×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
21 Agosto 2018 04:00:00
Querida ¿Quejumbrosa?
QUERIDA ANA:

Te escribo a ver si puedes ayudarme. Mi amiga más cercana me dice que estoy haciendo un volcán de un cerrito, pero me siento mal con lo que me pasa y quise consultarte.

Tengo una hermana que es mayor que yo ocho años, y siempre ha tenido conmigo la actitud de “mamá”, a pesar de que mi mamá vive. Hasta ahora he tolerado sus muchos detalles que me han fastidiado, pero ya llegué a mi límite y no voy a aguantar sus imposiciones. Te voy a contar lo que sucedió hace unos días y que fue la gota que derramó el vaso de mi paciencia.

Unos parientes vinieron de visita a esta ciudad desde Estados Unidos y tres de nosotros que vivimos aquí quisimos invitarlos a comer para tener una atención con ellos. Los llevamos a un restaurante de mariscos al que nos gusta mucho ir, porque sabemos que también les gustan a ellos los mariscos. Todos ordenamos lo que escogimos del menú. Cuando nos trajeron los platillos, mi hermana vio mi platillo y me dijo: “quisiera probar lo que pediste, ¿puedes darme una probada?”. Yo le acerqué el plato y tomó un trozo de mi pescado, que estaba muy rico. Cuando lo probó, dijo: “qué delicioso, ¿me puedes dar otro trocito?”. Y tres minutos después, sin decirme nada, y como yo estaba a su lado, con su tenedor tomó otro trozo y se lo comió. Para entonces, yo tenía solamente la mitad del pescado en mi plato.

Tal vez tú también consideres esto como un problema insignificante, pero estoy realmente muy molesta y ya fastidiada que siempre se sienta mi mamá y actúe de esa manera, porque como te digo, no es la primera vez. ¿Estoy reaccionando mal o mi queja es legítima? Lo dejo a tu consideración y te pido tu consejo.

¿QUEJUMBROSA?

QUERIDA ¿QUEJUMBROSA?:

Por tu forma de expresarte y las líneas que me pusiste por separado, veo que eres una persona educada y seria. Si tu hermana y tú crecieron juntas y fueron educadas de la misma manera, me extraña que actúe de esa manera, y en especial delante de sus parientes que no ven con frecuencia. Fue una falta de educación y de respeto.

Lo que puedo sugerirte es que en el futuro, cuando salgas a comer con tu hermana, procures sentarte lejos de ella. Y si pregunta si puede tener algo de tu plato, le digas: “No hermana. Ordena uno igual para ti”. Y en otras circunstancias que no sea en un caso como este, empieza, con tacto y la educación que te caracteriza, a ir poniendo límites a ese dominio que pretende tener sobre ti. Agradezco mucho que hayas escrito.

ANA
20 Agosto 2018 04:00:00
Querido Sabinense
QUERIDA ANA:

Mi esposa y yo nos separamos hace nueve años y como ni ella ni yo teníamos dinero (y ahora tampoco), no hicimos trámites de divorcio y llegamos a un acuerdo respecto a compartir la custodia de nuestra hija y comenzamos a vivir nuestras vidas separados.

Hace dos meses mi esposa murió en un terrible accidente automovilístico. Y como no había divorcio de por medio, yo continuaba siendo su esposo y por lo tanto responsable de los gastos médicos de los tres días que estuvo moribunda en el hospital y también me llamaron de un banco para decirme que tengo que pagar cuentas que ella tenía allí. No he ido aún al banco, así que no recuerdo si me dijeron que era de tarjetas de crédito o algún préstamo directo. Yo no firmé nada, pero ya sabe cómo son los bancos.

Mi esposa no tenía seguro social ni seguro de vida y sus familiares no tienen nada de dinero. Y mi gran preocupación es que ahora, para pagar esas cuentas, no podré seguir pagando los estudios de mi hija.

Ana, sé que usted no puede ayudarme en la cuestión económica, pero quiero pedirle que diga a sus lectores que si ya no viven con su esposa o esposo, y no están legalmente divorciados, lo hagan. Ahora –muy tarde– me doy cuenta de que debí insistir en que nos divorciáramos legalmente aunque hubiera conseguido el dinero para ello. Gracias y bendiciones.

SABINENSE

QUERIDO SABINENSE:

Agradezco a nombre de mis lectores que no estén legalmente divorciados, la valiosa advertencia que hace en su carta. Todos debemos estar enterados de que vivir aparte no constituye una separación legal y en esas condiciones se considerarán en matrimonio y por lo tanto responsables por las obligaciones del otro, como en el caso de usted.

Lamento los serios problemas que se le están presentando. Pero no estaría de más que buscara asesoría legal con un buen abogado –aunque le cueste– porque podría haber algún resquicio legal que pudiera ayudarle y que el abogado conozca o investigue. Saludos.

ANA
18 Agosto 2018 04:00:00
Querida Hermanita
QUERIDA ANA:

Mi hermano y mi cuñada viven en la frontera de Estados Unidos. Ellos están recién casados y van a venir a visitarnos. Nosotros no hemos ido de visita. Nos dijeron que permanecerán como cinco días con nosotros. Estamos muy contentos porque los queremos mucho y no los hemos visto desde su boda. Mi cuñada era mi amiga y siempre nos llevamos muy bien. Y mi hermano es muy buen amigo de mi esposo, así que espero que esta visita sea muy agradable.

Mi pregunta es la siguiente: si todos salimos alguna noche a comer en algún restaurante, ¿mi esposo debiera tomar la cuenta y pagarla o deja que la pague mi hermano?

No hago la pregunta porque sea avara o porque no me guste gastar o me moleste que vengan, todo lo contrario, solamente quiero hacer lo correcto y que no se vea mal. Gracias por su ayuda, me encanta su columna, la leo siempre. La saludo atentamente.

HERMANITA

QUERIDA HERMANITA:

Cuando algunos parientes o amigos hacen una visita que dure más de una noche, generalmente los invitados debieran invitar a sus anfitriones a salir a comer o cenar algún día para corresponder con esa atención por las atenciones que reciben de ellos en su casa.

Si la visita fuera de una sola noche, los anfitriones debieran pagar por la comida o cena. Esos son detalles de buena educación, pero si tu hermano, por estar recién casado y supongo que con muchos gastos, no tiene una economía sana o has sabido que tiene alguna dificultad de dinero, que tu esposo pague la comida. Será otra manera de demostrar su cariño y decirles que están felices con su visita.

ANA
17 Agosto 2018 04:00:00
Querida Fuera de Presupuesto
QUERIDA ANA:

Soy una mujer de 58 años, viuda y sin hijos. Sigo trabajando y lo hago en una empresa bastante grande. He estado trabajando allí por seis años, desde que falleció mi esposo. Él me dejó una pensión, pero no es suficiente para mis gastos y necesidades y como yo había ya trabajado antes de casarme y bastante tiempo cuando ya estuve casada, pero dejé de hacerlo cuando mi esposo enfermó, tomé la decisión de volver a trabajar y gracias a Dios conseguí empleo y aquí estoy.

Quiero comentarle que, como la compañía es bastante grande y todos somos muy unidos, constantemente hay algo que festejar o motivos para pedir contribución, ya sea para festejos de Navidad, bodas de compañeros, alguien que se jubila o se retira de la empresa, etcétera. Por ese motivo tengo que tener disponible algo de dinero para contribuir a todas esas situaciones.

Hablándole con franqueza a usted, quiero pedirle que me ayude a manejar esta situación, ya que mi situación económica no es muy buena y esos gastos me desestabilizan, porque a veces son varios en la quincena o en el mes. Yo aprecio mucho la unión que existe entre los compañeros y también la solidaridad, y hasta ahora nunca he dicho nada, pero la mera verdad mi situación es difícil porque, como usted y todos sabemos, todo está muy caro y cada vez completa uno menos con su sueldo. ¿Qué puedo hacer para no molestar a mis compañeros que tanto aprecio y me llevo tan bien con ellos, para poder zafarme un poco de esos compromisos? Le voy a apreciar mucho su consejo que de verdad necesito.

FUERA DE PRESUPUESTO

QUERIDA FUERA DE PRESUPUESTO:

Mire querida amiga. Yo pienso que nadie debiera sentirse “obligado” a contribuir con un regalo cuando él o ella tienen dificultades económicas. Yo le sugiero que haga lo siguiente: sea honesta y hable con sus compañeros, quizás no con todos, sino con quienes acostumbran a realizar las colectas y dígales que lo lamenta mucho, pero su situación económica no le va a permitir contribuir por un tiempo, a menos que sea para remediar una necesidad de alguien, un funeral o algo por el estilo. Que para fiestas o reuniones no podrá hacerlo y que como no lo hará, usted no se sentirá molesta ni desairada si no participa en esas fiestas o reuniones. Que quizás más adelante la situación cambie. Y yo le aseguro algo: ustedes tienen una relación muy bonita, ellos comprenderán, la disculparán y hasta le pedirán que asista a los eventos. Ya lo verá. Saludos afectuosos.

ANA
16 Agosto 2018 04:00:00
Querida Agradecimientos
QUERIDA ANA:

Tengo una niña de 10 años. Como todos sabemos, a esa edad y desde antes, las niñas y niños comienzan a pedir permiso para ir a dormir con sus amigas o amigos o compañeras. Ese es el caso de mi hija.

Me acaba de decir que una de sus compañeritas, que vive en una localidad cercana, que es como una casa de campo, la invitó a ir a su casa por un fin de semana tan pronto regresen a clases. Ellas fueron compañeras ya el año pasado que ella y sus padres vinieron a vivir por acá. Mi hija le dijo que iba a pedirme permiso y la niña le dijo que, si quería, su mamá me hablaba a mí para pedirme el permiso.

Conozco a la muchachita. Es una niña muy educada, muy limpia y arreglada. Ha venido a merendar a casa con mi hija y me ha dejado muy buena impresión. Así que voy a darle permiso a mi hija de ir con ella ese fin de semana. Pero tengo una duda y como la fecha se acerca, quisiera rogarte me contestes lo más rápido que puedas para poder hacer lo correcto.

¿Crees que aunque mi hija, que también es muy educada y correcta, le dé las gracias a la mamá de la niña, será necesario que yo le llame para agradecerle la invitación? Por mi parte te agradezco tu rápida respuesta y te mando un abrazo.

AGRADECIMIENTOS

QUERIDA AGRADECIMIENTOS:

Para mi manera de pensar y de ser, no sólo sería correcto agradecer de parte tuya a esa señora la invitación a tu hija para visitarlos el fin de semana, sino que, cuando vayan a recogerla, creo que se sentiría muy halagada si le llevas un ramo de flores sencillo, pero bonito. También puedes llevarle algunos alimentos como una canasta con manzanas, con naranjas o con duraznos que en esta época ya están deliciosos.

Esa sería una manera de demostrar a la anfitriona de tu hija y madre de su amiga que reconoces y aprecias la invitación que hizo a tu hija para visitarlos ese fin de semana, y la agradeces debidamente.

Te saludo con afecto.

ANA

15 Agosto 2018 04:00:00
Querido Resentido
QUERIDA ANA:

Estoy en problemas económicos desde hace más de un año. Parece que la situación comenzara a componerse, pero como en casa se presentaron problemas de pagos de servicios, necesidad de comprarle ropa a nuestros dos hijos que crecen rápido y todas las necesidades de una familia, por ese motivo mi esposa decidió volver a trabajar como trabajadora social, que es su profesión y había dejado al casarnos, y consiguió un buen empleo hace ocho meses.

Sin embargo, aunque eso alivianó la situación económica, mis sentimientos y no sé qué más se me acumularon en la cabeza y comencé a sentirme disminuido y desde entonces casi no le hablo más que lo indispensable y hemos tenido muy pocas relaciones sexuales. ¿Qué me está pasando? Siento que la defraudo y me defraudo a mí mismo, pero no he podido remediarlo. Por favor aconséjeme qué hacer y no imagina cómo se lo voy a agradecer.

RESENTIDO

QUERIDO RESENTIDO:

Usted desea mejorar y resolver el problema con su esposa, pero para ello debiera antes sentirse dispuesto a discutirlo con ella. Cuando las parejas no resuelven sus problemas y en cambio utilizan el sexo como una forma de recompensa o castigo, entran en un terreno peligroso que puede derivar en la destrucción de la relación. A mí me parece que usted está sufriendo profundos sentimientos de insuficiencia y su comportamiento ha elevado esos sentimientos. Asumo que estos recelos acerca del trabajo de su esposa no tienen nada qué ver con que haya descuidado a sus hijos o su casa, porque si este fuera el caso, podría haber un motivo aceptable de su resentimiento. Pero usted no menciona nada de eso.

El hecho de que se haya negado a hablar sobre el tema puede indicar que usted es uno de esos hombres que crecen creyendo que pierden su masculinidad si admiten que alguien los apoye o los ayude. Sin embargo, debiera aprender a rechazar esos sentimientos y expresarlo en palabras, no sólo sobre el tema del trabajo de su esposa, sino sobre otros temas y problemas. También necesita creer y confiar en usted mismo lo suficiente para poder sentirse libre para desarrollarse como persona.

No permita que esta situación de infelicidad se profundice. Si siente que no puede llevar a cabo esto por sí mismo, ábrase y acepte la ayuda profesional. Su matrimonio puede depender de ello.

ANA
14 Agosto 2018 04:00:00
Querida Intrigada
QUERIDA ANA:

Tengo de vecinas a dos hermanas como de 35 años o poco más. Son huérfanas. Ellas son atractivas y simpáticas, se arreglan muy bien pero hay algo extraño. Siempre andan juntas, salen juntas a su trabajo y de igual manera regresan, salen juntas a la compra de mandado, salen juntas al cine y a pasear. ¿No le parece esto un poco extraño? Estoy

INTRIGADA

QUERIDA INTRIGADA:

Todo en esta vida es según el color del cristal con que se mire. Para mí no hay nada extraño en que dos hermanas vivan juntas y sean las mejores amigas y pasen la mayor parte del tiempo juntas. De hecho esto podría indicar que ambas son maduras y han sabido manejar el posible celo y competencia que en algunas familias existe. Desde luego que estas mujeres “nunca” ven a nadie más y no tienen amistades, quizás pudiera estar de acuerdo con usted de que la situación es algo extraña. Si este fuera el caso, significaría que ellas, desde su niñez y hasta ahora, no han aprendido a creer en nadie más fuera del férreo círculo familiar.

Pienso, sin embargo, que estas mujeres sí tienen amistades y que simplemente usted no se ha percatado de ello. Después de todo, seguramente usted no observa de la mañana a la noche (al menos espero que no lo haga) su casa. Y también pienso que usted puede desear tener amistad con una o con las dos hermanas. Si así es, ¿por qué no inicia un saludo o les hace una invitación que pueda convertirse en una amistad, para ver qué pasa? De esa manera, se termina la intriga y puede tener dos buenas amigas.

ANA
11 Agosto 2018 04:00:00
Queridos Lectores
QUERIDOS LECTORES:

Vuelvo a tomar estas líneas para mí, pero de alguna manera también para ustedes. Para ustedes y no sólo para mí, porque muchos conocieron a Daniel Van der Meer y Danny se nos fue hace unos días. Su esposa Ruby, su hijo Juan Daniel y su hija Paulina lloraron, yo lloré y muchos lo hicieron. Las lágrimas son una herencia de todos, incluso de los desheredados. Si algunos de ustedes todavía no lloran por algo, un día, como todos, lo harán. Es parte del dolor, uno de los problemas más desconcertantes y misteriosos de la vida. No es un presagio infausto, sino una ley universal.

En el funeral de Danny, ese gran señor, dueño de un enorme corazón, grandes amabilidades y don de gentes –por eso lo lloramos–, su gran amigo, su hermano, Paco Orduña –para muchos, Pancho–, leyó en pocas líneas, que él mismo escribió, la gran vida de Daniel. Es una espléndida reseña que quise comunicar a ustedes y por ello le rogué a Paco me permitiera transcribirla en esta mi columna para que, quienes no estuvieron allí, tengan una idea completa de la vida de Danny, y para que quienes la escuchamos, tengamos la oportunidad de leerla y apreciar de nuevo la vida de Daniel. Esta es la reseña que hizo Paco. Gracias por tu generosidad Paco al permitirme transcribir tus palabras.

ANA

Ayer partió un hermano. Nuestro hermano Daniel.

Me pidieron Ruby, Juan Daniel y Paulina que escribiera una breve reseña sobre Daniel. Mi hermano Daniel. ¡Menuda tarea cuando la mente está desbordada de recuerdos!

En el Chile de aquellos años, pobre, gris, de esperanzas cortas, tuvo una infancia normal, la de los juegos callejeros con el ipad de esos tiempos: gis, canicas y pelotas de trapo.

Siguió su primera juventud en las entonces inofensivas pandillas de barrio. En un país de chaparros –recordaba él mismo– era el grandulón amigo de todos. Como lo fue toda la vida. Allí, en las calles llenas de necesidades y dramas, aprendió el porqué los humanos tenemos el corazón al lado izquierdo.

Y forjó ese ser solidario que fue una de sus principales características.

Ya en carrera profesional, se hizo parte de la generación del 68 y compartió la idea de que construir un país y un mundo más justos era posible. No lo querían así Nixon y Kissinger, los Trump de aquellos años, y a pinochetazos frustraron una ilusión que peligrosamente se estaba globalizando. Al ser parte de esa generación que empujaba el cambio con alegre energía, Daniel pagó con tortura, campos de concentración y expulsión al exilio la ingenuidad de pensar que con votos, cantos y voluntad compartida era posible transformar un orden mundial repudiable y repudiado. Como a todos los que nos salieron, quienes se quedaron despidieron a Daniel desde las alambradas emulando a Feliciano con los acordes del “Qué será de mi vida qué será…”.

Lo conocí al día siguiente de su arribo al Distrito Federal, cuando los que habíamos llegado antes nos encargábamos de darle a “los nuevos” el primer empujón para el aterrizaje en las tortillas, los tacos y el pozole. Asumió la nueva realidad como lo hizo siempre, animoso y sonriente. Se involucró pronto en la dinámica de conjugar el trabajo diario con la responsabilidad de apoyar a “los que resistían dentro” e inició a la vez una relación sentimental que si bien no fructificó, le dejó el primero de sus grandes amores, Juan Daniel.

Lo perdí de vista por un corto tiempo. Hasta que nos reencontramos en la iniciativa de “Chila Vive”, una modesta mezcla de centro cultural, peña folclórica y diván de catarsis emocional, que tuvo la virtud de unir a exiliados de toda América Latina. Armado de una guitarra, allí apareció un día de la mano de Ruby, mi hermana entrañable, una colombiana guapachosa dispuesta a zapatear cuencas chilenas. Al ritmo de tonadas, cumbias y boleros nos hicimos familia.

La relación de Ruby y Danny echó raíces y a poco andar llegó el tercer gran amor, Paulina, su hija y nuestra hija. Al rato nos cayó Orlando, el cuñado, otro hijo más.

En este México solidario que llegó a amar, Daniel hizo del albur su segundo idioma y se transformó en un bromista aterrador. Hasta que lo calmaba el ¡Danny! con que la voz de Ruby lo regresaba al orden.

Eran frecuentes nuestros encuentros familiares bien en el DF o en Saltillo y un buen día con cierto engaño nos dejó en La Aurora a Pelusa, la querida perrita que hoy entendemos fue avanzada de su propio arribo. Una vez más reemprendió aquí la vida.

Platicador temible, bohemio de largo aliento, entusiasta de cuanta iniciativa era invitado, no tardó en tejer una extensa y cálida red de amigos, los que en su mayoría nos acompañan en esta despedida. Con parte de ellos y con la pasión de siempre, se montó en una bicicleta y no dejó de pedalear hasta que su cuerpo lo permitió. Como seguramente en este momento pedalea hacia otra dimensión y con su mirada nos dice que no estemos tristes, que tuvo una vida intensa y rica, llena de aventuras, emociones y pasiones, una de esas vidas que no son de un ser común.

Anoche tarde, cuando nos comíamos unos tacos en familia aquí en la mesa, dije como broma que estaban tan buenos que sólo faltaba que Daniel se parara a disfrutarlos. En ese momento coincidí con Ruby en un lapso de silencio, pensando ambos que seguramente sí, faltaba alguien en la mesa.

Hoy le digo: Daniel, por favor espéranos, un día de estos llegaremos contigo para disfrutar juntos otra carne asada, nuestras risas y un buen tinto.

En nombre de Ruby, de Juan Daniel, de Paulina y de Danielita, les agradecemos a todos su solidaridad y les pedimos compartir un aplauso por nuestro hermano Daniel.
10 Agosto 2018 04:00:00
Querida Bouquet
QUERIDA ANA:

Quiero preguntarte si sabes qué es bueno para conservar bien la ropa de lana para que no se pique y que no sean las bolitas de alcanfor. En invierno no hay problema, pero en el verano hay que guardar esa ropa y en el invierno pasado, cuando saqué mis chamarras, encontré algunos agujeritos en tres de ellas y en un vestido.

¿Qué se puede hacer? Si acaso sabes, por favor infórmame para hacerlo. Muchas gracias y un abrazo.

BOUQUET

QUERIDA BOUQUET:

¿Recuerdas aquellos cofres de madera de las abuelitas? Generalmente estaban hechos con madera de cedro, que mantiene alejados a los insectos. Un mueble hecho de madera de cedro actualmente es muy costoso, pero te voy a sugerir lo que puedes hacer si no tienes uno. En el ropero o en el clóset puedes poner pequeños trocitos o lajitas de madera de cedro que es posible comprar en alguna maderería que venda ese tipo de madera.

También puedes solicitar que te vendan o quizá hasta te regalen, serrín de cedro que cae de la sierra cuando cortan esa madera y ponerla en bolsitas de seda, organdí o de organza (ahora las venden en las mercerías) y ponerlas en el fondo de los cajones o arriba de los suéteres.

Mi madre me heredó un mueble tipo “chiffonier” hecho de cedro y allí guardo los manteles que ella tejió y uno de lino que compré, además de piezas bordadas y tejidas que también hizo y que tienen un valor inestimable para mí. Se conservan en perfecto estado y se ven como nuevos.

Creo que mi sugerencia puede ser de utilidad para ti. Saludos afectuosos.

ANA
09 Agosto 2018 04:00:00
Querida Viviendo el Peligro
QUERIDA ANA:

Estoy casada con un hombre que puede ser abusador, pero no estoy segura. Amo mucho a mi esposo, con todo mi corazón. La mayor parte del tiempo me trata muy bien, sin embargo, algunas veces, puedo decirle que como cada par de meses, algún pequeño desacuerdo se convierte en la guerra mundial.

Yo no soy un ángel, pero el comportamiento de mi esposo me preocupa. Ha quebrado cosas en la casa, un día hasta rompió una ventana. Un día cogió un florero y lo arrojó al cristalero del comedor y rompió los vidrios. Otro día tuve que salir de la casa al verlo tan furioso, pero me persiguió, me subí al carro y lo cerré, pero arrancó el espejo retrovisor y abolló una puerta a patadas. Finalmente me di por vencida y salí del carro. Yo creo que con haberse descargado en el carro ya se le había bajado el coraje, ya sólo me gritó.

Él ha empezado a intimidarme. Realmente nunca me ha pegado, pero ha amenazado con romperme un brazo o pegarme en la boca, aunque nunca lo ha hecho. Después viene mansito a decirme que está arrepentido y promete no volver a hacerlo. Le he dicho que el día que me ponga una mano encima se acaba nuestro matrimonio. Le pedí que fuera a terapia, pero no quiere.

El papá de él golpeaba a su mamá y creo que eso es parte del problema. No quiero tener hijos, porque tengo miedo de que empeore y la lleven los hijos. Dígame por favor si debo dejarlo o cumplo con mis promesas del matrimonio. Gracias.

VIVIENDO EL PELIGRO

QUERIDA VIVIENDO EL PELIGRO:

El comportamiento de tu esposo no va a mejorar a menos que reciba terapia sicológica. Si continúa negándose, espero que empaques tus cosas y salgas de esa peligrosa situación. Sin embargo, ten mucho cuidado, porque muchos abusadores empeoran cuando sus esposas reúnen el valor para irse. Te recomiendo que te dirijas al Centro de Justicia y Empoderamiento para las Mujeres.
http://www.cjemcoahuila.gob.mx

Ahí encontrarás orientación, pues cuenta con un grupo de abogadas que analizan la situación de las mujeres para determinar los servicios que requiere para tomar las medidas necesarias para eliminar riesgos. Tienen trabajadoras sociales que dan seguimiento a los casos. También cuentan con un grupo de psicólogas que brindan atención mediante terapias individuales y cuando hay hijos también a ellos. Hay abogados especialistas en Derecho Familiar y que gratuitamente representan ante los jueces los casos de las mujeres maltratadas. Sus servicios incluyen trámites como divorcios, pensiones alimenticias y custodia de menores. En fin, cuenta con todos los servicios que pudiera necesitar la mujer que sufre de maltrato o violencia.

Tú eres una mujer maltratada. Por favor no te quedes sin hacer algo. Y mientras más pronto, mejor.

ANA
08 Agosto 2018 04:00:00
Querida CDMX
QUERIDA ANA:

Tengo una hija de 16 años y es la clase de jovencita que toda madre quisiera tener por hija. Es respetuosa, considerada, cariñosa, se porta bien y es una excelente estudiante. Mi dilema es si debo o no pagarle por hacer algunas tareas domésticas sencillas que le pido que haga en casa. Ella de buena gana me ayuda, no se queja ni se enoja, pero a veces no lo hace bien. Lo único que yo podría decir que en momentos me disgusta un poco es que me pide muchas cosas: zapatos, blusas, algunos cosméticos o adornos para el cabello, etcétera. Nunca me exige, sólo me pide.

Le he dicho que si hace un mejor trabajo en esas sencillas tareas domésticas, le daré algún dinero para sus gastos. Es tan buena niña que siento que merece ser recompensada, pero también quiero que aprenda que debe hacer bien las cosas si quiere que le pague. Así será la vida cuando crezca, así que quisiera que aprendiera esa lección ahora. Apreciaría cualquier consejo tuyo.

CDMX

QUERIDA CDMX:

Tu hija está en la edad en que todo les gusta y quieren tener de todo. No la culpes por ello. Pero sí que aprenda que debe frenar un poco sus deseos. La idea de darle una recompensa económica por las tareas domésticas en las que te ayuda me parece muy buena. Los hijos también deben aprender el valor de cooperar con las tareas domésticas, pero también aprender que deben hacerlas bien. Dile que Calidad es hacer bien las cosas desde la primera vez. Y que los trabajos de cualquier tipo deben hacerse bien. Es una lección que la beneficiará para el resto de su vida.

La cooperación en los trabajos de la casa no debieran ser pagados, pero tu hija merece, por su comportamiento en general, recibir una recompensa. Eso siempre será un aliento.

ANA
07 Agosto 2018 04:00:00
Querido Viejos Relegados
QUERIDA ANA:

Mi esposa tiene 91 años y yo tengo 93. Sabemos que ya somos viejos, pero nos aflige que los doctores tiendan a ver nuestros problemas y dolencias como debido a la vejez y que por eso no son dignas de tratamiento. Sé que muchas personas mayores son checadas y tratadas excesivamente, pero creo que lo contrario también sucede, como en el caso de nosotros. ¿Será una “epidemia” eso de que no nos hagan caso a los viejos? Esta carta me la está escribiendo un bisnieto en su computadora. Espero que vaya bien escrita. Gracias por su contestación.

VIEJOS RELEGADOS

QUERIDO VIEJOS RELEGADOS:

No quise contestar su carta con un punto de vista personal, porque es un tema que no manejo, y no quise equivocarme y usted pudiera pensar que también estoy “relegándolo”. Por ese motivo pedí a mi amigo el médico que no sólo me diera su opinión como en otras ocasiones, sino que él diera respuesta a su carta y aquí está su respuesta:

“Comprendo su preocupación y con mucho respeto y gusto me voy a permitir decirle lo siguiente: Por una parte, el proceso de envejecimiento trae consigo controvertibles e inevitables consecuencias, las cuales no enumeraré porque usted ya sabe cuáles son. En general estas consecuencias pueden ser tratadas juiciosamente con medicamentos, equipo especial (como lentes y aparatos auditivos) y terapias. Este fenómeno relacionado con la edad viene con el territorio de mi profesión, constantemente me esfuerzo por mantener la calidad de vida de una persona mayor sin ordenar exageradamente pruebas peligrosas, dolorosas o medicamento arriesgado.

“Por otra parte, algunas personas mayores parecen sorprendidas de que no pueden funcionar al mismo nivel que gozaban hace 20, 30 y hasta 40 años. Quieren verse y sentirse jóvenes y de alguna manera engañar al calendario. Esta actitud puede distraer a los doctores. Por ejemplo, tengo una paciente de 92 años que se presenta en mi consultorio una vez al mes para quejarse de que tiene manchas de la edad en su piel, que no puede salir a caminar sin su bastón y que tiene que elevar el volumen del televisor para poder escuchar bien. Repetidamente intento un tratamiento apropiado, pero se resiste tenazmente a reconocer que su cuerpo está deteriorándose por los años.

“Sé que este no es su caso ni el de su señora esposa, pero tiene razón, debe haber médicos que no saben lidiar con la gente mayor, pero hay otros que sí. Sin embargo, en ocasiones es difícil tratar a adultos mayores. Trate de buscar a un médico que se dedique a personas de su edad, como los geriatras. Esos especialistas son personas muy dedicadas y saben cómo tratarlos. Si prefiere a un médico general, no desista y sé que va a encontrar al médico que los atenderá como ustedes desean. Reciba un respetuoso saludo”.

Hasta aquí la respuesta de mi amigo el doctor, que tan amablemente me apoya y al que agradezco infinito su ayuda. Espero que sea de utilidad para ustedes esta respuesta. Lo saludo con afecto.

ANA
06 Agosto 2018 04:00:00
Querido Preguntón
QUERIDA ANA:

Le escribe un hombre de 69 años. Ahora soy abuelo. Y le quiero comentar y preguntar algo. Pero antes le diré que todos los días recibimos Zócalo en la casa y aparte de que mi mujer y yo leemos casi todo el periódico, leemos primero que nada las cartas que le escriben y sus respuestas. La felicito muy sinceramente.

Cuando yo era niño, la campaña contra el cigarrillo y la fumadera consistía en decirnos que si fumábamos se detendría nuestro crecimiento y nos íbamos a quedar chaparros. En esta época no escucho que se hable de ello. Por eso quiero preguntarle, ¿será cierto que el fumar realmente detiene el crecimiento? Si así fuera, ¿por qué ese mensaje no es difundido más fuertemente y más frecuentemente? Ojalá pudiera usted contestar a mis preguntas. Como le digo leemos sus cartas y mensajes y usted, no muy frecuentemente, pero sí periódicamente, incluye en su columna mensajes sobre este tema. Lo que le admiro, pues el tabaco es muy dañino. Yo sólo fumé cuando tenía como 13 años como para probar, incluso me hizo hasta regresar el estómago.

Otra pregunta que quiero hacerle es también relacionada con mi juventud. Nos decían que si besábamos a una muchacha que trajera una infección en sus dientes, se nos podía pegar. ¿Será verdad? Bueno. La saludo muy atentamente y le doy muchas gracias por su tiempo y su atención en contestarme.

PREGUNTÓN

QUERIDO PREGUNTÓN:

Me dio en mi pata de palo con el tema. He leído mucho sobre él y ahí va mi comentario. Crecimos aproximadamente en la misma época. En esos días, la asociación de fumar cigarrillos con el cáncer del pulmón y la enfermedad del corazón no estaba tan bien confirmada como lo está ahora. El crecimiento detenido palidece en comparación con esas consecuencias de fumar.

No sé si alguna vez haya sido probado que los jóvenes que fuman detienen su crecimiento. Puede hacer un caso teórico de que fuera verdad. El monóxido de carbono del humo del cigarrillo se adhiere tan fuertemente a los glóbulos rojos, que no pueden llevar el oxígeno que necesita el cuerpo para mantener la salud y el crecimiento. En todo lo que he leído, nunca he visto algo confiable acerca de eso. Pero de los terribles daños del tabaco en el cuerpo, no hay la más leve duda.

Y en cuanto a infectarse las encías por medio de los besos, me dice mi amigo el doctor que existen estudios que dicen que las enfermedades periodontales (de las encías) se pueden trasmitir por medio del beso. Felicitaciones por preferir Zócalo y gracias por leer mi columna. Saludos afectuosos.

ANA
04 Agosto 2018 04:00:00
Querida Liza
QUERIDA ANA:

Tengo una hija hermosa, no es amor de madre, es realmente hermosa. Tiene 16 años y pesa 49 kilos, pero a pesar de que es muy delgada porque mide 1.68, tiene un bonito busto, pero no quiere que se le note y ahora ¿qué cree? Pues hizo una tipo faja de tela y se la envuelve para que no se le note nada de su busto, lo “eliminó” todo lo que pudo. Aparte de que no se ve bien, pienso que puede lastimarle sus senos.

Pienso que su actitud se debe al hecho de que cuando era niña, como de 6 años, fue “molestada” por un pariente. Eso la tiene traumada. Y por eso le escribo, para que me haga favor de decirme cómo puedo ayudarla. Estoy muy preocupada.

Soy madre soltera, es mi única hija y no sé a quién más recurrir. Por eso la molesto. Y le voy a agradecer mucho su consejo.

LIZA

QUERIDA LIZA:

Pienso que tienes razón al enlazar los eventos del pasado de tu hija con los sentimientos que tiene ahora para tratar de ocultar sus senos todo lo posible. El acoso o todo ese tipo de agresiones que sufren las personas, ya sea en su infancia, su adolescencia o aun en la adultez, pueden dejar un terrible trauma. En el caso de los niños y niñas no solamente porque son violados, sino porque el acoso o la violación, rompen o destrozan el importante enlace de confianza entre el niño o niña y el adulto. Esta unión, este nexo, debe ser restaurado para que el niño pueda ser capaz de crecer y desarrollarse como una persona normal y feliz.

Obviamente esta no es tarea fácil. Tu hija deberá convencerse de que convertirse en mujer y tener senos no la hace más débil o la pone a merced de cualquiera. Deberá aprender a aceptarse a sí misma como mujer. Y deberá convencerse de que ella puede ser fuerte e independiente. Y que lo que le sucedió en su niñez no interferirá con sus esperanzas, sus sueños y sus metas en el futuro. Así mismo deberá tener confianza y fe en que hay hombres en los que puede confiar.

Para iniciarse en este camino hacia su salud mental y emocional, tu hija va a necesitar ayuda profesional. Y yo iría más lejos al pensar que su actual actitud es un grito de ayuda. Por favor escúchalo y toma ya las decisiones apropiadas. Es necesario actuar pronto. Deseo muy sinceramente que tu hija encuentre paz y logre superar este problema muy pronto y para siempre.

ANA
03 Agosto 2018 04:00:00
Querida Novia de Blanco
QUERIDA ANA:

Me divorcié hace ocho años y durante seis años y medio no tuve ninguna relación con ningún hombre. Hace año y medio conocí a un hombre en una reunión en casa de unos amigos y ese día me pidió que saliéramos. Estuvimos haciéndolo desde entonces y hace seis meses me dio el anillo de compromiso y vamos a casarnos en abril del año próximo. Estoy feliz porque lo quiero mucho y sé que él también me quiere, me ha demostrado de mil maneras su amor.

Cuando me casé la primera vez lo hicimos solamente por el civil y como mi novio es soltero, vamos a poder casarnos por la iglesia y por eso quisiera hacerlo con vestido blanco y con toda la ceremonia que se casan las jóvenes, aunque ya tengo 36 años y él 37. Mi hermana, mis compañeras de trabajo y mis amigas parece que se han puesto de acuerdo en decirme que voy a hacer el ridículo vistiéndome de blanco y con un vestido como el que usan las jóvenes. ¿Tú crees que es tonto de mi parte casarme con vestido blanco a mi edad y habiendo estado casada ya aunque sea por el civil? Apreciaré mucho tu opinión, porque eres una persona muy sensata y honesta. Muchas gracias por tu tiempo y atención.

NOVIA DE BLANCO

QUERIDA NOVIA DE BLANCO:

Gracias por confiar en mi opinión. Yo pienso que todos tenemos el derecho de tener una boda formal si así lo deseamos, a pesar de cualquier circunstancia y del hecho de que algunas personas –o muchas–, piensen que no. Tú –y todos y todas– tenemos el derecho de llevar nuestra vida a nuestro gusto, siempre y cuando no lastimemos a otros.

Si a ti te interesa lo que otros piensen, pudiera molestarte que las personas a quienes ustedes inviten a su boda, puedan pensar de la misma manera que tus compañeras y amistades. Si deseas entrar a la iglesia con un vestido blanco, amplio, bordado; usando corona y llevando ramo, estilo que se asocia, según algunos, con mujeres jóvenes (para no decir vírgenes), yo diría que lo hagas sin que te importe la opinión de algunas o muchas ni sus comentarios. Por otra parte, si cambias de idea, mi sugerencia sería que la ceremonia fuera igual, con flores del color que prefieras en la iglesia y que usaras un vestido estilo traje sastre de seda cruda o algún estilo elegante, en color perla, rosa pálido o color maíz. Y en lugar de corona lleva un adorno de piedras tan de moda en estos días. Y un ramo de flores muy sencillo y no tan grande. Yo te aseguro que lucirás encantadora. Deseo para ti, muy sinceramente, mil felicidades.

ANA
02 Agosto 2018 04:00:00
Querida Scarlett
QUERIDA ANA:

Tengo tres hermanos. Dos mujeres y un hombre. No sé qué pasa con las dos mujeres, ambas están casadas. Una tiene ocho años casada y otra seis. El hombre todavía está soltero, él es el menor y está por terminar su carrera universitaria. Le digo que no sé qué pasa con ellas, porque la que tiene seis años casada siempre anda enferma y la otra goza de mucha salud.

He pensado que pudiera ser que la que se enferma mucho es porque siempre está peleando con su esposo y su hijo único casi ni caso le hace. La otra tiene un magnífico esposo y se llevan muy bien y sus dos niños son lindos muchachitos. ¿Cree usted que eso puede influir en la salud? ¿Hay alguna manera de corregir eso? Me gustaría conocer su opinión. Y le agradeceré me la dé.

SCARLETT

QUERIDA SCARLETT:

Un matrimonio feliz es bueno para el sistema inmunológico de la mujer. Diversas investigaciones han encontrado que las mujeres casadas felizmente tienen sistemas inmunológicos más fuertes que aquellas que son infelices en sus matrimonios.

Mientras las mujeres felices son desafiadas por un virus o una bacteria, sus sistemas inmunológicos reaccionan más rápido y fuertemente. Entre tanto, las mujeres infelices tienden a tener funciones inmunológicas más débiles. Se ha comprobado que su organismo tiene menos anticuerpos (que luchan contra las enfermedades). Más y más, la ciencia está confirmando la relación tan estrecha entre la mente y el cuerpo.

Puedo darte esta respuesta porque una sobrina mía estudia Medicina en la Universidad de Oxford en Inglaterra y periódicamente me envía revistas de medicina que se editan allá. En una de ellas encontré esta información. ¿Qué puedes hacer para ayudar a tu hermana? Pienso que nada. Es cuestión de ella y su esposo. Puedes aconsejarla o hacerle ver los errores que tú ves en ella, pero no más.

ANA
01 Agosto 2018 04:00:00
Queridos Lectores
QUERIDOS LECTORES:

Leí en un periódico en Estados Unidos, un texto muy interesante que quiero compartir con ustedes. Está traducido por mí y además de las fallas que pudiera haber en tal traducción, he querido cambiarlo un poquito para adaptarlo a la manera de ser de nosotros los mexicanos. Espero que sea de provecho para ustedes pues tiene un contenido muy valioso, ya que son:

CONSEJOS PARA CONVIVIR EN CORDIALIDAD CON LOS DEMÁS

1.- No decir nunca todo lo que se piensa. Hablar siempre en voz audible, pero baja y persuasiva. Como se dicen las cosas cuenta más que lo que se dice.

2.- Es mejor no hacer promesas, pero si se hacen, cumplirlas siempre, sin importar cuál sea el costo.

3.- Nunca dejar pasar la oportunidad de decir a los demás una palabra bondadosa y hablar siempre bien de ellos. No dejar de elogiar un buen trabajo sin importar quién lo haya hecho. Y si se necesita crítica, ofrecerla con cariño, nunca con rudeza.

4.- Interesarse siempre por las personas que nos rodean, sus intenciones, su trabajo, sus familias. Alegrarse con ellos cuando son felices y llorar con quienes sufren. Darle importancia a todos los que se conoce, sin importar si son humildes o encumbrados.

5.- Estar alegres. No agobiar ni deprimir a quienes estén cerca con nuestros problemas o enfermedades. Recordar que todos traen alguna clase de carga, y muchas veces más pesada que la nuestra.

6.- Dejar que las propias virtudes o valores hablen por sí mismos, sin hacer alarde de ellos. Negarse a hablar del lado malo de los demás. Desalentar el chisme, pues además de ser una lamentable pérdida de tiempo, es sumamente destructivo.

7.- Mantener una mente abierta. Discutir pero no llegar a acalorarse y menos al altercado. Es un signo de mente superior poder discordar sin ser desagradable.

8.- Tener cuidado con los sentimientos de los demás. El ingenio y la burla a costa de otra persona puede hacer más daño del que jamás se sabrá.

9.- No prestar atención a las observaciones maliciosas o mal intencionadas y aún a calumnias. Pensar que la persona que llevó el mensaje puede que no sea el más perfecto. Dar a esas personas el beneficio del perdón.

10.- No esperar recibir el crédito por lo que se hace, aunque se merezca recibirlo. Seguir haciendo el bien y obrando bien sin ver a quien, aunque no se reconozca. Tener paciencia. Olvidarse de uno mismo y aceptar con gratitud que otros “se acuerden”. El ser reconocido es mucho más agradable de esa manera.

Espero que les sean de utilidad estos consejos que comparto con ustedes.

ANA
31 Julio 2018 04:00:00
Querida Traicionada
QUERIDA ANA:

Hace 15 días mi esposo, con quien he estado casada durante cuatro años, salió a trabajar y nunca regresó. Puso una tarjeta bajo la puerta de una muy querida amiga mía, que es mi vecina, diciéndole que me dijera que no va a regresar. Para que no me diera cuenta, ni siquiera se llevó su ropa ni nada de sus pertenencias. Sentí que me hundía cuando mi amiga vino a mi casa y me enseñó la tarjeta. Dejé de comer y no podía dormir. No he vuelto a saber nada de él hasta ahora. Gracias a Dios no tenemos hijos. ¿Qué les hubiera dicho?

Buscando entre sus cosas, encontré hoy una carta de mi única hermana (no tenemos padres) en la que le decía que si ya lo había pensado bien, lo único que podía hacer era desearle buena suerte. ¿Puedes creer eso? Mi hermana sabía que iba a irse y no me dijo ni me ha dicho nada. Creyó que yo nunca iba a enterarme.

Estoy sumamente ofendida, lastimada y enojada. ¿Debo confrontarla y exigirle una explicación?

Por favor, ¡contéstame pronto!

TRAICIONADA

QUERIDA TRAICIONADA:

Tus sentimientos son válidos. Fuiste traicionada por las dos personas en quienes más confiabas. Desde luego confronta a tu hermana. Mereces algunas respuestas y una larga explicación. Tristemente te casaste con un sinvergüenza y tu hermana parece haberlo ayudado en su traición.

Lamento infinito tu tristeza y tus sentimientos de frustración y ofensa. Pero deseo que esos mismos sentimientos te ayuden a recoger los trozos de tu vida destrozada y reconstruirte. Nada es para siempre, ni siquiera el dolor, así que rehaz tu vida y ten la seguridad de que volverás a ser feliz, tanto si decides seguir tu camino sola como si lo haces al lado de alguien. Elige bien. Esto te ayudará a hacerlo.

ANA
30 Julio 2018 04:00:00
Querida Triste y Confundida
QUERIDA ANA:

He vivido con mi novio durante cuatro años, pero no estamos casados. Él es soltero y yo también. No hay nada que nos impida casarnos, pero ninguno de los dos hemos tenido la total intención de llegar al matrimonio, al menos por lo civil.

Mi familia me ha insistido mucho en que no viva con mi novio en esa situación incierta e incómoda al menos para ellos, pues mi familia es muy tradicionalista y no ven bien que yo viva en unión libre con él. Al principio ni me hablaban y por supuesto no iba yo a casa de mis padres ni ellos me visitaban o me buscaban. Al paso del tiempo mi mamá me buscó y fui a la casa yo y luego, meses después, con mi novio, pero mis padres nunca han venido a nuestra casa.

Mi hermana sí me visita, mi hermano no. Él está casado y ni él ni su esposa nos visitan. Nos tratan en casa de mis padres, pero no vienen a visitarnos. Ni nos invitan a su casa. Yo adoro a mis sobrinitos, pero sólo los veo cuando los encuentro en casa de mis papás.

Dentro de dos meses va a casarse una prima mía que además ha sido mi gran compañera y amiga, pues somos de la misma edad, crecimos juntas siempre y fuimos al mismo colegio y así seguimos hasta graduarnos. Nos separamos algo cuando yo decidí ir a vivir con mi novio. Y resulta que mi prima me invitó a comer ayer a un restaurante y me dijo que no va a invitarnos a su boda. Y muy triste me dijo que ella sí quería, pero que mis padres le dijeron que no nos diera invitación, porque ellos consideran que si nosotros no hemos estado dispuestos a comprometernos uno con el otro, ya que no hay impedimentos para ello, ¿por qué nuestra familia va a comprometerse con nosotros?

Ana, ¿cómo ves tu eso? ¿Son injustos mis padres? ¿Tienen razón? ¿Qué clase de pensamiento es ese? Por favor ayúdame a comprenderlos. Estoy

TRISTE Y CONFUNDIDA

QUERIDA TRISTE Y CONFUNDIDA:

Yo entiendo a tus padres y ojalá tú también lo hagas, aunque tu novio no pueda. Desconozco la manera de pensar y ser de la familia de tu novio, pero me has descrito la de tus padres y tu familia. Ellos fundan su comportamiento a la manera tradicional. Para ellos, que vivas con tu novio sin casarte es una decepción y es doloroso. Lo han aceptado (a medias) porque te aman. Y aunque en la actualidad las costumbres han cambiado, ellos siguen pensando a su manera. Y a pesar de que una licencia de matrimonio no es ninguna garantía de que la relación durará, es la mejor medida del nivel de compromiso de una pareja. Ustedes no se comprometen. Ellos tampoco se comprometen con ustedes.

Así entiendo yo la actitud de tus padres. Te duele, lo sé, pero es su modo de vida. Te están señalando una vez más que esperan que cambies el modo de vida actual tuyo. En ti está la decisión.

ANA
28 Julio 2018 04:00:00
Querida Katryna
QUERIDA ANA:

Leo todas las cartas que te escriben y te mandan y ahora yo te pido un consejo. Yo tengo 17 años y estoy enamorada de un muchacho que tiene 19 años. Él estudia una carrera y yo apenas voy a empezar la mía en este año. Estoy segura de que él se ha dado cuenta de que me gusta mucho, pero aunque es atento y amable conmigo, nunca se ha acercado para pedirme que salgamos o nos veamos en alguna parte.

El muchacho que me gusta y del que siento que estoy enamorada, tiene un primo y siempre andan juntos. Pues ese primo hace unos días me pidió que fuera su novia. Como él ya tiene novia, le dije que cómo me pedía que fuera su novia si ya tiene. Me contestó que si acepto, la deja inmediatamente. Le dije que luego le decía. Este último muchacho es muy guapo, pero yo al que quiero es al otro.

Quiero que por favor me digas qué hago. ¿Espero al que quiero o me hago novia de su primo? Espero con ansia tu consejo. Gracias.

KATRYNA

QUERIDA KATRYNA:

En mi opinión no es conveniente tener relaciones de noviazgo y mucho menos llegar al matrimonio sin amor, o por el sólo hecho de tener novio o casarse. Por supuesto que muchas veces las relaciones de noviazgo no comienzan con amor y este nace luego del trato frecuente que hace que las parejas se conozcan y lleguen a apreciarse y luego a amarse. Y muchas veces también se piensa que uno o ambos están enamorados y el trato hace que se den cuenta de que no son el uno para el otro.

Sin embargo, si “has hecho la lucha” y el joven que te gusta y dices amar no da señales de que le intereses, mejor trata de apartarlo de tu mente. Quizás sea difícil, pero va a llegar el día en que ni siquiera vas a pensar en él. Y en cuanto al primo de él, si no te gusta o no sientes atracción hacia él, mejor no inicies una relación que no te traerá ninguna satisfacción.

Por mi parte, espero que pronto llegue a tu vida el hombre que verdaderamente despierte en ti un sincero amor y que él sienta lo mismo por ti.

ANA
27 Julio 2018 04:00:00
Querida Grace
QUERIDA ANA:

Quisiera molestarla para que me haga el favor de decirme qué le pasará a una muy querida amiga mía, ya que constantemente está lavándose las manos o bañándose si está en su casa. Cuando vamos a un restaurante, siempre se lava las manos al llegar, luego de ver el menú vuelve a ir al baño a lavarse las manos y al terminar de comer, vuelve a hacerlo. Igual cuando va a alguna casa, creo que se lava las manos al menos 3 o 4 veces. Cuando he ido a su casa pasa lo mismo. Y ha dicho que se baña en la mañana, si tiene tiempo de nuevo a mediodía, al regresar de su trabajo, antes de comer y salir nuevamente al trabajo, y luego antes de acostarse. Eso me parece excesivo y por eso le escribo, para que por favor me diga si sabe por qué lo hace, qué le pasará o a qué se deberá. Ella tiene 23 años.

Gracias por su atención y reciba saludos afectuosos.

GRACE

QUERIDA GRACE:

Tu amiga pudiera estar sufriendo de un raro desorden llamado comportamiento obsesivo-compulsivo.

Algunos expertos dicen que este comportamiento es el resultado de que una persona inconscientemente desea quitarse una culpa.

Mientras nadie está seguro de las causas de este desorden, algunos patrones comunes han emergido en relación a este asunto. Quienes lo sufren, en muchas ocasiones vienen de familias en las que los padres han tenido problemas entre ellos, sin resolver, impulsando a uno o ambos padres a enfocar una inmoderada cantidad de atención en el hijo. Estas familias también tienden a ser muy meticulosas y a sentirse muy orgullosas de “su manera de hacer las cosas”.

Las investigaciones también han mostrado que algunos individuos obsesivo-compulsivos desean detenerse de bañarse o lavarse, etcétera, pero no pueden hacerlo y eso les causa un conflicto emocional. Estos datos me fueron proporcionados por mi gran amigo el doctor, a quien agradezco infinito robe tiempo a su delicada profesión para apoyarme.

Pienso que tu amiga necesita ayuda de un sicólogo o un siquiatra, anímala a que busque ayuda profesional. Le harás un favor. Y te felicito por preocuparte por ella.

ANA
26 Julio 2018 04:00:00
Querida Lectora que la Admira
QUERIDA ANA:

En una de sus columnas usted le dijo a la persona que la recortara del periódico y se la enseñara a otra persona, porque era una especie de mensaje, para que lo comprendiera y pudiera reflexionar y actuar de manera diferente. Con el paso de los años usted ha recomendado en diversas ocasiones algo similar a sus lectores y a mí me pareció muy acertado y estoy segura de que usted lo hace con el mejor de los fines.

Pues bien, figúrese que una persona que conozco recibió en un sobre sin remitente una de sus columnas.

No traía una nota, ni siquiera una anotación al margen. Y el resultado fue que se sintió lastimada, se ofendió porque pensaba que la columna no se aplicaba a ella. Y yo pienso que tenía razón, pues ella es diferente a como se describe a la persona en la carta que le enviaron a usted.

Por ese motivo me dirijo a usted para sugerirle, si le parece bien, que le recomiende a sus lectores que no envíen estas columnas de manera anónima, ya que lastiman a personas que nada tienen que ver.

Yo les pido a sus lectores que se detengan y piensen antes de hacer eso. La persona que la recibe es puesta en la difícil situación de saber que alguien a quien conoce está molesta con ella, pero no sabe quién es ni por qué.

Por favor no tome a mal esto que le escribo. Yo la admiro y leo su columna desde hace muchos años y seguiré haciéndolo, porque me gustan mucho sus respuestas, la manera como consigue ponerse en el papel de quien le escribe y también siempre he considerado que da todo lo que tiene en su cabeza y en su corazón para dar consejos o recomendar lo que usted considera que es bueno que hagan. Reciba mi respeto y afecto de siempre y para siempre.

ASIDUA LECTORA QUE LA ADMIRA

QUERIDA ASIDUA LECTORA:

Cuando les digo a las personas que me escriben que “recorten esta columna y compártanla” con alguien, lo que tengo en mente es una conversación cara a cara para tratar de enmendar situaciones y como una manera delicada de demostrar intenciones de mejorar una relación o una conducta.

Que alguien la envíe de manera anónima es cobarde, desagradable y cruel.

Aprecio en todo su valor que me haya enviado esta carta, va a servir como una cordial, pero seria advertencia para que no sólo mis lectores, sino todos quienes se enteren de situaciones similares, tomen en cuenta que enviar anónimos de cualquier tipo es una cobardía y siempre hace gran daño a quien la recibe. Y gracias por referirse a mi trabajo como lo hace y por ser y desear seguir siendo mi lectora.

ANA
25 Julio 2018 04:00:00
Querida Apache
QUERIDA ANA:

Me casé con mi esposo hace tres años. Aún no tenemos hijos, pero ya estamos queriendo encargar al primero o primera. Desde que me case y aún antes, cuando mi ahora esposo y yo éramos novios, sus padres fueron encantadores conmigo, amables, cariñosos, dadivosos, educados, y todo lo que puedas imaginarte de bueno en las personas.

Por ese motivo yo he pensado mucho en que me gustaría decirles “mamá” y “papá”. Aparte de mi esposo, ellos tienen una hija. Ellos son con sus hijos y también con su yerno igual de maravillosos que conmigo. No me he atrevido a llamarlos de ese modo hasta ahora y quiero preguntarte a ti si crees que deba preguntarles a ellos si les parece bien que los llame de ese modo o cómo quieren que les llame. Hasta ahora le digo “señora” a mi suegra, y a mi suegro, como es doctor, así le digo. Pero me parece demasiado formal. Sin embargo, ellos no me han dicho nada.

Por favor dame tu opinión, lo que voy a agradecerte mucho.

APACHE

QUERIDA APACHE:

Pienso que mejor que comenzar por tu cuenta llamándoles “mamá” y “papá”, consideres preguntarles si les gustaría que lo hicieras, agregando que aunque ellos tienen una hija, tú los quieres mucho y serías feliz si te permitieran llamarlos de esa manera.

También diles que si no están de acuerdo, te lo digan sin sentirse mal, porque tú no vas a ofenderte, y que te digan cómo desean que continúes llamándolos o si prefieren que sigas hablándoles como lo has hecho hasta ahora.

Es un hermoso detalle de tu parte que quieras llamar así a tus suegros. Creo que la mayoría de las mujeres casadas occidentales, no gustan de llamar de esa manera a los padres de sus esposos. En Oriente sí se acostumbra hacerlo, pero es un hábito ancestral. Espero sinceramente que tu deseo se realice.

ANA
24 Julio 2018 04:00:00
Querida Casa Ideal
QUERIDA ANA:

Mi esposo y yo hemos estado ahorrando durante años para construir nuestra casa. Tenemos ya el terreno que nos regaló mi papá hace mucho, pero queríamos construir la casa a nuestro gusto. Sin embargo, como hay poco dinero, nos pusimos a buscar planos y más planos, compramos revistas americanas que traen planos y explicaciones, mi esposo hizo algo, pero no me gustó mucho. Y le voy a decir la razón.

He llegado a la conclusión de que la mayoría de los arquitectos deben ser hombres, porque ninguna mujer pondría las recámaras y los baños en un extremo de la casa y la lavandería en el otro extremo, junto al garaje.

Y si observa usted las revistas y muchos planos, el diseño está al revés, con la lavandería junto al garaje.

Yo quiero mi casa como le he explicado a mi esposo y no me entiende, porque dice que todo el mundo lo hace de la manera contraria. Por eso le escribo a usted a ver qué opina.

1.- La lavandería debe estar en seguida de los baños y cerca de las recámaras, para que no tenga que cargar 20 kilos de ropa cuando la lleve o la traiga de la lavandería por toda la casa.

No ponerlas en seguida del garaje a menos que las recámaras y los baños estén en el segundo piso y entonces instalar un aparato de esos donde se deposita la ropa en un hueco (cerrado en la parte de afuera) y que por ese hueco llegue la ropa a la lavandería.

Así lo he visto en películas.

2.- La cocina no es una calle. Nadie debería tener que pasar por la cocina para ir a alguna parte, excepto a la alacena, al comedor o a una salida hacia un jardín trasero o un pasillo que lleve a la calle.

3.- Tener un lugar para guardar la aspiradora, sillas y mesa de juego, abanicos en el invierno, decoraciones de temporada, frazadas y almohadas extras.

4.- Debería haber más planos de casas de un solo piso, ya que muchas personas mayores no quieren o no pueden subir escaleras.

Creo que dentro del presupuesto para la construcción deberemos contemplar contratar a un arquitecto para que haga los planos de nuestra casa, y ya le daré mis puntos de vista. ¿Pero qué le parece a usted mi manera de pensar en lo que creo es más conveniente para mi casa ideal? Gracias por su opinión.

CASA IDEAL

QUERIDA CASA IDEAL:

Me gustaron tus sugerencias y creo que vale la pena considerarlas, y espero que los arquitectos y quienes estén pensando construir su casa, recorten esta columna porque me gustaron mucho tus ideas para que a las mujeres se les facilite más el trabajo de la casa. ¿Por qué no apartarse de lo tradicional para inclinarse hacia la comodidad? Gracias por tomarte el tiempo para escribirnos.

Espero que tu casa sea como la has soñado.

ANA
23 Julio 2018 04:00:00
Querida Barbie
QUERIDA ANA:

Admiro su trabajo y la felicito. Me dirijo a usted para ver si puede publicar lo que le envío. Se trata de una descripción de características que tiene cierta gente con personalidades narcisistas. Se presentan tanto en hombres como mujeres y quizás muchos de nosotros conocemos a ciertas personas así y pensamos que son especiales y que nos caen mal o nos hacen sentir menos, pero estas características son mencionadas en el Manual de Diagnóstico y Estadístico de Desórdenes Mentales, publicado por la Asociación Psiquiátrica Americana, y aunque no podamos ayudarlas de ninguna manera, al menos entender que es un desorden de su personalidad y entonces comprenderlas.

Yo tengo una hermana así y hasta después de mucho caminar con uno y otro doctor, se dio con la clave de lo que le pasaba y ha estado en tratamiento y nosotros la hemos podido comprender y nos hemos sentido mejor.

Estas características no las presentan todas las personas con esa personalidad, algunas tienen tres o cuatro o cinco o quizás todas. Mi hermana reunía cinco. Enseguida le paso las características. Es una traducción que hice del inglés. Y ofrezco disculpas por los errores que pueda tener.

1.- Un grandioso sentido de presunción –exagera sus logros y talentos o los de sus seres queridos– esperando ser reconocida la persona como superior.

2.- Preocupada con las fantasías de ilimitado éxito, poder, brillantez, belleza o amor ideal.

3.- Cree ser “especial” y solamente puede ser comprendida o debe asociarse con personas especiales, de muy buena o alta condición o instituciones.

4.- Requiere excesiva admiración.

5.- Un sentido de derecho a expectativas irracionales o de tener un trato especialmente favorable o cumplimiento automático de sus expectativas.

6.- Se aprovecha de otros para lograr sus propios fines.

7.- No quiere reconocer o identificarse con los sentimientos y necesidades de otros.

8.- Muchas veces siente envidia de otros o cree que otros la envidian.

9.- Demuestra comportamiento o actitudes arrogantes y altaneras.

BARBIE

QUERIDA BARBIE:

Estoy de acuerdo en que la descripción de esos rasgos podría ser útil para todos. No es difícil encontrarse con personas que reúnan algunas de esas características y nos sirve para al menos entenderlas mejor. Lo encontré interesante. Gracias por su contribución a mi columna y por la ayuda a mis lectores.

ANA
20 Julio 2018 04:00:00
Queridos lectores
Esto que van a leer me lo enviaron a mi teléfono celular. Me dicen que lo escribió Jorge Luis Borges. Es muy probable que muchos de ustedes lo hayan leído. Espero que no les aburra leerlo de nuevo, y si no les interesa hacerlo, pasen de largo la columna de este día y ya. Pero quienes no lo conozcan, van a gustar su lectura. A mí me gustó. Aquí va.

ANA

“En esta época en que todo el mundo está más sensible y algunos se molestan o se entristecen o se llenan de ira por nimiedades, creo que hay que leer a Borges. En estas líneas resume lo que ya de viejos empezamos a comprender”.

VALGO
Jorge Luis Borges

“De tanto perder, aprendí a ganar; de tanto llorar, se me dibujó la sonrisa que tengo. Conozco tanto el piso que sólo miro al cielo. Toqué tantas veces fondo que cada vez que bajo, ya sé que mañana subiré. Me asombra tanto cómo es el ser humano, que aprendí a ser yo mismo.

“Tuve que sentir la soledad para aprender a estar conmigo mismo y saber que soy buena compañía. Intenté ayudar tantas veces a los demás, que aprendí a esperar que me pidieran ayuda. Traté siempre que todo fuese perfecto y comprendí que realmente todo es tan imperfecto, como debe ser (incluyéndome).

“Hago sólo lo que debo, de la mejor forma que puedo, y los demás que hagan lo que quieran. Vi tantos perros correr sin sentido, que aprendí a ser tortuga y apreciar el recorrido.

“Aprendí que en esta vida nada es seguro, sólo la muerte… por eso disfruto el momento y lo que tengo. Aprendí que nadie me pertenece, y aprendí que estarán conmigo el tiempo que quieran y deben estar, y quien realmente está interesado en mí, me lo hará saber a cada momento y contra lo que sea. Que la verdadera amistad sí existe, pero que no es fácil encontrarla. Que quien te ama te lo demostrará siempre sin necesidad de que se lo pidas. Que ser fiel no es una obligación, sino un verdadero placer cuando el amor es el dueño de ti. Eso es vivir…

“La vida es bella con su ir y venir, con sus sabores y sinsabores…

“Aprendí a vivir y disfrutar cada detalle, aprendí de los errores, pero no vivo pensando en ellos, pues siempre suelen ser un recuerdo amargo que te impide seguir adelante, pues hay errores irremediables.

“Las heridas fuertes nunca se borran de tu corazón, pero siempre hay alguien realmente dispuesto a sanarlas, con la ayuda de Dios. Caminar de la mano de Dios, todo mejora siempre.

Y no te esfuerces demasiado, que las mejores cosas de la vida suceden cuando menos te las esperas. No las busques, ellas te buscan. Lo mejor está por venir”.
18 Julio 2018 04:00:00
Querida Callando la Verdad
QUERIDA ANA:

Hace ocho años tuve un novio y como tuvimos relaciones, quedé embarazada. Íbamos a casarnos pero él se metió en problemas, pues participó en un pleito donde hubo un muerto y él y otro muchacho fueron a dar a la cárcel y los sentenciaron a 10 años. El que era mi novio va a salir dentro de dos meses por buena conducta (es bueno, pero tuvo mala suerte), pero el problema es el siguiente:

Nació mi bebé y cuando tenía 9 meses conocí a un hombre, nos tratamos y nos enamoramos. Me propuso matrimonio y me casé con él. Mi hijo ha crecido creyendo que mi esposo es su padre verdadero. Mi familia y la familia de mi esposo están enterados de toda la verdad, pero nunca hablamos del tema, así que mi hijo, que ahorita tiene 7 años, no conoce su verdadero origen. La mamá y la hermana del padre de mi hijo conocen toda la historia, saben que me casé y que el niño cree que mi esposo es su padre.

Mi pregunta para usted es: ¿debo decirle a mi hijo quién es su verdadero padre o lo dejo con la idea de que mi esposo es su papá? Mi esposo me dice que yo tengo que tomar la decisión, pero que si tengo que hablar con la verdad con mi hijo, él no se opondrá. Tengo miedo de perder la confianza de mi hijo si le digo que le he estado mintiendo todos estos años y también pensar en cuál será su reacción.

Estoy muy preocupada y no sé qué hacer. Espero que usted pueda ayudarme. Gracias Ana.

CALLANDO LA VERDAD

QUERIDA CALLANDO LA VERDAD:

En mi opinión es preferible que hables con tu hijo y le digas la verdad acerca de su verdadero padre antes de que alguien más lo haga. Sé que no será fácil, pero es mucho mejor que lo escuche de ti a que vaya a oírlo de alguien más o quizás de su propio padre biológico.

Toma en cuenta esto: cuando tres personas o más saben un secreto, ya no es un secreto.

ANA
17 Julio 2018 04:00:00
Querida Joyas
QUERIDA ANA:

Estoy casada con un hombre que era viudo y tiene dos hijos. La hija está casada y el hijo acaba de comprometerse con su novia, que es una linda muchacha. Es muy bonita por fuera y también por dentro. Tiene ella un carácter hermoso, es trabajadora, amable, le gusta cocinar, tiene detalles delicados. En fin, es una gran muchacha.

El hijo de mi esposo es también un excelente joven. Ya es profesionista y como persona es hermoso. Aunque no es mi hijo, yo lo quiero mucho. Pues resulta que hace unos días él le dio a su novia el anillo de compromiso. Es un “diamante” grande. Aunque no soy una experta en joyas, inmediatamente que lo vi me di cuenta de que no es un diamante real, pero la joven novia lo muestra con mucho orgullo y encantada. Por eso creo que no tiene idea de que es falso.

Le comenté a mi esposo que la piedra no es auténtica y me dijo que debo decirle a su futura nuera que el diamante es falso, pero yo he decidido que es mejor guardarme esta información.

¿Usted qué dice? ¿Hablo con la joven y, como dice mi esposo, le digo lo que pienso o mejor callo? Muy agradecida por su ayuda.

JOYAS

QUERIDA JOYAS:

Estoy de acuerdo con usted. Es posible que la futura novia ya lo haya notado, pero por su carácter y manera de ser, prefiere dejarlo pasar. Si no se ha dado cuenta, cuando tenga que ir con un joyero, él “le dará la noticia”. ¿No será que el joven novio ya le haya dicho a su novia que el diamante no es auténtico? De cualquier manera, usted no debe ser la mensajera. Mejor permanezca callada.

ANA
16 Julio 2018 04:00:00
Querida Scarlett
QUERIDA ANA:

Tengo tres hermanos. Dos mujeres y un hombre. No sé qué pasa con las dos mujeres, ambas están casadas. Una tiene ocho años casada y otra seis. El hombre todavía está soltero, él es el menor y está por terminar su carrera universitaria. Le digo que no sé qué pasa con ellas, porque la que tiene seis años casada siempre anda enferma y la otra goza de mucha salud.

He pensado que pudiera ser que la que se enferma mucho es porque siempre está peleando con su esposo y su hijo único casi ni caso le hace. La otra tiene un magnífico esposo y se llevan muy bien y sus dos niños son lindos muchachitos. ¿Cree usted que eso puede influir en la salud? ¿Hay alguna manera de corregir eso? Me gustaría conocer su opinión. Y le agradeceré me la dé.

SCARLETT

QUERIDA SCARLETT:

Un matrimonio feliz es bueno para el sistema inmunológico de la mujer. Diversas investigaciones han encontrado que las mujeres casadas felizmente tienen sistemas inmunológicos más fuertes que aquellas que son infelices en sus matrimonios.

Mientras las mujeres felices son desafiadas por un virus o una bacteria, sus sistemas inmunológicos reaccionan más rápido y fuertemente. Entre tanto, las mujeres infelices tienden a tener funciones inmunológicas más débiles. Se ha comprobado que su organismo tiene menos anticuerpos (que luchan contra las enfermedades). Más y más, la ciencia está confirmando la relación tan estrecha entre la mente y el cuerpo.

Puedo darte esta respuesta porque una sobrina mía estudia Medicina en la Universidad de Oxford en Inglaterra y periódicamente me envía revistas de medicina que se editan allá. En una de ellas encontré esta información. ¿Qué puedes hacer para ayudar a tu hermana? Pienso que nada. Es cuestión de ella y su esposo. Puedes aconsejarla o hacerle ver los errores que tú ves en ella, pero no más.

ANA
14 Julio 2018 04:00:00
Querida Matrimonio Sin Sexo
QUERIDA ANA:

Mi esposo y yo tenemos apenas seis años de casados y jamás imaginé que en tan poco tiempo nuestra vida sexual estuviera prácticamente terminada. Podría decirte que de aquella pasión no queda casi nada. Sin embargo, mi esposo, cuando estamos solos, constantemente está hablando de sexo.

¿Qué le estará pasando a este hombre? En esos seis años tuvimos una vida sexual muy activa y muy buena. Ni yo me quejo de él y estoy segura que él tampoco puede quejarse de mí. Entonces, ¿qué pasó?

Quise escribirte porque conozco tu seriedad, tu ética y tus atinadas respuestas. No puedo hablar de esto con mi mamá porque ella es muy metida en la iglesia. Ella se hizo cristiana y no me inspira o no me atrevo a tratarle este tema a ella. ¿Me puedes ayudar, por favor? No quiero hacer nada que lastime más mi matrimonio, pero tampoco puedo quedarme sin hacer nada. Te ruego toda la discreción que te caracteriza.

Muchas gracias amiga mía.

MATRIMONIO SIN SEXO

QUERIDA MATRIMONIO SIN SEXO:

Cuenta, como todos mis lectores, con mi absoluta y total discreción. Jamás traicionaré la confianza de ninguno de ustedes. Yo siempre he sabido respetar la identidad ajena, aunque, como en tu caso, conozca tu nombre.

Tu esposo y tú no debieran estar aburridos uno del otro a los seis años de matrimonio. La luna de miel ha terminado, y ahora es el momento de construir la clase de comunicación que va más allá de la atracción sexual. No significa mi comentario que el sexo no es importante, pero esa otra comunicación, verbal y no verbal como las caricias, la preocupación de uno hacia el otro, las atenciones, las miradas acariciadoras, pueden llevar ahora hacia el establecimiento del preciso clima para una satisfactoria relación sexual que podrá resistir la prueba del tiempo.

Tu esposo podría estar hablando mucho de sexo porque se siente inseguro y preocupado acerca de su habilidad para satisfacerte en la cama. Pudiera estar sufriendo de una impotencia temporal que golpea a muchos hombres alguna vez en su vida. Y quizás desea hablar del problema contigo pero no encuentra las palabras para hacerlo. Entonces, hablando constantemente de sexo, te está invitando a iniciar la conversación.

De todas formas, habla con él del tema. Asegúrale que lo amas más que cuando se casaron y que lo consideras un amante maravilloso. Pregúntale si hay algo que puedas hacer para estimularlo y excitarlo. Pero, sobre todo, sé amable y ten mucho tacto. Si acaso estos esfuerzos tuyos fallaran, algunas sesiones de terapia profesional pueden ayudar a que su matrimonio regrese a lo que fue. Lo deseo sinceramente.

ANA
12 Julio 2018 04:00:00
Querida Segundo Matrimonio
QUERIDA ANA:

Mi hijo menor se casó por primera vez muy joven, tenía 19 años y su novia 18. No tuvo que casarse, usted me entiende, pero él y su novia decían que estaban muy enamorados y dijeron que, si no aceptábamos, ellos de todas formas se irían a vivir juntos. Lo mismo les dijo ella a sus padres, así que tanto ellos como nosotros no tuvimos alternativa y aceptamos que se casaran. Se casaron solamente por lo civil.

Dos años después se divorciaron. Mi marido y yo nos sentimos muy tristes porque un divorcio es un fracaso y nos dolía que a los 21 años nuestro hijo ya tuviera ese lastre. También nos dolió mucho que su esposa, de 20 años, pasara por lo mismo pero, como cuando se casaron, no tuvimos más que aceptar la decisión de ellos. Afortunadamente no tuvieron hijos.

Mi hijo ahora tiene 24 años, terminó su carrera y tiene un buen trabajo. Comenzó a salir con la que es su novia hace más de un año y han decidido casarse para finales del año. Ella es soltera y tiene también 24 años. Nosotros estamos muy contentos, porque lo vemos feliz y también ilusionado. Pero me dijo que quisiera poner en las invitaciones un mensajito diciendo que no le hagan regalos, pues tanto los parientes como los amigos de la familia y sus amigos les hicieron regalos a él y a su primera esposa cuando se casaron.

¿Cree usted que sea propio hacer eso? Quisiéramos su opinión tan acertada. Muchas gracias.

SEGUNDO MATRIMONIO

QUERIDA SEGUNDO MATRIMONIO:

A pesar de que su hijo se haya casado antes y parientes y amistades le hayan obsequiado en esa ocasión, la novia no se ha casado nunca y es difícil de creer que ella no disfrutaría y gozaría los regalos que quieran hacerle sus amistades y sus parientes.

Por ese motivo, pienso que no debiera enviarse ese mensaje rogando que no envíen regalos. Si su hijo lo desea, por supuesto que puede, por aparte, escribir notas personales a sus parientes y amistades diciendo que no envíen regalos.

Me alegra que su hijo rehaga su vida sentimental y pueda formar una familia. Deseo para él y su futura esposa una larga y muy feliz vida matrimonial.

ANA
11 Julio 2018 04:00:00
Querida Vecina Abusiva
QUERIDA ANA:

Recientemente mi esposo y yo decidimos hacer arreglos en serio en nuestra casa y también en la decoración. Cambió bastante y quedó muy bonita. Cambié también algunos muebles y arreglaron el jardín.

Tengo una vecina a la que ya todos conocemos como “metiche”. Pues el otro día vino y tocó la puerta. Yo abrí y me empujó y sin decir “agua va” se metió y me dijo: “Vengo a ver tu casa. Me dijeron que la redecoraste y quiero verla toda”. Yo me quedé atónita y eso lo aprovechó ella para meterse cuarto por cuarto y entró hasta a la lavandería y al jardín de atrás.

En mi casa estaba mi nuera que tenía a mi nieto en brazos. El niño está precioso. Entonces la vecina se le acercó a mi nuera y casi le quita al niño de los brazos, diciéndole que quería cargarlo. El niño se asustó y soltó el llanto, y ella ya no hizo nada. Mi nuera tampoco supo qué hacer.

No pude reaccionar ante tal mala educación y me quedé sin decir nada. Ni siquiera se me ocurrió haberle ofrecido siquiera algo de beber. Ella, al terminar de ver todo, se dirigió a la puerta y me dijo que otro día volvería más despacio.

¿Qué debí haber hecho? Estoy muy molesta con ella. ¿Qué actitud tomo en lo sucesivo? Agradezco mucho sus sugerencias y la saludo atentamente.

VECINA ABUSIVA

QUERIDA VECINA ABUSIVA:

Hubo muy poco que pudo haber hecho usted en ese momento. Ella es una persona realmente mal educada, pues no sólo entró en una casa en la que no la invitaron a entrar, sino que quiso manipular al bebé de su nuera. Pero en adelante, como ya está advertida acerca de esa vecina, si acaso vuelve como “amenazó” y quiere hacer de nuevo lo que hizo, recuerde ponerse firme en su puerta y dígale firmemente que está ocupada en ese momento y no puede atender visitas. Espero que ella entienda la indirecta y cesen sus visitas non gratas.

En cuanto a su nuera, dígale que cuando la gente quiera admirar a su hijito, no permita que nadie lo cargue. Que lo mantenga con firmeza y de alguna manera alejado para que no puedan besarlo o apretarlo, y que si tratan de cargarlo, les diga educadamente que lo siente, pero que el niño se pone nervioso si alguien más lo carga y comienza a llorar mucho.

ANA
10 Julio 2018 04:00:00
Querida Tarjeta Amorosa
QUERIDA ANA:

Estoy casada con un piloto aviador. No trabaja en compañía comercial, trabaja en una compañía privada y tiene vuelos casi todos los días. Gana bien y vivimos bien con nuestros dos hijos. Tenemos casa propia, su carro él y yo mi carro, mis hijos van a colegio particular y de verdad que no tenemos problemas económicos.

Todo parece color de rosa, pero sucede que él es muy bien parecido y yo me siento a veces celosa. Pero en esta ocasión creo que sí tengo motivos para sentir celos. Sucede que un día usé su camioneta y en la guantera encontré una tarjeta romántica sin destinatario y sin firmar. No dije nada y él tampoco me dijo nada ni recibí dicha tarjeta.

Unas semanas más tarde encontré otra tarjeta en el bolsillo interior de su chaqueta de piloto. Entonces sí pensé que eran para alguien más que no era yo y lo confronté. Me notó que estaba muy enojada y me dijo que eran para mí, pero que “estaba esperando el momento correcto y romántico” para dármela con un regalo porque me quiere mucho. Le hablé de la otra y dijo que mejor la había roto porque no le gustó la redacción.

Han pasado tres semanas desde entonces y no me ha dado ninguna tarjeta y por supuesto ya no he encontrado otra, y estoy empezando a pensar en si habrá alguien más en la vida de mi esposo que sí las está recibiendo.

¿Debo confrontarlo otra vez o sigo esperando a ver qué pasa? Necesito su consejo lo más rápido posible y le voy a estar muy agradecida.

TARJETAS AMOROSAS

QUERIDA TARJETAS AMOROSAS:

Has esperado bastante tiempo. Si las tarjetas fueran para ti, habrías recibido unas cuantas aunque fuera sin regalo. No esperes más y dile a tu guapo esposo que vas a investigar, y que a menos que enderece el vuelo y cambie de dirección, tú vas a mandarlo a volar.

Estoy segura de que él no desea tener problemas contigo y menos perder a su familia. Y yo deseo sinceramente y de corazón que así sea.

ANA
07 Julio 2018 04:00:00
Querida Mea Culpa
QUERIDA ANA:

Soy una mujer de 33 años. Estuve casada durante siete años. Mi esposo me dejó por otra mujer y finalmente nos divorciamos. Tuvimos dos hijos, una niña y un niño. Después de que mi esposo nos dejó yo comencé a trabajar de nuevo, pues antes de casarme trabajé en una empresa como contadora y cuando busqué trabajo nuevamente, me hicieron favor de recibirme. También, para no tener tiempo de pensar y hacer menor mi dolor, me dediqué mucho a la actividad de beneficencia. Contraté a una señora para que diariamente nos limpiara la casa, nos preparara la comida y se quedara hasta después de que los tres comiéramos.

Por ese motivo, con mi horario del trabajo, que era de 8 de la mañana a 3 de la tarde, y mi afán por aliviar mi dolor, cuando salía del trabajo iba a la casa, comía con mis hijos y casi a diario me iba a hacer trabajo gratuito con varios organismos. Total que mis hijos comenzaron a crecer casi solitos, atendidos por la señora que nos ayuda y en ratos por mí. Casi nunca revisaba sus tareas y aunque procuraba asistir a sus eventos escolares, a veces sí fallé.

En resumen, La vida me dio un dolor terrible. Cuando mi hijita tenía 11 años, murió en su sueño debido a un ataque a su corazoncito. Ella nunca había mostrado indicios de sentirse mal. Eso yo lo hubiera notado y eventualmente la llevaba con doctores cuando enfermaba de gripes o del estómago y le hacían un chequeo, aunque fuera somero. Me dijo el médico que la vio que había sido algo totalmente inesperado, que no me mortificara ni me sintiera culpable.

No tuve culpa en su muerte, pero sí me culpo de no haber pasado más tiempo con mi hija, no haberlos llevado a ella y a su hermano al campo, al cine, a comer pizza o hamburguesas que le gustaban. Haber revisado sus tareas, ir a su colegio, etcétera, muchos etcéteras. Por ese motivo, ahora con un gran deseo he estado cambiando para mi hijo, que gracias a Dios todavía lo tengo conmigo. Quisiera haber pasado más tiempo con mi hija, pero eso es imposible. Lo que sí puedo hacer es ser una mejor madre para mi hijo y pasar más adelante este mensaje para sus lectores.

Padres: por favor pasen más tiempo con sus hijos. Escúchenlos, compartan con ellos, enséñenles. Cada momento de la vida es precioso y en verdad no sabemos cuánto tiempo nos queda. Gracias por escucharme

MEA CULPA

QUERIDA MEA CULPA:

Por favor acepte mi más sentido pésame por la trágica pérdida de su hijita. Estoy publicando su mensaje como un recordatorio para otros padres. El mundo del trabajo puede ser sumamente exigente y muchas veces no hay suficientes horas del día para los hijos, pero ellos son pequeños durante tan poco tiempo y están con sus padres un tiempo tan corto. Y a mis queridos lectores les digo, que la tragedia que le ha sucedido a esta madre que escribió, quizás nunca les suceda a nadie o cuando menos a la gran mayoría de ustedes, pero en la vida no hay garantías. Podría dar más explicaciones, pero sé que ustedes entienden mi mensaje.

ANA
03 Julio 2018 04:00:00
Querida Amiga Gringa
QUERIDA ANA:

Hemos tenido amistad durante muchos años con una familia que vive en Estados Unidos. Los padres murieron hace muchos años, son cuatro hermanos, tres mujeres y un hombre. Una de las mujeres vino muchas veces a visitarnos y la llevamos en varias ocasiones a la sierra de Arteaga. A ella le fascinaba ir. Unos amigos nos prestaban una cabaña y nos quedábamos allá varios días. Le encantaba levantarse temprano para ir a caminar y regresar a preparar bisquets y huevos estrellados para el desayuno. También llevábamos tortillas de harina que le gustaban tanto y hacíamos palomitas de huevo y tacos de barbacoa. Aprendió a comer chile y le gustaba también mucho la comida mexicana, hasta los nopalitos con chile cascabel. Las gorditas, los tacos; el cabrito, tanto al pastor como en fritada, la barbacoa, el mole y el arroz. En fin, todo le gustaba. Creo que era una mexicana en un cuerpo de gringa.

Desde luego aprendió a hablar español y lo hablaba bastante bien. Mi mamá no hablaba inglés y decía que como quería hablar con ella, tenía que aprender español, así que lo hizo, y lo hizo muy bien. También estudió historia de México, especialmente la época prehispánica. Era una fanática de México.

Pues hace dos meses nuestra amiga estadunidense falleció. Nos avisó su hermana y yo tomé un avión y me fui a Chicago a acompañarlos y a darle el último adiós a nuestra querida amiga. Pero no fue el último adiós. Ella había dispuesto que la cremaran y sus cenizas fueran esparcidas en la sierra de Arteaga, justo en los lugares donde íbamos y ella fue tantas veces a caminar. Y pidió que nos rogaran que al esparcirlas cantáramos México Lindo y Querido.

Así pues, me traje las cenizas de nuestra tan querida amiga y una de sus hermanas me acompañó y toda la familia con ella a la cabeza fuimos a la cabaña. Esa noche la pasamos allí con las cenizas, como si ella durmiera por última vez allí. Por la mañana sacamos la urna a caminar un poco por donde ella acostumbraba, regresamos a la casa, hicimos bisquets, huevos y también tacos de barbacoa en tortillas de harina con salsa de chile cascabel.

Al terminar salimos todos a esparcir las cenizas por los senderos donde ella acostumbraba caminar, unas veces sola y otras con nosotros. Fueron momentos muy emotivos para todos, lloramos, nos reímos, cantamos y su hermana dijo: “Con razón ella era feliz acá y le gustaba tanto la sierra que quiso venir a reposar aquí”. Ella se fue encantada de todo lo que se hizo, y dijo que ahora ella es la que va a venir cada vez que pueda. Quise contarle esta historia que nos llegó muy adentro del corazón y me gustaría que la disfrutaran tanto usted como sus lectores. Gracias Ana por su gentileza.

AMIGA GRINGA

QUERIDA AMIGA GRINGA:

Qué bello testimonio de amistad, tanto de parte de esa persona como de ustedes. De verdad ella supo elegir amigos y el espléndido lugar donde iban a reposar sus cenizas. Cuánto agradezco el relato tan detallado y hermoso que nos ha hecho de este suceso tan feliz, a pesar de haber sido un funeral.

ANA
02 Julio 2018 04:00:00
Querido Deportista
QUERIDA ANA:

Cuando estuve en la preparatoria fui un alumno regular, alguien podría decir que “mediocre”. No obtenía excelentes calificaciones ni menciones honoríficas como algunos de mis compañeros, y no puedo negar que en muchas ocasiones me sentí mal porque a los inteligentes siempre los escogían para participar en competencias y los festejaban y felicitaban.

Como a mí me gustaron mucho los deportes y era bueno en basquetbol, me gustaba el tenis y también el box, un día decidí dejar eso y dedicarme sólo a estudiar física y matemáticas que era en lo que más andaba mal. Pronto me convencí de que nunca iba a ser sobresaliente. Por lo tanto me regresé a mi deporte y resuelto a tener las calificaciones regulares de siempre.

Bueno, ahora tengo 51 años, juego basquetbol dos veces por semana y tenis todos los fines de semana y mi salud está muy bien.

Mi mensaje para los jóvenes que como fui yo, nunca son “elegidos” por sus calificaciones, quiero decirles: traten de obtener la mejor calificación en sus materias, pero si les gusta el deporte, abóquense a eso para hacerlo bien y que sea algo que practiquen por siempre.

Gracias por su paciencia y su buena voluntad. Muchas felicidades.

DEPORTISTA

QUERIDO DEPORTISTA:

Mis felicitaciones por su gran afición al deporte. Y quiero decirle que no es ninguna “mala nota” no tener notas extraordinarias en las materias escolares, siempre y cuando no sean más bajas de 7. Esto que digo, apoyando su consejo para los jóvenes.

Y que siempre tomen en cuenta el deporte, que los hará personas saludables y también moderará su carácter. Recuerden que: “Mente sana en cuerpo sano”.

ANA
30 Junio 2018 04:00:00
Querida ¿dónde estás creatividad?
QUERIDA ANA:

Estoy por terminar mi carrera de Artes Plásticas. Para un examen me encargaron un óleo bastante grande y con un tema que a cada quien nos eligió el maestro, diferente, y ahora veo que el mío está muy difícil y estoy bloqueada. No estoy avanzando nada y me siento acorralada. Mis padres me dicen que me tranquilice, que tome las cosas con calma, pero no puedo porque debo terminarlo y, como te digo, no avanzo como debiera y lo que he hecho no me está gustando.

Me está costando mucho este trabajo. Me encanta mi carrera y lo que hago lo hago con gusto. Mis padres y toda mi familia me apoyan de mil maneras, pero el proceso está detenido. El profesor es muy exigente y eso me ha dado miedo. Dame ánimos como sabes hacerlo con tanta gente. Te lo voy a agradecer mucho.

¿DÓNDE ESTÁS CREATIVIDAD?

QUERIDA ¿DÓNDE ESTÁS CREATIVIDAD?:

En el proceso creativo existen ciertos momentos estratégicos en los cuales parece que no se avanza, o quizás hasta que se retrocede.

Estos momentos son estratégicos porque las acciones van a determinar el éxito o el fracaso del proceso. Al intentar moverse en la dirección de los resultados que se pretenden, se descubre que la ruta a esos resultados puede ser demasiado larga. Es por ello que es necesario que comprendas la naturaleza de esos momentos estratégicos de la creación, que se dan justamente al comprender que hay que hacer todavía más y más para lograr resultados. Quizás llegues a pensar, ahora y en otras ocasiones, que ya estás cerca, pero te das cuenta de que la distancia es mayor de lo que pensabas. Pero vas a llegar, y pronto. Yo creo en ti.

Con frecuencia, la tardanza en ver resultados específicos crea impaciencia, y mucha gente opta por detener la acción.

Sé que tú sabes que no puedes hacer eso, pero probablemente ha habido momentos, como en muchísima gente, que lo ha pensado. Sin embargo, si los resultados que se pretenden son bien definidos, hay espacio para la paciencia. Sé que tienes la habilidad, porque amas lo que haces y también el conocimiento, pues estás por terminar tu carrera.

El significado que le des a las acciones, es definitivo para crear o reducir el momento culminante. Si eres lo suficientemente hábil como para considerar benéfico el factor retraso en el logro de resultados, puedes describir la realidad actual con más precisión.

Vas a terminar tu trabajo con excelencia. Es muy posible que estés fatigada. Descansa siquiera 24 horas a plenitud y arranca nuevamente tu labor. Sé que lo harás muy bien y tú misma vas a quedar satisfecha. Y si tú quedas satisfecha, porque por lo que veo eres exigente contigo misma, tu maestro va a quedar satisfecho. Te deseo la mejor de las suertes y un extraordinario resultado.

ANA
29 Junio 2018 04:00:00
Queridos Lectores
QUERIDOS LECTORES:

Esto que van a leer me lo enviaron a mi teléfono celular. Me dicen que lo escribió Jorge Luis Borges. Es muy probable que muchos de ustedes lo hayan leído. Espero que no les aburra leerlo de nuevo, y si no les interesa hacerlo, pasen de largo la columna de este día y ya. Pero quienes no lo conozcan, van a gustar su lectura. A mí me gustó. Aquí va.

ANA

“En esta época en que todo el mundo está más sensible y algunos se molestan o se entristecen o se llenan de ira por nimiedades, creo que hay que leer a Borges. En estas líneas resume lo que ya de viejos empezamos a comprender”.

VALGO

Jorge Luis Borges

“De tanto perder, aprendí a ganar; de tanto llorar, se me dibujó la sonrisa que tengo. Conozco tanto el piso que sólo miro al cielo. Toqué tantas veces fondo que cada vez que bajo, ya sé que mañana subiré.

Me asombra tanto cómo es el ser humano, que aprendí a ser yo mismo. Tuve que sentir la soledad para aprender a estar conmigo mismo y saber que soy buena compañía. Intenté ayudar tantas veces a los demás, que aprendí a esperar que me pidieran ayuda. Traté siempre que todo fuese perfecto y comprendí que realmente todo es tan imperfecto, como debe ser (incluyéndome).

“Hago sólo lo que debo, de la mejor forma que puedo, y los demás que hagan lo que quieran. Vi tantos perros correr sin sentido, que aprendí a ser tortuga y apreciar el recorrido. Aprendí que en esta vida nada es seguro, sólo la muerte… por eso disfruto el momento y lo que tengo.

Aprendí que nadie me pertenece, y aprendí que estarán conmigo el tiempo que quieran y deben estar, y quien realmente está interesado en mí, me lo hará saber a cada momento y contra lo que sea. Que la verdadera amistad sí existe, pero que no es fácil encontrarla.

Que quien te ama te lo demostrará siempre sin necesidad de que se lo pidas.

Que ser fiel no es una obligación, sino un verdadero placer cuando el amor es el dueño de ti. Eso es vivir… La vida es bella con su ir y venir, con sus sabores y sinsabores…

“Aprendí a vivir y disfrutar cada detalle, aprendí de los errores, pero no vivo pensando en ellos, pues siempre suelen ser un recuerdo amargo que te impide seguir adelante, pues hay errores irremediables. Las heridas fuertes nunca se borran de tu corazón, pero siempre hay alguien realmente dispuesto a sanarlas, con la ayuda de Dios. Caminar de la mano de Dios, todo mejora siempre.

Y no te esfuerces demasiado, que las mejores cosas de la vida suceden cuando menos te las esperas. No las busques, ellas te buscan. Lo mejor está por venir”.
28 Junio 2018 04:00:00
Querido Cargador
QUERIDA ANA:

Soy padre de una joven mujer de 20 años. Estudia en Estados Unidos. Estamos haciendo, su mamá y yo, no un gran, pero sí bastante sacrificio para poder tenerla allá estudiando. No tenemos más hijos. Mi hija es buena estudiante, saca buenas notas, pero es muy voluntariosa e inestable. Ha estado allá durante casi cuatro años y se ha mudado siete veces. Siempre tiene alguna excusa: que no se lleva bien con su compañera de departamento, que el departamento es demasiado caliente y no tiene aire acondicionado, sólo ventiladores, o demasiado frío, demasiado cerca, demasiado lejos, demasiado ruidoso, etcétera.

Y desde luego, cuando llega el momento de mudarse, espera que mamá y papá vayan y recojan televisión, aparatos y los muebles que tiene y los lleven a la nueva casa o departamento.

Le he dicho a mi hija repetidamente que debe tener más cuidado cuando escoja un lugar donde va a vivir o con quién va a hacerlo. Francamente ya no estoy tan joven para estar subiendo y bajando muebles de la camioneta a los departamentos. Ayer mi hija llamó a mi esposa y le dijo que tiene que mudarse de inmediato. Tuvo una discusión con su compañera y ya no se hablan y se siente muy mal.

Le dije a mi esposa que nuestra “bebé”, como ella le dice, debe arreglárselas sola para que aprenda su responsabilidad.

Mi esposa no está de acuerdo y dice que va a ir de nuevo a la mayor brevedad para ayudarla. ¿Hay algo que yo pueda hacer acerca de eso? Le agradezco su consejo.

CARGADOR

QUERIDO CARGADOR:

Un buen terapeuta podría saber por qué su hija está tan ansiosa por aventar la toalla al primer signo de problemas.

Mientras tanto, no le están haciendo ningún favor rescatándola cada vez que tiene un problema con una compañera o no le gustan los departamentos.

Esa joven necesita madurar. Si su esposa insiste en ayudarla con las múltiples mudanzas, dígale que lo va a hacer sola. Sé que será difícil, pero es lo mejor para su hija. Y también para su esposa.

ANA
27 Junio 2018 04:00:00
Querida Irlanda
QUERIDA ANA:

Cuando yo tenía 18 años (lo recuerdo porque acababa de cumplirlos y me habían hecho una fiesta muy bonita mis papás), el papá de una íntima amiga mía falleció en un accidente. Ella era de mi edad y su papá tenía 40 años. El señor había sido muy aficionado a las motocicletas y en ese entonces tenía dos de muy buena marca. Para mi amiga fue una gran tragedia, pues adoraba a su papá y era hija única. Yo la acompañé en todo momento, desde que ella misma me avisó del accidente de su papá.

Esa noche me quedé con ella en su casa, todavía no llevaban el cuerpo a la funeraria. Por la mañana me fui a mi casa a cambiarme de ropa y quedé de encontrarla de nuevo en la funeraria. Al llegar allí me sorprendió ver a muchos señores vestidos con pantalón de mezclilla, algunos con camiseta, otros con camisa, pero casi todos con chaqueta de piel. Y muchas motos afuera, estacionadas una junto a la otra en fila. Sus amigos le dejaron recuerdos en el ataúd y alegremente platicaron acerca de los buenos momentos que habían pasado todos en su compañía conduciendo sus motocicletas. Casi no hubo lágrimas. Luego cuando lo llevaron al panteón, porque él no quería que lo incineraran, fueron todos esos señores en sus motos detrás de la carroza. Fue impresionante aquello, no he podido olvidarlo.

Pero mi comentario es que en aquel entonces, a mí me pareció inapropiado que fueran los señores vestidos de ese modo. Y también que la mamá de mi amiga hubiera decidido que vistieran al señor con pantalón de mezclilla, camisa blanca y chaqueta de piel negra, la que usaba cuando iba en moto.

Han pasado bastantes años desde entonces y he cambiado de parecer. Ahora sé que todo aquello fue exactamente como le hubiera gustado al papá de mi amiga que fuera su funeral. La vida no cesa de enseñarnos.

Gracias por su columna, que nos permite decir todas estas cosas.

IRLANDA

QUERIDA IRLANDA:

Gracias a ti y a todos mis lectores que me confían sus recuerdos, sus dudas, sus inquietudes. Entiendo perfectamente lo que pensaste entonces y cómo piensas ahora. Sí, la vida nos enseña constantemente. Lo que debemos hacer es aprender. Quiero que leas lo que sucedió no hace mucho en una familia que conozco y aprecio. La señora perdió a su esposo de manera repentina, eran un matrimonio relativamente joven y se querían mucho. Unos días antes de que él falleciera habían ido a cenar a un restaurante y pasaron por una tienda de ropa de mujer y en el aparador había un maniquí con un vestido verde y él le dijo que el vestido se vería mucho más bonito en ella. Al día siguiente ella fue y se lo compró, pero no lo había estrenado cuando él falleció. Así pues, ella llegó al funeral usando el vestido verde que a él le había gustado. Dijo que se lo puso sabiendo que el espíritu de él le susurraba a ella: “Tomaste la decisión correcta. El vestido se ve más bonito en ti que en el maniquí de la tienda”. Aunque no faltara quien hubiera criticado (sin conocer la razón por la que usaba aquel vestido verde), a ella eso le trajo mucho consuelo.

ANA
26 Junio 2018 04:00:00
Querida Georgina
QUERIDA ANA:

Tengo un problema que es muy raro. Tú me dirás qué piensas de él, pero ya me está sacando de quicio. No duermo y eso es terrible.

Se trata de lo siguiente: en mi recámara tengo una chimenea, porque me encantan. No es de leña, es de gas natural, pero con unos troncos especiales para gas que semejan leña. Es muy bonita. Pero resulta que en la parte de arriba quise que fuera de madera.

Pues bien, un pájaro carpintero “descubrió” que mi chimenea es de madera y todas las mañanas como a las seis, y ahora en verano antes de esa hora, martillea mi chimenea y como esta es de metal por dentro, suena como si hubiera una cuadrilla de construcción usando una perforadora justo afuera de mi ventana.

Quisiera usar una escopeta, pero mi esposo puso el grito en el cielo y no lo voy a hacer, ¿pero tú qué me sugieres que haga para que este molesto problema termine?

Gracias por tu atención y respuesta.

GEORGINA QUERIDA GEORGINA:

Yo también pongo el grito en el cielo, como tu esposo, pero también en la tierra y en todo lugar nada más de pensar en que usaras la escopeta contra el pájaro carpintero que “se atreve” a molestarte a las 6 de la mañana. Ni lo vuelvas a pensar.

Yo hasta estoy en contra de que la gente tenga enjaulados a los pájaros en sus casas.

Pienso que eso debiera estar legislado como maltrato a los animales.

Al patio de mi casa, principalmente en primavera y verano, vienen gorrioncillos y cantan todos los días. Para mí es un deleite escucharlos y doy gracias a Dios por ese regalo maravilloso.

Mi sugerencia: que cambies el exterior de la chimenea, mandes quitar la madera y pongan otro material que se vea igual de bonito y que sea menos atractivo para los pájaros.

Gracias a ti por dirigirte a mí.

Felicito a tu esposo por su respuesta a tu propósito de usar una escopeta. ¿O fue sólo una “puntada” tuya? Espero que sí.

ANA
25 Junio 2018 03:00:00
Querida Maris
QUERIDA ANA:

Por este medio le comunico que tengo un problema. Tengo 21 años, los cumplí hace dos meses y tengo un novio que tiene 17 años. El año próximo va a empezar su carrera de licenciatura en la universidad. Yo lo quiero mucho, pero me estoy decepcionando de él porque aunque me dice que me quiere mucho, discutimos a cada rato, pues él es muy celoso y yo también.

Asimismo tenemos muchos pleitos por otros motivos que a veces ni valen la pena de enojarse. Por eso le escribo, para que me dé un consejo. ¿Así discuten todas las parejas? También dígame si la edad de él no es un problema para que podamos ser felices.

Le agradezco de todo corazón su consejo.

MARIS

QUERIDA MARIS:


Es probable que las discusiones entre tú y tu novio sean más frecuentes porque él no ha madurado todavía, pues a los 17 años el hombre es un poco niño todavía. Nosotras, las mujeres maduramos más pronto que los hombres. Desde luego que todas las parejas tienen sus desavenencias, pero como te digo, es probable que las de ustedes sean más frecuentes por la juventud de tu novio. Esta es una prueba de que la diferencia de edades puede traer en ocasiones problemas en los noviazgos y también en los matrimonios.

Pueden ustedes seguir tratándose, pues será la única forma de ver si sus caracteres se acoplan y congenian. Existen matrimonios exitosos en los que la mujer es mayor que el hombre, pero con la edad de tu novio, se corren más riesgos, más que cuando el hombre es mayor que la mujer.

Recuerda que la mujer espera que el hombre sea su apoyo, su sostén y quizás hasta en ocasiones su guía, y quien la ayude en los momentos difíciles de la vida. Por ese motivo es mejor que el hombre tenga más años que su esposa. Sin embargo, siempre será más importante la inteligencia que la edad.

ANA


¿Tienes problemas? Puedo ayudarte. Escríbeme a: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
23 Junio 2018 04:00:00
Querida Ari
QUERIDA ANA:

Te escribo para pedirte un consejo. Espero que por favor puedas ayudarme. Tengo 16 años y tuve un novio de 18. Lo quería, pero dejé de quererlo porque es muy celoso, aunque también era bueno y respetuoso. Al final de nuestro noviazgo conocí a un muchacho que también tiene 18 años y que tiene muchos problemas. Él me confiaba todo lo que le pasaba y sentí mucha compasión, porque además de sus problemas, tiene un gran complejo de inferioridad y traté de ayudarlo.

Así pasaron algunas semanas y cuando creí que había logrado que no estuviera tan deprimido por sus problemas, ahora me dice que le gusto. Pero el problema es que a mí no me gusta él. Viene casi todos los días, me invita a cenar y al cine, pero no acepto. Es muy amable y correcto, pero el gran problema es que casi todos en el barrio creen que es mi novio, porque ven que viene todos los días y han empezado a hablar de mí.

Yo quiero disfrutar mi juventud, tener muchos amigos, pero ¿cómo saber quiénes son buenos? ¿Qué hago con mi exnovio? ¿Y qué hago con este otro muchacho que insiste, pero a mí no me gusta ni siento que lo quiero?

Te pido un consejo porque no tengo a quién pedírselo. Mi mamá está en el cielo.

ARI

QUERIDA ARI:

¿Por qué me preguntas qué haces con tu exnovio? Dices que terminaste con él porque habías dejado de quererlo por celoso, a pesar de ser bueno y respetuoso. Pensé que era un capítulo cerrado para ti, pero si has comprendido que tu cariño hacía él puede soportar sus celos, puedes intentar llamarle. Es probable que tu ausencia le haya servido para comprender que con sus celos puede perderte definitivamente y si te quiere, quizás trate de cambiar.

En cuanto al joven que has ayudado y que te pretende, debieras hablar con toda claridad con él. Tú le has ayudado a tratar de superar sus problemas, pero no vas a convertirte en su novia por lástima. No le digas esto, pero es una realidad. Decir noviazgo es decir amor y tú no lo sientes por ese muchacho. Dile francamente que tú no lo amas y que es mejor que comience a espaciar sus visitas pues está perjudicándote su asiduidad. Que pueden continuar siendo su amiga y que tratarás de ayudarlo siempre que esté a tu alcance hacerlo.

Deseo que todo te resulte bien. Y siempre que lo necesites, aquí estoy para ti.

ANA
22 Junio 2018 04:00:00
Querida J. A.
QUERIDA ANA:

Recientemente mi mamá tuvo un accidente cerebral. Estuvo unos días en el hospital y gracias a Dios reaccionó muy favorablemente y salió casi bien. Pudo haber sido muy serio, pero por milagro de Dios y la fortaleza física de ella está muy bien.

Mi pregunta es la siguiente: le recetaron que tomara un medicamento que es para adelgazar la sangre o para que no se le hagan coágulos. Allí en el hospital se lo administraban por inyecciones, pero ya para salir comenzaron a darle tomada la medicina y así va a seguir. No hay ningún problema para ello, sin embargo una vecina de ella le dijo que las personas que toman ese medicamento no pueden tomar ciertos vegetales. Nadie me dijo nada acerca de eso. ¿Por qué a ella le dieron ese consejo?

Le voy a agradecer mucho lo que pueda informarme. La saludo con afecto.

J. A.

QUERIDA J. A.:

Me dijo mi amigo el doctor que las embolias resultan de la formación de coágulos que pueden desprenderse y ser arrastrados por la corriente sanguínea hasta el cerebro. Ahí obstruyen el flujo sanguíneo y eso provoca la embolia.

La vitamina K es conocida por la importante función que desempeña en la coagulación de la sangre. Sin embargo, la vitamina K también es absolutamente esencial para desarrollar huesos fuertes, prevenir enfermedades cardiacas y parte crucial de otros procesos corporales. Me dice mi amigo que el medicamento que le dieron a su mamá quizás sea Warfarina o Cumadina, que contrarresta la acción de la vitamina K y los coágulos no se forman.

Agrega que una sobrecarga de vitamina K anula las propiedades adelgazadoras de sangre de la Cumadina. Por eso las personas que toman ese medicamento deben limitar los alimentos con alto contenido de vitamina K, que son: espinacas, colecitas de Bruselas, lechuga, nabos, brócoli y repollo. Pero que si la persona consume esos alimentos desde el primer día, entonces la Cumadina de esa persona ha sido ajustada para que mantenga la sangre delgada aún consumiendo alimentos con vitamina K. Si sus pruebas de coagulación están donde debieran estar y si su doctor no ha prohibido esos alimentos, puede continuar consumiéndolos. Deseo que su mamá siga bien y usted también.

ANA
21 Junio 2018 04:00:00
Querida Barbie
QUERIDA ANA:

Admiro su trabajo y la felicito. Me dirijo a usted para ver si puede publicar lo que le envío. Se trata de una descripción de características que tiene cierta gente con personalidad narcisista. Se presentan tanto en hombres como mujeres y quizás muchos de nosotros conocemos a ciertas personas así y pensamos que son especiales y que nos caen mal o nos hacen sentir menos, pero estas características son mencionadas en el Manual de Diagnóstico y Estadístico de Desórdenes Mentales, publicado por la Asociación Psiquiátrica Americana, y aunque no podamos ayudarlas de ninguna manera, al menos entender que es un desorden de su personalidad y entonces comprenderlas.

Yo tengo una hermana así y hasta después de mucho caminar con uno y otro doctor, se dio con la clave de lo que le pasaba y ha estado en tratamiento y nosotros la hemos podido comprender y nos hemos sentido mejor.

Estas características no las presentan todas las personas con esa personalidad, algunas tienen tres, cuatro o cinco, o quizás todas. Mi hermana reunía cinco. Enseguida le paso las características. Es una traducción que hice del inglés. Y ofrezco disculpas por los errores que pueda tener.

1.- Un grandioso sentido de presunción –exagera sus logros y talentos o los de sus seres queridos– esperando ser reconocida la persona como superior.

2.- Preocupada con las fantasías de ilimitado éxito, poder, brillantez, belleza o amor ideal.

3.- Cree ser “especial” y solamente puede ser comprendida o debe asociarse con personas especiales o de condición alta o instituciones.

4.- Requiere excesiva admiración.

5.- Un sentido de derecho a expectativas irracionales o de tener un trato especialmente favorable o cumplimiento automático de sus expectativas.

6.- Se aprovecha de otros para lograr sus propios fines.

7.- No quiere reconocer o identificarse con los sentimientos y necesidades de otros.

8.- Muchas veces siente envidia de otros o cree que otros la envidian.

9.- Demuestra comportamiento o actitudes arrogantes y altaneras.

BARBIE

QUERIDA BARBIE:

Estoy de acuerdo en que la descripción de esos rasgos podría ser útil para todos. No es difícil encontrarse con personas que reúnan algunas de esas características y nos sirve para al menos entenderlas mejor. Lo encontré interesante. Gracias por su contribución a mi columna y por la ayuda a mis lectores.

ANA
19 Junio 2018 04:00:00
Querido Jazi
QUERIDA ANA:

Quisiera ver si le interesara publicar en su apreciada columna lo que leí hace años en un periódico, cuando era aún bastante joven y que me sirvió desde entonces a lo largo de mi vida. Ahora tengo 81 años y no sabe cuánto me fue útil conocer esto. Espero que encuentre con algún valor estas observaciones y si piensa que son buenas para sus lectores, decida publicarlas. Y quiero decirle que le agradezco el haberse esmerado tanto en su trabajo con el paso de los años.

JAZI

QUERIDO JAZI:

Por supuesto que publico sus aprendizajes a lo largo de su existencia. Este espléndido plan de vida es el detalle de una vida bien vivida y estoy segura de que mis lectores van a aprender de él. Gracias a usted y deseo que Dios le siga dando muchos años más de vida para futuras aportaciones. Aquí está:

ANA

VIVE Y APRENDE:

A los 18 años aprendí que las madres siempre saben qué es lo mejor para sus hijos, y a veces los padres también.

A los 20 años aprendí que el delito no paga, aun si está bien hecho.

A los 25 años aprendí que un nuevo bebé evita que la madre tenga un tranquilo día de ocho horas, y un padre tenga una noche de ocho horas de sueño.

A los 30 años aprendí que la fuerza es el encanto de un hombre y el encanto es la fuerza de una mujer.

A los 35 años aprendí que el futuro no es lo que heredas, sino lo que produces.

A los 40 años aprendí que el secreto de vivir feliz es no hacer lo que te gusta, sino que te guste lo que haces.

A los 45 años aprendí que la vida es 10 por ciento lo que te sucede a ti y el 90 por ciento como reaccionas a ello.

A los 50 años aprendí que un perro es el mejor amigo del hombre y el dogma de un hombre puede ser su peor enemigo.

A los 55 años aprendí que las decisiones pequeñas deben ser tomadas por la cabeza y las decisiones grandes por el corazón.

A los 60 años aprendí que puedes dar sin amar, pero nunca puedes amar sin dar.

A los 65 años aprendí que para gozar de una larga vida, uno debe comer lo que quiere después de haber comido lo que debe.

A los 70 años aprendí que la vida no es cuestión de tener las cartas buenas, sino también jugar una mala mano.

A los 75 años aprendí que mientras pienses que estás verde, continuarás creciendo, y tan pronto pienses que estás maduro, estás podrido.

A los 80 años aprendí que amar y ser amado es la mayor alegría del mundo.
18 Junio 2018 04:00:00
Querida Fotos Profesionales
QUERIDA ANA:

En una ocasión usted publicó una carta de una muchacha que se sintió desairada porque ella tomó fotografías y su novio un video de la boda de unos amigos de ambos. Cuando ella les llevó las fotos y el video al regreso de su viaje de novios, los recibieron agradecidos, pero nunca volvieron a decirles nada, ni siquiera mencionaron el asunto ni a ellos ni a sus amistades ni les mostraron las fotos ni el video. Ella se quejaba de que no recibieron el reconocimiento que merecían porque ni disfrutaron de la boda por andar tomando fotos y video.

Yo considero que sí debió sentirse defraudada por la reacción de la amiga y que debió haber sido más cortés, pero mi opinión es que esos asuntos deben tratarse de otra forma y voy a decirle la razón. Cuando me casé, la hermana de mi novio, actual esposo, y su novio insistieron en tomar las fotografías y video como regalo de boda. Eso significaba que no podíamos contratar a un fotógrafo profesional, porque se hubieran ofendido. Queriendo mantener la paz en la familia, aceptamos que ellos tomaran las fotos. Al regreso de la luna de miel y vimos las fotos nos pusimos muy tristes. Eran horribles. Han pasado 16 años y aún me enojo al ver esas fotos todas desenfocadas de nuestra hermosa boda. Hubiera preferido que me regalaran un tostador o una licuadora. Es mi comentario. Gracias. Saludos amistosos.

FOTOS PROFESIONALES

QUERIDA FOTOS PROFESIONALES:

Mi sugerencia para las parejas que deseen fotografías realmente bonitas de la boda o cualquier evento importante, es que contraten a un profesional. Si un pariente o amigo insistiera en tomar las fotografías, pueden decirle: “El fotógrafo ya está contratado, tú relájate y disfruta la boda”. Y si quieren de todas formas tomarlas, que lo hagan, pero al margen de las que tome el profesional.

ANA
16 Junio 2018 03:00:00
Querida Apoyo Heroico
QUERIDA ANA:

Tuve una sobrina de 19 años de edad que después de un accidente automovilístico, estuvo tres meses en estado de coma y fue declarada con “muerte cerebral”, y con gran pesar sus padres tuvieron que decidir si la seguían manteniendo viva conectada a todas esas máquinas o autorizaban que fuera desconectada y permitirle morir. Ellos optaron por lo segundo y un día así se hizo. No puedes imaginar el dolor que fue para ellos dar ese permiso, pero los doctores, sus otros hijos y mucha gente les hicieron ver que era lo mejor, tanto para ella como para ellos y toda la familia.

Me dice mi abuelita que antes se consideraba que una persona estaba muerta cuando dejaba de latir su corazón.

Pero que ahora le asombra que aunque siga latiendo el corazón decidan detenerlo y dejar que mueran los enfermos. Ella no puede comprender cómo puede alguien decidir que desconecten a un ser humano si su corazón aún late y hay esperanzas de que regrese del coma.

¿Podrías hacerme el favor de explicarlo mejor para que ella lo lea y comprenda que fue lo mejor? Muchísimas gracias y Dios te bendiga.

APOYO HEROICO


QUERIDA APOYO HEROICO:


Con gusto explicaré, a mi modo, este tipo de “muerte” que tu abuelita se niega a aceptar. Tradicionalmente, las personas eran consideradas haber muerto cuando sus corazones dejaban de latir. En realidad, por siglos esto fue la definición legal de muerte. Ahora, sin embargo, con la llegada de la resucitación cardiopulmonar, los marcapasos cardiacos y la cirugía del corazón (durante la cual el corazón deja de latir), los doctores y autoridades médicas tuvieron que analizar la anticuada definición de muerte.

En nuestro mundo moderno, una persona es juzgada muerta cuando la función cerebral cesa, aun cuando sus otros órganos sean mantenidos vivos con medios artificiales como respiradores, marcapasos, etcétera. Por lo tanto, un enfermo puede ser pronunciado legalmente muerto cuando el cerebro lo está, significando que esto no es simplemente inconsciencia.

La muerte cerebral es diagnosticada con una serie de pruebas con encefalogramas y otros medios. La muerte cerebral es una definición importante que proporcionó extenso trabajo para la profesión legal.

Evidentemente el accidente de tu sobrina fue una terrible catástrofe que resultó en muerte legal, aunque sus otras funciones vitales del cuerpo estaban siendo mantenidas con máquinas.

En esas circunstancias alguien tenía que decidir si debe ser mantenida “viva” o permitirle morir. Esa importante cuestión puede afectar a cualquiera, sin importar la edad, condición socioeconómica o cualquier otro factor.

Lamento infinito ese triste suceso en tu familia y espero que esos padres y demás parientes logren, con la ayuda de Dios, el consuelo que tanto necesitan.

ANA


¿Tienes problemas? Puedo ayudarte. Escríbeme a: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)


14 Junio 2018 04:00:00
Querida Abuela Feliz
QUERIDA ANA:

Le escribe una mujer de 79 años. Soy abuela de 18 nietos y bisabuela de siete bisnietos. Le escribo porque algunas abuelas no permiten que sus nietos o bisnietos las visiten y menos que lleguen a dormir los fines de semana. Algunas dicen que “son terribles” y que ellas ya no están para cuidar niños, que ya lo hicieron cuando eran jóvenes y ahora les toca a sus hijas o nueras.

Yo no soy así. Quiero mucho a todos mis nietos y bisnietos y algunos vienen a pasar con mi esposo y conmigo los fines de semana. Llegan el viernes por la tarde y se van el domingo por la tarde.

He tenido hasta siete en un mismo día que se quedan a dormir. Tengo varios colchones inflables, además de una recámara con camas gemelas y allí los acuesto cuando son varios.

Llegan con sus maletas rosas y azules que tienen sus nombres y dicen: “Voy a casa de los abuelos”, y pasan el fin de semana con nosotros. Por las mañanas les pregunto qué quieren desayunar y casi todos piden algo diferente: waffles, hot cakes, huevos con jamón, omelettes, etcétera. Y adivine qué: les preparo todo. Gracias a Dios tengo quien me ayude y me apoya bastante.

Vivo para esos momentos cuando nos visitan. Siempre tengo otros cinco días para ordenar la casa. Lavamos la ropa, limpiamos y tiendo camas para que estén listas para el viernes siguiente. Me encanta disfrutar con ellos y lo haré mientras Dios me dé la salud y también a mi esposo. La saludo atentamente.

ABUELA FELIZ

QUERIDA ABUELA FELIZ:

Algunas personas dirían que está renunciando a su vida y a su comodidad en sus últimos años por sus nietos. La verdad es que usted está recibiendo mucho amor y haciendo hermosos recuerdos para los niños con quienes está compartiendo su vida.

La felicito sinceramente. Dios le dé muchos años más de salud para que siga haciendo feliz a su familia y a usted misma.

ANA
13 Junio 2018 04:00:00
Querida Confianza y Honestidad
QUERIDA ANA:

Quiero contarle una historia familiar muy íntima pero que se la digo porque ahora que han pasado los años, pienso que puede ser una información valiosa para quienes leen su columna. Y me gustó su conducto para darla a conocer. Gracias por sus atenciones. La saludo con mucho afecto.

Cuando mi hija única tenía 9 años, un día que yo estaba haciendo la comida en la cocina, se acercó y me preguntó: “Mami, ¿cuántos años debo tener para cuando pueda tener sexo?”. Respiré profundamente y le dije que no hasta que encontrara al hombre que amara realmente y quisiera que fuera papá de su bebé, porque cuando se tiene sexo puede resultar un embarazo y tener un bebé. Ella respondió: “Pero puedes usar la pastilla”. Le dije que había otras maneras y ella dijo de por sí: “Podría decir NO”.

La elogié y pensé que ahí había terminado todo, pero no. Me preguntó: “Cuando tú y papi salían, ¿siempre le dijiste no?”. Entonces le dije que eso era algo que debía hablar con su papá. Mi esposo estaba afuera en el jardín y no sabía qué estaba sucediendo en la cocina, así que no estaba preparado cuando nuestra hija de 9 años se le acercó y le preguntó que si cuando estaba saliendo con mami ella siempre dijo no a tener sexo. Sin dudarlo, mi esposo le dijo: “Sí, ella dijo no y no volví a decir nada”. La niña dijo: “Está bien”, y ahí terminó la discusión.

Mi hija esperó a que llegara el hombre que verdaderamente amaba, se casaron y ahora tienen dos hermosos hijos. Estoy contando esta historia para que los padres jóvenes sepan la importancia de escuchar a sus hijos y contestar sus preguntas honestamente. Esto es cierto durante todas sus vidas. Puede que no siempre les guste lo que escuchen, pero si siempre han estado dispuestos a hacerlo, continuarán hablándoles.

CONFIANZA Y HONESTIDAD

QUERIDA CONFIANZA Y HONESTIDAD:

Gracias por su carta que quizás provoque discusiones en personas de todas las edades, pues no todos saben afrontar la importancia de responder a las preguntas de los niños de manera apropiada a la edad. Y gracias por elegirme para dar a conocer su historia tan importante.

ANA
12 Junio 2018 04:00:00
Querida Estrella
QUERIDA ANA:

Le escribo porque admiro su trabajo. Dios quiera que siga en él muchos años. Y por ese motivo le digo lo siguiente. Mi mamá falleció hace tres meses. Cuando estaba revisando algunos papeles que dejó en una caja muy bonita, me encontré con uno muy interesante. Es una lista como de lecciones de vida y a continuación se la paso por si quiere compartirla con sus lectores.

Gracias Ana por toda una vida de darnos consejos, orientarnos y ayudarnos en momentos difíciles.

ESTRELLA

QUERIDA ESTRELLA:

Gracias a ti por tus hermosas palabras. Y porque no las merezco, estoy más agradecida. Pongo todo lo mejor que tengo de mí en mi trabajo y también mucho corazón.

Dios te bendiga y lamento mucho la pérdida de tu querida mamá. Publico con mucho gusto esta lista que me envías. Gracias por hacerlo. Es muy interesante.

ANA

Eres responsable de tu propia felicidad, no esperes que otros te hagan feliz.

Y nadie puede hacer que te sientas inferior a menos que se lo permitas.

Las personas no permanecerán enojadas contigo por mucho tiempo si les dices: “Me equivoqué y verdaderamente lo siento. Te ruego me perdones”.

Cuando tengas alguna inquietud, compártela con alguien en quien confíes, no te la guardes.

Te sorprenderá saber que la otra persona ha pasado por lo mismo o similar.

No dejes pasar la oportunidad de decirles a las personas que las quieres y te preocupas por ellas. Podrías no tener otra oportunidad.

No enjuicies hasta que tengas todos los datos. Y aun entonces, quédate callado a menos de que sirva de algo decir tu opinión.

Agradece a Dios todos los días tu salud y la de los que amas. Sin una buena salud, la riqueza y el éxito significan poco.

Si disfrutas tu vida y tu trabajo, eres rico. Si no eres feliz con ninguno, ¿de qué puede servirte el dinero?

Si estás teniendo un mal día, no te desquites con quienes te rodean. Simplemente di: “Este es un mal día. Mañana será mejor”.

Esa actitud mejorará tu actitud y también tu buena digestión.

Pasar tiempo con tu familia será la mejor inversión que podrás hacer.

Nunca temas intentar algo que piensas que no puedes hacer.

Si buscas un compañero o compañera, no hay tal cosa como la mujer o el hombre perfectos.

Busca bondad, consideración, inteligencia y algo de ambición. De otra manera te pasarás la vida en soledad.

Aprende a respetar y aprender de todas las personas, aun si no te caen bien.

De todas puedes aprender porque cada persona en el mundo sabe algo que tú no sabes.
11 Junio 2018 04:00:00
Querida Dientes Limpios y Bonitos
QUERIDA ANA:

Tengo una amiga que dice que se lava los dientes en la mañana, después de desayunar, y ya no vuelve a lavárselos hasta que va a acostarse. Yo le digo que eso no es correcto, que debe lavárselos después de cada comida y lo más pronto posible. Ella insiste en que tiene muy buena dentadura, tan buena que tiene años de no visitar al dentista y no le duele ningún diente y ninguna muela. Dice que la saliva lava los dientes. ¿Será eso posible?

Yo siempre les he dicho a mis hijos que al terminar de comer se levanten de inmediato para lavarse los dientes. A menos que estén en una visita o un restaurante. Así les he mantenido sus dientes bastante sanos. Sí han tenido alguna que otra carieS, pero nada serio. Y espero que cuando sean adultos conserven esa costumbre que ahora tienen y les inculqué desde pequeños.

Dígame lo que piensa de cómo actúa mi amiga con sus dientes. ¿Tendrá razón y es sólo una mentira o negocio de los laboratorios que hacen las pastas de dientes que nos dicen que debemos lavárnoslos cada vez que comemos?

Gracias por tu respuesta. Quizás te parezca una pregunta tonta. Lo siento.

DIENTES LIMPIOS Y BONITOS

QUERIDA DIENTES LIMPIOS:

Tu vecina está equivocada y más temprano que tarde lo va a comprobar. Diez o 15 minutos luego de comer, las bacterias de la boca empiezan a producir ácidos, que pueden acabar con el esmalte de los dientes. La saliva que producimos tiene el efecto de lavar los dientes, pero no puede ella sola hacerlo. Si se forma una caries o picadura, empieza un círculo. La cavidad atrapa los restos de alimentos y se combina con las bacterias para producir el ácido que llega más al fondo de sus dientes.

Como casi todas las enfermedades dentales, el proceso puede ser indoloro, lento e insidioso. La gente como tu amiga, tiene un sentido falso de seguridad cuando no se experimenta dolor. Así pues, una visita regular al dentista puede detectar las caries tempranamente y evitar los procedimientos dentales más caros y complejos. O al menos, si no hay caries, hacer una limpieza.

Si ustedes en tu familia experimentan cualquier sensibilidad o incomodidad dental, entonces es tiempo de visitar al dentista de inmediato.

Te saludo con una blanca sonrisa. Y tu pregunta no es tonta de ninguna manera. Muy interesante para cualquiera conocer estos puntos de vista.

ANA
07 Junio 2018 04:00:00
Querida Maryana
QUERIDA ANA:

Soy sobreviviente, gracias a Dios, de un cáncer de mama a una edad relativamente joven. Ahora estoy entrando a la menopausia. Tengo bochornos. Y como es natural, no deseo tomar estrógeno debido al cáncer que padecí. Mi doctor me recetó Fluoxetina, y cuando consulté vi que ese medicamento es un antidepresivo y yo no padezco eso. Le pregunté a mi doctor por qué me lo recetaba y me contestó: “¿No tiene confianza en mí?”.

Ya con eso no dije nada, pero como leo todos los días las cartas que le escriben y algunas veces le preguntan cosas relacionadas con Medicina y usted pregunta a su amigo médico, ahora yo le pido me ayude con eso.

Muchísimas gracias. Siga dando sus tan buenos consejos. Dios le dé muy larga vida para que siga dando esos consejos tan buenos en Zócalo.

MARYANA

QUERIDA MARYANA:

La acompaño en su gratitud a Dios por concederle el alivio del cáncer que padeció, por medio de su médico. Continúe confiando en él.

Mi amigo el doctor me dijo lo siguiente: “Fluoxetina y otros productos similares, han sido un milagro para algunas mujeres con bochornos insoportables y con una condición que hace el estrógeno un tratamiento menos deseable. Sí es un antidepresivo. Cómo funciona para los bochornos, es inexplicable, pero muchas veces hace su trabajo”.

“Para los bochornos los doctores recetan dosis más bajas que esas usadas para el tratamiento de la depresión”.

Como ve, su médico tiene razón, por ello le digo que siga confiando en él.

Gracias por sus conceptos a mi trabajo. Lo hago poniendo en él todo el entendimiento y buena disposición que Dios me ha dado.

Él es el autor de todo. Y también agradezco sus buenos deseos y yo a mi vez le envío también mis mejores deseos para usted y su familia.

ANA
06 Junio 2018 04:00:00
Querido Capaz
QUERIDA ANA:

Soy un hombre de 38 años y no sé “qué quiero ser cuando sea grande”. Tengo un trabajo que me da para vivir con mi familia, pero no me gusta nada. En ratos hasta odio estar ahí. Cuando estaba en la preparatoria, a pesar de que es el momento de hacerlo, nunca me puse a pensar en serio en mi futuro. Ninguna carrera me atraía y no quería entrar en el negocio de la familia. Un tiempo me fui a Estados Unidos y estuve bien por una temporada, pero no quería quedarme allá para siempre y regresé.

Me casé con una gran chica que ahora es una gran mujer, sigue siendo mi esposa, no sé porque ha aguantado, y tenemos dos hijos maravillosos. Perdí el trabajo que tenía y tuvimos (y tenemos) problemas económicos, aunque mi padre me ofreció trabajo y me puse a colaborar con él por desesperación. Hace dos años regresé a la universidad y obtuve el título, asistiendo en la noche, después de 10 años que comencé la carrera. Pero no siento que esté preparado para hacer nada que valga la pena.

Como te digo, regresé a trabajar con mi padre, pero no estoy a gusto. Sé que soy capaz de hacer algo más y mejor. Estuve en unos cursos de pruebas vocacionales que sirven para colocación de empleo y allí me di cuenta de que no tengo aptitud para hacer lo que me interesa y estoy capacitado en algo que no me interesa.

Ana: ¿Cómo puedo salir de la trampa en la que estoy metido? Ayúdame con un consejo por favor. Lo voy a agradecer mucho.

CAPAZ-INCAPAZ

QUERIDO CAPAZ:

De ninguna manera quiero decirte “incapaz”. Debes pensar en positivo querido amigo. Si continúas pensando como lo has hecho hasta ahora y desde que estabas en edad de tomar decisiones, estarás de verdad “atorado en esa trampa” que mencionas. Regresa a donde tomaste el curso de pruebas vocacionales y pide consejo ahí. Debe ser un lugar donde pueden ayudarte. También quiero proponerte que te pongas en contacto con Leadership Training. Teléfono: (844) 229-0035. Si lo haces, jamás vas a arrepentirte de haberlos conocido. No te digo más. Será algo que te servirá toda la vida y vas a salir de esa “trampa” de vida en la que estás.

Quisiera que todos los que leen esta carta y se sientan perdidos, se comuniquen con esa institución. Les digo lo mismo que a “Capaz”. Me lo van a agradecer para el resto de su vida.

ANA
05 Junio 2018 04:00:00
Mexicanitos gordinflones
En nuestro país es malo que lo mencione pero estamos muy acostumbrados a escuchar el “ya merito”, o bien el “casi”, pero no nos distinguimos a nivel internacional en ser el primer lugar de algo que nos haga sentir orgullosos.

Todo lo contrario, cuando escuchamos estar en primer lugar de algo y no precisamente algo no digno de arguéllesenos, en lugar de eso no falta el chascarrillo, el humor que nos caracteriza a los mexicanos.

Sin embargo, fuera de todo ese folklor de humor, para restarle fuerza; no es bueno dejarlo pasar. Un ejemplo de ello es que todavía a la fecha estamos por encima de los Estados Unidos en obesidad.

Ya se venía advirtiendo desde hace más de diez años por el Instituto Mexicano del Seguro Social y la Confederación Nacional de Pediatría de México el crecimiento sobre esta problemática que cada día se ha convertido en el peor de los enemigos, después del crimen organizado.

Fueron dos autoridades las que hace más de una década advirtió sobre la problemática que está pasando el país, y el gobierno federal nunca hizo nada al respecto a través de la Secretaria de Educación Pública, ya que es ahí donde se fomenta la famosa comida chatarra, más aparte las autoridades municipales por permitir la venta en las afueras de las escuelas, siendo muy común encontrar el carrito de churros, y otras frituras, siendo casualmente negocio de las misma sociedad de padres de familias.

Si a eso se le suma la falta de un programa de ejercicio escolarizado que cumpla con las expectativas para bajar de peso. No es suficiente el que venga integrado la materia de Educación Física dentro del programa de educación básica, y media cuando los métodos en específico de esas clases para activar la condición de los jóvenes es un total fiasco.

Por eso no se ha tenido éxito en la materia de Educación Física, pues el soltar una pelota de futbol o cualquier otro deporte sin tener una disciplina que para comenzar debería de ser de condicionamiento, simplemente los ponen a jugar.

También debería de capacitarse a los maestros de la materia de Educación Física a no limitarse a un buen programa de ejercitación, sino también acompañado de una orientación sobre que alimentos se debe de ingerir para crecer sano.

Todo quedó en advertencias, seudo-campañas publicitarias del sector salud, pero fue solo eso, puras llamaradas de petate, y nunca se implementó un control sobre el contenido de la comida, y menos en las engañosas campañas publicitarias de la industria productora de alimentos, sin ninguna advertencia nutricional sobre el peligro de consumir grasas, sales, azúcares y carbohidratos en exceso es dañino para la salud; tal y como lo hacen actualmente las compañías de cigarro.

Lo más que se logró con respecto a los alimentos chatarras porque no nutren y eso es una realidad, fue vender los mismos productos, pero en porciones más pequeñas, algo que tampoco ha funcionado pues tan obvio que el niño que tenga más dinero simplemente compra más cantidad de comida chatarra.

Aquellas compañías que le ponen su leyenda de recomendación son causas de mofa para la gente donde dicen solamente palabras sin ningún impacto o información pensando que cumplen con el requisito mínimo que pide el sector salud.

Tampoco existen en las envolturas o en el empaque de la comida chatarra o cualquier producto alimenticio que sea nocivo para la salud en exceso; un teléfono a dónde acudir como lo hicieron las compañías tabaqueras que tienen un teléfono donde se proporciona ayuda para dejar de fumar con atención las 24 horas.

En esos teléfonos de las compañías cigarreras dan una orientación para dejar de fumar, aplican un protocolo de cigarro, que consta de un cuestionamiento y orientación con una duración de cuarenta minutos, dándole así seguimiento para combatir el cáncer, y otras enfermedades causados por el uso del cigarrillo.

Así como se le presionó a la industria del tabaco a tomar todas esas medidas para evitar el daño a la salud de sus consumidores, de la misma manera se debería de obligar a la industria productora de alimentos a proporcionar las herramientas para dejar de consumir en exceso un producto y no simplemente haciendo porciones más chicas o presentaciones pequeñas en las escuelas.

La culpa de que los mexicanos ocupemos en primer lugar, pero, sobre todo, los infantes son principalmente nosotros mismos como sociedad en donde la flojera de hacer un buen desayuno antes de llevar a nuestros hijos a las escuelas y las mismas autoridades por no exigir medidas que realmente den resultados y no en apariencia. Hasta entonces seguiremos siendo unos simples mexicanitos gordinflones. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013)
http://www.intersip.org
05 Junio 2018 04:00:00
Querido Separado
QUERIDA ANA:

Buscando su consejo le escribe un hombre de 39 años. Me he divorciado dos veces y tengo tres hijos; dos de mi primer matrimonio y uno del segundo. Son niños maravillosos y los adoro. Son dos niñas y un niño. Sé que tengo mal récord con los matrimonios, así que desde que me separé la última vez soy muy cuidadoso acerca de encontrar la mujer correcta.

Hace un año me involucré con una mujer encantadora y que ha sido maravillosa conmigo. Me ha apoyado durante momentos difíciles que he tenido y que habrían sido muy duros sin ella. Y me anima en decisiones difíciles. La semana pasada le pedí a ella que se casara conmigo. ¿Y qué cree que me dijo? Pues me dijo que no se casaría conmigo mientras yo estuviera tan involucrado en criar a mis hijos. Me pidió que renunciara a la poca patria potestad que tengo y que no vea a mis hijos. Está de acuerdo en que pague la pensión alimenticia, pero dice que no quiere que emplee mi tiempo en nadie excepto nosotros dos y los hijos que tengamos juntos.

Mi novia es hermosa e inteligente y la amo y quiero casarme con ella, pero me siento atormentado por los requisitos que puso para el matrimonio. No quiero abandonar a mis hijos, pero tampoco quiero perder a mi novia. Ella puede ser la mejor oportunidad que tenga para un futuro con alguien.

Por favor déme su consejo, el mejor que tenga, y reciba mi agradecimiento.

SEPARADO

QUERIDO SEPARADO:

Si piensas que estás “separado” ahora, espera hasta que estés casado con tu exigente novia. La mujer, aunque como dices es hermosa, inteligente y ha sido maravillosa contigo, es fanática del control. Pedirle a un hombre que abandone a sus hijos es difícil de creer. La “mujer de tus sueños” de acuerdo con mi manera de ver las cosas, es una potencial pesadilla. Por favor, piénsalo mucho antes de aceptar esas condiciones, y si consideras que tus hijos son más importantes que ella, mejor sigue buscando a la verdadera “mujer ideal”.

ANA
02 Junio 2018 04:00:00
Querida ¿sensible?
QUERIDA ANA:

Tengo fuertes creencias acerca de la conservación histórica y cero crecimiento de población de manera desordenada, pero no tengo influencias ni soy una persona importante como para hacer alguna diferencia en mi ciudad. Si pudiera sería una activista en cuestión de conservación de lugares históricos, de casas antiguas y barrios con historia. He visitado lugares donde eso se respeta y me siento feliz de verlo, pero triste a la vez porque en mi ciudad no se hace ni nunca se ha respetado eso. Se han destruido edificios, casonas y lugares preciosos que debieran estar en pie, pero nadie ha podido parar el llamado “progreso”. En fin. Esta carta no tiene ese fin, sino que me hagas favor de decirme, con tu atinada prudencia, si mi novio, que no comparte mis creencias, tuvo la razón o la tuve yo. Te voy a contar lo sucedido para que puedas opinar.

Recientemente asistimos a una cena pequeña. Una pareja joven a la que allí conocimos, estaba entusiasmada discutiendo la compra que habían hecho de una casa antigua en una de las colonias más viejas de la ciudad, en donde están construidas casas de los años 30, 40 y 50 del siglo pasado. Casas hechas con toda la mano y hermosas. Pues bien, ellos decían que estaban planeando tumbarla y construir una casa nueva y moderna, les gusta el estilo minimalista.

Yo respeto las preferencias y gustos de los demás, además a muchos jóvenes les gusta mucho ese estilo, así que sólo sonreí y no dije nada. Sin embargo, mi novio ofreció voluntariamente la información de que yo creo que es poco ético construir modernidad donde ya hay otros estilos, y que las personas que tienen medios para hacerlo, deben restaurar casas viejas o antiguas.

Yo trate de objetar y decir que era una manera de pensar muy particular y que cada quien hace las cosas a su gusto; todos en la mesa insistieron en que les explicara. Lo hice, pero estaba molesta con mi novio y más tarde le dije a él que fue grosero en primer lugar con la pareja que recién conocimos por desanimarlos en sus planes, y luego conmigo, por forzarme a tomar una postura contraria con personas que apenas conocía. Él dijo que todos somos adultos maduros y podemos discutir semejantes temas sin lastimar sentimientos o molestia. ¿Tú qué opinas, Ana?

¿SENSIBLE?

QUERIDA ¿SENSIBLE?:

No demasiado sensible. Tu novio debe haber estado aburrido y deseaba una conversación más animada, pero no es ninguna excusa para ponerte en apuros. Si tú hubieras deseado ventilar tus creencias, lo habrías hecho, pero preferiste callar. Él debió haber respetado eso. No tenía derecho a hablar por ti.

ANA
01 Junio 2018 04:00:00
Querido Mente y Poder
QUERIDA ANA:

Soy un hombre que siempre he creído que me he conocido, que conozco mis costumbres, principios, y también mi interior. Siempre he sido firme en mis convicciones y he pensado que no hay forma que resulte válida en que el hombre culpe a otro por la manera en que usa y dirige su propia mente. Se supone que el hombre utiliza su mente para conocerse a sí mismo, pero también la mente puede causarle demasiados problemas. Sucede que a mí me ha estado pasando eso. Me ha dado por encolerizarme o violentarme, luego por sentirme culpable. Pero sé que soy el responsable de cómo uso mi mente y mis sentimientos y sé que hay modos de refinar, cambiar o modificar voluntariamente todos los procesos que por ella pasan. ¿También usted piensa igual y cree que puedo hacer cambios en mi mente y en consecuencia en mi manera de actuar? Gracias por su ayuda.

MENTE Y PODER

QUERIDO MENTE Y PODER:

De todo lo que usted dice se desprende una verdad que no puede ser debatida: nunca es demasiado tarde para cambiar cuando se pretende que la transformación sea significativa, pero pienso que es imposible cambiar una actitud o un patrón mental a menos que se tenga una auténtica necesidad, que es reconocida. Lo triste de todo es que tanto hombres como mujeres no desean cambiar hasta que sienten una amenaza a su estabilidad. Y el cambio se busca cuando se pretende algún alivio, aunque sea temporal.

Sin embargo, los cambios deben buscarse deliberadamente, estudiando y filtrando procesos mentales habituales que existen en el interior. Al proponerse cambiar, el hombre descubre que al eliminar un hábito o una actitud, no se crea un vacío, se reemplaza por otro hábito u otra actitud. Este es un proceso voluntario.

¿Cuándo se percata el hombre de la necesidad de un cambio? Cuando ha llegado al límite de su insatisfacción con lo que está viviendo o cuando situaciones o nuevos conocimientos motivan a ese cambio.

Usted puede cambiar. Es un ser pensante y con gran poder en su mente y en sus sentimientos. Pienso que ni siquiera necesita ayuda. Busque ese cambio que está pidiendo, porque siente que está en su límite.

Va a lograrlo. Buena suerte.

ANA
31 Mayo 2018 04:00:00
Querida Nada es Imposible
QUERIDA ANA:

Le escribo con el fin de rogarle que publique mi carta, que lleva un mensaje a sus lectores que padezcan alguna enfermedad. He sabido de personas que tienen alguna enfermedad y sus doctores las desalientan diciéndoles que no hay remedio o que no tienen opción de alguna cirugía, etcétera. Yo quiero contarles la experiencia de mi mamá.

A ella le fue diagnosticado cáncer de colon. Le dijo el doctor que no era candidata a la cirugía, pero le recomendó quimioterapia y radiaciones. Ella las rechazó. Estábamos desconsoladas. Finalmente, después de discutirlo mucho y de investigar intensamente, decidió obtener una segunda opinión y para nuestra sorpresa, esos nuevos doctores recomendaron cirugía.

El procedimiento fue un éxito y después ya más animada recibió quimioterapia y radiaciones. Ahora está libre de cáncer. Se hace revisiones cada año y ha estado bien después de 8 años.

Me gustaría animar a sus lectores para que obtengan segundas opiniones. Los médicos son maravillosos, pero en el análisis final, el paciente tiene que tomar el control y hacer lo que sienta que es mejor para él o ella.

Gracias Ana por su buena disposición para ayudarnos. Un abrazo.

NADA ES IMPOSIBLE

QUERIDA NADA ES IMPOSIBLE:

Las segundas opiniones son, en verdad, valiosas y se puede obtener mucha ventaja de ellas. Me da mucho gusto enterarme de que su mamá parece haber sido curada del cáncer que la aquejó. Le sugiero que siga haciéndose sus revisiones periódicas. Mis oraciones están con ella.

Estoy de acuerdo con su mensaje de que la esperanza es suprema. En realidad se ha demostrado en los estudios médicos que una actitud positiva tiene un efecto muy beneficioso en la recuperación de muchas enfermedades. Y también tiene razón al afirmar que los enfermos muchas veces mejoran si creen que pueden mantener el control de sus vidas.

También le mando un abrazo.

ANA
29 Mayo 2018 04:00:00
Querida Sólo Natural
QUERIDA ANA:

Fíjate amiga que desde hace algunos años compramos en un lugar algo cercano a la ciudad, una finca que poco a poco hemos ido arreglando y agregándole detalles que pensamos le faltaban o pensamos que la hacían más cómoda y bonita. Con frecuencia invitamos a la familia, tanto de mi esposo como la mía, y también a nuestros amigos y nuestros hijos invitan a sus amigos. A veces vamos y regresamos el mismo día y otras nos quedamos uno o más días allá.

Hace dos años mandamos hacer un jacuzzi grande y lo hemos disfrutado mucho. El año pasado a unos amigos se les ocurrió que lo usáramos estando desnudos. Mi esposo no quiso y yo tampoco, pero las otras dos parejas sí quisieron y así lo hicieron.

Desde entonces muchas veces que hemos ido, ellos y otras personas que así lo han deseado, no usan el traje de baño. Otras sí, pero antes de entrar les preguntamos si no les molesta que algunos estén desnudos o si ellos prefieren usar trajes de baño o no usarlo.

Ha habido de todo. Unos prefieren estar desnudos y otros con traje de baño, pero no ha habido ningún problema de parte de los vestidos por compartirlo con los desnudos. Pienso que no ha habido problema porque todos los asistentes han sido personas jóvenes como nosotros. Además nadie se exhibe, al salir tienen su toalla cerca y se envuelven en ella y se van a las recámaras a bañarse y vestirse.

Digo que no ha habido problemas, pero en realidad los hubo recientemente con dos parejas que vinieron a pasar un fin de semana con nosotros y otras dos parejas.

Esas otras dos parejas quisieron usar el jacuzzi desnudos y a los nuevos, aunque les preguntamos, decidieron ni siquiera estar en el lugar y se quedaron en la sala escuchando música mientras los demás estábamos en el jacuzzi.

Mi esposo y yo y también los otros dos matrimonios nos sentimos incómodos por la reacción de ellos, pero fue su voluntad. Sin embargo, cuando ya todos estábamos fuera de ahí, que nos sentamos a cenar y a conversar, todos estuvimos muy contentos y a gusto, como si nada hubiera sucedido. Mi pregunta es. ¿Crees que es mejor suspender que quienes lo deseen se desnuden? Agradeceremos tu opinión. Saludos afectuosos.

SÓLO NATURAL

QUERIDA SÓLO NATURAL:

Si algunas amistades que han frecuentado su finca son más desinhibidos y les gusta la tradición que se ha establecido de estar desnudos quieren continuar, pero ustedes quieren invitar a quienes no estén de acuerdo con ello, lo que pueden hacer es complacer a sus amigos “desnudos” y para que ustedes, que no se desvisten pero no les molesta estar con los desinhibidos, en esos casos convivan mejor con los “tradicionalistas” y permanezcan con ellos en otro de los sitios de la finca para que se sientan atendidos.

Al fin que ustedes gozan su jacuzzi cuando lo deseen.

O en una ocasión inviten a los “desinhibidos” y en otra a los “tradicionalistas”. Y así todos contentos.

Espero que los comentarios de quienes no están de acuerdo con esa tradición que tienen en su finca, no vayan a ser motivo de malas interpretaciones. Uno nunca sabe.

ANA
28 Mayo 2018 04:00:00
Querida Buena Educación
QUERIDA ANA:

Me casé con un hombre estadunidense, pero él y su familia tienen varios años de residir en México, en realidad viven en Guadalajara, a donde su papá vino a trabajar en una compañía trasnacional. Por lo anterior, todos, él, sus padres, y sus hermanos, hablan, si no perfecto, sí muy buen español.

Mi esposo y yo hablamos mucho en español. Yo hablo inglés y también hablamos en este idioma. Cuando vamos de visita con sus papás todos hablamos en inglés, que es su lengua, pero la última vez que fuimos mi esposo y yo a Guadalajara, invitamos a mis padres a ir con nosotros. Nos quedamos todos en un hotel, pero los padres de mi esposo nos invitaron un día a comer en su casa. Y pues ¿qué cree?, como si no estuvieran presentes mis papás, todos comenzaron a conversar en inglés. Mis papás me miraban desconcertados, pues no comprendían nada. En voz baja le dije a mi esposo que les dijera a sus padres que hablaran en español, pero él no quiso decirles y continuaron igual.

Cuando salimos de la casa me dijo mi mamá que se habían sentido muy fuera de lugar y que no querían volver si acaso nos volvían a invitar. Nosotros habíamos pensado en invitar a todos a cenar a algún bonito restaurante para corresponder si acaso nos invitaban, pero ya con eso le dije a mi esposo que no lo hiciéramos. Él se extrañó, pero hizo lo que le pedí. Luego él fue dos veces más a ver a sus papás, pero nosotros preferimos turistear solos. Ya para regresarnos, llamé a su mamá para despedirme y mi mamá también tomó el teléfono para hacer lo mismo.

Más tarde, comentando con mi esposo, le dije que había sido muy desconsiderado de parte de su familia, en especial de sus padres, no llevar la conversación en español en atención a mis padres, que sabían ellos no hablan inglés. Mi esposo me dijo que sus padres son personas muy naturales a los que no les importan mucho las reglas de etiqueta.

Ana, ellos quizás no comprenden que no es sólo etiqueta, sino buena educación usar la lengua de las demás personas si esta se conoce, pero nosotros, aunque somos personas sencillas, siempre hemos sido muy educados y considerados en casa, entre nosotros y también con los demás. ¿Usted qué opina? ¿Tiene razón mi esposo y su familia o la tenemos nosotros?

BUENA EDUCACIÓN

QUERIDA BUENA EDUCACIÓN:

Es sumamente descortés y desconsiderado sostener una conversación en un idioma extranjero en presencia de una o varias personas que no hablan ese idioma. Tus parientes políticos cometieron una falta grave de buena educación. Ojalá que por tu parte despiertes la sensibilidad de tu esposo y poco a poco comprenda lo hermoso que es ser considerados, corteses y bien educados con todos.

ANA
26 Mayo 2018 04:00:00
Querido Charles
QUERIDA ANA:

Mi esposa y yo compramos una casa en un lugar muy bonito cercano a San Antonio, Texas. Vamos más o menos con frecuencia, ya sea en familia con nuestro hijo soltero o con nuestra hija casada, su esposo y su bebé. O en ocasiones mi esposa con amigas, mi hijo con amigos o mi hija con su familia. Para no caer en situaciones enojosas, decidimos que cuando alguien quiere ir, avisamos al resto de la familia. De esa manera siempre hemos ido con libertad.

El problema fue un día que mi hermana mayor me llamó para decirme que quería ir con otras tres amigas a pasar el fin de semana siguiente. Le pedí que esperara a que yo consultara con mi esposa y mis hijos para ver si era posible que fuera con sus amigas y no fuera un problema. Ella se sorprendió y se ofendió de que yo tuviera que consultar con mi familia antes de (como dijo ella) “permitirle” quedarse. También me dijo que ni en sus sueños más locos soñó que tuviera que consultar con su esposo e hijos algún permiso. Y luego colgó. Después supe que a los grupos de sus amigas les dijo lo que yo le había dicho, pero no tomó en cuenta lo que yo le explico a usted al principio. Y según sé, ellas también se sorprendieron de lo que les dijo. Pero por supuesto desconocen toda la historia.

Querida Ana, mi esposa, mis hijos y yo nunca hemos tenido conflictos desde que hemos establecido esa regla. ¿Debí haberle dicho a mi hermana que estaba bien sin checar primero? Y debo decirle que ni a mi esposa ni a mis hijos, y por supuesto a mí, nos habría molestado que ella se quedara con nosotros, pero quizás no hubiera sido posible acomodar confortablemente también a sus amigas. Nos gustaría conocer su opinión. Gracias anticipadas por su atención.

CHARLES

QUERIDO CHARLES:

No, hizo lo correcto. Su matrimonio es una verdadera sociedad y usted le está enseñando a su hijo consideración y respeto hacia los demás. Habría menos conflicto en la mayoría de las familias si se comunicaran tan eficazmente como ustedes lo hacen. Su hermana les debe a usted y a su familia una disculpa.

ANA
23 Mayo 2018 04:00:00
Querido Digno de Confianza
QUERIDA ANA:

Tengo 16 años. Muchos de mis amigos son un año o casi, mayores que yo y todos son realmente buenos muchachos. Ninguno de nosotros consumimos drogas o alcohol. Yo ni siquiera fumo.

Mis padres me han dicho que puedo estar en la casa de cualquiera de mis amigos cuando me inviten, si sus padres están en su casa. Pero tengo un amigo cuyos padres raras veces están en su casa. Y el problema es que él seguido invita al grupo a ir a su casa. Eso significa que no puedo asistir a esas reuniones en la casa de ese amigo.

Soy un buen hijo y buen estudiante. Trabajo duro con mis estudios y tengo buenas calificaciones. Nunca he hecho nada para que mis padres desconfíen de mí. Regreso a la casa a la hora que me dicen y obedezco cada regla que me han puesto. Les he insistido para que me permitan ir a esa casa, pero se niegan a discutir ese punto. Pienso que no están siendo justos.

Mis papás siempre leen su columna, por favor intervenga en mi favor. Gracias.

DIGNO DE CONFIANZA

QUERIDO DIGNO DE CONFIANZA:

Debieras estar agradecido porque tus padres se preocupen bastante por tu seguridad. Demasiados padres en la actualidad no prestan atención a las actividades que realizan sus hijos adolescentes.

Estoy segura de que eres un joven de excelentes costumbres, formal y serio, digno de toda la confianza, pero pueden suceder cosas, ya sea que se planeen o no. Y me parece muy bien que tus padres no accedan para que asistas a reuniones en casa de tu amigo cuando no estén presentes sus padres. No debiera haber reuniones en casas donde ningún adulto está presente. Sin ninguna excepción.

ANA
22 Mayo 2018 04:00:00
Querida Anónima
QUERIDA ANA:

Peso 135 kilos y tengo 39 años. Estoy felizmente casada y tengo dos hijos. He estado a dieta por muchos años y aunque a veces he perdido algunos kilos, nunca he estado realmente delgada. Me dijo mi doctor que mi metabolismo está dañado y va a ser muy difícil que baje de peso con dietas. Me preocupa mi salud y sé que estar tan pesada va a acarrearme problemas en el futuro.

Después de varios años de terapia y grupos de autoayuda, finalmente he decidido hacerme una cirugía bariátrica. Sé que entrar a un quirófano siempre es peligroso, pero esa cirugía es considerada un tratamiento válido para la obesidad.

El problema es mi hermana. Ella está muy molesta porque dice que la operación es muy peligrosa y que soy una tonta por considerarla, y hasta se está negando a hablar conmigo. Tengo una amiga cercana que me dice que lo que sucede es que mi hermana está celosa, porque ella también está excedida de peso y me va a ver delgada, y que por eso me desanima para que me opere.

Estoy lastimada por la actitud de mi hermana y lo peor es que está creando una tremenda tensión en mí en estos momentos en los que necesito estar calmada y tranquila. Valoro mucho su consejo para tomar una decisión. No me falle por favor. Gracias.

ANÓNIMA

QUERIDA ANÓNIMA:

Ya has recibido demasiados consejos y pienso que la única persona a la que debieras escuchar es a tu médico y los médicos que vayan a asistirlo en tu cirugía: anestesista, cardiólogo, etcétera. Todos los demás no debieran intervenir o, mejor dicho, “meterse”. Dios esté contigo en todo momento y te dé lo mejor.

ANA
21 Mayo 2018 04:00:00
Querida Dilema
QUERIDA ANA:

Soy adoptada y tengo 31 años de edad. Mis padres me adoptaron a las dos semanas de nacida y he sido muy feliz siempre. Cuando vivía con ellos y mis dos hermanos menores y ya de adulta. Me casé hace cinco años con un hombre magnífico, cuya hermana está casada con uno de mis hermanos, y tengo dos hijos, una niña de 4 años y un niño de 2 y medio.

Como siempre fui muy feliz, aunque desde los 7 años mis padres me dijeron que era adoptada, nunca sentí la necesidad de buscar mis “raíces” o “identidad” como muchos adoptados. Poco antes de casarme recibí una carta de mi madre biológica diciéndome que quería conocerme y lo comenté con mis padres y con mi esposo. Estuvieron de acuerdo y desde entonces la he visto algunas veces y también a su esposo (que no es mi padre) y a sus dos hijos (mis hermanos). Aunque ella y su familia son buenas personas y desean continuar teniendo una relación cercana conmigo, yo no deseo eso. No me explico todavía la razón, pero no deseo verme con ellos seguido. Le he insinuado a mi madre lo que pienso, pero parece no entender. He querido decírselo directamente, pero mi esposo me dice que puedo herir sus sentimientos y que debo dejar “la puerta abierta” en caso de que en algún momento cambie mi modo de pensar. Estoy segura de mis sentimientos y no pienso como mi esposo, pero su opinión me ha detenido.

Por boca de mi madre biológica me enteré de que cuando me dio en adopción ella pasaba por un desagradable divorcio mientras estaba embarazada de mí. El dinero era escaso y pensó que no podría mantener ni atender a su hijo. Ella volvió a casarse más tarde y tuvo dos hijos con su nuevo esposo, que también es un buen hombre que me ha tratado amablemente. Mi padre biológico también se casó de nuevo y lo he visto sólo una vez. Mi madre le dijo cómo encontrarme. Él ha sido más considerado con mis sentimientos y ha respetado mi privacidad.

Mi madre es buena y generosa y me quiere. Se acuerda del cumpleaños de mis hijos y de mi esposo y desde luego del mío, también nos da regalos en la Navidad, pero no estoy convencida de continuar así. ¿Cómo puedo expresarle que no quiero tanto contacto con ellos sin que se lastime? Me siento algo culpable. Gracias por su ayuda.

DILEMA

QUERIDA DILEMA:

Tienes derecho a tus sentimientos. No te sientas culpable, en el corazón no puede mandarse a quién querer o a quién no querer. Dile a tu madre biológica que aprecias en todo lo que vale su amor y su bondad, pero que por ahora no estás lista para tener una relación tan cerrada con ella y su familia. Que por favor espere con paciencia a que puedas adaptarte bien a la situación. Conversa también sobre el tema con tus padres adoptivos. Ellos pueden ayudarte a definir tus sentimientos. Lo que sería importante es que le pidas el historial médico de ella y de tu padre biológico.

ANA
19 Mayo 2018 04:00:00
Querida Para Sufrir Menos
QUERIDA ANA:

Tengo una amiga que perdió a su mamá hace casi 10 años y es fecha que no se conforma. Llora seguido cuando habla de ella (y busca el tema con frecuencia) y va a la cripta donde están sus cenizas cada 15 días a llevarle flores. Yo no estoy de acuerdo con eso. Claro que los sentimientos de cada quien son suyos y los expresa como quiere o siente, pero yo quisiera que mi amiga leyera esta carta, pues aunque me conoce creo que no ha percibido lo que he hecho yo después de que falleció mi hermana hace dos años.

Ella tenía 72 años, era soltera y no tuvo hijos. Le encantaba hacer repostería, pero no la hacía para vender. Ella gustaba de invitar a la familia y a las amigas para ofrecerles galletas, repostería y pastel con cafecito, agua fresca o refresco. También adquirió la costumbre de llevar sándwiches, tortas o galletitas a los hospitales para quienes estaban allí cuidando a sus enfermos o esperando información, etcétera.

Yo he procurado seguir su ejemplo. No hago cosas tan deliciosas como ella hacía, pero algo hago y también, con un grupo de amigas voy a hospitales cada dos semanas a llevar algún tentempié a quienes tienen familiares internados y muchas veces no pueden salir a comer o comprar algo para calmar el hambre. O algunos no tienen dinero para hacerlo. Todo mundo agradece mucho eso que hacemos y que otras personas hacen. ¿Verdad que en lugar de afligirse –aunque se extrañe a la persona– es mejor tratar de seguir su ejemplo? A las personas no solamente les gusta recibir, también dar ofrece gran alegría y contento. Si mi amiga me acompañara, yo estaría feliz.

PARA SUFRIR MENOS

QUERIDA PARA SUFRIR MENOS:

Ha descubierto usted una manera sana y constructiva de tratar su pena. Gracias por compartirla con nosotros. Igual como la tristeza se alimenta de sí misma, también la alegría lo hace.

ANA
18 Mayo 2018 04:00:00
Querida Sorpresa
QUERIDA ANA:

Hace algunos días publicaste una carta de una joven a la que unas compañeras y unos compañeros del lugar donde trabaja decidieron organizarle una despedida de soltera y solicitaron el apoyo económico de los directivos de la empresa y también que les permitieran hacer el festejo en algún salón de la misma. Se dio el permiso y todo se organizó, pero ella enfermó y no pudo asistir a la despedida. Hubo tiempo de suspenderla o posponerla, pero quienes la organizaron no lo hicieron y el festejo se llevó a cabo. Le entregaron más tarde sus regalos, pero ella estaba sentida por no haber disfrutado de su festejo.

Yo voy a tratar el mismo tema de un festejo, pero en esta ocasión era un baby shower, sin embargo, estoy segura y hasta apostaría que nunca has escuchado una historia como la que voy a contarte. La cosa fue así: una compañera de trabajo esperaba a su primer hijo. Su suegra envió invitaciones para la fiesta de regalos para el bebé. Y en esta ocasión no se mencionó que fuera de sobrecito. Como fue con bastante anticipación la invitación, anduve de compras durante dos semanas hasta que encontré el regalo perfecto, el cual podría añadir, no fue barato. Puse especial empeño, porque además de compañeras, hemos sido amigas durante muchos años y la quiero y aprecio mucho.

Cuando ya estábamos bastantes invitadas en el evento, la suegra explicó que nuestra amiga no estaría ahí, que estaba en el hospital recuperándose del aborto que había sufrido dos días antes. Su suegra luego añadió: “No se preocupen. Mi hija única está embarazada y sé que le encantarán estos bonitos regalos que ustedes han traído. Disfruten de la merienda que hemos preparado para ustedes con mucho cariño y yo le llevaré sus saludos a mi nuera”. Así que el regalo que compré para mi amiga, fue a parar a alguien que ni siquiera conozco.

SORPRESA

QUERIDA SORPRESA:

Tienes razón. Tu historia es la primera que me es contada con ese resultado. Y con ello nos damos cuenta de por qué la famosa Elizabeth Post, en su libro de buenas maneras The New Elizabeth Post Etiquette, dice: “Las fiestas de regalos para el bebé son mejor si se ofrecen después de que el feliz evento sucede. Mientras la gran mayoría de los bebés nacen sanos y felizmente, siempre hay una ligera probabilidad de que algo pueda salir mal, y nada podría ser más triste para la acongojada madre (o padre) que tener que guardar o regresar los regalos recibidos. Pero una vez que la madre y el bebé han estado en casa por algunos días, están listos para recibir y la madre está ansiosa por presumir su orgullo y alegría”.

La idea de la suegra de tu amiga supondría que podría confiscar los regalos para el bebé para su propia hija, es totalmente absurda. Cada vez que pienso que lo he escuchado todo, otra carta como la tuya, llega.

¿Te has acercado a tu amiga, primero para consolarla y luego para platicarle del hermoso regalo que tenías para su bebé? Si no lo has hecho, pienso que debieras hacerlo. Creo que ella no estará muy satisfecha con el resultado de ese festejo.

ANA
17 Mayo 2018 04:00:00
Querido Tema Tabú
QUERIDA ANA:

Tengo un solo hijo, está casado y tiene una niña de 4 años y medio. La niña es muy inteligente y el otro día que platicábamos sobre la familia, me dijo: “Tú eres la mamá de mi papá, pero ¿dónde está tu mamá?”. Mi madre murió en un accidente hace muchos años, pero desde luego no iba a entrar en detalles con la niña, así que simplemente le dije: “Estaba ya viejita y enferma y se murió”. Mi nieta entonces dijo que cuando su pez dorado ya no estaba en la pecera y preguntó por él, le dijeron: “se murió”. Y me dijo entonces la niña: “¿Tu mamá puede cuidar a mi pez?”.

Mi hijo, que estaba en el otro lado del salón, nos escuchó platicando y rápidamente cambió el tema de la conversación. Poco después me hizo a un lado y me dijo que la niña es demasiado pequeña para que le digan que las personas se mueren, que debería haberle dicho que mi madre “se fue”. Yo no dije nada, pero quiero preguntarle a usted: ¿piensa que hice mal en haberle mencionado la muerte a mi nieta? Gracias por atenderme. Leo sus cartas a diario.

TEMA TABÚ

QUERIDA TEMA TABÚ:

Considero que cuando un miembro de la familia muere y los niños preguntan acerca de la muerte, sus preguntas deben ser contestadas honestamente. El decir simplemente: “la abuela (o el pez) se fue”, no es una respuesta ni honesta ni adecuada. Una niña de 4 años y medio no es demasiado pequeña para entender que las personas se mueren. Se le puede decir que la persona que murió está contenta. Tal vez lo más importante es la manera como se les dicen las cosas a los niños, más que lo que se les diga. Es conveniente no mostrar aflicción ni pena, ya que eso puede crear inseguridad en los niños. Y, desde luego, que cuando están muy pequeños, no asistan a los entierros. Gracias por leerme y por haber escrito.

ANA
16 Mayo 2018 04:00:00
Querido Necesitamos Apoyo
QUERIDA ANA:

Cómo se habla en todas partes de la violencia contra las mujeres. Estoy de acuerdo, pero los hombres también pueden ser abusados física y emocionalmente por las mujeres. Y muchos terapeutas, sicólogos y siquiatras creo estarán de acuerdo conmigo, ya que trabajan en el campo de la violencia doméstica y eso es más común de lo que la mayoría de las personas piensan.

No intento menospreciar el progreso hecho en reconocer la violencia contra las mujeres, sin embargo, también debemos comprender que los hombres son abusados y ellos también necesitan ayuda. Desafortunadamente la mayoría de los programas de violencia doméstica son solamente para las mujeres. Tienen acceso a terapeutas y refugios. Y se ríen de los hombres abusados.

Y creo que para proteger a todas las víctimas de violencia doméstica debería haber fondos disponibles para terapia y asistencia para ayudar tanto a hombres como para las mujeres. Yo soy uno de ellos y la verdad nunca he encontrado eco en mis quejas o intentos de conseguir ayuda. Por favor dígame que está de acuerdo conmigo. Gracias.

NECESITAMOS APOYO

QUERIDO NECESITAMOS APOYO:

No es la primera vez que se toca ese tema en mi columna. Y como en ocasiones anteriores, estoy de acuerdo en que existen muchos hombres abusados por las esposas o compañeras. Algunas golpeadoras son alcohólicas o consumen drogas. Y las hay que son abusadoras de palabra o emocionales, que muchas veces es peor. Sí querido amigo, muchos hombres necesitan protección de las mujeres, aunque no lo parezca.

Lamento mucho que usted forme parte de esa triste estadística. Y lo exhorto, si aún vive eso, a que se lo sacuda o se salga de ello lo más pronto posible, antes de que el daño emocional y moral le haga más daño.

ANA

" Comentar Imprimir
columnistas