de Gortari?

Slim le dijo a Trump que si despreciaba a los mexicanos debía causar baja en los negocios mancomunados en los que el estadounidense fungía más como empleado que como socio. Trump, por primera vez, guardó silencio, casi desarmado; pero, recuperado, volvió a los andares al grado de retirar de sus actos a los periodistas –como Jorge Ramos, una de las voces hispanas más respetadas en la Unión Americana, lo mismo que a un fotógrafo de Times recientemente-, que le inquirían por sus fobias. Así entiende la libertad de expresión el bárbaro que considera esencial desplazar a los indocumentados –en una nación formada por éstos-, para exacerbar los odios hacia los extranjeros en todos los niveles. Viajar a los Estados Unidos, ahora cuando lleva solo dos meses al frente de la Casa Blanca el personaje de marras, es una temeridad NO recomendable, mucho menos si se acarician los estados en donde el nuevo Atila se hizo fuerte

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
15 Marzo 2018 04:00:00
Arrastrando cobijas
Llegó el tiempo final, el destinado a acrecentar fortunas para un “despido digno” –como si no hubieran sido las desviaciones, complicidades y prevaricaciones que convierten al sexenio por terminar en el de mayor corrupción de los tiempos “posrevolucionarios”, es decir a través de un siglo-, al que solemos definir como el “año de Hidalgo”, pero también ahora es el destinado a buscar cobijas para tapar los enormes agujeros que se filtran por cada rincón de la espectral casona de Los Pinos, en donde más de un espíritu chocarrero, comenzando con el del general Lázaro Cárdenas, su primer habitante, se aparece a los inquilinos pasajeros para recordarles que la mudanza está cerca.

Como expiación, para salvar su propio pellejo ante las gritos espeluznantes que sacuden la mansión, el señor Peña debiera comenzar con cumplir una máxima constitucional incontrovertible: El respeto a la soberanía popular, que detentamos los mexicanos en conjunto, y cuyo impulso va en sentido contrario al presidencialismo rapaz y la partidocracia mercenaria que hace estragos en las propias políticas proselitistas estructuradas para ablandar o devastar a los candidatos opositores.

En 2005, no lo olvidamos, se inventó un cargo doloso para desaforar a Andrés –el intento de construir una vialidad sobre un terreno irregular, algo de muy poca monta-, en medio de una batahola grotesca que el miserable Fox no se atrevió a continuar dejando libre la posibilidad de que el acusado fuera candidato y pusiera en jaque a la derecha... hasta ganarle si bien el fraude, derivado del gobierno panista execrable, impidió que la voluntad general, expresada en las urnas, pudiera alzarse con la democracia por prenda.

Ahora, por el momento, una furia inusual se ha volcado en contra del panista Ricardo Anaya Cortés, exigiéndole cuentas por una burda transacción que le permitió obtener 54 millones de pesos, mismos que se presentan como prueba de un supuesto “lavado de dinero” –cuando se trata de esto los números suben a miles de millones-. A cambio de ello, no se toca un cabello a Rosario Robles Berlanga, la del modelo Rosario, triangulador, por el cuál de gobierno a universidades y de éstas a empresas, se pierden tres mil 947 millones de pesos. ¡Ésta si es una cantidad que pueden ser el ejemplo mayor de cómo se desvían fondos nacionales hacia el crimen organizado!

A estas alturas, es tal la podredumbre que ya se nos olvidaron otras afrentas del gabinete de Peña, tales como el escándalo del socavón de Cuernavaca, espejo manifiesto de la manera cómo se invierten los fondos públicos, con materiales de baja calidad vendidos a precios exorbitantes para repartir los remanentes entre los socios del gobierno. La memoria pública tendrá que mover las células grises, como escribía Agatha Cristhie a través de Poirot, para considerar tiempos y escenarios del gran juicio contra el mandatario actual y sus esbirros.

De ser priísta comenzaría a solicitar Amparo; cómo no lo soy, por pura generosidad, advierto que es el momento de considerar cómo lograr una defensa digna cuando el castillo de naipes del peñismo se venga abajo.

La Anécdota

Lo digo seriamente. Desde que Andrés dijo que no va a reelegirse –cuando nadie se lo había preguntado- y aseguró además que trabajará dieciséis horas al día, contraviniendo las indicaciones de sus cardiólogos –uno de los cuales me filtró información sobre el estado real del paciente-, el horizonte inmediato se hizo más oscuro, tenebroso, cubierto de maleza maligna.

Suele ocurrir que, aunque alegue sus principios, el aspirante de MORENA ya piensa en las dificultades previstas en su camino hacia el Olimpo de los presidentes mexicanos –casi vacío, por cierto-, y en el imperativo de ampliar sus márgenes de maniobra a pesar, insisto, de sus limitaciones cardiacas. Para él, como para muchos políticos mexicanos, el poder es el mejor remedio y afrodisiaco también. En esto no hay diferencia.

Y, por supuesto, ya ni siquiera se preocupa en el 2018, sino piensa en el 2024. ¡Que enorme vitalidad!

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
13 Marzo 2018 04:00:00
Fantasma electoral
¡Qué tiempo este! La célebre “intercampaña”, cúspide de la imaginación del Rey Lorenzo Córdova Vianello y de sus “caballeros” de la mesa redonda –hay damas también-, nos ha mostrado la realidad de un proceso profundamente contaminado siguiendo las instrucciones de los operadores de Los Pinos, mientras la ciudadanía es sacudida por los sismos de la incongruencia, la perversidad y la inocuidad. Claro, los millones vuelan pero no así los votos:

--Me pueden decir que Andrés es el anticristo –me comentó un lector-, pero yo votaré por él.

--Mientras más ataquen a Anaya –replicó otro-, más me convenzo de que es la mejor opción.

--Entre este revuelo –agregó uno más-, Meade representa el equilibrio contra las locuras de sus adversarios.

En resumen, pase lo que pase, dígase lo que se diga, debates más o menos, la elección, en apariencia, ya está resuelta en quienes han decidido votar. Sólo hay un “pero”: recientemente realicé un ejercicio entre lectores, seguidores y todo aquel que quisiera participar –incluso quienes solo caen en vulgaridades escudándose en su mediocridad profunda-, y se asomaron al mismo, esto es observaron el sondeo, 130 mil personas aproximadamente y solo se pronunciaron cuatro mil 357.

Entre quienes no dudaron en expresar su signo, el 96 por ciento se inclinó por Andrés y los demás jalaron a uno que otro aspirante con preferencia por los independientes. Sorprende la tendencia salvo si se analiza un hecho incontrovertible: casi 125 mil personas optaron por el silencio y solo dejaron la huella de su lectura lo que reduce considerablemente el interés de la ciudadanía y se eleva la posibilidad de una abstención masiva que rebase, en sí, a cualquiera de los postulantes, lejanos a una mayoría absoluta legitimadora.

En este punto, claro, se basan los manipuladores profesionales quienes realizan “encuestas” al gusto de quien las paga, sin el menor respeto por la sociedad y menos por el proceso comicial; desorientan, para mal, tratando de inhibir a los presuntos votantes o, peor aún, inducirlos para andar hacia el abismo.

Este es el juego de la absurda “intercampaña”

La Anécdota
Muchos me preguntan sobre la militancia del general Lázaro Cárdenas del Río quien desapareció al viejo Partido Nacional Revolucionario y fundó, de inmediato y con signos presidencialistas, al Partido de la Revolución Mexicana.

Pues bien, se sabe, que el general Manuel Ávila Camacho, su sucesor, hizo lo propio con el PRM y dio a luz al PRI y, como una consideración extrema, ordenó que se enviara la credencial de afiliación número uno a Cárdenas. Este la recibió, la miró por sendas caras y la devolvió:

--En democracia -dicen que dijo-, la militancia es como la propia conciencia.

Nunca fue, estrictamente, priista; menos que Meade, naturalmente.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
11 Marzo 2018 04:00:00
» Bendiciones oportunas
Al Papa Pío XII le señalaron, discretamente por qué en su época cuestionar al Papa era caer en el estigma, sus relaciones con Hitler cuando fue Nuncio en Alemania y después también; es fama que bendijo a los ejércitos fascistas, los de Mussolini, antes de iniciar las batallas iniciales de la Segunda Guerra Mundial y la comunidad judaica le acusó de no haber intervenido con mayor firmeza cuando conoció los horrores nazis en los campos de concentración. Muchos años después, Juan Pablo II visitó Auschwitz, la mayor de las prisiones en donde se consumó el Holocausto, como si se tratase de un acto de contrición por los pecados eclesiásticos de la época: Solo unos cuantos sacerdotes, con riesgo de sus propias vidas, se atrevieron a guarecer a los inocentes perseguidos.

Con el Papa Francisco –el argentino y jesuita Jorge Mario Bergoglio-, parece que existe una tendencia temprana a descalificarlo por ciertas sospechas sobre su cercanía con la dictadura, en concreto con el jefe de la Junta Militar, entre 1976 y 1981, Jorge Rafael Videla Redondo. La peor de las acusaciones insiste en que el jesuita no reaccionó ante la desaparición –y muerte, obviamente- de dos de sus hermanos de Orden, Orlando Yorio y Francisco Jalics. El segundo, por su nombre de pila, pudo haber sido inspirador para Bergoglio a la hora de imponerse su propia denominación como pontífice. Por supuesto, el obispo de Roma, quien “cayó bien” en México aunque con grande controversia, niega los señalamientos y aduce que, de acuerdo a ese tiempo, actuó con prudencia y energía... hasta donde le fue posible.

Juan Pablo II, el Magno, con quien tuve el enorme privilegio de conversar en dos ocasiones inolvidables para mí, tampoco se libró de la maledicencia. Este columnista ha insistido, pese a la admiración que profeso al ahora Santo, en sus tres graves fallas con relación a México: Su extremada tibieza en torno del crimen contra el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo cuyos sucesores –en especial el ya retirado Juan Sandoval Iñiguez, quien sí votó en el Cónclave último-, no admiten las versiones oficiales armadas con los pies, esto es para darle salida rápida a un magnicidio que acaso prendió, desde entonces, la chispa de la violencia en abril de 1993 y luego vendría el año de la barbarie; la segunda fue la extremada tolerancia y protección al pederasta Marcial Maciel –muy hábil para los manejos financieros en una época en que la Santa Sede se había desangrado por las interrelaciones entre el obispo Paul Marcinkus, gerente del Banco del Vaticano, y la mafia italiana a través del Banco Ambrosiano-; y, por último, el talante de las negociaciones con Carlos Salinas para posibilitar las reformas al artículo 130 de la Constitución, reanudándose las relaciones diplomáticas entre México y el estado Vaticano acaso con la factura del crimen contra el cardenal Posadas de por medio.

Cada vez que se ha producido una crisis en el seno de la Iglesia, sobre todo cuando los sucesores de San Pedro son severamente cuestionados, los altos prelados defensores aducen que se trata de una nueva campaña del Mossad –la agencia de inteligencia de Israel- para cobrarse así pasadas afrentas y el hecho de haber señalado a esta comunidad como la verdadera responsable de los sucesos del Monte Calvario, sin medir que, en aquel tiempo, también Jesús provenía de Galilea en donde se profesaba el judaísmo. De allí, por supuesto, el encono entre quienes no reconocen a Cristo como el verdadero redentor y siguen esperando la llegada del Salvador, si bien aceptan que el hijo de Dios debe ser considerado uno de los grandes maestros místicos de la historia; no niegan su existencia, entonces, sino su condición.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
09 Marzo 2018 04:00:00
Los criminalizados
El modus operandis de los partidos y sus candidatos no es solamente una “guerra sucia” sino, además, la exhibición grotesca de cómo puede manipularse a la sociedad con los rastros dejados por los personajes que atesoran la atención bajo mil sospechas e inducciones. Todo ello se debe, no sólo a los actos de corrupción ingente, sino también a los fabricantes de mensajes tendenciosos al grado que es equiparable un supuesto lavado de dinero por 54 millones de pesos –una bicoca para los “narcos” de verdad-, atribuido a Ricardo Anaya, que los tres mil 947 millones de pesos desviados desde distintas dependencias gubernamentales bajo la estafa “Rosario”, merecidamente llamada así en honor a la dama centrífuga de apellido Robles.

Es curioso, Rosario, nacida en San Antonio de las Alazanas en Coahuila, allí donde asaltan los Moreira hasta a los transeúntes ingenuos, fue presidenta del hoy descastado y desunido PRD –hoy en alianza con su mayor antagonista, el PAN-, y fue beneficiaria también de los millones repartidos por el argentino Carlos Ahumada Kurtz –nacionalizado mexicano, claro, como el catalán siniestro Antonio Solá, quien dirige la campaña priísta en Yucatán-, a René Bejarano y otros en medio del revuelo más absoluto en 2005 destinado a ensuciar a Andrés; en buena parte lo consiguieron pero pronto el incidente pasó al segundo plano en la mente de los incondicionales del tabasqueño.

Recuérdese que el viejo “voto duro” que presumía el PRI ahora está en manos del ícono de MORENA quien está seguro de contar ya con, al menos, veinte millones de sufragios en la bolsa incuso coqueteando con la posibilidad de obtener una mayoría absoluta en las urnas –esto es con más del 50 por ciento de las boletas cruzadas a su favor-, pese a la torpe campaña para exaltar que en las encuestas “ya casi” lo alcanzan, en unas, el señor Meade, y en otras, el joven Anaya –con 39 años, casi la misma edad en que se colocó la banda tricolor Lázaro Cárdenas, perdónenme la comparación-, contra toda evidencia general. El margen es infinitamente superior en pro de Andrés, aunque no sea su partidario asqueado por quienes le rodean, desde el asesino Bartlett hasta el mafioso “Napito”, tan culpable él como el Grupo México por la explosión de Pasta de Conchos, Coahuila otra vez, en 2006.

Molesta la absurda persecución contra Anaya cuando el señor Peña no mueve un solo dedo para indagar sobre los desvíos inmorales de la señora Robles, solapados por Meade, en pleno desplome de moral y credibilidad. Debieron tener cuidado al señalar a quien tanto hizo por la reforma energética, desde la oposición, elogiando igualmente al “gran mexicano” Meade, cuando requería de la confianza oficial para ascender en la escala de los liderazgos falsos. Ahora, el asunto puede ir a más... también respecto a PRI y sus pobres aliados.
En fin, al criminalizarse la política, lo único que ha quedado demostrado es la colusión entre los entes gubernamentales y el crimen organizado. En estas manos estamos y no parece que, de aquí al primero de julio, vayan a cambiar los escenarios ni los palenques ni las posturas de quienes creen estar libres de repescas judiciales; esto es solo para los mexicanos comunes y corrientes, no para la élite.

LA Anécdota
Es evidente que la renuncia, hace una semana, de Roberta Jacobson a la Embajada estadounidense en México, es secuela de la llamada infamante del “pato” Donald Trump al apocado señor Peña unos días antes, cuando la línea telefónica tembló por los gritos del desquiciado de la Casa Blanca, cancelándose, otra vez, el encuentro de sendos mandatarios –si pueden llamarse así- en Washington.

Sencillo: los diplomáticos de carrera –Jacobson tiene tres décadas de servicio-, no toleran desplantes, amenazas inútiles, bravuconerías y ofensas insidiosas de un mandatario que no entiende cuál es su papel ni coloca encima su responsabilidad presidencial sobre sus empeños de mercader de altos vuelos. El dinero, el suyo, es la prioridad junto a las modelos que pone y saca de la oficina oval. Nunca se había caído tan bajo; y ya es decir.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
08 Marzo 2018 04:00:00
Nueva República
Tantos escándalos, acusaciones entrecruzadas, señalamientos viscerales, evasivas corrientes, permanencia ante los micrófonos, sarcasmos e ironías, parodias a la puerta de la PGR, impunidad manifiesta para los escándalos de prevaricación, han señalado el rumbo de las supuestas “intercampañas” que solo han prolongado las mismas posturas de la pre y habrán de dar cauce al proselitismo de la recta final sin más aportación real que las descalificaciones. Me dicen, con sorna, que no falta mucho para nombrar, en cada partido, a un director general de adjetivos... para denostar a los adversarios.

Ahora el de la carita de “yo no fui” –acaso el más devastador calificador de sus críticos-, Andrés, posibilita, alejándose del palenque en apariencia, la riña desgastante entre sus “adversarios” y apenas le responde al Premio Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa, cuando este mete las narices en el proceso mexicano y dice de él que es “un buen escritor pero un mal político”. Agregaría, más bien, que en lo segundo ha sido pésimo al grado de señalar a la “dictadura casi perfecta” de México hasta convertirla en una democracia a punto de caer en un escenario “populista, una democracia demagógica”.

Es increíble que un peso pesado de las letras actuales desconozca que, precisamente, la antítesis de la democracia es la demagogia en su concepción clásica y, por tanto, la amalgama sugerida es imposible: se es demócrata o demagogo. Por supuesto, eso sí, estamos dentro de una aristocracia cuyas fauces son cada vez mayores en una senda tortuosa hacia el dominio total de la oligarquía; algunos dirán que ya estamos en este plano pero desconocen cuánto falta para el aplastamiento social.

Por ejemplo, en la Cámara de Diputados, hace apenas una semana, se votó a favor de disminuir los salarios de los trabajadores enfermos a la mitad, esto es como si toda la familia del incapacitad fuera culpable del mal; si son culpables, muchas veces, las propias empresas que no dotan a sus obreros de la menor seguridad –no se diga en el campo de los mineros mal fotografiados-, y reducen las expectativas de vida de los mismos.

Para tales compañías, las más multinacionales, no hay sanción ni coerción alguna... ni siquiera una multita, tal y como sucedió en Pasta de Conchos en febrero de 2006. (Por cierto la Margarita de Calderón, ni siquiera asomó las narices en el drama como tampoco hizo presencia en la guardería ABC de Hermosillo, en junio de 2009, aunque su marido ya no fuera presidente, cuando sus parientes tiñeron de sangre sus manos).

Cuidado. No se puede jugar con fuego como lo están haciendo desde el pináculo de Los Pinos, creyendo que todavía es sencillo fraguar un fraude a través de encuestas mentirosas, infames y claramente dolosas –desde las de López Dóriga hasta las de Carlos Marín, repulsivos-, hasta la temprana compra de voluntades con credenciales especiales a cambio de la seguridad de contar con una manada de sufragantes sin destino ni más fe que la supervivencia diaria.

México está cayendo en el mayor de los abismos.

La Anécdota
Tras trece meses y medio desde su asunción presidencial, el “pato” Donald Trump ha dado muestras fehacientes de ineptitud, decrepitud, ignorancia y odio xenófobo injustificado y ruin. Los temblorcillos en la Casa Blanca, con la huida de funcionarios (as) incluyendo a la modelo que fungía como directora de Comunicaciones, Hope Hicks, quien más bien parece sacada de uno de los números más agraciados de Playboy, demuestran no solo la patente incongruencia de las políticas estadounidenses sino las indisposiciones viscerales del “anaranjado”.

Con tanto dinero, ¿no le gustaría disfrutarlo en alguna playa californiana? Dentro de su país, naturalmente, porque fuera no habría quien quisiera recibirlo, menos si escoge México, Venezuela, Irán, Siria y África en general. Lo decimos porque cada día son más quienes asumen el imperativo de una declaración que inhabilite de sus funciones al mandatario que ganó al amparo de los hackers rusos, como se ha demostrado y con tres millones de votos POR DEBAJO DE los obtenidos por su contendiente Hillary Clinton que se atoró en los algoritmos y los votos llamados electorales de cada estado de la Unión.

Vivimos, sí, de cabeza. Mientras, Putin saluda en el Kremlin a las palomas que le devuelven la cortesía. ¿Vieron ya el video? Lo subí a mi página el último día de febrero.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
06 Marzo 2018 04:00:00
Campañas fantasmas
Como algunas empresas donde navega gran parte de la clase política –y no solo el candidato panista Ricardo Anaya Cortés, a quien acompañan un PRD sin brújula y un MC sin identidad-, las campañas en este periodo de supuesta pausa tras las “pre” intensas y costosas –es posible los partidos se hayan gastado sus prerrogativas en la antesala-, deben ser consideradas y son “fantasmas”. Pululan por doquier, como almas chocarreras en desgracia y sin dejarse ver, para espantar a los incautos y cooptar a quien se deje deslumbrar con las habituales promesas contra la corrupción, la colusión, la erosión y la ya crónica violencia.

De lo que no puede dudarse, por desgracia, es del papel sobresaliente de los capos y cárteles en los operativos del proceso comicial: Son pocos, acaso ninguno, quienes pueden levantar la cara, ya ungidos candidatos para los tantos cargos de elección popular en disputa, asegurando que no han tendido puentes para evitar la hegemonía de los grupos delincuenciales –prefiero omitir la denominación “mafia” por desgastada y trillada.

No es aventurado concluir que, para llegar a una gubernatura, por ejemplo, es necesario antes entenderse con cuantos tienen el poder territorial y someten a sus caprichos a los falsos mandantes, no mandatarios salvo si se relaciona el término con los “malosos” como los calificó el imberbe doctor “Z”, Ernesto Zedillo. Así lo bautizamos; ¿lo recuerdan? Y después llegaron “los Zetas”.

En esta “campaña” las descalificaciones toman la vanguardia mediante denuncias de todo tipo, no tan disparatadas como creen sus recipiendarios sino más bien contundentes cuál si se tratara de rendición de pecados en el confesionario; desde luego, encienden las penitencias y la soberbia hace que, incluso, se encare a Dios, al cristiano o a cualquier otro, negando a la vista de todos lo evidente e incontestable: Los millones de Anaya, las desviaciones de Meade y la inclusión a las filas de Andrés de no pocos esbirros del viejo PRI y el desvainado PAN. Cómo si hubieran tirado todos, al mismo tiempo, la primera, segunda y tercera piedra.

Cabe aquí un recordatorio para quien aparece, aún en las encuestas trinqueteras, a la vanguardia de la justa presidencial. En 2006, al sentirse seguir e inalcanzable, desdeñó dos debates –no asistió a ellos-, se negó a asistir a reuniones empresariales porque contravenían su discurso a favor de los pobres –ahora esta tesis quedó atrás-, se enfocó en injuriar a los medios de comunicación –en esto no ha cambiado por su hipersensibilidad ante las críticas a las que solo contesta con adjetivaciones bastante torpes-, y en mantener una suerte de guerra permanente contra quienes no creen en él que sumados, acaso, rebasan a sus incondicionales.

Entiendo que gobernar para todos es una quimera; cualquier cambio, no solo una alternancia superficial como la de 2000 o viciada de origen como la de 2012, tiende a perjudicar los intereses de los explotadores y, sobre todo, de las multinacionales que nos saquean. Si no se empieza por aquí no habría modo de explicar las intenciones renovadoras. Pero lo que resulta imposible es mantener los discursos “fantasmas” sobre el combate a la violencia y la corrupción cuando no se encaran y superan los señalamientos que salpican de lodo a los aspirantes presidenciales.

La Anécdota
La pomposa reforma energética, signada por el señor Peña y avalada por el PRI, el PAN y parte de la izquierda acomodaticia, a espaldas de los intereses mayoritarios mil veces externados, ya cuenta con una estadística inexorable y brutal: La paraestatal perdió, solo en 2017, 333 mil millones de pesos, una cantidad brutal que habría permitido, de no darse la caída, una perspectiva casi ideal para el desarrollo y la justicia social.

Con ello ya hay una base firme y material suficiente para iniciar no solo el juicio de la historia contra el peñismo sino igualmente las querellas judiciales a las que dé a lugar un fracaso de esta magnitud, comenzando, desde luego, por quien encabeza todavía hoy el régimen más corroído y corrupto de la historia reciente de México.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
04 Marzo 2018 04:00:00
» El poder equilibra
Apenas se designó a Luis Donaldo Colosio candidato del PRI a la presidencia en noviembre de 1993, el exmandatario Luis Echeverría, desde su heredad de San Jerónimo y ante un apretado grupo de contertulios variopintos –un empresario, un político y un escritor entre otros-, se permitió una reflexión sobre el pasado y el futuro del país:

--La verdadera dimensión de un político –expresó sin requiebros en la voz-, la otorga el ejercicio del poder. Solo entonces podemos medirlo.

Él mismo confesaba, aunque no fuese esa su intención, las limitantes que debió asimilar durante el largo preámbulo a la nominación esperada. Más todavía cuando quien le señaló pasó a la historia como uno de los personajes más autoritarios de la segunda mitad del siglo XX: Gustavo Díaz Ordaz. Es fama que éste no dejaba ni respirar a sus colaboradores en su presencia y a algunos los trataba francamente mal, desdeñoso y mordaz. Quizá por eso Echeverría agregó sobre el perfil del nuevo abanderado del entonces partido invencible:

--Se parece a mí. Ha sido muy discreto como secretario de Estado. Ya tendrá tiempo para hablar.

¡Y lo decía quien se había caracterizado por su irrefrenable locuacidad! El horizonte, dada esta condición, no resultaba nada halagüeño y no teníamos, al alcance cuando menos, refugio alguno.

De acuerdo al modelo presidencialista, estructurado por la Carta Magna para legitimar y aglutinar la representación del Estado y el ejercicio del gobierno en una sola voluntad, son escasas las salidas de la sociedad ante los excesos de quien desempeña la titularidad del Ejecutivo. No hay recursos jurídicos válidos, aunque técnicamente existan, ante la constancia de impunidad que delinea el cauce del sistema político mexicano. De esta forma, las querellas contra los mandatarios, lo mismo ayer y hoy, no dejan de ser pasajes anecdóticos anclados en la ironía popular. Hay mofa, no justicia aun cuando la descalificación colectiva sentencie a los predadores.

Pongamos ejemplos. Al propio echeverría, señalado como genocida por su intervención en la matanza de Tlatelolco, se le procesó sin alcanzar castigo por razones de edad y consideraciones políticas que determinaron el uso electoral del caso –en vísperas de los comicios de 2006- para luego zanjarlo sin el menor rubor. Esto es: Se aprovechó el escándalo para escarnecer a los herederos del priísmo presidencialista y después se bajaron las cortinas con el propósito de no interrumpir la continuidad sustentada con el aval de los viejos aliados del establishment perfectamente reacomodados después de la primera alternancia.

También josé lópez portillo fue denunciado, por peculado, bajo el alegato de haber hecho uso incorrecto de los empréstitos signados bajo su mandato puesto que no había constancia alguna de haber sido destinados a “causas de utilidad pública” como reza el ordenamiento superior. El maestro Ignacio Burgoa Orihuela, cuya presencia se añora, instrumentó la querella, armada sin el menor resquicio visceral y con apego a derecho del que fue él uno de sus mayores especialistas, sin que se le diera continuidad a la misma. El presidencialismo, sencillamente, obró para desdeñar el asunto y archivarlo sin la menor intención de proceder legalmente. Primero la consigna; después la ley y quienes están destinados, supuestamente, a aplicarla.

Seguimos: miguel de la madrid fue señalado por acaparar millones de dólares depositándolos en bancos de Suiza. Tal se publicó en la columna de Jack Anderson, en The Washington Post y medio centenar de periódicos sindicados, dando lugar a un enérgico reclamo de la Cancillería cuando no se trataba de una afrenta proveniente de las fuentes oficiales sino de un espacio periodístico respetable –así fuera para exaltar la libertad de expresión-. Se sugirió entonces que el mandatario procediera a denunciar al informador. Este se dijo listo para responder en tribunales y De la Madrid, en cambio, alegó que, como presidente de México, no podía someterse a “una soberanía ajena” para ser juzgado. Pero tiempo después, al cesar como mandatario, tampoco promovió juicio alguno y optó por apostar a favor de la amnesia colectiva.

carlos salinas fue el primero de los ex mandatarios, todavía intocables, a quien se pidió declaración ministerial específicamente sobre el asesinato de Colosio. Y rindió testimonio con todas las ventajas: En la Embajada de México en Dublín, Irlanda, hacia donde acudieron los ministerios públicos con cargo al erario, por supuesto. Hasta el día de hoy no se ha descrito el tenor de lo expresado por salinas en torno al suceso. Tampoco se conoce la declaración prestada, tiempo después, en abril de 1999 –se cumplen diecisiete años ya-, por el entonces mandatario en funciones, Ernesto Zedillo, respecto al mismo proceso. Para ambos el cobijo de la impunidad ha sido más que un modus operandis.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
02 Marzo 2018 04:00:00
¿Malos publicistas?
En alguna ocasión, hace poco más de cinco años, un periodista hispano, dedicado a las crónicas taurinas aunque otrora fue un apasionado del histrionismo, me dijo con el aire de suficiencia de algunos colegas que creen saberlo todo porque descubrieron, por ejemplo, que el Real Madrid no aspira ya al título de la “liga española”, ya que el independentismo catalán es como una suerte de afrodisíaco para los jugadores del “Barsa” incluyendo a argentinos, uruguayos y brasileños integrados a su plantilla.

En fin, el tal colega resumió:
--Los peores publicistas de México son ustedes los mexicanos. Cada que dialogo con uno me cuentan atrocidades de su país.

Por un momento me sentí desarmado; no, México está bien porque lo sostenemos quienes lo amamos. Los señalamientos son para el gobierno putrefacto que prohíja la violencia, negocia con los mafiosos y mantiene a la población en un penoso estado de indefensión. Pero es difícil, cuando se habla de estas cosas, que los interlocutores confundan al país con las lacras que buscamos extirpar, y aún no podemos, la mayor parte de nuestros connacionales. Es como cuando se confunden los símbolos con la estructura del Estado. Peor acaso.

Le respondí que no era así; el planteo trataba de llamar la atención sobre el dolor de un país acribillado por la violencia artificial –la “guerra” no tiene destino porque cada año las cuotas de drogas hacia los Estados Unidos aumentan considerablemente mientras los precios son regulados por los agentes de la DEA, la CIA, sobre todo, y la NSA-, y una administración que tiende a favorecer la injerencia de las potencias universales, no solo la norteamericana, y su respectiva expansión sobre el territorio mexicano.

Le hablé de la obcecación hispana por la neoconquista –el término me da náuseas porque no admito que a una invasión cruenta se le tome por conquista, además no de México sino de los pueblos mesoamericanos anteriores a la fundación de nuestro país-, recordándole que quienes proclamaron la Independencia corrieron a patadas a los que fueron infamados con el mote de “gachupines” para contrarrestar el de “indios” con el cual señalaron, de manera equivocada, a los nativos de América. Y todavía hoy no faltan impertinentes que se sienten superiores al recordarlo, alzando la mandíbula con el seseo de quien ni siquiera sabe pronunciar las palabras básicas y frasear en su idioma.

También le dije que los consorcios hispanos eran uno de los factores de inestabilidad más serios considerando que el saqueo de divisas comienza con ellos. Cada día, durante más de un año, esto es desde fines de 2015 y el primer semestres de 2016, el Banco de México colocó 400 millones de dólares para evitar un quebranto mayor del peso respecto a la divisa estadounidense y, por consiguiente, ante el euro también. Y, en cada jornada, fueron los banqueros y especuladores de allende el mar, por encima de los vecinos del norte, quienes acapararon la derrama cotidiana y nos pusieron en manos de los especuladores.

El señor peña de aquel alegó, sin el menor pudor, las bienaventuranzas de nuestra economía asegurando que es firme y próspera; no sabemos, realmente, si se refirió a la propia y a la de sus amigos del batallón de los influyentes, como los salinas digamos, para quienes el sexenio peñista ha sido como la llegada a La Meca de las ambiciones desbordadas. Todos los renglones productivos han pasado por las manos de los cómplices incluyendo las paraestatales desmanteladas para servir a intereses multinacionales de alto rango: en esta tesitura están la desvencijada PEMEX y la ofertada CFE. Petróleo y energía; solo nos falta vender el agua de mar y para ello falta muy poco.

La Anécdota

Alfredo Jalife, colega y amigo, no se cansa de mencionar que, ante la fluctuación hacia debajo de los precios del crudo, las próximas guerras no serán por la posesión del otrora llamado “oro negro” sino por el agua, considerando a ésta no sólo como un factor económico de alto rango sino, además, como un elemento vital para la existencia del hombre.

Agotados los mantos acuíferos, la humanidad se destruiría sin remedio.

Y tiene sobrada razón cuando observamos cómo, cada año, la desertificación del país –esto es hacia páramos desérticos-, aumenta de manera alarmante y coloca ya a varias entidades, digamos Tamaulipas y Nuevo León, entre otras, al borde una crisis cuya extensión es incalculable.

Por supuesto, tal realidad no figura en los informes presidenciales ni en el apartado de compromisos “firmados” que suelen detenerse en minucias y en reformas ineficaces y destinadas, como hemos visto, al peor de los fracasos.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
01 Marzo 2018 04:00:00
Mes del banderazo
Parecen listos pero se han debilitado en la espera. De hecho, es bastante cuestionable el acatamiento a las dogmas del Instituto Nacional Electoral que redujo los tiempos de campañas –todavía hace algunos sexenios duraban casi un año con los consiguientes perjuicios económicos y auditivos-, hasta tres meses, si bien los dirigentes partidistas encontraron avenidas –antes las llamábamos lagunas-, para bordear los límites coercitivos y hacer cuanto les ha venido en gana con reuniones “privadas”, que se hacen públicas, y eventos “internos” que reclaman la presencia de miles de militantes –las unciones finales, diríamos-.

Si el INE se aplicara con energía y rigidez, éste sería el momento en el que no hubiera aspirantes presidenciales, ninguno, adelantándose así el caos previsible para un entorno marcado por el fraude; ejecutarlo ya no será tan simple como en otros comicios porque la sociedad ha madurado y cuenta ahora con instrumentos de comunicación cibernéticos cuyos alcances son superiores a los consabidos intentos de manipulación gubernamental, incluyendo a las casas encuestadoras listas a cumplimentar al mejor postor.

Todos los aspirantes, sin excepción, están bajo sospecha, alguna malintencionada con el propósito de acordonar al adversario más avanzado –una estrategia natural para intentar cazar a quien lleva la delantera o acercarse al mismo-, pero ninguno se atreve a profundizar en los temas turbios que van mucho más allá de los señalamientos de orden personal aun cuando, en no pocos casos y considerando a los candidatos a gobernadores, diputados y senadores, debieran ser motivos de coerción. Lo lamentable, en todo caso, es que las denuncias se produjeran hasta estos días cuando las planillas y plantillas están definidas; y, claro, cualquier señalamiento cae no en el terreno judicial sino sobre los pantanos de la intensa “guerra sucia”.

Ricardo Anaya es quien parece estar más cerca del patíbulo político. Manuel Barreiro Castañeda, uno de los socios para la triangulación de fondos desde la Fundación por más Humanismo, creada por el aspirante del PAN, PRD y MC, tiene un pie adentro de la cárcel y no parecen reversibles las acusaciones en su contra por el manejo de decenas de millones de pesos –menos mal que no son los 55 millones de dólares volátiles en manos de “Napo” Gómez Urrutia, hoy “morenista”-, 58 de los cuales derivaron, aseguran los señalados, de la venta irregular de una nave a la compañía Manhattan Masterplant the Velopment.

Pese a todo, el asunto es de poca monta si lo comparamos con los mil 311 millones de pesos desviados por la Sedesol bajo la titularidad de Rosario Robles Berlanga y solapados por su sucesor, José Antonio Meade Kuribreña, quien también, más tarde en su calidad de secretario de Hacienda, hizo lo propio con la lamentable y prejuiciosa distribución e las prerrogativas a los gobiernos estatales. En otras naciones un escándalo de este nivel acabaría con una Presidencia y un gabinete entero; en México parece una más de las diatribas, así lo presentan algunos, propios de los desencuentros de campaña. Patrañas.

Lo cierto es que quien llegue, al fin, al Palacio Nacional no tendrá, precisamente, las manos limpias.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
27 Febrero 2018 04:00:00
El ‘tripartidismo’
Sucesos recientes demuestran que, en política, es arriesgado arrojar la primera piedra contra los adversarios porque nadie está “libre de pecado” en términos bíblicos. Al contrario, hagamos un recuento breve que, con seguridad, abrirá el apetito de los incondicionales quienes desearían ver y leer solo aquello que les gustan y señalan a cualquiera de estar “vendido” a tal o cual causa cuando no coinciden los elogios esperados y las conclusiones. Examinemos algunos de los dramas y conductas recientes:

1.- Son quince ya las víctimas del “Halcón Negro” mexicano que cayó en Santiago Jamiltepec, región mixteca, por la búsqueda de reflectores por parte del secretario de gobernación y el gobernador de Oaxaca. Priístas de cepa todos... con todo y el “no militante” Meade.

2.- Por parte del PAN no se quieren acercar a los dramas de Pasta de Conchos y la guardería de Hermosillo tras los cuales “sus” presidentes, Fox y Calderón, no hicieron sino justificar, pretextar, eludir. Además, las fortunas volantes de Anaya y los moches de los legisladores y alcaldes de este partido.

3.- Morena abrió, de nuevo, las puertas para admitir, como candidato a senador, al deplorable “Napo” Gómez Urrutia; y por el camino van el yerno de Elba Esther, Fernando González Sánchez, y el nieto de la execrable “maestra”, René Fujiwara Montelongo. ¿No eran estos partes de la mafia en el poder?

Por cierto, en primera fila, durante la protesta de López Obrador como candidato -¿era duda?-, la hija de Maquío, Tatiana Clouthier, y Bartlett, el fulano a quien se le cayó el sistema y dio cauce al asesinato del panista, entre otras barbaridades de demagogia criminal, fueron fotografiados juntos.

¿Qué debemos pensar y hacer quienes creemos en la democracia y estamos seguros de que el avance de Andrés es irreversible? El tabasqueño –y lo analizo con más profundidad porque es quien está más cerca de ganar los comicios de julio venidero-, habla de que con él terminará el autoritarismo presidencia; pero sus actos, discursos y amnistías hablan de lo contrario. ¿Consultó a sus militantes sobre una inclusión que admitiría a algunos de los peores del PRI –además de Bartlett, Ebrard, Durazo, Esteban Moctezuma, “Napo” y los entenados de Elba-, y del PRI –Javier Lozano, Germán Martínez, Cecilia Vargas-, para sumarlos a su causa, en sitios relevantes, por encima de los militantes excluidos de MORENA. Si fuera el PRI, nadie vería con malos ojos una profunda y justificada escisión; en Morena, en cambio, nadie habla mientras no lo haga el líder mayor. Es esto o no autocracia, amén de la furia que causan entre sus incondicionales el menor raspón a la figura del personaje central.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
25 Febrero 2018 04:00:00
La llamada inoportuna
La euforia del penúltimo día de febrero de 2015 nada tuvo que ver con la euforia sexual a las cuatro de la mañana; según la versión del presidente enrique peña nieto, a esa hora fue despertado por el celular y la insistencia del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien deseaba a toda costa informar al mandatario de una excelente noticia: sin disparos de por medio ni ejecuciones, casi con docilidad, “un grupo especial de las fuerzas federales” lograron la captura del célebre Servando Gómez Martínez, “La Tuta”, sin sicarios de por medio dispuestos a vender cara la vid de su patrón. Es obvio que ya estaban adoctrinados para, llegado el momento, no cometer el error de disparar. Y el personaje del mal estaba tan solo como Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, hace un año y días, cuando sólo lo separaba de la Marina y los marines infiltrados un pobre durmiente en el recibidor de un consorcio turístico de segunda en Mazatlán.

Son muchas las coincidencias. Ahora “La Tuta” y “El Chapo”, reaprehendido, habitaron celdas por separado, como exigen los cánones, en el Penal del Altiplano sin que nadie haya podido cerciorarse de su presencia salvo a través de las sesiones oficiales de fotografía. No se dudan que sean ellos los auténticos ex jefes de la Confederación de Sinaloa, luego encabezada por el “Mini Lic.”, Dámaso López Junior, e Ismael “El Mayo” Zambada, quien dejó solo a su antiguo patrón para que le “echaran” el guante con la mayor facilidad; y de los “Caballeros Templarios” listos para el reemplazo mucho antes de que “La Tuta” fuera sometido sin la menor resistencia e identificado col el número y las tablas medidoras de altura que suelen acompañar a todos los reos como un signo de que han perdido libertad y derechos. Ya no vitan, claro.

Sendos operativos se conectan entre sí, analizadas las cosas con la perspectiva suficiente, por algunas razones fundadas en hechos y no en especulaciones:

1.- Con la caída de “La Tuta” el grupo de los “Caballeros Templarios” no siente ni cosquillas, pulverizado como está en distintas células criminales con operatividad en distintas regiones del país, hasta la tranquila Mérida, Yucatán, en donde fue localizado el hermano del mencionado, Flavio, quien aparentemente era el gran administrador del grupo. El hecho de su ubicación tiene “cola” y demuestra lo sostenido en esta columna: La hermosa ciudad del Mayab se ha convertido, con cierta anuencia de los gobiernos locales –exactamente desde el paso del cacique Cervera, ya extinto, por el Palacio de Gobierno- en un refugio seguro para las familias de los grandes “capos” y los sicarios de renombre comprometidos a respetar la “tranquilidad” de la urbe cambio de una absoluta impunidad. Y tal es una de las hazañas por las cuales presume la ladrona Ivonne Ortega Pacheco, ex gobernadora con las manos muy sucias y aspirante actualmente a una diputación con tal de seguir bebiendo del erario. Será impuesta por la vía de las candidaturas plurinominales, sin consenso popular, para seguir siendo fiel servidora... de la contaminada dirigencia partidista.

2.- En febrero también pero de 2014, “El Chapo”, el único zar de las drogas merecedor a un sitio entre los grandes multimillonarios del planeta en el conocido semanario Forbes –luego la dirección del mismos e retractaría para evitar exaltar a los criminales, según pretextaron cuando bien se guardan de exhibir a los ex mandatarios, sobre todo mexicanos, cuyas fortunas rebasan los límites iniciales de manera tan amplia que debieran formar parte de los privilegiados a quienes los millones les llegan casi por inercia-, fue aprehendido sin siquiera vigilancia aun cuando se le había puesto sello de ser “el más buscado” desde la ejecución de Osama bin Laden en mayo de 2011. Tres años como líder mundial; no es poca cosa.

3.- Sendos operativos se dieron cuando otros cárteles dominaban las regiones en donde fueron realizados o en otras que se han querido soslayar para concentrar la atención por donde quiere el gobierno de la República. Ya poco se habla, por ejemplo, de los “Zetas” y del poderoso grupo competidor de éstos, “el cártel del Golfo” cuya sede, en Tamaulipas, permanece al amparo del cobarde ex gobernador, Egidio Torres Cantú, quien para llegar y sostenerse en el cargo debió “vender” la memoria de su hermano Rogelio, asesinado una semana antes de los comicios que tenía en la bolsa. Mucho lloriqueo, cero acciones judiciales. ¿Cree Egidio que los tamaulipecos son tan ingenuos para no darse cuenta de sus truculencias infames?

Vamos confirmando, de manera cotidiana, que cada sexenio “estrena a sus propios capos” y los privilegia, tal y como me anotó, hace ya muchos años, el abogado César Fentanes en su residencia de McAllen en donde igualmente conocí al “comandante” Guillermo González Calderoni quien, como saludo, me dijo:

--Si usted me golpea con sus armas yo le respondo con las mías.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
23 Febrero 2018 04:00:00
Señales abrumadoras
El titular de la marina, almirante Vidal Soberón Sanz, fue contundente al reflejar su sentir y el de sus subordinados: Aceptarán a cualquier candidato, sin importarle filiación, que gane la Presidencia y, además, aseguró que estaban preparados ya, desde ahora, para un “cambio de régimen”. Tan poca es su confianza en el refrendo priísta ante la lejanía que mantiene el abanderado no militante de este partido quien, al fin y al cabo, se sacó la rifa del tigre... digamos como el tonto útil Francisco Labastida en 2000. Los paralelismos son odiosos pero en ocasiones necesarios. Por ejemplo, a diferencia del pobre Francisco, Meade es inteligente, pero no es político ni puede zafarse de algunos escándalos como la llamada “estafa maestra”, cometida en sus narices. El PRI está en la lona.

Lo saben todos. Aurelio Nuño Mayer, coordinador de la campaña priísta y exsecretario de Educación, pasa vergüenzas y no replica cada que sus opositores –Damián Zepeda, del PAN, y Tatiana Clouthier, la hija el ícono panista, “Maquío” convertida en morenista-, le lanzan a la cara, por televisión, que su partido ocupa un lejano tercer lugar en las preferencias electorales tomando encuestas de todo tipo, esto es incluyendo a las ordenadas en Palacio Nacional y a las que, con descaro, acercan a Ricardo Anaya hasta a cuatro puntos de distancia de Andrés, lo que está fuera de proporción.

La realidad es otra y lo saben en los grandes corporativos cuyos accionistas principales han dialogado ya con Andrés en busca de acuerdos de no agresión en la hora de sumar a todos. Para esta misión le sirve, a perfección, uno de sus hombres fuertes, Alfonso Romo, del grupo Monterrey al que tanto persiguió Echeverría y luego sirvió de sostén a Vicente Fox y otros aspirantes, sobre todo al gobierno de Nuevo León, que recibieron el aval de aquellos llamados “riquillos” en la década de los setenta del siglo anterior.

Por cierto, no se trata de una guerra sucia señalar que varios de los principales colaboradores de Andrés tuvieron el sello salinista: Alfonso Durazo Montaño, Manuel Bartlett Díaz, Marcelo Ebrard Casaubón, Esteban Mocetzuma Barragán –tenía a los hermanos de este más cerca y más morenistas-, Ricardo Monreal, y antes, el extinto Manuel Camacho Solís amén de una larga secuela de personajes cuyos antecedentes son condenables... solo falta que lleguen por allí Manlio Fabio Beltrones y Emilio Gamboa. Sería Redondo.

El caso es que Andrés debe ser más cuidadoso con cuanto dice y explicar algunas posturas que resultan difíciles de digerir para sus simpatizantes y, en general, para todos los electores en potencia; lo digo porque, cada día, escucho a más desertores quienes, de plano, alegan su inclinación por no votar, decepcionados del proceso, de los partidos y de los aspirantes. Se ven por doquier, desde cada instituto político y no solo alrededor de Andrés quien, insisto, sigue muy arriba en las preferencias digan cuanto digan de él.

Eso sí: no es guerra sucia hablar de hechos consumados y de cooptaciones indignas.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
22 Febrero 2018 04:00:00
Viene el ciclón
El arroz ya se coció aunque todavía no inician, formalmente, las campañas políticas, si bien la simulación fue el centro candente del proceso inicial, la de los precandidatos sin adversarios internos ya ungidos, de hecho, como abanderados sin importar militancias ni tendencias sino solo acuerdos soterrados y alianzas turbias. La democracia, en México, se da en petí comité –entre las cúpulas partidistas-, y la militancia solo conserva el sagrado derecho de aplaudir y de convertirse en rehén de los iconos, incluyendo el abanderado del PRI que no es priísta según dice ni tiene intención de afiliarse.

Es un desastre. También se observa la misma tendencia en los gobiernos que estarán en lisa –es un decir-, y en donde el PRI no parece con capacidad real, salvo un fraude mayúsculo al estilo de los comicios de 2017, de quedarse con alguna de las que gobernaba ni, mucho menos, conquistar las perdidas. Está fuera de la jugada, perdido entre el rencor social hacia el régimen peñista y la pobre propuesta de su candidato quien requiere deslindarse del peñismo si desea convocar –quizá ya es tarde para ello- a los presuntos electores.

Revisemos las distintas condiciones que guardan las entidades federales en donde se elegirá gobernadores. Nuestro conteo nos indica que en seis, considerando a la Ciudad de México, MORENA está en vías de ganar; el PAN en dos de ellas y una más si consideramos a Jalisco cuyo candidato es miembro del Movimiento Ciudadano y ha sido impulsado por éste para luego sumar al blanquiazul y al PRD. Para el PRI, cenizas, solo eso, lo que podrá refrendarse al terminar la cuaresma y el calvario.

Realmente me hace gracia cuando dicen que el gobernador “mejor evaluado” es el pobre de Ronaldo Zapata Bello, un entenado de Ivonne Ortega, la ladrona, muy bien remunerado por sus tropelías acompañadas de vergonzosos actos de adulación hacia la nueva “casta divina” encabezada por los socios de Emilio Gamboa: Emilio y Omar Díaz Castellanos y parte de la jauría Patrón, tan extensa como la península misma. Y además hay quienes insisten en que Yucatán será una de las entidades en donde el PRI puede ganar con un esbirro de los anteriores, Mauricio Sahuí, a quien se conoce como el “atrapado sin salida”. El partido oficial no gana aquí ni con la ayuda de los brujos y magos del oriente de la entidad.

En cuanto a Guanajuato, la estructura panista fue arrebatada al viejo, viejísimo PRI cuyos rescoldos no remontan a pesar de las graves desviaciones de los gobiernos panistas desde el 3 de noviembre de 1991 cuando, como interino, permaneció cuatro años preparando las elecciones estatales que, al fin, ganó el señor fox. Y el nepotismo, de cuño panista, sigue en auge por cierto. Una muestra: los Romero Hicks, uno panista y exgobernador y el otro, José Luis, priísta y exdirector de Bancomext. Todos felices.

En Veracruz, los Yunes van por debajo del candidato de MORENA, Cuitláhuac García, quien hace dos años se quejó de un fraude grotesco a punta de amenazas y compraventas de votos a favor del siniestro Yunes Linares. No creo que los veracruzanos bien nacidos acepten a un junior como sucesor de su padre y en el centro de la moderna aristocracia. Sería ir a contracorriente de la historia. Para los Yunes su único destino debiera serla prisión.

México parece haberse decidido... y el PRI no está en sus planes.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
21 Febrero 2018 04:00:00
México: Dos caminos
Viendo hacia el futuro puede creerse que México tiene ante sí dos caminos: La dependencia total bajo el flagelo de las rectorías de Norteamérica y el perverso Trump; o un cambio sustantivo del “sistema” con la fuerza de una juventud que no tolera la partidocracia, aborrece la corrupción y quieren el rescate de su patria. Así lo percibo cada que dialogo con los universitarios y me dan alientos. Les digo lo amargo de saber sobre la imposibilidad de ver una transformación real del país a corto plazo y más si nos gobiernan los continuistas a quienes sólo asustan los reclamos de la Casa Blanca y los posibles escándalos por sus riquezas mal habidas; pero los temporales pasan y los sinvergüenzas mantienen dominio, territorial y mental, sobre millones de mexicanos agazapados. Y esto me revienta por dentro.

A los jóvenes comento que mi generación y varias de cuantas vienen detrás han fracasado rotundamente; quizá el parteaguas de 1968 nos condujo a la derrota interior y al ostracismo que pende de la impotencia. Creo, sinceramente, en la postración de muchos de quienes fueron protagonistas de aquellos hechos, fueron encarcelados y saben la verdad sobre los crematorios militares ahora ocultos bajo las siete llaves de las mentiras castrenses. No pudieron, de verdad, continuar el camino y ahora, como este columnista, nos agobia el presente por el cual jamás apostamos. ¿Cayó la hegemonía del PRI? ¿Y para qué? De cualquier manera retornaron las mismas mafias luego de doce años de tremenda simulación con una derecha sin capacidad para gobernar y muy propensa a las amoralidades y a los desvaríos, egocéntricos y alcohólicos. Punto cero.

Me temo que ser optimista, en estos tiempos y como tanto hemos repetido, es caer en la demagogia más recalcitrante, la misma que se da cuando se considera ofensivo cuestionar al presidente porque –se alega- con ello se falta al respeto a la sagrada institución, esto es como si la suprema voluntad fuese la cúspide del poder contrariando la tesis democrática del gobierno de todos y para todos; por ello, claro, se confunden los términos mandatario –quien obedece- y mandante –aquel que ordena-, siendo la figura del segundo la acreditación toral de la soberanía popular.

En España, por ejemplo, se insiste en la supremacía de una monarquía sin más sustento que las ceremonias denominadas de representación; aun así, los Borbones –con sangre mexicana más bien como explicamos en “El Alma También Enferma”-, cobran al año bastante menos que los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de México, el Presidente de la República, el de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y, por supuesto, el diligente consejero presidente del Instituto Nacional Electoral. A Felipe VI le entregarán este año estipendios por 234 mil 204 euros –tres millones 900 mil pesos en promedio, variables de acuerdo al tipo de cambio- mientras el Presidente de la Suprema Corte de Justicia, en México, se lleva más de siete millones de pesos en el mismo plazo aun cuando alegue que trabaja bastante más que la testa coronada. Allá, siquiera, el monarca se redujo el sueldo en más de cincuenta mil euros y aquí hasta el alcalde de la población más depauperada se fija honorarios muy por encima de la realidad.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
20 Febrero 2018 04:00:00
Votos del terror
Habló el gurú a través de uno de sus testaferros. Ya saben ustedes que el secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, de relampagueante carrera dentro del peñismo paralizador, es concuño del más atroz de los expresidentes vivos, Carlos Salinas, cúspide de la fruición por el poder a como dé lugar y de los titiriteros al servicio de la globalización... con el eje de los Estados Unidos en manos del enajenado “pato” Donald, el anaranjado.

En un mundo así, es explicable que el ruso Putin tome la delantera en el liderazgo mundial. Que nadie se extrañe, cómo fingen algunos, de su cercanía con México, propiciada no por Andrés sino por Peña Nieto en fase de cubrirse, como sea, las sucias espaldas; difícilmente podrá hacerlo cuanto es tanto el rencor acumulado y, por ello, pide que sus avances se cuenten aunque nadie los vea, ni siquiera el abanderado priísta a punto de ser ungido candidato sin militancia en la cumbre de las simulaciones. Al contrario, José Antonio Meade ya dijo que, en materia de seguridad, no se alcanzaron las expectativas expuestas como una forma de comenzar a deslindarse del pasado inmediato.

Pues bien, González Anaya, casado con Gabriela Gerard Rivero hermana, a su vez, de Ana Paula, la segunda consorte del señor Salinas, habló de que la elección de este año, aunado a la incertidumbre por el destino del Tratado de Libre Comercio de América del Norte que depende de la caprichosa conducta del señor Trump lo mismo que la Reforma Fiscal impulsada por el poderoso vecino, serán factores de alto riesgo para la economía de México. No lo dijo así pero, en el fondo, conllevan sus advertencias el mismo entorno que el polémico “peligro para México” inventado por Antonio Solá en 2006. Ellos se juntan y Salinas dirige la orquesta con peña en calidad de comparsa atrasada de carnestolendas.

Quizá por ello el día “del amor y la amistad”, el pasado miércoles 14, transcurrió entre las cenizas que dan cuenta del inicio de la cuaresma y recuerdan el horror de nuestro ineludible destino si bien, para no pocos, la muerte es la única liberación posible ante las afrentas y las barbaries de los explotadores, sean políticos o militares desenfrenados quienes, además, se pretenden merecedores de doctorados honoris causa cuando no se acuerdan ni de la enseñanza primaria y son reos de su propia vanidad.

Por ello, acaso, no faltan los priístas acomodaticios que se ufanan al pronosticar una victoria de Meade:

--“Como sea, con fraude posiblemente, pero será presidente”.

No se atienen a razones sino a la supuesta falacia de una expiación permanente fundada en el terror al látigo de una clase política podrida. Contra este criterio vamos con #cerocobardía.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
18 Febrero 2018 04:00:00
Círculo del Terror
Los fox decidieron crear un “círculo rojo” para colocar dentro, en su fantasía hiperbólica, a quienes les cuestionaban por sus chascarrillos, tropezones y excentricidades –en Madrid aún se le recuerda con sus botas de charol en la cena de honor ofrecida por los anteriores reyes; Manuel Bribiesca, el primer marido de Marta Sahagún, me explicaría después que era como consecuencia de los “juanetes” que no dejaban en paz al mandatario-, y por ejercer el poder con acentos radicales sobre todo cuando alguien caía de su gracia. Pese a ello, nunca se atrevió a mencionar por sus nombres a los infernales a quienes deseaba quemar vivos. Aún con su silencio, me precié de ser uno de ellos tras la publicación de “Marta” en 2003 y quizá antes cuando inicié mis señalamientos sobre su parálisis administrativa y mental.

Años atrás, el descocado carlos salinas –de quien decía Fernando Gutiérrez Barrios que para poder equilibrarse mentalmente debía ejercer el poder, como acaso, según algunos, le sucede a Andrés su mayor antagonista-, se dio a la tarea de simular una huelga de hambre en una humilde vivienda de San Bernabé a las afueras de Monterrey. De aquella “epopeya” solo queda en el recuerdo colectivo la burda chamarra de borrego que mantuvo durante cuatro días; pero no habló de quienes estaban amenazando su honor sino, más bien, lanzó el aserto como reacción a la aprehensión de su ladrón hermano mayor, Raúlito, con alma de rufián y corazón cínico para exhibirse con automóviles con costo de dos millones de pesos sin el menor agobio moral, en febrero de 1995. Supusimos que se había establecido una “guerra” entre los Salinas y Ernesto Zedillo, el gran simulador, pero nunca hubo la intención de poner detrás de las rejas a su villano y criminal antecesor. Perdónenme el exceso de calificativos pero amanecí de mal humor.

También calderón se atrevió a pedir las cabezas de quienes se guardaron la designación de “presidente electo” cuando aún no la determinaba el deplorable Tribunal Electoral y luego aseguró que procedería contra cuantos habíamos hablado del lamentable estado del mandatario, alcoholizado todas las tardes tras sus inolvidables “tertulias” en Los Pinos –por la puerta Cuatro llegaban todo tipo de especies humanas dispuestas a entregar honras por poder-, al lado de Genaro García Luna y el secretario de la Defensa Nacional, Guillermo Galván Galván, mientras morían miles de soldados en sus enfrentamientos con los mejor pertrechados narcos. Nunca mencionó, por supuesto, quienes eran los supuestos difamadores, mucho menos ahora cuando, sin remedio, ha sido evidente su condición. Debo expresar que luego de publicar lo concerniente, cuando todos temían hacerlo, solo unos cuantos colegas me secundaron mientras otros, tan lacayos como Carlos Marín, insistieron en la sobriedad ilusoria del personaje con tal de estirar la mano en busca de minucias.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

" Comentar Imprimir
columnistas

top-add