×
hace 4 días
[Arteaga]

Temen ejidatarios por avistamiento de oso

Habitantes están en alerta pues tienen miedo de un nuevo ataque

Imprimir
Temen ejidatarios por avistamiento de oso
Arteaga, Coahuila.- Don Reynaldo se encontraba en casa de su hermano cuando escuchó que sus animales comenzaron a alterarse. Salieron del domicilio ubicado en el ejido Chapultepec, municipio de Arteaga, con dirección a los corrales, y detuvieron su paso. Un animal grande había quebrado con sus dientes el torso de una chiva, una sola mordida bastó para dejarla tirada a un costado, mientras trataba de agarrar otra.

Era un oso de gran tamaño, mismo que ha venido matando el ganado de los ejidatarios, que en las últimas dos semanas ha acabado con ocho chivas por lo menos. Ahora los habitantes de esta comunidad y otras aledañas, tienen miedo que ataque a las personas, ya que ha violado la privacidad de sus viviendas.

Reynaldo Cifuentes es el comisariado ejidal, señaló que recién le comentaron que otras dos cabras habían sido atacadas en un predio cercano a la zona donde ellos viven. El miedo que tienen es ser atacados al intentar defender su ganado, que es de lo que viven.

“Se metió a las casas, anduvo en los corrales, a mi me mató dos chivas, a una apenas la mordió de las costillas y ahí quedó, la otra la dejó moribunda, pero no alcanzó a sobrevivir, ese día, fue como las 9 de la noche cuando escuchamos que entró a los corrales”, dijo.

La comunidad se dedica a la crianza de chivas, gallinas, cerdos, caballos, y burros, todos expuestos a este oso negro que baja de la sierra durante las noches en busca de comida, y lo primero que encuentra es lo que devora.

“Tenemos miedo de que ahora ataque a las personas, ahorita son los animales, pero al rato va a empezar a atacarnos porque defendemos lo nuestro, es de lo que vivimos, no hay más, aquí pastoreamos, hacemos quesos con la leche de cabra, no tenemos otra forma de vivir, el problema va a ser si matamos a ese animal por defendernos”, dijo.

Los cuerpos de las dos chivas que le mataron, duraron en la bodega una semana por lo menos, así tiene que ser para que le cubra el seguro ganadero, habló más de tres ocasiones a las autoridades correspondientes para que acudieran a verificar la situación.

“No podemos atacar al animal, nos dicen que no les hagamos nada, pero a nosotros ni nos hacen caso, tenemos como dos semanas reportando, apenas el fin vinieron a ver mis cabras que me habían matado, ya estaban reventadas, olían feo, y eso porque les estuve hablando porque ya el olor era insoportable”, agregó.

La solución al problema, fue la colocación de una trampa a las afueras del ejido, sin embargo, el oso no ha caído, por lo que temen los agarre dormidos y no tengan oportunidad de ponerse a salvo, por lo que piden a las autoridades capturen al ejemplar.


Imprimir
te puede interesar
similares